Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar · Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (2024)

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (1)

Documentos de Estudios de OcioEste libro tiene como principal objetivo incitar al lector a una reflexión en torno aldeporte entendido como una de las manifestaciones más relevantes del ociocontemporáneo. Reflexiones que surgen de cada una de las aportaciones queconforman esta publicación y que son muestra de algunas de las preocupaciones queocupan al universo académico en torno a este tema. El 6.º Congreso Mundial de Ocioque el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto organizó en Julio de2000 sirvió como marco para la observación internacional y el análisis interdisciplinardel ocio en sus diferentes manifestaciones. El libro es, en buena medida, el resultadode una selección de las intervenciones más interesantes que tuvieron lugar en el Areadel Congreso dedicada al deporte, a la que se han incorporado otras reflexiones deprestigiosos autores y autoras dedicadas al estudio de este fenómeno. Acoge unavisión representativa del significado, importancia y potencialidades de las prácticasdeportivas contemporáneas y su problemática, entendidas como experiencias vitales y subjetivas de ocio.

María Jesús Monteagudo y Núria Puig (editoras)

Ocio y deporte. Un análisismultidisciplinarDocumentos de Estudios de Ocio, núm. 27

Universidad de Deusto

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Instituto de Estudios de Ocio

Do

cum

ento

s d

e Es

tud

ios

de

Oci

o

27

Otros títulos de la serie Documentos de Estudios de Ocio

Ocio y deporte escolar, Concha Maiztegui,Visitación Pereda (coordinadoras)El arte como vivencia de ocio, M.ª Luisa Amigo Fernández de ArroyabeOcio y salud mental, Susana Gorbeña Etxebarria (editora)Ideas prácticas para la educación del ocio: fiestas y clubes,Manuel Cuenca CabezaOcio humanista. Dimensiones y manifestaciones actuales del ocio,Manuel Cuenca CabezaOcio y Desarrollo. Potencialidades del Ocio para el desarrollo humano,M. Csikszentmihalyi, M. Cuencia, C. Buarque, V. Trigo y otrosMujeres y Ocio. Nuevas redes de espacios y tiempos,M. Luisa Setién Santamaría y Arantza López Marugán (editoras)Propuestas alternativas de Investigación sobre Ocio,M.ª Jesús Cava Mesa (editora)Ocio y voluntariado social. Búsquedas para un equilibrio integrador,J.A. Caride y J.F. López (editores)Protocolo de evaluación de las condiciones de inclusión enequipamientos de Ocio, S. Gorbeña, A. Madariaga y M. RodríguezEducación del Ocio, Cristina de la Cruz Ayuso (editora)Ocio para todos, M. García, A. Madariaga (editores)Experiencias y Técnicas en la Gestión del Ocio, Amaia Apraiz y M.a Felisa Iribar (editora)Los retos del ocio y la discapacidad en el siglo XXI, Cristina de la Cruz (editora)

Este volumen es uno de los doce que el Instituto de Estudios de Ocio, enun esfuerzo editorial importante, publica con la intención de recoger lasaportaciones más relevantes que tuvieron lugar en cada una de las áreastemáticas del 6.o Congreso Mundial de Ocio: Mujer y Género,Accesibilidad e Inclusión, Turismo y Medio Ambiente, Políticas de Ocio,Gestión, Educación, Ocio en la Tercera Edad, Voluntariado, Investigación,Infancia y Juventud, Deporte y Salud, Espacio y Ciudad.La publicación del libro Ocio y Desarrollo (Documentos de Ocio, núm. 18),en donde se recogen las actas generales del Congreso, se ve ahoraenriquecida con estas doce aportaciones temáticas. Todas ellas, en suconjunto, contribuyen notablemente al enriquecimiento de la literatura encastellano sobre el estudio del fenómeno del ocio en la actualidad.La edición de estos volúmenes ha sido posible gracias al respaldo y lacolaboración de distintas instituciones y personas comprometidas con lalabor del Instituto de Estudios de Ocio, a los que, en nombre del ComitéOrganizador, esta institución quiere agradecer su apoyo y esfuerzo.

Universidad deDeusto• • • • • • • •

Considerado este evento por UNESCO AcontecimientoEmblemático del Año Internacional de la Cultura de Paz

27 Cub Ocio (17mm) 23/7/09 10:33 Página 1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (2)

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (3)

Ocio y deporte: un análisis multidisciplinar

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (4)

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (5)

María Jesús Monteagudo y Núria Puig (editoras)

Ocio y deporte:un análisis multidisciplinar

2004Universidad de Deusto

Bilbao

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (6)

Documentos de Estudios de Ocio, núm. 27

El Instituto de Estudios de Ocio pretende que la aparición desus Documentos ayude a paliar la escasez de publicacionessobre temas de ocio en lengua castellana. Cada Documentotratará de responder a alguna cuestión relacionada con lapráctica del ocio, entendido como cultura, deporte, educa-ción, turismo, recreación y desarrollo personal y comunitario.Los especialistas y técnicos en las áreas señaladas podrán dis-poner así de investigaciones, instrumentos de trabajo y puntosde vista de personas que colaboran con este Instituto universi-tario. El contenido de cada uno de los documentos es obra yresponsabilidad de su/s autor/es.

DirecciónManuel Cuenca

EdiciónCristina de la Cruz

Consejo de DirecciónM.ª Luisa AmigoSusana GorbeñaEduardo MartínRoberto San Salvador del ValleM.ª Luisa Setién

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de lacubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitidaen manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico,químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sinpermiso previo del editor.

Publicación impresa en papel ecológico

© Universidad de DeustoApartado 1 - 48080 Bilbao

ISBN: 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (7)

Indice

Prólogopor García Ferrando, M. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Introducciónpor Monteagudo Sánchez, M.J. y Puig Barata, N. . . . . . . . . . . . . 13

Deporte, salud y desarrollo humanopor Heinemann, K.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

Parte I: Beneficios del deporte como práctica de ocio

Evaluación de los efectos socioeconómicos de la práctica deportiva.La salud y el deporte,por Villalba Cabello, F. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

Los efectos de ocio físicamente activo en las relaciones entre el estrés y la salud,por Iwasaki, Y. y Zuzanek, J. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

Relación entre la satisfacción vital y la satisfacción en el deporte de un grupo de adolescentes entre 12 y 14 años,por Rosich i Vilaró, R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77

La necesidad de ocio de los trabajadores,por Bergamaschi, E.C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

Programas deportivos en el lugar de trabajo y sus beneficios para la salud de los empleados,por Trigonis, I.; Harahousou, Y.; Kabitsis, C. y Matsouka, O.. . . 105

7

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (8)

La Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT): ¿una opor-tunidad perdida?,por McGillivray, D. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125

Parte II. Contribuciones al análisis y diagnóstico de la práctica deportiva a comienzos del tercer milenio

Ejercicio físico en estudiantes universitarios: participación, motivos y obstáculos,por González Suárez, A.M. y Fernández Liger, I.. . . . . . . . . . . . . 161

El sociotipo de practicante de actividades físico-deportivas en la Sierra de Guara (Huesca),por Lanuza Brosed, R. y Ponce de León Elizondo, A. . . . . . . . . . 177

Parte III. La dimensión humana y educativa del deporte como experiencia de ocio

Actividad física, ocio y educación: el valor de las actividades físicas recreativas,por Arribas Cubero, H. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195

El deporte recreativo dentro y fuera de la escuela,por Camerino Foguet, C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211

El deporte de ocio en la escuela,por Hernández Vázquez, M. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223

8

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (9)

PrólogoGarcía Ferrando, M.

En el programa del 6.º Congreso Mundial de Ocio, Congresodedicado fundamentalmente a reflexionar acerca de cómo puedecontribuir el ocio al desarrollo humano, no podía faltar una sesióndedicada específicamente al Ocio y el Deporte. Y ello es así porqueel deporte es una dimensión de las prácticas sociales y culturales delas sociedades contemporáneas, que permite vivir el ocio como ex-periencia personal y comunitaria potenciadora del desarrollo hu-mano.

Pero es bien sabido que no todas las manifestaciones de ocio in-ciden favorablemente en las personas o en el conjunto de las comu-nidades o sociedades. El deporte, en sus variadas y cada vez máscomplejas manifestaciones, ofrece multitud de ejemplos de com-portamientos que cubren el amplio registro que va del orden al desor-den, del conflicto a la concordia, de la solidaridad al enfrentamiento,del progreso a la involución, de la participación al abandono. Deahí que en el marco de este Congreso era pertinente formularse lapregunta de cómo convertir las experiencias, individuales y grupales,de ese deporte multifacético en vivencias de ocio, pero no de cual-quier tipo de ocio, sino de un ocio humanista, factor de desarrollopersonal, vivencia totalizante y civilizadora optimizadora de una me-jor calidad de vida para todos.

9

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (10)

A esta tarea dedicaron sus esfuerzos las profesoras Núria Puig yM.ª Jesús Monteagudo al coordinar las sesiones dedicadas al Ocioy el Deporte, y en las que presentaron sus trabajos de investigaciónun grupo selecto de autores que han hecho del estudio de las activi-dades físico-deportivas en los diferentes ámbitos de la vida social,una de sus mayores preocupaciones profesionales. Las ponenciaspresentadas en dicha sesión congresual se presentan, conveniente-mente ordenadas en bloques temáticos, en el presente libro cuyaoportunidad es innegable, ya que reúne materiales que, por su diver-sidad de enfoques y tratamientos, suelen publicarse en revistas es-pecializadas de difícil acceso para los no especialistas.

De este modo disponemos ahora de un nuevo libro que nospermite reflexionar con mayor fundamento que antes, acerca delas posibilidades y dificultades que ofrece la conversión de las ex-periencias físico-deportivas en vivencias de ocio humanista. El de-porte no es siempre fuente de salud para sus practicantes, ni lasclases de educación física son por sí mismas y para todos losalumnos que las reciben experiencias de ocio recreativo y saluda-ble. Como podrá comprobar el lector según avance en el estudiode los datos y reflexiones que contienen los capítulos de este libro,las relaciones que presentan los conceptos de deporte, ocio, saludy recreación no son de carácter unívoco, ya que se encuentran me-diatizados por diversos factores estructurales de naturaleza histó-rica, social, económica y política que compleji*zan enormementedichas relaciones.

La cada vez mayor complejidad de las relaciones entre ocio ydeporte no tiene que ser vista como un motivo de decepción o unproblema de difícil superación. Más bien al contrario, al asumir elcarácter cada vez más complejo de nuestras sociedades avanzadasaparecen nuevas oportunidades para el avance del conocimientocientífico y, en último término, del bienestar social y de la calidadde vida. Ahí están como muestra los trabajos que se incluyen en estelibro acerca del papel del ocio físicamente activo como elementofundamental de ayuda para afrontar el estrés que afecta negativa-mente la vida de amplios colectivos de ciudadanos, o las posibilida-des de las actividades físico-deportivas en la naturaleza como ociorecreativo para sus practicantes y como factor de desarrollo socio-económico para las comunidades rurales que los acogen.

10

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (11)

La ciencia moderna hace tiempo que ha abandonado los modelosdeterministas y reduccionistas formalizadores de relaciones de certi-dumbre, de búsqueda de verdades absolutas. En su lugar avanzan lasconcepciones de un universo y de unas sociedades que siguen trayec-torias que mejor se expresan en términos de leyes probabilísticas, enlugar de hacerlo en forma de certidumbres, de insoslayables relacio-nes de causalidad. Y es que no deja de ser paradójico que a medidaque la ciencia y la tecnología hacen avanzar los fundamentos mate-riales de las sociedades humanas, mayor conciencia se tiene del ca-rácter contradictorio y complejo de tales avances.

El ocio se ha convertido en el soporte de actividades cuya re-percusión económica es cada vez mayor. El turismo, la fiesta, el de-porte, la cultura, forman entramados comerciales y laborales quesuperan a los que ofrecen las actividades industriales manufacture-ras tradicionales. Pero este rasgo, evidente por sí mismo, de nues-tras sociedades postindustriales, no nos debe apartar del objetivo delos trabajos que se contienen en este libro. El ocio, además de sucreciente dimensión comercial, puede y debe ser también fuente deoportunidades de desarrollo personal y bienestar comunitario. Y eldeporte, como uno de los componentes principales del ocio con-temporáneo, puede y debe brindar a quienes practiquen alguna delas variadas formas que le son propias, experiencias de ocio huma-nista optimizadoras de una buena calidad de vida.

Muchas de las aportaciones contenidas en este libro puedencontribuir a mejorar las probabilidades de que las actividades de-portivas, en sus múltiples y cada vez más complejas manifestacio-nes, se conviertan en vivencias de ocio potenciador del desarrollohumano. Nuestro agradecimiento por ello a los autores de los dife-rentes trabajos y, muy en especial, a Núria Puig y M.ª Jesús Montea-gudo por el esfuerzo y buen hacer desplegados en la coordinación yedición de un libro que viene a enriquecer la cada vez más ampliabibliografía sobre estudios de ocio y deporte.

Manuel García FerrandoUniversidad de Valencia

11

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (12)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (13)

IntroducciónMonteagudo Sánchez, M.J. y Puig Barata, N.

Tras un largo período de preparación nos resulta especialmentegrato poder introducir estas páginas con una breve reflexión en tornoal deporte entendido como una de las manifestaciones más relevan-tes del ocio contemporáneo. Reflexiones que, sin duda, surgen decada una de las aportaciones que conforman esta publicación yque son muestra de algunas de las preocupaciones que ocupan aluniverso académico en torno a este tema. El 6.º Congreso Mundialde Ocio que el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad deDeusto organizó en julio de 2000 sirvió como marco para la observa-ción internacional y el análisis interdisciplinar del ocio en sus dife-rentes manifestaciones. El libro que tienen entre sus manos es, enbuena medida, el resultado de una selección de las intervencionesmás interesantes que tuvieron lugar en el Area del Congreso dedi-cada al deporte, a la que se han incorporado otras reflexiones deprestigiosos autores y autoras dedicadas al estudio de este fenómeno.

En términos generales, esta publicación acoge una visión repre-sentativa del significado, importancia y potencialidades de las prác-ticas deportivas contemporáneas y su problemática, entendidas és-tas como experiencias vitales y subjetivas de ocio. El interés secentra fundamentalmente en una de las dos vertientes del deporte,no como espectáculo del que se disfruta desde la distancia que aleja

13

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (14)

la acción del propio Yo, sino más bien como práctica en la que lapersona o el grupo se sumergen como protagonistas de la acción.

La consanginidad del ocio y del deporte constituye un hecho in-negable en nuestros días. El deporte, consolidado como una de lasformas de ocio más extendidas y representativas de las sociedadesoccidentales contemporáneas es también un valor en alza al que sele atribuyen muy diversas funciones que recorren el espectro de losocial hasta lo económico pasando por el ámbito de la salud, la po-lítica o la educación.

Atribuciones que, tal y como se ha planteado en algunas pági-nas de este libro, responden aún hoy, en muchos casos, más a plan-teamientos ideológicos que a argumentos científicos de probada so-lidez.

A comienzos del siglo XXI, surge la necesidad de replantear entorno a la práctica deportiva viejas cuestiones que requieren dife-rentes respuestas y estrategias de acción a la luz de nuevas realida-des, marcos de reflexión y significación que las personas atribuimosal deporte. Una necesidad acorde no sólo con los nuevos modelos dehacer ciencia e investigación, cada vez más alejados de modelos po-sitivistas sustentados y orientados hacia verdades absolutas, sinotambién con el emergente cambio social actual caracterizado por laconvivencia de una gran pluralidad de estructuras de sentido indivi-duales que otorgan absoluto protagonismo a la persona. El estudiode la práctica deportiva desde la perspectiva del ocio orientado aldesarrollo humano modifica el escenario así como las premisas yprincipios desde los que se abordan preocupaciones históricamentevinculadas a la práctica deportiva: el grado de interés por la prác-tica deportiva, el nivel de participación y abandono por parte de cier-tos segmentos de la población; la igualdad de oportunidades de ac-ceso al deporte para todos los colectivos; la conexión del deportecon el mundo de los valores y de la educación, las repercusiones dela práctica deportiva en el ámbito de la salud, la satisfacción vital yla calidad de vida, etc.;

Muchas de estas cuestiones han sido objeto de análisis y re-flexión en este libro, planteadas, como decíamos, desde enfoquesciertamente innovadores que revisten el fenómeno deportivo de sub-jetividad y humanismo, sin por ello desvincularse del contexto so-cial que lo envuelve. Así lo hace, por ejemplo, Klaus Heinemann

14

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (15)

que, apoyándose en una visión histórica, analiza los diferentes mo-delos de relación deporte-salud habidos hasta el momento actual.Se trata de un artículo —ponencia marco del área deporte y ociodel Congreso— que rebosa objetividad y pulcritud en el análisiscientífico de un tema que asume como una construcción social deuna realidad (la relación deporte-salud) en la que se ha obviadosiempre el influjo de factores ideológicos. El autor hace una intere-sante reconstrucción de la historia y de las funciones de una ideolo-gía en el marco de la cultura cambiante del deporte, la salud y elcuerpo. A modo de conclusión, aporta un sugerente marco teóricodel que se desprenden las principales cuestiones a considerar en elestudio del paradigma deporte-salud desde la perspectiva de lasCiencias Sociales.

La conexión del ocio con los conceptos de salud, bienestar, ca-lidad de vida y desarrollo humano son los ejes transversales queacompañan el discurso, de manera más o menos explícita, en cadauno de los artículos que conforman la obra. Pero un análisis globaldel ocio y del deporte, requiere contemplar, además de estos valoresfinales, que constituyen parte de las expectativas, anhelos o deseosde las sociedades desarrolladas, otros factores clave, íntimamenterelacionados con el ocio y el desarrollo personal y social —en lamedida en que los pueden potenciar o inhibir—, como son la edu-cación en sus múltiples facetas, la economía y el entorno laboral,temas que adquieren protagonismo a lo largo de toda la obra.

La primera sección del libro, sobre Beneficios del deporte comopráctica de ocio, enlaza directamente con los interrogantes que seabren en el artículo introductorio de Klaus Heinemann. Profundizafundamentalmente en los impactos positivos de la práctica depor-tiva desde el marco de la salud y del desarrollo socioeconómico nosin mostrar la enorme dificultad que se plantea a la hora de intentardemostrar empíricamente este hecho. Francisco Villalba Cabelloreflexiona acerca de los efectos económicos de la práctica depor-tiva en Andalucía, a través de una aproximación al ahorro en costessanitarios que supondría dicha práctica. Su objetivo es obtener unacuantificación en términos monetarios de la importancia social deldeporte. Los principales beneficios sociales que de él se derivan es-tán relacionados con la salud, la cohesión social y la marginalidad.Continuando con el tema de la salud, Iwasaki y Zuzanek profundi-

15

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (16)

zan en las relaciones existentes entre el ocio, el estrés y la salud.Constatan la importancia fundamental del ocio en general y del ociofísicamente activo en particular, como elemento clave de ayuda paraafrontar el estrés y gozar de buena salud. Las numerosas investiga-ciones en torno al tema refrendan esta idea; sin embargo, como yavenimos apuntando, se han aducido pocas pruebas empíricas queayuden a explicar los mecanismos mediante los cuales el ocio con-tribuye a combatir el estrés. Esta carencia no anula la necesidad deque las personas responsables de la salud pública presten mayoratención al papel que desempeña el deporte de ocio en la promo-ción de la salud y el manejo o reducción de factores que la perjudi-can, entre los que se halla el estrés.

En una línea de reflexión similar, Mercé Rosich estudia la prác-tica deportiva en el colectivo de estudiantes adolescentes. Su ar-tículo se titula «Relación entre la satisfacción vital y la satisfacciónen el deporte de un grupo de adolescentes». El propósito funda-mental de la investigación es, en este caso, comprobar si existe re-lación entre el grado de satisfacción de los y las adolescentes con lasatisfacción obtenida a través del deporte, utilizando para ello dosescalas, la SLSS, Escala de Satisfacción Vital de los y las Estudian-tes de Huebner, que la autora tradujo al catalán una vez validada yla ESE, Escala de Satisfacció amb l’Esport, elaborada por la propiaMercé Rosich para valorar la satisfacción obtenida a través del de-porte en adolescentes entre 12 y 14 años. Aunque los resultados ob-tenidos ponen de manifiesto una baja correlación entre la satisfac-ción vital y la satisfacción derivada del deporte, también hay queconsiderar que la franja de edad de los y las adolescentes que com-ponen la muestra corresponde a la etapa en la que, según apuntanotros estudios, disminuye de manera significativa tanto la prácticacomo la satisfacción obtenida del deporte. Los datos de esta inves-tigación subrayan la necesidad de abrir nuevas líneas de estudioque analicen qué variables son capaces de explicar por qué el de-porte en determinadas edades (adolescencia) deja de ser una prácticade ocio satisfactoria y profundizar en el estudio de la contribución dela satisfacción derivada del ocio en la percepción de satisfacciónvital con diferentes muestras de población, atendiendo a variablesno sólo psicológicas sino también ambientales, vinculadas a la fa-milia, la escuela, el barrio, etc.

16

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (17)

La incorporación coherente y satisfactoria del ocio y del de-porte en el entorno laboral se muestra como una de las principalescuestiones a resolver en los próximos años. Bergamaschi y Deutschdedican su artículo a este tema, analizando el impacto de la implan-tación de un Programa deportivo denominado Empleados en Formaen una fábrica brasileña. A través de un diseño experimental, la in-vestigación se desarrolla con el propósito de identificar los princi-pales beneficios obtenidos por las y los trabajadores de la empresaque tomaron parte en el programa deportivo. Con la ayuda de uncuestionario diseñado a tal efecto, quedaron reflejados los principa-les beneficios obtenidos. Cabe resaltar, en primer lugar, las mejorasvinculadas al estado de salud, sobre todo, reducción del estrés labo-ral, disminución de dolores de cabeza y dolores musculares provo-cados por disfunciones posturales; pero también hay que mencionarun cambio de actitud, más positiva hacia el ocio y la actividad fí-sica y un incremento del interés por el cuidado del cuerpo y de lasalud en general. Así mismo, se constató la percepción de un ma-yor sentimiento de bienestar y felicidad entre las personas que par-ticiparon en el Programa, que a su vez, contribuía a crear un am-biente laboral más distendido y satisfactorio.

Similares resultados reflejan Trigonis, Harahousou, Kabitsis yMatsouka en su artículo «Programas deportivos en el lugar de trabajoy sus beneficios para la salud de los empleados». Se trata de una in-vestigación desarrollada en Grecia, con una muestra de 171 trabaja-dores y trabajadoras de una planta industrial manufacturera. La fi-nalidad del estudio era explorar las preferencias y necesidades delpersonal respecto a la programación de actividades físicas. Ademásde las habituales variables demográficas, se hizo hincapié en facto-res psicosociales, ambientales y conductistas, fundamentales paraposteriores esfuerzos en intervenciones educativas. Las motivacio-nes y barreras experimentadas para practicar deporte en el entornolaboral resultaron ser factores clave a tener en cuenta para ajustarlas características de los programas deportivos a las necesidades delos y las usuarias. Entre los resultados más significativos, cabe men-cionar la disminución del absentismo laboral y un incremento de lasensibilidad hacia el ciudado de la salud a través de una buena ali-mentación, estilo de vida activo y correctos hábitos nutricionales ysanitarios.

17

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (18)

McGillivray realiza una reflexión de corte más teórico en su ar-tículo «La provisión de forma física en el centro de trabajo: ¿unaoportunidad perdida?» Esta sirve para cerrar la primera sección dellibro. El artículo examina el contexto en el que se desarrolla la Pro-moción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT) en el ReinoUnido y presta especial atención al concepto de Provisión del Ejer-cicio Físico en el Lugar de Trabajo (PEFLT). Tomando como baselos resultados de un estudio realizado recientemente por el autor, seconcluye que la PSLT, bajo la forma de PEFLT, constituye unaoportunidad perdida para establecer la conexión entre el ocio y lasalud debido a las tensiones existentes entre la retórica de la políticagubernamental y la realidad organizativa e individual dentro del ám-bito de la promoción de la salud en el lugar de trabajo. Los objetivosgubernamentales del fomento de la salud pública resultan desacerta-dos. Los fallos cometidos a la hora de fomentar la salud y el ejer-cicio físico en el sector público se están volviendo a repetir en el en-torno laboral. Los resultados de éste y otros estudios muestran queciertos individuos son excluidos de la PEFLT, bien por su sexo, porsu baja propensión a participar en actividades de recreación, bienpor miedo o vergüenza. Si existe esta forma de discriminación en elempleo, entonces, la consecución de los objetivos referentes a la sa-lud pública, la reducción del absentismo laboral, o, la integración delos trabajadores gracias a la PEFLT seguirá siendo una utopía.

Es evidente que se trata de resultados interesantes pero no gene-ralizables; sin embargo, hay que recordar que los datos obtenidosen estos tres estudios vinculados al tema del deporte y la salud enel trabajo coinciden en buena medida con los resultados proceden-tes de anteriores investigaciones y que refrendan la necesidad deabrir nuevas líneas de estudio en torno a este tema de candente ac-tualidad.

La segunda parte de la publicación, Contribuciones al análisis ydiagnóstico de la práctica deportiva a comienzos del tercer mile-nio, proporciona una visión interesante de la práctica deportiva através de estudios de caso que describen e interpretan la vivenciadel deporte como experiencias de ocio de diversa naturaleza. Lasdiferentes lecturas profundizan en los significados, las motivacio-nes, obstáculos y expectativas que las personas esperan cubrir a tra-vés de sus experiencias de ocio deportivas.

18

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (19)

Angel M. González e Iñigo Fernández se interesan por la partici-pación, los motivos y los obstáculos que experimentan los estudian-tes universitarios de la Universidad del País Vasco para mantenersefísicamente activos al tiempo que analizan la relación recíproca en-tre identidades de rol y conducta como fundamento para explicar laimplicación real en actividades físicas o deportivas. Los resultadosmuestran una significativa reducción del ejercicio físico durante elprimer año de universidad, coincidiendo con el paso de la enseñanzasecundaria a la universidad. Así mismo, se constata una fuerte rela-ción positiva entre la imagen que una persona tiene como individuofísicamente activo y diversos indicadores conductuales de ejercicio.Tal y como afirman los autores, dado que estas variables constituyeninteresantes predictores de la conducta deportiva y estilo de vida ac-tiva, sería interesante tenerlas en cuenta para la promoción del de-porte entre estudiantes universitarios.

Lanuza y Ponce de León pretenden con su artículo, «El socio-tipo de practicante de actividades físico-deportivas en la Sierra deGuara», dar a conocer a través de este estudio ubicado en el AltoAragón, la creciente demanda de actividades deportivas en el medionatural en los últimos diez años en el territorio español. El objetivode los autores es conocer el sociotipo (origen, edad, género, estatussociocultural y socioeconómico) de quienes demandan y practicanestas actividades en la época estival, que es el período más frecuen-tado, especialmente por las personas que practican barranquismo.Según los principales resultados que arroja este estudio, el socio-tipo medio de quienes acuden a la Sierra de Guara para practicaractividades deportivas responde al perfil de hombre joven, entre 20y 30 años —aunque se constata una creciente presencia de la mujerjoven— con un nivel sociocultural medio-alto y con una prácticadeportiva anterior regular. El deporte estrella en este medio naturales el barranquismo, seguido de otras como el senderismo, excursio-nes en bici y la escalada. Es obvio que este tipo de datos puede re-sultar clave desde la perspectiva de la gestión y la oferta de serviciospor parte de entidades dedicadas a este sector de ocio de crecienteprotagonismo, pues permitiría ajustar al máximo las característicasde dichos servicios a las preferencias y necesidades de los y laspracticantes así como a las posibilidades del entorno natural de quese trate.

19

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (20)

La tercera y última parte de la publicación, dedicada a La di-mensión humana y educativa del deporte como experiencia de ocio,subraya la necesidad de reconocer y utilizar convenientemente laspotencialidades educativas del deporte como vivencia de ocio. Higi-nio Arribas inicia la reflexión desde un planteamiento sistémico quegira en torno al trinomio ocio, educación, actividad física y en elque se pretende destacar el valor de la actividad física recreativacomo recurso educativo y se propone un modelo de práctica de laactividad física orientado a la participación y a los intereses y capa-cidades de las personas más que en objetivos competitivos. Por suparte, Oleguer Camerino continúa el discurso en el marco de la edu-cación, pero centrándolo aún más con el objetivo de concretar el pa-pel del deporte como práctica de ocio dentro y fuera del contexto es-colar. El autor se detiene en el desarrollo de un marco conceptualpara el término deporte recreativo que entiende como «una de lasexpresiones en las que se puede manifestar mejor la capacidad lú-dica mediante el desarrollo de gran variedad de actividades físicasorganizadas dentro y fuera de la escuela». El artículo, de orientacióneminentemente práctica, profundiza en el concepto anterior a partirde la exploración de materiales, propuestas de adaptación a diferen-tes entornos y el ajuste a un reglamento acorde a las posibilidades ydemandas de los y las personas protagonistas.

El libro concluye con la aportación de Manuel Hernández Váz-quez. Se trata de un completo artículo que justifica la interpretacióndel deporte como actividad de ocio y su aportación al desarrollocultural de la humanidad través de una documentada revisión histó-rica del significado del ocio, del juego y del deporte, conceptos quepara él se halla estrechamente vinculados. El mensaje que subyacea lo largo del artículo radica en la necesidad de cambiar el conceptoy funciones actuales de la escuela en relación al deporte como expe-riencia de ocio. Se trata de la idea, no nueva pero sí revolucionaria,de que la escuela debe preparar al alumnado para la vida profesionalpero también para disfrutar y crecer a través del ocio, asegurándosede tomar las medidas oportunas para que cada persona sea capaz decultivar su ocio a través de la práctica deportiva. La escuela ha dehacerse responsable de impulsar la consolidación de los hábitos de-portivos necesarios para que el interés y la participación deportivaestén presentes a lo largo de toda la vida. Amparándose en la filo-

20

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (21)

sofía del Deporte para Todos, el autor aboga por incorporar el de-porte de ocio en el curriculum de cada centro y por la creación deuna nueva figura, denominada Agrupación Deportiva Escolar, quesería la responsable de diseñar el Plan de programación deportiva decada centro educativo y de garantizar el buen desarrollo y conexióndel deporte con la comunidad y los diferentes agentes sociales quela constituyen (otras Agrupaciones Deportivas escolares, Ayunta-miento...).

Este libro ha pretendido hacer patente que el deporte como ex-periencia de ocio es un hecho plural con matices tanto individualescomo sociales y con clara incidencia en ámbitos diversos de la vidacomo son la salud, la educación, el ámbito laboral, la economía, lacomunidad... La ciencia se interesa por las innumerables cuestioneso interrogantes que se derivan de la práctica deportiva en cada unode los niveles anteriores y en sus posibles combinaciones. En mu-chas ocasiones, los resultados de los esfuerzos realizados por laciencia nos dejan desconcertados en la medida en que no nos pro-porcionan argumentos sólidos para apoyar intuiciones o creenciasavaladas con un mínimo rigor por la certeza que da la experiencia,la vivencia personal y el conocimiento que se deriva de ella. Sinembargo, correlaciones no probadas, nexos no establecidos, respues-tas ausentes a interrogantes que esperábamos resolver, generan nue-vos espacios de reflexión y conocimiento, nuevos métodos que elmundo investigador debe ir probando y ajustando.

El interés por profundizar en el fenómeno deportivo, desde elpunto de vista de su práctica como experiencia de ocio, debe am-pliar sus miras. Debe establecer como objetivo prioritario avanzar,durante las próximas décadas, en la humanización de la práctica de-portiva. En ocasiones, tanto proveedores como usuarias y usuarios de-portivos, estamos demasiado preocupados por las formas y desatende-mos el fondo. Términos como sostenibilidad, calidad e innovaciónmarcan el sentido y proyección de acciones y estrategias políticas yde gestión orientadas a la oferta deportiva, mientras que valores ta-les como las relaciones interpersonales, el contacto humano, la co-hesión, el diálogo y la comunicación se convierten en pluses que po-cas veces se pueden encontrar vinculados a un servicio deportivo.De la misma forma, usuarios y usuarias acudimos a dichos serviciosinspirados por la búsqueda de una salud mejor, de la eterna juventud

21

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (22)

o de fórmulas que nos permitan acercarnos a ideales estéticos quepreviamente sabemos inalcanzables. Pero, en este entramado de per-fección en el que se desenvuelve la práctica deportiva ¿dónde quedael disfrute de la acción? ¿dónde queda la preocupación por la autén-tica vivencia de ocio?

Quienes nos interesamos por el deporte en clave de ocio enten-demos que garantizar una vivencia auténtica de ocio a través deldeporte es uno de los fundamentos para entender la relevancia ac-tual y futura de este fenómeno y los ulteriores impactos positivosque puede generar la práctica deportiva. La comunidad científicaparece no prestar la atención que se merece ni asumir la trascen-dencia del disfrute del ocio como agente fidelizador de la prácticadeportiva y garante de la aparición de otros beneficios vinculados ala salud, al desarrollo personal, económico y social.

Se hace necesario descubrir qué factores condicionan, inhiben oimpulsan la vivencia satisfactoria del ocio deportivo, en qué cir-cunstancias, con qué colectivos y en qué medida esta vivencia satis-factoria promueve la aparición de otros beneficios, instrumentales ofinales, y que han sido objeto de estudio en este libro y en torno alos cuáles queda aún mucho por conocer.

Queda, por tanto, aunar desde la política, la gestión y la propiapráctica deportiva, la preocupación por el fondo y la forma; necesi-tamos mantener el interés por aspectos formales como la calidad, lasostenibilidad y la innovación pero revistiéndolos de humanismo,dejando en ellos espacio para las emociones, la empatía, las rela-ciones interpersonales, el diálogo y la comunicación. En definitiva,una práctica deportiva más acorde con la actual reconfiguración delas estructuras personales de sentido que caracterizan a las socieda-des complejas y menos afín con ciertas tendencias globalizadoras,que vacían el deporte de sus múltiples significados y sólo lo conci-ben como otra opción más para el consumo.

María Jesús MonteagudoInstituto de Estudios de Ocio

Universidad de Deusto

Núria PuigInstitut Nacional d’Educació Física

de Catalunya

22

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (23)

Deporte, salud y desarrollo humanoHeinemann, K.Traducción: Núria Puig

Probablemente hay pocos postulados que sean tan ampliamente yacríticamente aceptados como el que relaciona el deporte y el ejerciciofísico con la salud; es ya un principio común que el deporte es buenopara la salud. Por lo tanto, no es de extrañar que en investigacionesempíricas sobre el tema, la mayoría de personas entrevistadas —en al-gunos casos más del 90% de las mismas— estén convencidas que eldeporte es saludable (Wydra, 1996). De ahí que podamos afirmar que:

—se trata de un postulado aceptado universalmente, no sólo enlos países capitalistas sino también en los que están en vías dedesarrollo o los antiguos comunistas,

—es tan antiguo o hasta más que el mismo deporte; tiene unalarga historia,

—no es extraño, por tanto, que la salud sea uno de los motivosmás importantes para practicar deporte; parece ser una de lasrazones más importantes —o la más importante— que dan sen-tido al deporte.

Sin embargo, hay algunos hechos que pueden poner en duda este«mundo saludable» de los efectos positivos del deporte en la salud:

—es muy sorprendente que los datos empíricos relacionadoscon el movimiento, la gimnasia, el deporte sólo existan desde

23

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (24)

hace aproximadamente treinta y sobre todo, veinte años.Anteriormente, el postulado a que me refiero era utilizadorepetidamente sin fundamentos empíricos que lo sostuvie-ran,

—dicho postulado siempre ha sido el mismo a pesar de quetanto el concepto de deporte como el de salud son, en primerlugar, muy complejos, y, en segundo lugar, han evolucionadomucho a lo largo de los años y de modo diferente según lospaíses.

¿Cómo se pueden explicar estos hechos tan contradictorios?Parece evidente que la relación entre deporte y salud no es

(sólo) un problema médico, propio de las ciencias naturales comoes el caso de la medicina deportiva. Se trata de una construcciónsocial, de la construcción de la realidad en un entorno social parti-cular, donde actúan grupos sociales más o menos poderosos, porta-dores de ideologías más o menos obvias, creencias y valores, conintereses muy concretos.

Esta es la tesis central de mi presentación y que argumentaréen las páginas que siguen. No me interesa discutir sobre el he-cho de si el deporte es saludable o no. Tal cuestión debería serrespondida desde el ámbito de la medicina del sdeporte. A míme interesa discutir sobre las raíces de la relación entre deportey salud, el modo cómo esta idea ha sido utilizada según los dife-rentes contextos políticos, sociales o económicos y qué funciónha cumplido para desarrollo del deporte en las sociedades moder-nas.

Para contestar a dichas cuestiones hemos de:

1. analizar dos desarrollos diferentes. Por un lado, el del de-porte, su concepción, ideología, formas de justificación y le-gitimación, apoyo del sector público, etc. Por el otro, el sis-tema de salud y los cambios en la construcción social delcuerpo; más concretamente, los cambios en el panorama delas enfermedades, el significado de la salud, los conceptoscambiantes de deporte y salud, y los cambios en la construc-ción social y el sentido atribuido al cuerpo y,

2. reconstruir las diferentes formas en que estos dos desarrollosse han relacionado.

24

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (25)

Se trata, en resumen, de una reconstrucción de la historia y lasfunciones de una ideología en el marco de la cultura cambiante deldeporte, la salud y el cuerpo.

No hay duda de que se trata de un objetivo harto ambicioso. Porello, tan sólo trazaré las líneas principales de la argumentación. Ex-plicaré los principales modelos de relación entre deporte y salud asícomo su desarrollo histórico.

Un modelo simple

El primer eslabón de este desarrollo consistió en un modelo cau-sal muy simple de las relaciones entre deporte y salud (Figura 1): setrataba de un modelo monocausal, lineal e indiferenciado.

Figura 1El modelo simple de deporte y salud

Este modelo de construcción social relacionando deporte y sa-lud va ligado a la emergencia de la sociedad moderna, aproximada-mente en los inicios del siglo XVIII. La idea de que el ejercicio cor-poral es bueno para la salud es más antigua que el desarrollo deldeporte moderno puesto que se remonta a más de doscientos años.Daré algunos ejemplos (Cachay, 1988).

A mediados del siglo XVIII ya existía un concepto muy sofisti-cado de «gimnasia médica». El médico francés, Defessart escribióen esta época cincuenta y ocho libros, manuscritos, artículos sobrelos efectos positivos de la gimnasia. También podemos encontrarideas similares en publicaciones del momento escritas en Gran Bre-taña o Alemania. Los filántropos alemanes, por ejemplo, sosteníanhace ya más de doscientos cincuenta años que la felicidad sólo esposible con un cuerpo saludable y un cuerpo saludable sólo se con-sigue mediante la realización de ejercicios gimnásticos.

Posteriormente, la idea de que el deporte es bueno para la saludera «verdadera» para todos los conceptos y modelos de deporte exis-

Deporte Salud

25

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (26)

tentes. Fue «verdadera» para el deporte inglés; también para el «Tur-nen» (gimnasia) alemán1. Jahn y Eisele escribieron en su libro Diedeutsche Turnkunst2, publicado en 1816, que el Turnen contribuyea la salud física, desarrollando las características corporales, el co-raje, reforzando y mejorando la destreza y el espíritu y el valor frenteal peligro. Al mismo tiempo —e igualmente importante—, ayuda alcrecimiento intelectual y moral. Además, afirman explicitamenteque este tipo de deporte es muy adecuado para el carácter alemán.Finalmente, la idea de que el deporte es bueno para la salud tambiénera sostenida por la gimnasia sueca. Así pues, aunque el desarrollodel deporte adquiriera formas diversas según los países —tanto enlos tipos de práctica como en su ideología, estructuras organizativas,etc.— en todos ellos se justificaba la relación deporte-salud según elmismo (simple) modelo.

Para entender este tipo de modelo hay que tener en cuenta lascuestiones siguientes:

1. El desarrollo de una nueva forma de construcción del cuerpoen el siglo de las luces, el período de la Ilustración. La idea de queel deporte —o la gimnasia, o las actividades corporales— es salu-dable se produce en los inicios de las sociedades modernas, duranteel período ilustrado, los inicios de la planificación racional, de laresponsabilidad individual —incluyendo la propia felicidad, la sa-lud y el cuerpo—, y un nuevo concepto de cuerpo y mente: ser uncuerpo y tener un cuerpo. Se tomó conciencia de que las personasno sólo tienen un cuerpo sino que éste está a su disposición. Se pro-duce una separación en el modo de pensar según la cual es precisodiferenciar entre ser un cuerpo y tener un cuerpo (Heinemann,1998). Esta concepción específica del cuerpo es el fundamento ideo-lógico del deporte y, al mismo tiempo, del concepto moderno de sa-lud. El orígen del deporte en sí mismo es el resultado de una evolu-ción del concepto de cuerpo. El cuerpo deviene un instrumentomanejado responsablemente por nuestra conciencia. Es conside-

26

1 El movimiento Turnen se desarrolló deliberadamente aislado del deporte in-glés. No se caracteriza por la medida a través de la competición como es el caso deldeporte inglés.

2 La gimnasia artística alemana.

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (27)

rado como un material en crudo que ha de ser transformado en unaforma ideal con fuerza de voluntad mediante el ejercicio físico;algo que puede ser utilizado racionalmente para incrementar sueficiencia. Un cuerpo obediente a los estímulos mentales es el fun-damento de las culturas deportivas nacionales. No me puedo exten-der más en esta parte de la historia de la construcción social delcuerpo. Lo que me interesa destacar al respecto es que el cuerpo seconvierte en un instrumento que depende de cada persona y delcual ésta es responsable. Tan sólo teniendo en cuenta esta forma derazonamiento se puede entender el alto rendimiento en el deporte.La performance se alcanza mediante un control absoluto del cuerpoentendido como instrumento sometido a la voluntad individual.

2. Un nuevo concepto de salud y enfermedad estaba conectadoa esta construcción social del cuerpo: era la de la responsabilidadindividual y la habilidad (instrumental) para cultivar la propia sa-lud. Se basa en la creencia de que podemos controlar nuestra saludde modo que la habilidad individual para controlar nuestra existen-cia (saludable) se convierte en un imperativo moral. No tener saludse convierte es un signo de una moral individual indolente.

3. La salud se convierte en un bien público (Heinemann, 1998a),que debe ser cultivado mediante acciones individuales y garanti-zado por el Estado ya que es asunto del mismo. La salud individualtiene funciones muy importantes. Durante la segunda mitad del si-glo XIX, tal cuestión adquiere una relevancia fundamental para elargumento que expongo: preocupaba mucho la baja forma física delos soldados y, sobre todo, de los jóvenes reclutas. Se considerabaque ello debilitaba el poderío militar de un país. Una de las razonespor las cuales el ejército francés promocionó el deporte —no sóloen el ejército sino también en las escuelas y en los clubes— fue por-que se creía que los alemanes habían ganado la guerra de 1870-1871debido a la buena forma física de sus soldados. Los franceses queríanevitar una nueva derrota frente a su enemigo tradicional. En Alema-nia también hay numerosas publicaciones de finales del siglo XIX yprincipios del XX que versan sobre la relación entre deporte —espe-cialmente Turnen— y poderío militar.

En este sentido, cuando después de la primera Guerra Mundialse prohibió el servicio militar en Alemania, se intensificaron los es-fuerzos para promocionar el deporte. Se consideraba que los dos

27

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (28)

años de servicio militar no realizado podían ser compensados poresta práctica. Este ejemplo pone de manifiesto la validez del argu-mento deporte-salud en situaciones diversas.

También se consideraba que la salud de la población era necesa-ria para estimular la competitividad de la economía. Este argumentode salud condujo a que se integrara el deporte en los sistemas educa-tivos, se contratara más profesorado, se construyeran más instala-ciones deportivas, los poderes públicos se implicaran más en el ám-bito deportivo...

En resumen: hay un acuerdo unánime sobre la importancia de lasalud —del bienestar individual— en las sociedades modernas tantoen referencia a la situación de los ejércitos como a la de la economía:

—es un asunto de Estado,—bueno para el servicio militar,—para la competitividad internacional,—para la competitividad individual.

Hay que tener en cuenta, además, el momento histórico en que sedesarrolla esta ideología. La salud de la población —en especial dela clase trabajadora— era muy deficitaria: esperanza de vida muybaja, mucha polución, malas condiciones de alojamiento, sistemamédico poco desarrollado. De ahí que, desde los inicios del Estadodel Bienestar alemán en 1880, se considerara la salud como un bienpúblico, responsabilidad del Estado y objeto de inversiones públicas.

4. En este contexto, el sistema deportivo emergente aparecía comola solución a los problemas existentes. El inicio de la industrializaciónse caracteriza por una diferenciación creciente de los sistemas socia-les; entre otros el sistema sanitario, el educativo y también —poste-riormente— el deportivo. El deporte se iba perfilando como una parteintegrante de los sistemas de salud de las sociedades modernas. Cadavez con mayor intensidad —desde finales del siglo XVIII y principiosdel XIX— se fue constituyendo este sistema deportivo —indepen-diente de otros sistemas sociales— que reclamaba cumplir la funciónsocial de garantizar la salud de la población, modelar los cuerpos,compensar el sedentarismo de las sociedades industrializadas... Talfunción sería plenamente realizada mediante una cooperación entre elsistema deportivo, el sanitario y las instituciones públicas. El argu-mento de la salud, por tanto, se perfila también como una forma de le-

28

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (29)

gitimación ideológica que favorece la constitución del sistema depor-tivo como un sistema social autónomo, con responsabilidades y capa-cidades específicas en las sociedades modernas.

5. Este tipo de argumentación también servía para centrar laatención en las responsabilidades individuales de cara a la propiasalud y concebirla al margen de procesos sociales más amplioscomo la polución, las malas condiciones de vida, la mala alimenta-ción, las pésimas condiciones del sistema sanitario, aspectos todosellos que, naturalmente, también tienen que ver con la situación sa-nitaria de la población.

6. Finalmente, otra muestra del contenido ideológico de estemodo de pensar es el hecho de que en el siglo XIX el deporte era sólopara hombres; las mujeres eran marginadas del mismo y hasta se ar-gumentaba que no era bueno para su salud.

Así pues, vemos como el concepto deporte-salud desarrollado enlas páginas anteriores fue una ideología utilizada con propósitos di-ferentes y sirviendo a determinados intereses. Este paradigma se de-sarrolló en el marco de un triángulo compuesto por el sistema sani-tario, el sistema educativo público y el sistema deportivo emergente.

Este primer período basado en un modelo simple de conexión en-tre deporte y salud fue susbstituído por otro más complejo pero tam-bién causal (Figura 2).

Figura 2El modelo lineal, causal de deporte y salud

Un modelo más complejo pero también causal

Desde los años 60, se ha venido produciendo mucha investiga-ción empírica —sobre todo en la medicina deportiva, pero tambiénen ciencias sociales— sobre las relaciones entre deporte y salud.

Parámetros de las actividades deportivas 1 Parámetros de salud AParámetros de las actividades deportivas 2 Parámetros de salud BParámetros de las actividades deportivas 3 Parámetros de salud CParámetros de las actividades deportivas 4 Parámetros de salud DEtc.

29

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (30)

De ahí que dispongamos de una base importante de datos empíricosque parece indicar que el ejercicio físico moderado realizado conregularidad tiene un impacto positivo en la salud. Cito algunos delos ejemplos de la amplia lista de efectos saludables del deporte:

—reduce los riesgos de enfermedades coronarias,—favorece la salud de los huesos,—ayuda a controlar la obesidad,—disminuye los niveles de depresiones menores y de ansiedad,—posiblemente protege frente a ciertos tipos de cáncer.

La lista es todavía más larga; los efectos positivos del deporteson, en la actualidad, inmensurables e incalculables (Wydra, 1996;Zimmermann, 2000).

El modelo complejo

Sin embargo, una lectura detallada de las investigaciones a queme refiero termina por decepcionar. En realidad, sus resultados noson tan contundentes como a primera vista pudiera parecer. Por unlado, gozan de serios problemas metodológicos y, por el otro, no sepuede demostrar que el deporte sea sólo saludable.

En relación a las cuestiones metodológicas, las tres formas demedición empleadas presentan serios déficits:

1. Investigaciones a largo plazo, como por ejemplo, la de Paffen-barger (1988). Durante ocho años realizó un seguimiento depersonas con problemas de corazón. Entre las que, medianteejercicio físico consumían 2.000 kilocalorías a la semana, elriesgo de infarto disminuía en el 38% de los casos. En cam-bio cuando el consumo se elevaba a 3.500 kilocalorías (equi-valente a correr 50 km.) se alcanzaba el nivel óptimo de pre-vención del riesgo. Sin embargo, ¿cómo se puede demostrarque estas personas sólo difieren en relación a si practican de-porte o no? Es difícil separar el efecto del deporte de otrosrelacionados con un estilo de vida saludable y también es muydiferente demostrar si las personas están sanas porque hacendeporte o bien si hacen deporte porque están sanas.

30

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (31)

2. El segundo tipo de investigaciones son tests experimentalesque miden los efectos específicos de ciertas formas de movi-miento y deporte en las condiciones biológicas de la per-sona. Sin embargo, con ello no se refieren únicamente al de-porte sino a diversos tipos de actividades físicas. Estas ydeporte son cosas diferentes. Así, se puede deducir que lim-piar el coche, cuidarse del jardín, subir andando las escalerastienen los mismos efectos.

3. El tercer tipo de investigaciones son cuestionarios donde sepregunta a las personas sobre su práctica deportiva y la situa-ción de su salud. Sin embargo, los resultados de estas investi-gaciones son un tipo muy concreto de autocumplimiento dela profecía3: las personas que hacen deporte «saben» que eldeporte es saludable, lo practican con gran esfuerzo y disci-plina y es «natural» que se sientan en buen estado de salud.Un buen ejemplo de estas investigaciones es la de Pyöbölä(1965). Demostró que los no deportistas enfermos del cora-zón describen con mucha precisión su enfermedad mientrasque los deportistas —padeciendo la misma enfermedad— laignoran totalmente. En general, quien practica deporte tieneuna visión más positiva de su salud que quien no lo hace; seniegan a reconocer sus enfermedades o bien quitan impor-tancia a las mismas. Lüschen et al. (1993) demostraron quecuanto más deportista es la persona, menor es su participaciónen chequeos preventivos.

Respecto a que el deporte no sólo es saludable podemos argu-mentar:

1. Si nos fijamos en los efectos del deporte concebido en susentido más estricto, la imagen que obtenemos es bien lejanaa la de una actividad saludable. No consiste sólo en ejerciciofísico; también se compone de competición, «citius, altiusfortius», sometido a normas y reglamentos, burocratizado...Se valora mucho la idea de ganar y ello no sólo en el alto ren-dimiento. Lesiones permanentes constituyen un problema cre-

31

3 «Self-fulfilling prophecy», en inglés.

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (32)

ciente en la esfera deportiva. En el caso del deporte de rendi-miento hay que entrenar cada vez más, con mucha intensidaddesde edades tempranas —a menudo con el consentimientoy hasta bajo la presión paterna— y el precio que se paga porello son lesiones de gravedad.

2. Muchos deportes de contacto físico se plantean como bata-llas; y no sólo el boxeo sino también otros más «civilizados»como el fútbol, balonmano... La relación entre deporte, agre-sión y violencia proporciona una buena perspectiva para en-tender las diferencias de género en el deporte puesto quetanto una como la otra son consideradas demostraciones demasculinidad. No es de extrañar que los índices de lesionessean mayores en estos deportes que en actividades físicas nocompetitivas. Muchos estudios realizados tanto en Gran Bre-taña (...), Alemania (Wydra, 1996) u Holanda (Galen/Die-driks, 1989) alertan sobre el impacto económico de los acci-dentes asociados al deporte.

3. No hay duda de que el riesgo de lesiones varía de un deportea otro. Son relevantes tanto en deportes colectivos (fútbolamericano, fútbol, rugby, balonmano) como en individuales(esquí, equitación, bolos...) o en deportes de riesgo. Y, muyespecialmente, cuando en ellos se busca la performance.

4. También son de destacar —al menos en lo que se refiere aAlemania— lesiones relacionadas con la práctica deportiva ylas bebidas alcohólicas. Estas forman parte de los rituales aso-ciados a la vida social de los clubes (Lüschen, et al., 1993).

5. Muchas personas practican deporte no porque es saludablesino porque buscan el riesgo y la excitación que les propor-ciona. Los índices de lesiones que se dan en estos ámbitosson elevados (Albert, 1999).

En conjunto, las personas que practican deporte se ven confron-tadas a una incertidumbre estructural: aunque podamos elegir eltipo de deporte y los efectos que deseamos que produzca, nuestrasexpectativas pueden verse frustradas. Por lo tanto: a) es inciertoque lo esperado se produzca ya que, como hemos visto, tales espe-ranzas son ideologías legitimadoras que sirven para justificar lasdemandas de apoyo oficial; b) los efectos deseados dependen con

32

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (33)

frecuencia de factores incontrolables (polución, condiciones devida...); c) estos efectos sólo son posibles con una inversión impor-tante de dinero, tiempo, fuerza y energía la cual disminuirá a me-dida que los efectos deseados no se hagan visibles con rapidez. Esconocido que muchas bicicletas y otro material deportivo quedanarrinconados después de los momentos iniciales de euforia; y d) enmuchos casos, el efecto depende de que sea visible y constatadopor los demás, lo cual tampoco es una prueba fidedigna del mismo.

Para resumir, y citando a Grupe (2000): «Si el deporte es salu-dable, tal como con frecuencia se espera y se cree, ¿en qué medidalo es? ¿bajo qué condiciones? Estas preguntas sólo son vagamentecontestadas puesto que, fundamentalmente, se carece de datos em-píricos sólidos. No hay evidencias empíricas sobre cuánto deportedebe ser practicado o a qué nivel (alto nivel o deporte de ocio).Además, en bastantes casos el deporte genera problemas de saludcomo es el caso del esquí donde se da un elevado número de lesio-nes. Por tanto, la relación concreta entre deporte y salud es todavíapoco clara; ha de ser abordada con mucha prudencia.»

Este panorama planteó una situación muy problemática a las or-ganizaciones deportivas, al menos las alemanas. El argumento funda-mental de su legitimación comenzó a ser incierto y hasta puesto enentredicho por destacadas personalidades científicas implicadas enestas organizaciones. Las investigaciones mostraban cada vez conmayor intensidad el carácter ideológico del paradigma deporte-salud.

Hay que tener en cuenta la situación en que se encontraban lasorganizaciones deportivas en los años 60 y 70. Después de la Se-gunda Guerra Mundial, el deporte luchaba por obtener una acepta-ción social generalizada y el apoyo del sector público. En tanto queforma específica de actividad corporal estaba infravalorado en rela-ción a otras actividades intelectuales y culturales. En general, no seaceptaba como una asignatura escolar, el profesorado no gozaba dela misma valoración que el resto, el apoyo oficial era mínimo, noera reconocido como disciplina científica en las universidades... Eldeporte era una actividad de unos pocos chicos jóvenes de las cla-ses medias. Todo ello justifica que la ideología del deporte saluda-ble fuera muy importante para obtener un reconocimiento generali-zado del deporte. De ahí que los resultados de las investigacionesempíricas sobre los dudosos efectos saludables de esta actividad

33

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (34)

crearan gran incertidumbre hasta el punto que las organizacionesdeportivas trataron de ocultarlos.

Debido al hecho de que el argumento deporte-salud fue puesto enentredicho, durante esta época se elaboran múltiples discursos en losque se proclaman todas las funciones que cumple el deporte en la so-ciedad. Un primer ejemplo es la Charta des Deutschen Sports4, apro-bada por la Deutscher Sportbund (Asociación alemana del deporte)donde se puede leer: «en las sociedades modernas el deporte cumplecon importantes funciones biológicas, pedagógicas y sociales. El de-porte mejora la salud, ayuda a configurar la personalidad, es un factoreducativo indispensable, favorece la vida en comunidad...». Por todasestas razones se considera que el deporte se ha de valorar mucho.

Una vez más el problema es que tenemos un conocimiento em-pírico y científico muy limitado sobre las funciones reales ejercidaspor el deporte. En general, estas funciones positivas atribuídas aldeporte surgen de experiencias individuales pero, en la mayoría deocasiones, no existen evaluaciones empíricas sistemáticas.

Un vacío en el conocimiento invita a todo tipo de especulacio-nes. Recientemente, hemos analizado todos los discursos, argumen-taciones, principios fundamentales de la Deutscher Sportbund enrelación a los valores, funciones y significado atribuído al deporte.Hemos encontrado más de doscientos cincuenta «valores» lo que esun buen ejemplo de imaginación. En consecuencia, el deporte seconvierte en un campo abierto a todo tipo de manipulación y abusopolítico; por desgracia, tenemos numerosos ejemplos de estos abu-sos fundamentados en los valores del deporte.

Vemos pues que toda referencia a las funciones del deporte tieneun marcado carácter ideológico ya que, como he argumentado, los re-sultados de las investigaciones ofrecen resultados dudosos al respecto.

El modelo de deporte-bienestar

Sin embargo, en esta situación crítica, surgió un nuevo modelode relación entre deporte y salud. Se basaba en la definición de sa-lud aportada por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) ba-

34

4 Carta del deporte alemán.

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (35)

sada en el concepto de bienestar (Figura 3). Dicho concepto cam-bió inmediatamente el de deporte. En muy poco tiempo, comenza-ron a surgir muchas publicaciones —promovidas por miembrosmuy influyentes de las organizaciones deportivas— con el mismotipo de argumentación: el deporte es bueno para el bienestar. Conello se daba una salida al dilema planteado anteriormente. El bie-nestar no sólo se refiere a un concepto muy amplio de salud sinoque también a las condiciones sociales y el marco ambiental en quese produce y no únicamente al cuerpo sino a la situación psicoló-gica y social. Más concretamente:

1. Subjetivación del concepto de salud y de bienestar. Cadapersona hace una valoración individualizada de su bienestar;no hay parámetros objetivos para medirlo.

2. Pérdida de importancia del concepto deporte/salud de lasciencias naturales y aumento de un concepto más orientadoal entorno social y cultural de la persona. Todo ello muy di-ferenciado e impreciso hasta el punto de que existen hastatrece escalas de medición del bienestar. El carácter difuso delconcepto es obvio.

3. Depende de la edad, el estatus social, material, económico,social, situaciones coyunturales...

Figura 3Modelo subjetivo multicausal de bienestar

Así pues, el concepto de deporte/bienestar fue un excelente ca-jón de sastre en el cual se podían encontrar todo tipo de funciones eimpactos. Las organizaciones deportivas lo hicieron suyo añadiendo,por supuesto, que el deporte era todavía mejor si se practicaba en elmarco de los clubes deportivos.

Esta nueva interpretación podría haber tranquilizado mucho alas organizaciones si no se hubieran producido cambios fundamen-

Parámetros de las actividades deportivas Situaciones coyunturales Parámetros de bienestarSituación individual

35

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (36)

tales en el panorama del deporte, al margen de las estructuras tradi-cionales pero también —en parte— en contra de las mismas.

A la búsqueda de un nuevo modelo

A partir de mediados de los ochenta las organizaciones deporti-vas se han visto confrontadas a la necesidad de competir frente ados situaciones:

1. la emergencia de nuevos deportes denominados california-nos, «fun», «Fun»-salud...

2. la de nuevas organizaciones deportivas.

Respecto al primer punto, los sociólogos del deporte contemporá-neos sostienen mayoritariamente que el concepto de deporte tradicio-nal ya no es útil para definir la situación actual. Según ellos, «de-porte» sirve como sinónimo de cualquier actividad conectada con lacultura del cuerpo y la actividad física. Ha perdido su identidad ante-rior. El abanico de deportes es cada vez más amplio y difuso: Seiki yTai Chi, Beauty Shaping y body Dancing, Streching y Calethenics,All Style Kick Boxing, Somagogics, Freeclimbing, Trekking, Hap-kido y Thai Boxing, Shihatsu, Meditación y Yoga...; cito únicamentealgunas de las actividades que abarca actualmente el concepto de de-porte. Aparecen nuevos deportes y durante un corto período de tiempogozan de gran popularidad: surf, squash, aerobic, parapente, voley-playa, Streetball... El Bundesinstitut für Sportwissenschaft (InstitutoFederal de Ciencias del Deporte de Alemania) considera que se debentener en cuenta unas ciento cincuenta actividades a la hora de planifi-car las instalaciones deportivas. Una investigación sobre los clubesdeportivos en Alemania puso de manifiesto que éstos hacen una ofertade doscientas cuarenta actividades (Heinemann/Schubert, 1994). Es-tos ejemplos, entre otros, sirven para poner de manifiesto la dificultadcada vez mayor para definir lo que el deporte, en realidad, es.

¿Cuáles son las características de estos nuevos deportes, en con-traste con los tradicionales ofrecidos mayoritariamente por las or-ganizaciones voluntarias?:

—menor grado de competición y menor orientación hacia lavictoria,

36

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (37)

—menor grado de exigencia para participar, menor habilidadmotriz, apto para todas las edades y géneros. Aislamiento delas motivaciones; se pueden practicar varias actividades cadauna con una motivación diferente (salud, diversión...) y efec-tos diferentes. Se puede practicar sin ser deportista. Equipa-miento variado que ayuda a alcanzar la salud por etapas comosi ésta fuera acumulable (Heinemann, 1994),

—desregulación y menor grado de disciplina,—combinación de salud con diversión «fun» (una nueva revista

se llama Fit for Fun); la búsqueda de la salud es lo que di-vierte.

En cuanto a las nuevas organizaciones hay que destacar elenorme crecimiento de los centros comerciales de fitness que hacenuna oferta basada en el concepto lineal y monocausal de deporte-salud. La industria ligada a estas organizaciones desarrolla una tec-nología deportiva cada vez más sofisticada que hace posible lapráctica de nuevos deportes; la navegación a vela es más accesibledesde que se han desarrollado instrumentos que la facilitan, hay bi-cicletas para todos los gustos y necesidades, cada cual puede andaro hacer excursiones con el calzado más apropiado y una ropa ligerapero caliente e impermeable... En el marketing de estas industrias,el argumento de la salud es uno de los más utilizados para promo-cionar sus productos.

¿Cómo se puede explicar la emergencia y crecimiento de estosnuevos deportes orientados a la salud o/y a la diversión y el éxitode las nuevas organizaciones deportivas comerciales? Es precisomencionar dos factores:

1. cambios en los tipos de enfermedad y el sentido y la impor-tancia de la salud,

2. nuevos conceptos de la construcción social del cuerpo.

En relación a los tipos de enfermedad, se ha producido un cam-bio fundamental: en el pasado, las enfermedades se debía funda-mentalmente a causas «naturales»: bacterias, virus, condiciones hi-giénicas, alimentación, polución, epidemias, accidentes laborales...Hoy en día, las enfermedades psicosomáticas —de civilización—han aumentado mucho; se calcula que un 40% de las enfermedades

37

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (38)

son de este tipo. De nuevo, el deporte y el movimiento corporal sonconsiderados como el mejor instrumento para combatirlas.

En el curso de los últimos doscientos años, se ha ido produ-ciendo una transformación en el concepto de salud. Se ha pasadode uno basado en términos de supervivencia a otro en que lo impor-tante es la ausencia de enfermedad. En este nuevo momento, cobraénfasis la capacidad individual para trabajar diariamente en la me-jora del propio bienestar, calidad de vida y felicidad.

Merced a los argumentos expuestos, se pueden entender las«nuevas» e intensas relaciones entre los cambios en la percepciónde la enfermedad y a) la importancia creciente de la salud y b) laimportancia del cuerpo. Con la presión de estos nuevos problemas,la cuestión de la salud, los posibles efectos saludables del deporte yla atención al propio cuerpo se convierten en cuestiones centrales.

Al respecto, podemos observar un creciente interés por la saludy la forma física en todos los grupos de edad, en especial, en los demás de 35 años. La certeza de que un cuerpo saludable es deseabley beneficioso, así como la posibilidad permanente de medir el es-tado de salud/no-salud, hace posible que el ideal de un cuerpo salu-dable se haya convertido en uno de los valores más importantes denuestras sociedades. Tanto las organizaciones voluntarias como lascomerciales anuncian sus ofertas basadas en este principio general-mente aceptado, muy especialmente, por las clases medias y altas.

Un cuerpo saludable, en forma, es la prueba social de un espí-ritu juvenil, es el rechazo de los desagradables síntomas del enveje-cimiento. El significado simbólico del fitness y la salud ha variadosu posición en la estructura tradicional de los símbolos. Un cuerpoflexible, enérgico, esbelto se convierte en símbolo de eficiencia yéxito social. Banqueros, gerentes, políticos, pero también agriculto-res y amas de casa se vuelcan en la búsqueda de esta apariencia ne-cesaria para la aceptación social (Rittner, 1985).

También se han dado cambios importantes en la construcciónsocial del cuerpo. Como he comentado anteriormente, los orígenesdel deporte están conectados con un nuevo concepto y uso delcuerpo: el cuerpo es «sólo» un instrumento controlado por nuestraconciencia. Por sí mismo, pierde sus sentido, importancia y funcio-nes. En aquel momento, la identidad ya no se construía a través delcuerpo; la inteligencia, el carácter, las habilidades adquirieron ma-

38

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (39)

yor significado. El antropólogo Douglas (1974) llegó a decir que lacomunicación entre personas era como entre fantasmas puesto queel cuerpo había dejado de existir.

Esta situación de elevado control e ignorancia del cuerpo co-mienza a cambiar hacia los años 80 y cobra importancia un movi-miento orientado a la revalorización del cuerpo. Surgen nuevosconceptos y modos de aproximación al cuerpo. Este deja de ser uninstrumento y vuelve a ser una entidad con valor propio e impor-tante para la identidad. Emergen movimientos cuyo objetivo es ob-servar y aprender a percibir el cuerpo, sus sentimientos, necesidadesy demandas. Se valora un cuerpo libre de modo que los sentimien-tos de vergüenza y recato pierden importancia. Surgen nuevos idea-les del cuerpo (deportivo, ágil, delgado, saludable...) que, como yahe mencionado, dan identidad a la persona. El deporte, y en espe-cial los nuevos deportes, son percibidos como un ámbito para larealización de estos ideales de cuerpo.

Estos cambios han vuelto a producir gran incertidumbre a lasorganizaciones deportivas tradicionales. El bienestar propugnadomediante la práctica deportiva tradicional pierde su sentido ante laemergencia de nuevos deportes practicados al margen de estas or-ganizaciones. Ya no gozan del monopolio del modelo deporte/bie-nestar y ven sus prerrogativas puestas en duda dentro del mismosistema deportivo. Se encuentran, pues a la búsqueda de un nuevomodelo legitimador.

Apunte metodológico: a modo de conclusión

Tal como he anunciado al inicio de mi presentación, mi objetivono ha sido argumentar si el deporte es saludable o no. He querido de-mostrar la tesis según la cual la relación entre deporte y salud es bási-camente ideológica y cumple funciones específicas para diferentesgrupos de interés en situaciones culturales, políticas y económicasque se han dado en el curso del desarrollo del deporte moderno. A lolargo de la reflexión he ido demostrando esta cuestión en diferentesmomentos históricos. Si ahora resumimos los resultados de este análi-sis, podemos elaborar un marco teórico a partir del cual las raíces, asícomo los contenidos y funciones de esta ideología, se pueden deducir.

39

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (40)

Figura 4La subcultura de la salud en la intersección

de las culturas de la salud, el cuerpo y el deporte

El paradigma salud-deporte sólo se puede analizar en la inter-sección de tres culturas:

—la cultura deportiva;—la cultura de la salud;—la cultura del cuerpo;

Cada uno de estos ámbitos debe ser analizado según cuatro ni-veles diferentes:

—el de las ideas, valores, justificaciones, «filosofías»;—el de la estructura organizativa;—el de sus miembros, sus estilos de vida, estatus social, moti-

vaciones e interacciones sociales;—el de su enraizamiento con diferentes contextos históricos, cul-

turales, políticos, sociales y económicos.

En relación a la cultura deportiva debemos centrar nuestra aten-ción en:

—la «filosofía», legitimación social e ideologías;

Cultura dela salud

Cultura delcuerpo

Culturadel deporte

Subculturade la salud

40

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (41)

—su estructura organizativa: importancia de las organizacionesvoluntarias, impacto de las empresas comerciales e influenciade las ofertas públicas;

—abanico de actividades y modalidades de práctica, desde elalto nivel al deporte para todos;

—la estructura social, motivación y estilos de vida de los parti-cipantes;

—abanico de motivaciones, intereses e impactos del deporte;—las formas de sociabilidad (culturas organizativas, estilos de

vida...);—arreglos institucionales existentes entre los tipos diversos de

organizaciones.

En referencia a la cultura de la salud es preciso analizar:

—sentido e importancia atribuídos;—estilos de vida más o menos saludables;—importancia de los chequeos médicos;—institucionalización del sistema sanitario;—el sistema sanitario como parte del Estado del bienestar y del

sector privado;—la posibilidades individuales de acceder a las ofertas institu-

cionales;—los costos individuales del sistema sanitario;—ideologías dominantes.

Y en relación a la cultura del cuerpo:

—el sentido específico del cuerpo y de la conciencia del mismo—su grado de formalización e instrumentalización;—la reconstrucción cultural de la relación entre «tener un cuerpo»

y «ser un cuerpo»;—el tipo de socialización corporal (habilidades motrices, auto-

percepción del cuerpo...);—el desarrollo de sistemas sociales específicamente orientados

al cuerpo.

Mediante este modelo adquirimos conciencia de la complejidade interdependencias que se deben tener en cuenta al analizar el pa-radigma salud-deporte. Si tenemos en cuenta los diferentes esbozos

41

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (42)

de modelos propuestos, surgidos del marco teórico propuesto, esposible comprender la necesidad de llevar a cabo investigacionesmás minuciosas para poderlos ir precisando y llegar así a compren-der en profundidad la relación salud-deporte que ha sido objeto demi presentación.

Bibliografía

ALBERT, E. (1999), «Dealing with danger. The normalisation of risk incycling» en International Review for the Sociology of Sport, 34, 2.

CACHAY, K. (1988), Sport und Gesellschaft, Schorndorf.DOUGLAS, M. (1974), Ritual, Tabu und Körpersymbolik, Frankfurt.GALEN, W. & DIEDERIKS, J. (1990), Sportblessures breed uigemeten, Haarlem.GRUPPE, O. (2000), Vom Sinn des Sports, Schorndorf.HEINEMANN, K. (1994), «El deporte como consumo» en Apunts-Educación

Física y Deportes, 37.HEINEMANN, K. (1998), Einführung in die Soziologie des Sports, Schorn-

dorf (4.ª ed.).HEINEMANN, K. (1998ª), Introducción a la Economía del deporte, Barce-

lona.HEINEMANN, K. & SCHUBERT, M. (1994), Der Sportvereine-Ergebnisse einer

empirischen Untersuchung, Schorndorf.LÜSCHEN, G.; ABEL, T.; co*ckERHAM, W. & KUNZ, G. (1993), «Kausalbe-

ziehungen und sozio-kulturelle Kontexte zwischen Sport und Gesund-heit» en Sportwissenschaft, 13, 2.

PAFFENBARGER, R.S. (1988), «Contributions of epidemiology to exerciseand cardiovascular health» en Medicine and Science in Sport and Exer-cise, 20.

PYÖRÖLA, K. (1965), «Cardiovascular studies on former endurance athlets»en Institute Occupational Health, 19, Helsinki.

RITTER, V. (1985), «Sport und Gesundheit» en Sportwissenschaft, 15 (2).WYDRA, G. (1996), Gesundheitsförderung durch sportliches Handeln,

Schorndorf.ZIMMERMANN, K. (2000), Gesundheitsorientiertes Muskeltraining, Schorn-

dorf.

42

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (43)

Parte IBeneficios del deporte como práctica de ocio

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (44)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (45)

Evaluación de los efectos socioeconómicos de la práctica deportiva.La salud y el deporteVillalba Cabello, F.

Los conocimientos actuales en el campo de las ciencias de lasalud han introducido una nueva dimensión en la práctica depor-tiva. El deporte ya no es solamente un entrenamiento o un modocompetitivo de manifestación social. Tampoco se trata de una prác-tica profesional exclusiva para unos pocos atletas. Se sabe que elejercicio físico reglado es un modo de hacer salud y, en muchasocasiones, de mantenerla o recuperarla.

La correlación entre la actividad física de ocio y la salud se co-noce cada vez mejor. Existe consenso entre investigadores de dis-tintas disciplinas acerca de que la actividad física regular provocaefectos beneficiosos para la salud. Así, la práctica regular del de-porte puede mantener y mejorar sensiblemente las capacidades fun-cionales, proteger las estructuras, frenar el proceso de deterioro de-bido al envejecimiento y a la inactividad, y prevenir enfermedades,en la medida en que influye en:

1. los músculos del esqueleto: potencia, fuerza y resistencia,2. la función motriz: agilidad, equilibrio, coordinación y velo-

cidad de movimiento,

45

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (46)

3. el esqueleto y las articulaciones: estructura y función de lasarticulaciones, flexibilidad, densidad ósea,

4. la función cardiorespiratoria: capacidad aeróbica y resistencia,5. el metabolismo: glúcidos y lípidos,6. el sistema inmunitario, y7. la salud psicológica, funciones cognitivas y comportamiento.

Los beneficios derivados de la actividad física no resultan fácil-mente mensurables en todos los casos y, en ocasiones, es difícilcuantificarlos como por ejemplo, la reducción de riesgos de enfer-medades de etiología conocida. Para medir estos beneficios de formaadecuada, es necesario verificar hasta qué punto son reales los efec-tos positivos de la actividad física sobre la salud, para lo que a me-nudo se utilizan criterios como los propuestos por Hill (1965) y porRothman (1982), y que han sido aplicados por Powel et al. (1987)en investigaciones sobre el ejercicio físico y las enfermedades co-ronarias, tales como la convergencia de los resultados de diferentesestudios, así como un coeficiente de correlación elevado, o un ele-vado rigor de la sucesión causa-efecto, etc.

Desde hace tiempo se conoce que el ejercicio físico mejora ypreserva la aptitud musculo-esquelética, ya que aporta los estímulosnecesarios para el crecimiento y desarrollo del niño, compensa ladisminución de la aptitud muscular que comienza a desaparecer aedad madura y detiene o invierte el declive del estado físico provo-cado por la inactividad y una vida demasiado sedentaria. La capaci-dad de los músculos para reaccionar a la actividad física es muy im-portante, y la mejora puede alcanzar fácilmente entre el 15 y 20 porciento e incluso más del 100 por cien si el nivel de partida es muybajo. Por tanto, puede decirse que el ejercicio físico constituye unmedio eficaz para mantener o adquirir una buen aptitud muscular.

Por otra parte, la aptitud motriz (agilidad, coordinación y velo-cidad) es esencial para practicar un deporte, y parece ser que existeuna correlación entre la disminución de la capacidad motriz y elriesgo de caídas en las personas de edad avanzada. En este sentido,la aptitud motriz es una dimensión de la aptitud física relacionadacon la salud, aumentando su importancia con la edad. Los efectosde la práctica de algún ejercicio físico sobre la aptitud motriz hansido menos estudiados que los efectos sobre la aptitud muscular, si

46

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (47)

bien los estudios muestran que los individuos que realizan algunaactividad física consiguen, en general, un nivel superior de aptitudmotriz, lo que podría explicar quizás el hecho de que padezcan me-nos fracturas por caídas y otros accidentes (Sorock et al., 1988;Law et al., 1991).

La práctica del deporte conlleva, a su vez, otros hábitos de com-portamiento favorables para la salud. Así, un estudio de Wankel ySefton (1994) sobre el consumo de tabaco muestra una correlaciónnegativa entre el tabaquismo y la participación en actividades físicasrecreativas y, en general, los deportistas fuman menos que los nodeportistas. De igual modo, por regla general, los deportistas tienenmejores hábitos alimentarios que los sujetos menos activos. Por otraparte, no es que se observe una relación sistemática entre el consumode alcohol o drogas y la actividad física, aunque es posible que losefectos psicológicos y psicosociales del ejercicio y el deporte contri-buyan de forma indirecta a la reducción del consumo de alcohol ydrogas, así como de la delincuencia (Williams, 1994).

De esta forma, la actividad física es beneficiosa para todo elmundo, a todas las edades, y tanto para el que goza de buena saludcomo para el que padece alguna enfermedad. Al mismo tiempo, estádemostrado que la práctica regular del ejercicio físico provoca unadisminución en la frecuencia de enfermedades corrientes que afectanal sistema muscular, al metabolismo y al sistema cardiovascular (es-pecialmente, osteoartritis, artrosis, fracturas de origen osteoporósico,enfermedades coronarias, hipertensión arterial, etc.). Es evidente, queel beneficio de la actividad física es mayor cuanto más elevado es elriesgo de que se produzcan tales enfermedades, por lo que resulta máspatente entre las personas de mediana edad, aunque también en los ni-ños y en los adultos más jóvenes se aprecian estos beneficios.

En suma, la evidencia disponible sugiere que el deporte reper-cute positivamente en la salud, física y mental, de quien lo practica.Los deportistas disfrutan de mejor salud y adoptan hábitos de vidamás saludables que aquellos individuos que llevan una vida más se-dentaria. Por último, debemos mencionar que la participación en eldeporte se asocia con una mayor calidad de vida, pues se ha consta-tado que los individuos que practican deportes también participanen un rango mayor de actividades de ocio, como las culturales, quelos no practicantes.

47

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (48)

En general, es posible pensar que un modo de vida sedentariose traduce en costes, tanto para el individuo como para la sociedad.Así, una mayor actividad física puede llevar consigo una reducciónde los costes de asistencia sanitaria y del absentismo laboral, comose desprende de los programas destinados a promover la salud enlos centros de trabajo, al tiempo que la mayor parte de las personasque practican alguna actividad física de forma regular declaran queésta provoca un efecto positivo sobre su bienestar.

Por otra parte, la práctica deportiva puede generar algunos efec-tos negativos sobre la salud de los practicantes. Sin duda, la prácticadeportiva puede conllevar ciertos riesgos, dependiendo de las condi-ciones del ejercicio, del esfuerzo requerido, de la forma física y delgrado de entrenamiento. Para que el deporte contribuya a la mejorade la salud, es necesario determinar su grado de riesgo, las posibili-dades de accidentes y la frecuencia de estas posibles complicaciones.En este sentido, los accidentes más frecuentes son las lesiones, sinque puedan excluirse los riesgos de accidente cardiovascular, muertesúbita e infarto de miocardio, aunque éstos son realmente mínimos.

De esta forma, pese a que el ejercicio de una actividad física ori-gina importantes beneficios sobre la salud y reduce los riesgos deciertas enfermedades, los accidentes que ocurren en el transcurso deuna actividad deportiva y las lesiones que se producen a consecuen-cia del ejercicio constituyen una carga para los que practican la acti-vidad física y para la sociedad en general (considerando los gastosen medicina pública, las horas de baja laboral). Por tanto, los bene-ficios derivados de la práctica deportiva resultan aminorados por loscostes directos e indirectos que provocan estas lesiones.

En definitiva, la mayor parte de los estudios señalan que la im-portancia de las lesiones y otras complicaciones, sobre todo cardía-cas, que puedan surgir como consecuencia de la práctica deportiva,es mínima, siempre y cuando la actividad física se practique deacuerdo a las recomendaciones citadas. Por tanto, puede afirmarseque la actividad física orientada a la mejora de la salud es segura.Por el contrario, el riesgo aumenta cuando se practica de formairregular, con una intensidad, duración o frecuencia que no corres-ponden a los hábitos del sujeto, aumentando en el caso de que senecesite mayor velocidad, potencia y exista el peligro de contactocorporal. Por este motivo, algunos deportes que presentan una ele-

48

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (49)

vada incidencia de lesiones y complicaciones no pueden incluirseentre las actividades físicas que benefician la salud, siendo desacon-sejable su promoción.

Una aproximación a la cuantificación de los efectos de la práctica deportiva sobre la salud en Andalucía

Es necesario remarcar que realizar una estimación económicade todos los efectos de la práctica deportiva se torna una tarea com-plicada. Tal y como hemos visto, la cantidad de elementos que in-tervienen en la transmisión entre deporte y salud son muy ampliosy la mayoría de ellos caen fuera del ámbito cuantitativo de la econo-mía, si bien pueden tener un tratamiento económico a nivel teórico.Por tanto, el objetivo de nuestro análisis no es realizar una estima-ción de la totalidad de efectos provocados por la práctica deportivay su cuantificación monetaria, sino intentar realizar una aproxima-ción que nos permita tener una idea general, en términos moneta-rios, de la importancia que pueden tener dichos beneficios.

La evidencia de la relación positiva entre deporte y salud se haido estableciendo de forma muy consistente a partir de los años 50.Inicialmente, la mayoría de los estudios se centraron en las enfer-medades coronarias y se encontró que los individuos con hábitossedentarios tenían un mayor riesgo de sufrir ataques al corazón. Porejemplo, el estudio de Morris et al. (1953) mostró que los revisoresde autobuses (que pasan buena parte del día andando y subiendo ybajando escaleras) tenían un menor riesgo de sufrir ataques de co-razón que los conductores, cuyo trabajo es mucho más sedentario.

Posiblemente, el estudio más importante sobre la relación entreel tipo de trabajo realizado y el riesgo de sufrir enfermedades coro-narias es el realizado por Paffenbarger et al. (1990). Estos autoreshicieron un seguimiento, durante 22 años, de los trabajadores delpuerto de San Francisco y prestaron particular atención a la energíaque requería el trabajo realizado por los cargadores, por una parte,y los inspectores y supervisores, por otra. Se estableció que los tra-bajadores que empleaban al menos 8.500 kilocalorías por semanatenían un riesgo significativamente menor de sufrir un ataque al co-razón que aquellos que gastaban menos energía por semana. El es-

49

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (50)

tudio concluía que si todos los trabajadores hubieran realizado acti-vidades que comportan el empleo de más de 8.500 kilocalorías porsemana la tasa de mortalidad debida a ataques de corazón se hu-biera reducido en un 50 por ciento.

El anterior estudio relacionó la salud con el tipo de trabajo que rea-liza una persona. Desde la perspectiva práctica, la cuestión relevantees determinar si los trabajadores que desempeñan actividades sedenta-rias pueden disfrutar de una mejor salud practicando deportes en susratos de ocio. Hay diversos estudios epidemiológicos que sugieren queesto es, sin duda, posible. Por ejemplo, Morris et al. (1980) analizaronlas actividades de ocio de 17.944 funcionarios británicos de medianaedad y constataron que la probabilidad de sufrir una enfermedad coro-naria era un 50 por ciento inferior en el caso de los individuos que rea-lizaban ejercicio físico regularmente. En una investigación posterior,Paffenbarger et al. (1986) analizaron el consumo energético semanalligado a actividades deportivas de unos 16.000 alumnos de Harvard.Se constató que la tasa de mortalidad (debida a cualquier razón) dismi-nuía gradualmente conforme el consumo energético ligado al ejerciciofísico aumentaba desde 500 hasta 3.500 kilocalorías semanales.

Debe señalarse, por último, que los modelos económicos que in-tentan explicar las fuentes del crecimiento económico conceden, cadavez más, un papel relevante a la sanidad. Así, el estado de bienestarde los ciudadanos motivado por su nivel de salud se convierte en unode los factores que influyen en el crecimiento de la renta de una deter-minada economía. La salud contribuye positivamente al aumento dela productividad de los trabajadores, al tiempo que reduce el absen-tismo y el coste de las bajas por enfermedad. Todos estos factorescontribuyen a aumentar las potencialidades de crecimiento futuro, loque demuestra la importancia que tiene el deporte como elementoque permite mejorar la salud de la población y, así, aumentar las po-sibilidades de crecimiento y desarrollo económico.

Costes sanitarios del deporte: el riesgo de accidentes

Tal y como se ha comentado anteriormente, la práctica depor-tiva puede tener efectos negativos sobre la salud debido al riesgode accidentes que se producen en dicha práctica. Pese a que el por-

50

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (51)

centaje de lesiones es pequeño, el número total de accidentes puedeser muy elevado en determinados deportes muy practicados.

El deporte y el ejercicio ocasionan un número significativo deaccidentes y lesiones. Se ha calculado por ejemplo, que en los Paí-ses Bajos el deporte producía 3,3 accidentes cada 1.000 horas (VanGalen y Diedericks, 1990). En Alemania, los accidentes represen-tan entre el 10 y 15 por ciento de la cantidad total (Steinbruck yCotta, 1983), y del 5 al 10 por ciento de todas las hospitalizacionesy visitas a unidades de día (Schürmeyer et al., 1983). Otro estudiorealizado por De Löes (1989), para un ayuntamiento sueco, revelaque los accidentes relacionados con el deporte suponen el 17 porciento del total, cifra similar a los accidentes laborales, que suponíanel 19 por ciento, y muy superior al 7 por ciento que representabanlos accidentes de circulación. A su vez, una encuesta realizada enFinlandia en 1991 ponía de manifiesto que de 886.000 accidentes yagresiones con lesiones, el 27 por ciento se debía a los deportes y alejercicio físico (Heiskanen y Kostela, 1994).

No obstante, y pese a estas cifras, la gravedad de los accidentesrelacionados con el deporte es muy desigual, siendo la mayoría deellos bastante benignos. De hecho, Van Mechelen et al. (1992) esti-maron que entre el 50 y 60 por ciento de los accidentes debidos aldeporte no interrumpen la práctica deportiva durante mucho tiempo.Según Sandelin et al. (1987), el 71 por ciento de las lesiones son be-nignas con una interrupción de la actividad deportiva inferior a unasemana, el 20 por ciento es medianamente grave con una interrup-ción entre 1 y 3 semanas, y el 9 por ciento restante es grave. ParaDe Löes (1989) estos porcentajes son diferentes, destacando el 20por ciento de accidentes menores, 50 por ciento de accidentes querequieren entre 1 y 4 semanas de interrupción de la actividad depor-tiva, y 30 por ciento de accidentes graves. En este último caso, seobtiene que el 29 por ciento de las lesiones requiere interrumpir eltrabajo, con una duración media de la baja laboral de 21,5 días. Esdecir, el análisis económico revela que cierto porcentaje de bajas la-borales se debe a accidentes relacionados con la práctica deportiva,aunque parece que la mayor parte de las lesiones se curan sin dejarsecuelas, si bien Sandelin et al. (1987) manifiestan que el 11 porciento de las víctimas de accidentes deportivos sigue teniendo difi-cultades o dolores dos años después del accidente.

51

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (52)

El coste económico directo o indirecto de estos accidentes esmuy elevado, y De Löes estima que cada uno cuesta en promediounos 335 dólares. En los Países Bajos, los accidentes deportivosque precisan tratamiento médico suponen un coste de 225 millonesde dólares, mientras que en Alemania el coste anual de las lesionesde origen deportivo se estima en más de 2.500 millones de dólares.Estas cantidades ponen de manifiesto que los accidentes debidos ala práctica de una actividad física representan un coste importantepara la sociedad y para las propias víctimas. Por este motivo, es ne-cesario conocer cómo se reparten los costes, qué actividades son pe-ligrosas y cuáles son los individuos en situación de riesgo. En estesentido, De Löes (1989) y Heiskanen y Kostela (1994) son dos estu-dios que ayudan a conocer estas características.

Para De Löes, la mayoría de las víctimas de accidentes deporti-vos son jóvenes (edad media de 23 años, en los hombres y 19,3 años,para las mujeres), y es, en los deportes de equipo, donde se produceel mayor número de accidentes (66 por ciento en la población mas-culina), siendo el fútbol el que ocasiona la mayor cantidad de acci-dentes (50 por ciento entre los hombres y 27 por ciento entre las mu-jeres). Por el contrario, los deportes individuales de resistencia sonlos que ocasionan un menor número de accidentes.

El estudio finlandés llega a conclusiones similares, y en estecaso, el 72 por ciento de los accidentados son hombres, en tantoque el 42 por ciento corresponde a personas entre 15 y 24 años (nose contemplan en el estudio menores de 15 años). La tasa de acci-dentes es del 14 por ciento para el fútbol y 42 por ciento para losjuegos de pelota en equipo en su conjunto, siendo la tasa en el fút-bol por 100.000 participantes y año la más elevada (755), seguidoel voleibol (504) y el hockey sobre hielo (500). Esto muestra quelos deportes de equipo suelen ser los que ocasionan un mayor nú-mero de accidentes, aunque la carrera pedestre y el jogging origi-nan gran número de accidentes (12,7 por ciento del total). Segúneste mismo estudio, la mayor parte de las lesiones carece de grave-dad, y así, el 43 por ciento no requiere tratamiento médico, el 59 porciento sólo provoca ocasionalmente la baja laboral o la interrupciónde la actividad y únicamente, el 4 por ciento requiere hospitaliza-ción. Diversos estudios han establecido que la correlación entre lacantidad total de ejercicio y el riesgo de lesión es particularmente

52

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (53)

fuerte, y que la frecuencia y la duración de las sesiones agravan elriesgo (Jones et al., 1994), aunque éste puede reducirse de formaconsiderable adaptando la cantidad de entrenamiento a la aptitud delindividuo.

Los principales problemas cardiovasculares en el ejercicio y eldeporte son la muerte súbita y el infarto de miocardio, y según unestudio (Vuori, 1994) el número y porcentaje de muertes súbitasdebidas al ejercicio físico son pequeños, de 0,35 al 0,5 por ciento, ysólo entre el 5 y el 8 por ciento son mujeres. El número absoluto demuertes súbitas comienza a aumentar entre los 30 y los 40 años,elevándose después de forma más lenta. El porcentaje de falleci-mientos debidos a enfermedades cardiovasculares crece constante-mente a partir de los 30 años, llegando al 80 por ciento en el casode sujetos de mediana edad y ancianos. El riesgo de muerte súbitadurante la práctica de ejercicio dependerá esencialmente de tresfactores: la forma física del individuo, la regularidad del ejercicio yel esfuerzo cardiovascular que exige, y la capacidad del individuopara detectar síntomas de estrés anormal. En este sentido, se hacomprobado que la mayoría de los casos de muerte súbita se hanproducido en el transcurso de un esfuerzo intenso, y sólo el 10 porciento de los accidentes se han originado a partir de un esfuerzo mo-derado. Algunos investigadores alemanes muestran que el riesgorelativo medio de infarto de miocardio es del 2,1 por ciento (Wi-llich et al., 1993b), mientras que según un estudio americano es del5,9 por ciento (Mittelman et al. 1993).

Realmente, lo que hay que comparar es el ligero aumento delriesgo cardíaco que experimenta una persona de mediana edadcuando practica un ejercicio físico intenso y la gran reducción delriesgo general de ataque cardíaco que se consigue gracias a la prác-tica regular de deporte. Este riesgo es dos veces y media más ele-vado en el caso de individuos sedentarios que en el de individuosactivos de la misma edad. Siscovick et al. (1984) han mostrado queel ejercicio vigoroso aumenta transitoriamente el riesgo de paradacardíaca, y más en el caso de hombres que realizan deporte de formairregular. Así, el riesgo global de parada cardíaca de los hombresdeportistas no supera el 40 por ciento del que corren los individuossedentarios, por lo que parece que el ejercicio regular reduce el riesgocardíaco.

53

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (54)

En definitiva, el ejercicio puede provocar complicaciones car-diovasculares graves en los individuos vulnerables, aunque la can-tidad absoluta y el porcentaje de estos accidentes son pequeños,aumentando si la intensidad del esfuerzo es muy elevada, sobretodo, en individuos que practican de forma irregular el deporte. Noobstante, las ventajas del ejercicio físico sobre la salud compensanestos inconvenientes, sobre todo si la actividad física se practicacon moderación.

Estimación de los beneficios de la salud por la práctica deportiva en Andalucía

Para obtener una estimación de los beneficios que puede gene-rar la práctica deportiva a consecuencia de la mejora general queorigina en la salud de los practicantes, vamos a basarnos en los es-tudios analizados anteriormente. En este sentido, es necesario, porun lado, contar con una valoración de los beneficios derivados de lamejora de la salud y, por otro, con los costes que suponen los acci-dentes relacionados con la práctica deportiva que, en algunos casos,puede conllevar la muerte del individuo.

Como hemos visto antes, los accidentes que se producen en eltranscurso de una actividad deportiva constituyen una carga para losinteresados y para la sociedad, y los costes que ocasiona minoranlos efectos beneficiosos del deporte sobre la salud. Con relación aestos accidentes cabe citar el caso de los montañeros, que practicanuna actividad deportiva que entraña un elevado riesgo, producién-dose, en ocasiones, accidentes que pueden llegar incluso a provocarla muerte. Indudablemente, al margen de la pérdida humana queesto supone, estas vidas suponen un coste que puede valorarse en tér-minos económicos y que, sin llegar a reflejar del todo esta pérdida,puede ayudar a aproximar uno de los elementos negativos de la prác-tica deportiva. No sólo suponen un coste estas muertes, sino tam-bién el número de heridos que la práctica de esta actividad deportivapuede provocar. Este coste económico puede asociarse al hecho, porejemplo, de que estas personas se verán obligadas a abandonar elmercado laboral debido a sus heridas, o permanentemente en el casode muerte, lo cual origina un coste social y económico.

54

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (55)

El ciclismo es otro de los deportes que en los últimos años estágenerando una preocupación creciente en torno al número de acci-dentes relacionados con la práctica del mismo, que en ocasionesacaban en tragedia, por muerte o por graves lesiones irreversibles.La preocupación es tal que se están introduciendo modificacionesen el código de circulación con objeto de intentar evitar estos acci-dentes, cada vez más debido al aumento del número de aficionadosy de los que practican este deporte. En 1998 el número de víctimasmortales a consecuencia de accidentes de circulación en España fuede 5.957 personas, de las que alrededor de 125 eran ciclistas, es de-cir, un 2,1 por ciento del total, cifra pequeña pero que no deja deser significativa, y que evidencia la necesidad de tomar las medidasnecesarias para evitar en lo posible estos accidentes, en una prác-tica deportiva que cada vez cobra mayor protagonismo.

Junto a estos accidentes, que pueden ocurrir en otras muchasdisciplinas deportivas, aunque quizás éstos son los casos más cla-ros y frecuentes, una de las posibles complicaciones cardiovascula-res relacionadas con el ejercicio y el deporte es la muerte súbita.Aunque el riesgo de muerte súbita durante el ejercicio es pequeño,el riesgo relativo aumenta, es decir, el riesgo de morir en el curso deun ejercicio de forma brusca con relación al riesgo de correr la mismasuerte en otras circunstancias. Sin embargo, generalmente el ejer-cicio físico únicamente conlleva riesgos cuando es demasiado fati-goso para el individuo o se efectúa de forma inadecuada. Los indi-viduos sanos rara vez mueren en estas circunstancias, salvo en casode crisis cardíaca provocada por el calor, siendo la edad un factorde riesgo de muerte súbita por la sencilla razón de que la probabili-dad de enfermedad cardiovascular aumenta con los años.

Al margen de los posibles costes que pueden originar los acci-dentes anteriormente citados, podemos considerar igualmente quelos no practicantes de deportes generan unas pérdidas por la mayorutilización de servicios médicos y el consiguiente mayor gasto sa-nitario, la pérdida de tiempo de trabajo y por la pérdida de impues-tos y de ingresos.

No obstante, y dadas las dificultades para obtener estimacionesmás o menos ajustadas de todos los factores anteriores, hemos pro-cedido a realizar una aproximación simple a los beneficios moneta-rios que supone la práctica deportiva en Andalucía. El método de

55

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (56)

cálculo propuesto es el siguiente. En primer lugar, es necesario dis-poner de una estimación sobre la reducción en los costes sanitariosque supone la práctica habitual de deporte por parte de un indivi-duo. Dado que tanto a nivel de España como en el ámbito regional(Andalucía) no existe ningún trabajo en este sentido, recurrimos aestudios realizados para otros países que pensamos pueden ser ex-trapolados a escala regional. En segundo lugar, es necesario cono-cer el número de practicantes deportivos, información que está dis-ponible a través de las diferentes encuestas que se han realizado eneste sentido. Por último, necesitamos conocer cuáles son los costessanitarios de Andalucía. De esta información, la única no disponi-ble es la referente a la disminución en el coste sanitario en los prac-ticantes de deporte, para lo cual utilizaremos los resultados obteni-dos en otros trabajos.

Tal y como muestra el trabajo realizado por Manning et al.(1991), citado anteriormente, los individuos que practican ejer-cicios físicos vigorosos tienen una tasa de hospitalización inferioren un 30 por ciento a los individuos que no practican deporte,mientras que en el caso de los que practican deporte con una intensi-dad moderada, dicha tasa de hospitalización aún podría ser inferior,ya que los accidentes deportivos afectan principalmente a aquellosindividuos que practican deporte de forma más intensa. No obs-tante, también es necesario tener en cuenta los mayores costes sani-tarios provocados por los accidentes deportivos.

Por tanto, y dado que no existe ningún estudio a nivel global, ennuestro análisis utilizaremos tres porcentajes de disminución de loscostes sanitarios motivados por la práctica deportiva, que van del15 por ciento al 25 por ciento, considerados como porcentajes mí-nimo y máximo, respectivamente. Estos porcentajes nos parecenajustados en relación con la evidencia empírica disponible, sobretodo para EE.UU., al mismo tiempo que permiten realizar un análi-sis de sensibilidad. En cualquier caso, y a falta de información máscompleta, este análisis nos permitirá realizar una aproximación entérminos monetarios a los posibles efectos beneficiosos para la so-ciedad, desde el punto de vista de la salud, de la práctica deportiva.

Durante la década de los noventa, las enfermedades que hanprovocado una mayor mortalidad en España han sido, sobre todo,las relacionadas con el aparato circulatorio, los tumores y las enfer-

56

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (57)

medades respiratorias. Las enfermedades del aparato respiratoriohan causado desde principios de los noventa incluso más de 400 fa-llecidos por cada 1.000 habitantes, si bien a partir de 1993 se apre-cia un descenso en estas cifras. Los tumores también suponen unaimportante causa de mortalidad, que en 1995 alcanzó los 258 falle-cidos por 1.000 habitantes, observándose en este caso una tendenciacontraria a la de las enfermedades del aparato circulatorio, aumen-tando la mortalidad desde 1990. Las enfermedades respiratorias, asu vez, presentan una mortalidad en torno a los 90 fallecidos porcada 1.000 habitantes, siendo la tercera causa de mortalidad. Estasenfermedades, sobre todo las relacionadas con el aparato circulato-rio, pueden resultar beneficiadas, atenuándose los síntomas de és-tas, por la práctica regular de actividades deportivas como hemosvisto en el epígrafe uno de este capítulo, por lo que el ejercicio fí-sico puede disminuir el gasto que supone hacer frente a estas enfer-medades y el coste de los fallecimientos que provocan.

En Andalucía, el número de defunciones se ha incrementado un2,25 por ciento en el período 1990-1995, algo menos que en el ám-bito nacional, donde las defunciones han aumentado un 3,93 porciento. Destaca el crecimiento de las defunciones relacionadas conenfermedades de la sangre y trastornos mentales y, en menor me-dida, las defunciones por enfermedades de la piel y del tejido celu-lar subcutáneo. Sin embargo, las causas que provocan un mayornúmero de defunciones son las enfermedades del aparato circulato-rio y los tumores, que son responsables del 39,5 y 24 por ciento,respectivamente, de las defunciones. Un número también impor-tante de defunciones, aunque en menor medida que las anteriores,son las provocadas por las enfermedades respiratorias, que causanel 10,3 por ciento de éstas. La evolución de las defunciones por es-tas tres causas ha sido distinta en la primera mitad de los noventa y,mientras que las muertes por enfermedades del aparato circulatorioy respiratorio han disminuido en este período un 2,14 y 0,29 porciento respectivamente, las defunciones causadas por tumores se hanincrementado en un 10,05 por ciento, causando 13.591 muertes en1995, frente a 12.350 defunciones en 1990.

El aumento de enfermedades y defunciones por estas causas haido acompañado de un incremento del gasto sanitario, por los costesque acarrean estas enfermedades. En este sentido, el gasto en salud

57

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (58)

en España ascendía en 1997 a 34,63 miles de millones de euros, ci-fra que ha ido aumentando desde principios de los noventa, regis-trándose un crecimiento superior al 60 por ciento entre 1990 y 1997.Este gasto representaba en 1997 un 7,4 por ciento del PIB, partici-pación que se ha incrementado desde principios de la década enmedio punto, y donde el sector público supone el 5,8 por ciento dela producción agregada española.

El gasto medio por persona en los hogares españoles ascendíaen 1996 a 156,14 euros, de los que casi el 50 por ciento, concreta-mente el 48,7 por ciento, corresponden a gastos en servicios médi-cos y otros servicios sanitarios, mientras que 36,72 euros se gastanen medicinas y otros productos farmacéuticos. Este gasto ha venidocreciendo desde 1990, observándose entre 1990 y 1996 un aumentodel 68,4 por ciento, que en algunas partidas llega incluso a dupli-carse, como es el caso de los cuidados en hospitales y asimilados yla remuneración de seguros de accidentes y enfermedades. Por otraparte, el gasto farmacéutico de la Seguridad Social alcanzó en 1997los 5.391 millones de euros, duplicando el gasto que se produjo en1990, lo que pone de manifiesto la importancia del gasto realizadoen salud y del ahorro que podría ocasionar una mejora de ésta en ge-neral derivada de la práctica deportiva.

De los datos obtenidos de la encuesta realizada, el 37,8 porciento de la población andaluza mayor de 18 años practica algúndeporte. Dado que el coste sanitario en Andalucía supone un totalde 644,28 euros por persona en 1999, el ahorro que se está gene-rando viene dado en la Tabla 1, aplicando los anteriores porcentajesen términos de reducción del coste sanitario.

Tabla 1Ahorro en costes sanitarios de los practicantes de deporte

según hipótesis de disminución de costes sanitarios (euros per cápita)

15 por ciento 96,6420 por ciento 128,8625 por ciento 161,07

Fuente: Analistas Económicos de Andalucía.

58

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (59)

Tabla 2Ahorro total en costes sanitarios según hipótesis

consideradas, por la práctica deportiva(millones de euros)

15 por ciento 204,3920 por ciento 272,5225 por ciento 340,65

Fuente: Analistas Económicos de Andalucía.

Estos serían los ahorros anuales que se generarían por cada per-sona que se incorporara a la práctica activa de alguna actividad depor-tiva con regularidad y dejara el sedentarismo, es decir, una cantidadentre las 95,69 euros y los 159,48 euros al año por cada nuevo practi-cante, o equivalentemente, puede interpretarse como los menores cos-tes que se están generando en Andalucía por cada actual practicantede deportes. Esto supone que si por cualquier razón (efectos de la ce-lebración de grandes acontecimientos deportivos, cambio en la cul-tura, etc.), por ejemplo, 50.000 andaluces sedentarios comenzasen apracticar deporte, los ahorros en términos de coste sanitario públicoserían entre 4,83 millones de euros y 8,05 millones de euros al año.

En términos globales, el ahorro en costes sanitarios por la prác-tica deportiva en Andalucía sería; dado que la población andaluzamayor de 18 años es de 5.595.045 habitantes, resulta que un total de2.114.927 andaluces mayores de edad practican algún deporte. Deeste modo obtenemos que el ahorro en costes, o equivalentemente,los beneficios sociales que se están derivando de la práctica depor-tiva en Andalucía en términos de costes sanitarios supone entre204,34 millones y 340,65 millones de euros correspondientes al año1999, cantidades que podemos considerar como importantes. Noobstante, y aunque estos valores ofrecen una primera aproximacióna los beneficios sociales que genera la práctica deportiva e ilustranel efecto económico positivo de ésta, es obvio que pueden ser supe-riores si se consideran otros efectos sociales, tales como la minora-ción de la agresividad, violencia, y el desvío de la afición al riesgohacia actividades deportivas en detrimento de la conducción temera-ria en la carretera, colaborando así a la disminución de accidentes.

59

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (60)

Conclusiones

En este documento se ha reflexionado acerca de los efectos eco-nómicos de la práctica deportiva, intentando, al mismo tiempo, rea-lizar una aproximación, aunque parcial, a los mismos en Andalucía,relacionada en última instancia con el ahorro en costes sanitariosque supondría la práctica del deporte. Los principales beneficios so-ciales derivados de la práctica deportiva son aquellos relacionadoscon la salud, con la cohesión social y la marginalidad.

El objetivo último de este análisis ha sido obtener una cuantifi-cación en términos monetarios de la importancia del deporte desdeel punto de vista social. Tal y como se ha señalado, esta cuantifica-ción presenta innumerables dificultades, por lo que únicamente esposible realizar una aproximación parcial a la misma. En nuestrocaso, hemos optado por realizar una aproximación a los beneficiossobre la salud derivados de la práctica deportiva, usando la infor-mación disponible en otros trabajos similares. Para ello, hemos uti-lizado tres porcentajes distintos que corresponderían al ahorro encostes sanitarios que se deriva de la práctica deportiva, que puedenayudar a realizar un análisis de sensibilidad, estableciendo variosescenarios posibles. Estos porcentajes varían desde el 15 al 25 porciento, y a partir de ellos se estima un ahorro en costes sanitarios obeneficio por la práctica deportiva, entre 204,39 y 340,65 millonesde euros, cantidades que no dejan de ser significativas.

En definitiva, la idea que se pretende resaltar, más que la aproxi-mación cuantitativa realizada, es la importancia que tiene la prác-tica deportiva desde el punto de vista social, siendo un elementomuy importante para el desarrollo de las sociedades modernas, enlas que el deporte es cada vez practicado y seguido por un mayornúmero de personas.

Bibliografía

AGIRREAZKUENAGA, I. (1998), Intervención pública en el deporte, Ma-drid, Civitas.

ALONSO, J.; RUESGA, S.; SÁEZ, F. y VICENS, J. (1991), «Impacto económicodel deporte en España» en Revista de Investigación y Documentaciónsobre las Ciencias de la Educación Física y el Deporte, 18, 22-35.

60

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (61)

ANDREFF, W. (1989), Économie politique du sport, Centre de droit et d’eco-nomie du sport, Université de Limoges.

CAIRNS, J. (1983a), Economic analysis of league sports-a critical reviewof the literature. University of Aberdeen. Departament of PoliticalEconomy Discussion Paper, 83-101.

CAIRNS, J. (1983b), Demand for Scottish football, 1971-1980. University ofAberdeen, Departament of Political Economy Discussion Paper 83-03.

CAIRNS, J.; JENNETT, N. y SLOANE, P.J. (1986), «The economics of pro-fessional team sport: A survey of theory and evidence» en Journal ofEconomics Studies, 13.

COLWELL, J. (1981), «Sociocultural determinants of Olympic success» enSEGRAVE and CHU, op. cit., 242-261.

COOKE, A. (1994), The economics of leisure and sport, London, Rou-tledge.

DE LÖES, M. (1989), Risk exposure and incidence rates of acute injuriesfrom sports and physical exercise in a total population, Tesis, Esto-colmo.

FUNDACIÓN ANDALUCÍA OLÍMPICA (2001), El impacto económico y socialdel Deporte en Andalucía.

GARCÍA FERRANDO, M. (1990), Aspectos sociales del deporte: Una re-flexión sociológica, Madrid, Alianza Editorial.

GARCÍA FERRANDO, M. (1991), Los españoles y el deporte (1980-1990).Un análisis sociológico, Madrid, Consejo Superior de Deportes.

GARCÍA FERRANDO, M. (1996), «Las prácticas deportivas de la poblaciónespañola, 1976-1996» en SÁNCHEZ, R. (ed.), Actividad física y deporteen un contexto democrático (1976-1996), Pamplona, Asociación Espa-ñola de Investigación Social Aplicada al Deporte, 9-26.

GARCÍA FERRANDO, M. (1997), Los españoles y el deporte, 1980-1995.Un estudio sociológico sobre comportamientos, actitudes y valores,Consejo Superior de Deportes, Madrid.

HATZIANDREU, E.L.; KOPLAN, J.P.; WEINSTEN, M.C.; CASPERSEN, C.J.H. yWARNER, K.E. (1988), «A cost-effectiveness analysis of exercise as ahealth promotion activity» en American Journal Public Health, 78,1417-1421.

HEINEMANN, K. (1998), Introducción a la economía del Deporte, Barce-lona, Editorial Paidotribo.

HILL, A.B. (1965), «The environment and disease: association or causa-tion?», Sos. Med., 58, 295-300.

JONES, B.H. et al. (1994), «Exercise, training and injuries» en Sports Me-dicine, 18, 3, 202-214.

LAW, M.R.; WALD, N.J. et al. (1991), «Strategies for prevention of osteo-porosis and hip fracture» en BMJ, 303, 453-459.

61

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (62)

MANNING, W.G.; KEELER, E.B. et al. (1991), The costs of poor health ha-bits. Londres, Harvard University Press.

MITTELMAN, M.A. et al. (1993), «Triggering of acute myocardial infarctionby heavy physical exertion. Protection against triggering by regularexertion» en New England Journal of Medicine, 329 (23), 1677-1683.

OPATZ, J.; CHENOWETH, D. y KAMAN, R. (1991), Economic impact ofworksite health promotion the Association for Fitness in Business, In-dianapolis.

PAFFENBARGER, R.S.; HYDE, R.T.; WING, A.L. (1990), «Physical activityand physical fitness as determinants of health and longevity» en BOU-CHARD, C.; SHEPHARD, R.J.; STEPHENS, T.; SUTTON, J.R. y MCPHER-SON, B.D. (eds.), Exercise, fitness, and health, Champaign, Human Ki-netics Books.

POWELL, K.E.; THOMPSON, P.D.; CASPERSEN, C.J. y KENDRICK, J.S. (1987),«Physical activity and the incidence of coronary heart disease» en AnnualReview Public Health, vol. 8, 253-287.

POWELL, K.E. y BLAIR, S.N. (1994), «The public health burdens of se-dentary living habits: theoretical but realistic estimates» en Med SciSports, 26, 7, 851-856.

ROTHMAN, K.J. (1994), «Causation and causal inference» en SCHOTTEN-FELD, D. y FRAUMENI, J.F. (eds.), Cancer epidemiology and preven-tion, Saunders, Philadelphia, 15-22.

SANDELIN, J. et al. (1987), «Sports injuries in a large urban population:occurrence and epidemiological aspects» en International of SportsMedicine, 8, 61-66.

SHEPHARD, RJ. (1990), «Costs and benefits of an exercising versus an no-nexercising society» en BOUCHARD, C. et al. (eds.), Exercise, Fitness,and Health: a Consensus of Current Knowledge, Champaign, HumanKinetics.

SISCOVICK, D.S. et al., «The incidence of primary cardiac arrest during vi-gorous exercise» en New England Journal of Medicine, 311, 874-877.

SOROCK, G.S.; BUSH, T.L. et al. (1988), «Physical activity and fracturerisk in a free-living elderly cohort» en Geront Med Sci, 43, 134-139.

VUORU, I. (1994), Sudden death and exercise: effects of age and type ofactivity.

WILLIANS, M.H. (1994), «Physical activity, fitness and substance mususeand abuse» en BOUCHARD, C. et al. (eds.), Physical activity, Fitness andHealth. International Proceedings and Consensus Statement, Cham-paign, Human Kinetics, 898-916.

WILLICH, S.N. et al. (1993b), «Physical exertion as a trigger of acutemyocardial infarction» en New England Journal of Medicine, 329,1684-1690.

62

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (63)

Los efectos del ocio físicamente activo en las relaciones entre el estrés y la saludIwasaki, Y. y Zuzanek, J.

Introducción

El incremento del estrés experimentado por la sociedad actualse ha convertido en un problema social significativo (Robinson &Godbey, 1997; Zuzanek & Smale, 1997). De acuerdo con un estudiopublicado recientemente por la Junta de Conferencias de Canadá(Conference Board of Canada), en la última década se ha producidoun aumento espectacular de los niveles de estrés de la población ca-nadiense. En concreto, dicha Junta ha señalado que la cifra de ciu-dadanos canadienses encuestados que experimentan un nivel de es-trés entre moderado y alto, se ha visto incrementada desde un 27%en 1988 hasta casi la mitad de los encuestados en 1999 (McBride-King, 1999). Así mismo, existe un gran número de documentos queversan sobre los efectos perniciosos que el estrés produce en la sa-lud pública (Avison & Gotlib, 1994; Goldberger & Breznitz, 1993;Lazarus, 1993; Sachs, 1991). No obstante, las investigaciones handemostrado que algunos recursos y estrategias de adaptación puedenresultar eficaces a la hora de superar situaciones estresantes y mante-ner una buena salud (Aldwin, 1994; Gottlieb, 1997; Lazarus, 1993;Zeidner & Endler, 1996).

63

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (64)

De los muchos recursos y estrategias de adaptación de los quese dispone hoy en día, los investigadores han propuesto el ociocomo un elemento fundamental de ayuda para afrontar el estrés ypoder gozar de una buena salud. Las investigaciones y estudios teó-ricos que se han llevado a cabo hace poco respaldan dicha opinión(Caltabiano, 1994; Coleman, 1993; Driver, Brown & Peterson, 1991;Hull, 1995; Iso-Ahola, 1996; Iwasaki & Mannell; Ouellet, Iso-Ahola & Boisvert, 1995; Patterson & Carpenter, 1994; Zuzanek,Robinson & Iwasaki, 1998). Sin embargo, se han aducido muy po-cas pruebas empíricas que ayuden a explicar los mecanismos me-diante los cuales el ocio contribuye a combatir el estrés y/o a con-servar una buena salud (Mannell & Kleiber, 1997).

Concretamente, los expertos han afirmado que, gracias el ociofísicamente activo, se pueden llegar a solucionar los problemas de-rivados del estrés, así como obtener grandes beneficios para la sa-lud (Iso-Ahola, 1997). Multitud de estudios realizados en los últi-mos años han probado los innumerables beneficios que el ejerciciofísico produce sobre la salud. Tras examinar la síntesis central delinforme presentado en 1999 por el Comité Consultivo Federal, Pro-vincial y Territorial sobre la Salud Pública en Canadá, se llegó a laconclusión de que «la falta de actividad física constituye un factorde riesgo en las enfermedades coronarias y otras afecciones gravesrelacionadas con la salud; en cambio, una vida activa proporcionamúltiples beneficios para la salud: reduce el riesgo de cáncer, diabe-tes, enfermedades cardíacas y osteoporosis, además de producir unasensación de mejora del bienestar» (Federal, Provincial and Territo-rial Advisory Committee on Population Health, 1999).

Documentos de política e investigación sanitaria, redactados enlos últimos meses por y para el gobierno canadiense, abogan porpolíticas que contribuyan a fomentar una vida sana. Como ejemplo,un interesante informe público sobre política sanitaria —«Hacia unFuturo Saludable: Segundo Informe sobre la Salud de los Cana-dienses» («Toward a Healthy Future: Second Report on the Healthof Canadians»)— declaró que las actividades de carácter personal(por ejemplo, actividades físicas) constituyen uno de los factores de-terminantes de la mejora de la salud, junto con la genética, el sexo,la edad, los ingresos económicos, el entorno social (por ejemplo,apoyo social), el entorno físico (por ejemplo, condiciones de vida)

64

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (65)

y los servicios de salud pública (Federal, Provincial and TerritorialAdvisory Committee on Population Health, 1999).

El objetivo de los análisis anteriormente presentados radica enla función primaria que el ocio físicamente activo desempeña a lahora de: (a) fomentar la salud de forma directa; (b) garantizar unabuena salud para individuos con altos niveles de estrés; (c) reducirlos niveles de estrés; y (d) mediar en los efectos que el estrés pro-duce en la salud de los ciudadanos canadienses. Cabe la posibilidadde que dichos efectos mediadores contribuyan a explicar el procesopor el cual el ocio físicamente activo ejerce una influencia considera-ble sobre las relaciones entre el estrés y la salud (ej.: estrés → ociofísicamente activo → salud). El estudio no sólo se centró en las va-riables relativas a la salud mental, sino también en los aspectos re-ferentes a la salud física.

Metodología

Utilizamos y analizamos los datos recogidos en la Encuesta deSalud Pública Nacional (NPHS) llevada a cabo en 1994 por el Ins-tituto Canadiense de Estadística (Statistics Canada). El muestreoestuvo formado por personas seleccionadas al azar (n = 17.626), de12 años en adelante, procedentes de todas las provincias canadien-ses. A continuación, se muestran las medidas que se tomaron parallevar a cabo dichos análisis (véase Tabla 1 para estadísticas descrip-tivas de las variables examinadas):

— La Salud comprendía tres constructos: la salud física, la en-fermedad mental y el bienestar. La salud física representaba la valo-ración subjetiva de la salud física («¿Cómo definiría Ud. su salud?»,usando una escala que oscilaba entre 1 = «mala» y 5 = «excelente»)y de la salud funcional global (Indice de Utilidad de la Salud oHealth Utility Index) atendiendo a ocho atributos, entre ellos: lavista, el oído, la movilidad y la destreza (Statistics Canada, 1995).La enfermedad mental se midió por la Escala de Agotamiento (Dis-trés) Mental y la Escala de Depresión (Kessler & Mroczek, 1995),y el bienestar se valoró como un sentimiento de felicidad, medianteel uso de una escala Likert de 5 puntos (de 1 = «tan desgraciado

65

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (66)

Tabla 1Descripción de Variables

Medidas Descripción Rango M DE

Valoración subjetiva de salud física 1 ítem 1-5 3,69 1,02

Salud funcional Global(Indice de Utilidad de Salud) Basada en 8 atributos 0-1 ,89 ,14

Escala de Agotamiento Mental 6 ítems 0-24 3,43 3,49

Escala de Depresión 27 ítems 0-8 ,48 1,59Bienestar Emocional 1 ítem 1-5 4,68 ,59Bienestar Cognitivo 2 ítems 1-5 4,28 1,13Indice Ajustado

de Estrés Crónico 17 ítems 0-16 3,00 2,69Indice de Estrés

Circunst. Rec. 10 ítems 0-8 ,62 1,03Indice de Estrés Laboral 11 ítems 0-45 19,82 5,22Indice de Ocio Basado en 20 actividades 0-100 16,08 13,23Frecuencia de Actividad

Física Global 1 ítem 1-3 2,31 ,84Indice de Actividad Física Indice Resumido derivado 1-3 1,60 ,79

que no merece la pena vivir» a 5 = «muy feliz y con muchas ganasde vivir»), y como una capacidad cognitiva mediante el uso de la va-riable derivada de cognición (de 1 = «mala memoria» a 5 = «ningunadificultad cognitiva»).

— El Estrés se midió con tres indicadores: estrés crónico, cir-cunstancial y laboral. El estrés crónico se evaluó mediante el IndiceAjustado de Estrés Crónico Específico, que tomó en consideraciónlas circunstancias vitales de los encuestados (Statistics Canada, 1995).Los estresores o factores desencadenantes del estrés crónico resulta-ron ser los problemas personales, de pareja, económicos y medioam-bientales, etc. El Indice Ajustado de Estrés Circunstancial Recientese empleó para medir los acontecimientos negativos recientes quehabían sido trascendentales en la vida de cada uno de los encuesta-dos. Y, a su vez, el estrés laboral se midió haciendo uso del Indicede Estrés Laboral, atendiendo a varias dimensiones; a saber: habili-

66

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (67)

dades mínimas requeridas, inseguridad laboral y exigencias psico-lógicas (Statistics Canada, 1995).

— El nivel de Ocio físicamente activo se midió con ayuda detres indicadores:

(a) el índice de ocio; (b) la frecuencia de actividad física global(1 = «infrecuente», 2 = «ocasional», 3 = «regular»); y (c) el índicede actividad física (1 = «inactiva», 2 = «moderada», 3 = «activa»).El índice de ocio se computó basándose en la frecuencia de partici-pación en 20 actividades, como caminar, realizar trabajos de jardi-nería y nadar en el transcurso de los últimos tres meses. Los resulta-dos relativos a la frecuencia se ponderaron tomando como base ladistribución de frecuencia de cada actividad, con la finalidad de adap-tar dichos resultados a una escala Likert de 5 puntos (de 1 = «muy in-frecuente» a 5 = «muy frecuente»). Posteriormente, se realizó lasuma de los resultados de frecuencia ponderados, a efectos de calcu-lar el índice (rango = de 0 a 100).

Resultados

Diseñamos un modelo de ecuación estructural (SEM) con ayudadel programa informático AMOS 4.0. (Arbuckle & Wothke, 1999;Bollen, 1989) En primer lugar, se examinaron los efectos directosque el ocio físicamente activo producía en la salud. El análisis detoda la muestra (Figura 1) nos llevó a la conclusión de que los ni-veles más elevados de participación en ocio físicamente activo me-joraban directamente la salud física (beta = ,36; p < ,05) y el bie-nestar (beta = ,18; p < ,05), y reducían de forma directa la falta desalud mental (beta = –,06; p < ,05). En segundo lugar, el mismomodelo de efecto directo, representado en la Figura 1, se probó úni-camente con los encuestados que registraron niveles de estrés máselevados (por ejemplo, resultados de estrés con una desviación es-tándar superior a uno por encima de la media). En los encuestadoscuyos resultados de estrés crónico y/o circunstancial registraronuna desviación estándar superior a uno por encima de la media (porejemplo, grupo de riesgo de estrés crónico, n = 2,626; y grupo deriesgo de estrés circunstancial, n = 2,205), la participación en ocio

67

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (68)

Figura 1Efectos del Ocio Físicamente Activo en la Salud y el Bienestar

Figura 2Relaciones Ocio Físicamente Activo-Estrés Crónio-Salud

Nota: las cifras en cursiva representan coeficientes beta o cargas factoriales, mien-tras que las cifras en itálica indican correlaciones cuadradas múltiples.

saludsub e4

.49

saldestr. e5

.51

distrés e6

.77

cognic. e9

.12

bienest. e8

.47

depres. e7

.24

ídcoci.

e1

.68

frec.

e2

.56

activ.

e3

.65

Ocio físicamenteactivo

.83

.04

.81

Salud física

e10

.22

Enfermedad ment.

e11

.30

Bienestar

e12

.30

.37

-.10

.22

.88

.49

.70

.72

.69

.35

Estrés crónico

.75

.54

-.51

-.31

e13.001

saludsub e4

.55

saldestr. e5

.46

distrés e6

.71

cognic. e9

.21

bienest. e8

.61

depres. e7

.23

ídcoci.

e1

.68

frec.

e2

.56

activ.

e3

.66

Ocio físicamenteactivo

.82 .75 .81

Salud física

e10

.13

Enfermedad ment.

e11

.003

Bienestar

e12

.03

.36

-.06

.18

.93

.42

.74

.68

.78

.41

68

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (69)

Figura 3Relaciones Ocio Físicamente Activo-Estrés Circunstancial-Salud

Figura 4Relaciones Ocio Físicamente Activo-Estrés Laboral-Salud

Nota: las cifras en cursiva representan coeficientes beta o cargas factoriales, mien-tras que las cifras en itálica indican correlaciones cuadradas múltiples.

saludsub e4

.42

saldestr. e5

.30

distrés e6

.73

cognic. e9

.10

bienest. e8

.40

depres. e7

.22

ídcoci.

e1

.72

frec.

e2

.56

activ.

e3

.66

Ocio físicamenteactivo

.85

-.06

.81

Salud física

e10

.11

Enfermedad ment.

e11

.07

Bienestar

e12

.11

.23

.08

.86

.47

.65

.54

.63

.32

Estrés laboral

.75

.27

-.32

-.24e13

.003

saludsub e4

.50

saldestr. e5

.50

distrés e6

.60

cognic. e9

.12

bienest. e8

.47

depres. e7

.31

ídcoci.

e1

.68

frec.

e2

.56

activ.

e3

.65

Ocio físicamenteactivo

.82

.08

.81

Salud física

e10

.16

Enfermedad ment.

e11

.17

Bienestar

e12

.15

.38

-.12

.23

.77

.55

.71

.71

.69

.35

Estrés circunst.

.75

.41

-.32

-.15

e13

.01

69

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (70)

físicamente activo mejoraba en gran medida su salud física (betas = ,35& ,31, respectivamente; p < ,05), su bienestar (betas = ,19 & ,14,respectivamente; p < ,05), así como reducía el grado de enfermedadmental (betas = –,12 & –,07, respectivamente; p < ,05). Del mismomodo, en los encuestados cuyos resultados de estrés laboral regis-traron una desviación estándar superior a uno por encima de la me-dia (por ejemplo, grupo de riesgo de estrés laboral, n = 1,171),cuanto mayor era su nivel de participación en ocio físicamente ac-tivo, mejor su nivel de salud física y bienestar (betas = ,27 & ,06,respectivamente; p < ,05). En tercer lugar, se examinaron los efec-tos mediadores que el ocio físicamente activo producía en las rela-ciones entre el estrés y la salud. De los resultados obtenidos, inferi-mos que los niveles más elevados de estrés crónico y circunstancialprovocaban una mayor participación en actividades físicamente ac-tivas (betas = ,04 & ,08, respectivamente; p < ,05), por lo que los ni-veles más elevados de participación guardaban una relación directay positiva con la mejora de la salud y el bienestar (Figuras 2 y 3).Como era de esperar, el estrés crónico y el circunstancial afectabande forma negativa a la salud física (betas = –,31 & –,15, respectiva-mente; p < ,05) y al bienestar (betas = –,51 & –,32, respectivamentep < ,05), y, en cierto modo, fomentaban la frecuencia de enferme-dades mentales (betas = ,54 & ,41; p < ,05). Entre los trabajadoresasalariados (Figura 4; n = 9,465), el ocio físicamente activo reducíaen gran medida los niveles de estrés laboral (beta = –,06; p < ,05),y producía un impacto positivo sobre la salud física y el bienestar(betas = ,23 & ,08, respectivamente; p < ,05). Lógicamente, los ni-veles más elevados de estrés laboral tenían como consecuencia unosniveles ínfimos de salud física y de bienestar, registrando así unosaltos niveles de enfermedades mentales (betas = –,24, –,32, & ,27,respectivamente; p < ,05).

La Tabla 2 muestra los índices globales de ajuste que se calcula-ron a partir de los modelos analizados con anterioridad y cuyo puntode referencia fue el Modelo de Ecuación Estructural (SEM). En tér-minos generales, el Indice de Ajuste Normalizado (NFI), el Indicede Ajuste Incremental (IFI), y el Indice de Ajuste Comparado (CFI)arrojaron un ajuste bueno de los modelos a los datos; por su parte, elIndice de Ajuste Relativo (RFI) y el Indice Tucker-Lewis (TLI)arrojaron un ajuste moderado de los modelos a los datos. En cam-

70

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (71)

bio, la chi-cuadrado y el Error de Aproximación Cuadrático Medio(RMSEA) indicaron que los modelos tenían que ser mejorados.

Tabla 2Resumen de Indices de Ajuste Globales

Modelos NFI RFI IFI TLI CFI χ2(df) RMSEA

Efectos del ocio físicamente activo en la salud y el bienestar (Fig. 1) ,96 ,93 ,96 ,93 ,96 13,254.12 (24) ,18

Relaciones ocio físicamente activo, estrés crónico y salud (Fig. 2) ,97 ,95 ,97 ,95 ,97 10,442.55 (29) ,14

Relaciones ocio físicamente activo, estrés circunstancial y salud (Fig. 3) ,97 ,94 ,97 ,94 ,97 12,321.46 (29) ,15

Relaciones ocio físicamente activo, estrés laboral y salud (Fig. 4) ,97 ,95 ,97 ,95 ,97 16,551.85 (29) ,15

Nota: NFI = Indice de Ajuste Normado, RFI = Indice de Ajuste Relativo, IFI = Indice deAjuste Incremental, TLI = Indice Tucker-Lewis, CFI = Indice de Correspondencia Compa-rado, χ2 = Chi-cuadrado, df = grados de libertad, RMSEA = Error de Aproximación Cuadrá-tico Medio.

Discusión

Los presentes análisis han proporcionado pruebas de los efectosbeneficiosos que el ocio físicamente activo produce sobre la saludfísica y mental, tomando como punto de referencia un muestreo re-presentativo de ciudadanos canadienses. En concreto, se han aportadopruebas con respecto a: 1. los efectos directos del ocio físicamente ac-tivo en la salud de las personas encuestadas a nivel nacional; 2. losefectos positivos del ocio físicamente activo en la salud de los en-cuestados que reflejaban un nivel de estrés más elevado; 3. losefectos mediadores del ocio físicamente activo en las relaciones en-tre el estrés crónico, o circunstancial, y la salud; y 4. los efectos in-directos del ocio físicamente activo en las relaciones entre el estréslaboral y la salud.

71

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (72)

Los resultados obtenidos nos permiten extraer las siguientesconclusiones. En primer lugar, sin tener en cuenta si el conceptode salud es positivo o negativo, el ocio físicamente activo contri-buía directamente al mejoramiento de la salud y el bienestar. Nues-tro análisis sugiere que el ocio, además de fomentar la salud físicay el bienestar de forma positiva, reducía el índice de enfermedadesmentales; dicho en otras palabras, cuanto mayor sea el nivel departicipación de un individuo en actividades de ocio físicamenteactivas, mejor será su salud funcional global y su valoración subje-tiva de la salud física. Así mismo, la participación en actividadesde ocio físicamente activas genera un incremento del bienestaremocional y cognitivo. Además, si practicamos con asiduidad di-chas actividades, tenderemos a sufrir unos niveles inferiores deagotamiento y depresión. En segundo lugar, los beneficios que elocio físicamente activo produce sobre la salud van más allá de losefectos directos que tiene sobre la misma. Cuando los encuestadosexperimentaban niveles más elevados de estrés crónico, circuns-tancial y/o laboral que, por lo común, repercutían de forma nega-tiva sobre su salud, la práctica de actividades físicamente activasles ayudaba en gran medida a mantener una buena salud. Los re-sultados señalan igualmente que el ocio físicamente activo tiene lacapacidad suficiente para actuar como un elemento fundamental deafrontamiento ante el estrés. Sin embargo, una vez consideradostodos los factores, conviene dejar claro que, por sí mismo, el ociofísicamente activo no puede compensar en su totalidad los efectosnegativos del estrés.

Estas conclusiones son coherentes con los resultados obtenidosen recientes estudios a pequeña escala sobre las relaciones exis-tentes entre el ocio, el estrés y la salud. Se ha demostrado tambiénque ciertos elementos relacionados directamente con el ocio, inde-pendientemente de su naturaleza físicamente activa, pueden ser degran ayuda para combatir el estrés. Por ejemplo, Coleman descu-brió que la sola creencia de que el ocio se elige libremente y residebajo el control de uno mismo actuaba a modo de «moderador» con-tra el estrés a fin de mantener un buen estado de salud (Coleman,1993). Iso-Ahola y Park constataron que los encuestados que creíanhaber fomentado amistades y apoyo social gracias a los pasatiem-pos, resultaron ser menos propensos a contraer una enfermedad fí-

72

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (73)

sica producto del estrés (Iso-Ahola, 1996). Más recientemente,Iwasaki y Mannell han presentado las diferentes maneras por lasque el ocio contribuye a enfrentarse con el estrés (Iwasaki & Man-nell). Estas dimensiones incluyen: (a) la potenciación del ocio(hasta qué punto el ocio nos ofrece la oportunidad de poder contro-lar nuestros propios intereses) (Freysinger & Flannery, 1992; Hen-derson & Biasleschki, 1991); (b) el afrontamiento paliativo delocio (el ocio como vía de escape temporal de las dificultades ycomo elemento de reflexión para enfrentarse de manera resuelta aéstas) (Caldwell & Smith, 1995; Sharp & Mannell, 1996); (c) elocio como elemento favorecedor del buen humor (mejorando el hu-mor positivo y/o reduciendo el humor negativo mediante el empleode pasatiempos) (Hull, 1995); (d) el ocio como generador de auto-determinación; y (e) el ocio como preconizador de la amistad, tal ycomo se ha descrito anteriormente.

Dentro de los beneficios que el ocio físicamente activo produceen la salud, cabe destacar su potencial para reducir el estrés. Losresultados revelaron que el ocio físicamente activo contribuía a su-primir los niveles de estrés laboral entre los trabajadores asalaria-dos. No obstante, las fuerzas de las relaciones entre el estrés y elocio físicamente activo van disminuyendo. Por ello, en estos mo-mentos se dispone de muy pocas pruebas que expliquen el funcio-namiento de los mecanismos de mediación y reducción del estrés,sobre los que esperemos se lleven a cabo investigaciones más pro-fundas en años venideros. Por otra parte, cabría la posibilidad deconsolidar los vínculos existentes entre el estrés y el ocio, siemprey cuando los planificadores y urbanistas hallen el modo de favore-cer y promover la participación de los ciudadanos en actividades depasatiempo instructivas.

Por último, conviene decir que los responsables de formular po-líticas y prácticas referentes a la salud pública han de prestar másatención al papel esencial que el ocio físicamente activo desem-peña a la hora de promover la salud positiva, reducir la negativa yhacer frente al estrés. Los organismos encargados de la promociónsanitaria y de la intervención del estilo de vida de las personas de-berían dar mayor consideración al ocio físicamente activo y al ociocomo parte integral del estilo de vida de los seres humanos en ge-neral. Como componente significativo de un estilo de vida activo,

73

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (74)

el ocio físicamente activo, junto con otros factores, a saber, la per-cepción de control, la autoeficacia, el apoyo social y la vida sana(Federal, Provincial and Territorial Advisory Committee on Popu-lation Health, 1999), puede contribuir a lograr un mejoramiento dela salud y a generar valiosos recursos de los que poder servirse conel fin de combatir el estrés. En comparación con el trabajo, uno delos campos más constrictivos que forman parte de nuestra vida, esmuy probable que el ocio sea el elemento que ofrezca un mayorabanico de posibilidades para conseguir la autodeterminación, lasensación de control, la autoeficacia y la motivación intrínseca(Mannell & Kleiber, 1997): valores todos ellos que han resultadoesenciales para afianzar aún más el bienestar, la lucha contra el estrésy/o el desarrollo humano (Bandura, 1986; Seligman, 1991; Ewart,1991; Gerin, Litt, Deich & Pickering, 1995).

Bibliografía

ALDWIN, CM. (1994), Stress, coping, and development: An integrativeperspective, New York, The Guilford Press.

ARBUCKLE, J.L. & WOTHKE, W. (1999), AMOS 4.0 users’ guide. Chicago,Smallwaters Corporation.

AVISON, W.R. & GOTLIB, I.H. (1994), Stress and mental health: Contem-porary issues and prospects for the future, New York, Plenum Press.

BANDURA, A. (1986), Social foundations of thought and action: A socialcognitive theory. Englewood Cliffs, Prentice-Hall.

BOLLEN, KA. (1989), Structural equations with latent variables. NewYork, John Wiley & Sons.

CALDWELL, Ll. & SMITH, E.A. (1995), «Health behaviors of leisure alie-nated youth» en Society and Leisure, 18(1), 143-156.

CALTABIANO, M.L. (1994), «Measuring the similarity among leisure acti-vities based on a perceived stress-reduction benefit» en Leisure Stu-dies, 13, 17-31.

COLEMAN, D. (1993), «Leisure based social support, leisure dispositionsand health» en Journal of Leisure Research, 25(4), 350-361.

COLEMAN, D. & ISO-AHOLA, S.E. (1993), «Leisure and health: The roleof social support and self-determination», Journal of Leisure Re-search, 25(2), 111-128.

DRIVER, B.L.; BROWN, P.J. & PETERSON, G.L. (eds.) (1991), Benefits ofleisure. State College, Venture Publishing, Inc.

74

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (75)

EWART, C.K. (1991), «Social action theory for a public health psycho-logy» en American Psychologist, 46(9), 931-946.

FEDERAL, PROVINCIAL AND TERRITORIAL ADVISORY COMMITTEE ON POPU-LATION HEALTH (1999), Toward a Healthy Future: Second Report onthe Health of Canadians. Ottawa, Health Canada.

FREYSINGER, V.J. & FLANNERY, D. (1992), «Women’s leisure: Affiliation,self-determination, empowerment and resistance?» en Society and Lei-sure, 15, 303-322.

GERIN, W.; LITT, M.D.; DEICH, J. & PICKERING, T.G. (1995), «Self-effi-cacy as a moderator of perceived control effects on cardiovascularreactivity: Is enhanced control always beneficial?» en PsychosomaticMedicine, 57, 390-397.

GOLDBERGER, L. & BREZNITZ, S. (1993), Handbook of stress: Theoreticaland clinical aspects (2nd ed.), New York, The Free Press.

GOTTLIEB, B.H. (ed.) (1997), Coping with chronic stress, New York, Ple-num Press.

HENDERSON, K.A. & BIALESCHKI, M.D. (1991), «A sense of entitlementto leisure as constraint and empowerment for women» en LeisureSciences, 12, 51-65.

HULLIV, R.B., MICHAEL, S.E. (1995), «Nature-based recreation, moodchange, and stress restoration» en Leisure Sciences, 17, 1-14.

ISO-AHOLA, S.E. & PARK, C.J. (1996), «Leisure-related social supportand self-determination as buffers of stress-illness relationship» en Jour-nal of Leisure Research, 28(3); 169-187.

ISO-AHOLA, S.E. (1997), «A psychological analysis of leisure and health» enHAWORTH, J.T. (ed.), Work, leisure and well-being. London, Routledge.

IWASAKI, Y. & MANNELL, R.C., «Hierarchical dimensions of leisure stress-coping», Leisure Sciences (in press).

IWASAKI, Y. & SMALE, B.J.A. (1998), «Longitudinal analyses of the rela-tionships among life transitions, chronic health problems, leisure, andpsychological well-being» en Leisure Sciences, 20: 25-52.

KESSLER, R.C.; MROCZEK, D.K. (1995), «Measuring the effects of medi-cal interventions» en Medical Care, 33 (4, Suppl.), 109-119.

LAZARUS, R.S. (1993), «Coping theory and research: Past, present, andfuture» en Psychosomatic Medicine, 55, 234-247.

LAZARUS, R.S. (1993), «From psychological stress to the emotions: A his-tory of changing outlooks» en Annual Review of Psychology, 44, 1-21.

MANNELL, R.C. & KLEIBER, D.A. (1997), A social psychology of leisure.State College, Venture Publishing.

MCBRIDE-KING & BACHMANN, K. (1999), Is work-life balance still anissue for Canadians and their employers? You bet it is!, Ottawa, Con-ference Board of Canada.

75

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (76)

OUELLET, G.; ISO-AHOLA, S.E. & BOISVERT, D. (eds.) (1995), «Leisure, healthand human function» en Loisir et Societe/Society and Leisure, 18.

PATTERSON, I. & CARPENTER, G. (1994), «Participation in leisure activi-ties after the death of a spouse» en Leisure Sciences, 16, 105-117.

ROBINSON, J.P. & GODBEY, G. (1997), Time for life: The surprising waysAmericans use their time. University Park, The Pennsylvania StateUniversity Press.

SACHS, B.C. (1991), «Coping with stress» en Stress Medicine, 7, 61-63.SHARP, A. & MANNELL, R.C. (1996), Participation in leisure as a coping

strategy among bereaved women. Eighth Canadian Congress on Lei-sure Research. Ottawa, University of Ottawa.

STATISTICS CANADA (1995), NPHS Public Use Microdata Documentation.Ottawa, National Population Health Survey.

SELIGMAN, M. (1991), Learned optimism. New York, Knopf.ZEIDNER, M. & ENDLER, N.S. (eds.) (1996), Handbook of coping: Theory,

research, applications. New York, John Wiley & Sons, Inc.ZUZANEK, J. & SMALE, B.J.A. (1997), «More work-less leisure? Chan-

ging allocations of time in Canada, 1981 to 1992» en Loisir et So-ciete/Society and Leisure, 20, 73-106.

ZUZANEK, J.; ROBINSON, J.P. & IWASAKI, Y. (1998), «The relationshipsbetween stress, health, and physically active leisure as a function oflife-cycle» en Leisure Sciences, 20, 253-275.

76

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (77)

Relación entre la satisfacción vital y la satisfacción en el deporte de un grupode adolescentes entre 12 y 14 añosRosich i Vilaró, M.; Alsinet i Mora, C.; Casas i Aznar, F.

Introducción

La mayoría de los investigadores en el área del bienestar psico-lógico han identificado dos facetas diferenciadas: un aspecto emo-cional consistente en componentes afectivos positivos y negativosindependientes (Diener, 1984) y un aspecto cognitivo o valorativode la satisfacción en la vida (Andrews & Withey, 1976).

Además, Diener plantea que hay tres características del bienes-tar psicológico:

—Es subjetivo: está en el interior de la experiencia individual.—No es simplemente ausencia de valores negativos sino que in-

cluye medidas positivas.—Incluye una evaluación global de la vida.

Para Veenhoven (1984), el concepto de bienestar psicológico serefiere al grado por el cual un individuo valora la calidad global desu vida como un todo y de forma favorable, o sea, es la manera comose siente de bien una persona con la vida que lleva.

77

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (78)

Por su parte, Frisch (1994) utiliza como sinónimos los términosde calidad de vida, satisfacción en la vida, bienestar psicológico yfelicidad, y hace una aproximación cognitivoafectiva en sus defini-ciones, dando lugar a la Teoría sobre la calidad de vida de la satis-facción vital. En el modelo presentado por Frisch, el concepto desatisfacción vital es equiparado al de calidad de vida y se refiere ala evaluación subjetiva que una persona hace en relación con elgrado mediante el cual ha conseguido sus objetivos y sus deseosmás importantes y ha satisfecho sus necesidades. Según este autor,cuanto más pequeña sea la discrepancia percibida entre las aspira-ciones y los logros de una persona más grande será su satisfacciónvital. Para Frisch, la satisfacción de una persona en un área deter-minada de la vida se concreta en 4 componentes:

—Características objetivas que contribuyen a valoraciones desatisfacción.

—Percepción e interpretación personal.—Evaluación personal de los niveles de satisfacción: las perso-

nas se sienten más satisfechas cuando perciben que sus nive-les de aspiración han estado cubiertos.

—Valor asignado por la persona en cada área de la satisfacción.

A parte de estas consideraciones teóricas, la mayoría de los auto-res centran su interés en la elaboración de escalas o instrumentos psi-cométricos que planteen una alta fiabilidad y validez. Según Veen-hoven (1984), es posible la inferencia sobre la felicidad a partir deconductas observables y con la administración de cuestionarios.Aunque no haya pruebas sobre la distorsión sistemática del deseo,hay evidencias de que las respuestas a las preguntas sobre felicidadestán relacionadas con diversas influencias de la situación.

Diener y col. (1992) han confiado plenamente en las medidas deautoinforme y, aunque haya alguna evidencia por los efectos a causade la situación de los ítems o del humor pasajero, todas las medidasglobales del bienestar subjetivo y la satisfacción en la vida tienenconvergencia significativa.

Durante varios años, el estudio del bienestar psicológico se hacentrado en el mundo adulto y muy poco en el ámbito de la infan-cia y la adolescencia, aspecto que provocó un alto grado de interésy originó el estudio que aquí se presenta.

78

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (79)

Este trabajo se ha apoyado por un lado, en el estudio de la satis-facción vital y del bienestar psicológico como elementos inte-grantes dentro de la calidad de vida, y por otro lado, en un aspectomás particular, la satisfacción en el deporte. Concretamente este es-tudio se ha centrado en una etapa muy específica de nuestro de-sarrollo, la adolescencia entre 12 y 14 años.

Si nos centramos en la palabra adolescencia, comprobamos queproviene del latín y significa crecer. Este concepto se aplica real-mente al hecho de crecer de forma acelerada, en un tiempo relativa-mente corto y, a menudo, de repente. Generalmente, el inicio de laadolescencia coincide con la pubertad, ésta es la muestra visible deun proceso de cambio interno fisiológico y metabólico que conllevala capacidad de reproducirse.

Desde un punto de vista evolutivo, Fierro (1984) manifiesta quela adolescencia se puede interpretar como un período preparatoriopara la edad adulta y, por tanto, de transición e iniciación, que com-porta un proceso de recapitulación de la infancia, y de una necesa-ria ruptura con el período anterior para poder elaborar un proyectode construcción del propio futuro.

Además, la adolescencia se caracteriza por ser una etapa en quese reduce la influencia de las personas adultas y los conflictos cons-tituyen una característica normal en la mayor parte de esta etapaque puede representar una meta psicológicamente importante para lamadurez.

En este período, es importante cómo se forma la identidad, yaque como matiza Erikson (1968), la adolescencia empieza en un es-tado de identidad confusa y, para Sánchez y Calvo (1995), la elabo-ración de la identidad en este período consiste en la revisión de lasidentificaciones previas que la persona había realizado en la infan-cia y en la reestructuración de la información sobre sí misma, de larelación con las demás personas y en el desarrollo de roles diferen-ciados respecto al grupo de pertenencia y de referencia.

Un elemento vertebrador de la identidad personal es el autocon-cepto o, mejor dicho, el autoconocimiento que inevitablemente llevaa connotaciones valorativas: la autoestima. El autoconcepto se re-fiere a la opinión que tiene una persona sobre su propia personali-dad y sobre su conducta, formada a través de la interacción social enel curso de la experiencia y de los contactos interpersonales.

79

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (80)

Para Erikson, la adolescencia es uno de los períodos más críticospara el desarrollo de la autoestima, ya que supone el cambio hacia laindependencia y la confianza en sus propias fuerzas.

Desde la Universidad de Carolina del Sur (EUA), Huebner iniciauna investigación sobre el bienestar psicológico en la infancia y laadolescencia. Básicamente, su estudio se basa en dos escalas de ela-boración propia: la Escala de Satisfacción en la Vida de los y de lasEstudiantes (SLSS: Students Life Satisfaction Scale) y la EscalaMultidimensional de Satisfacción en la Vida de los y de las Estudian-tes (MSLSS: Multidimensional Students Life Satisfaction Scale).

Concretamente, en 1991, Huebner elabora la escala SLSS conla hipótesis que la satisfacción global de la vida de los niños y ni-ñas se evalúa de manera óptima mediante ítems que requieren unaevaluación de sus vidas en global, sin referencias específicas.

La SLSS está formada por ítems de autoinforme orientados a me-dir la satisfacción global en la infancia. Estos ítems estaban pensadospara que pudieran evaluar su vida globalmente, por esta razón se dise-ñaron de forma simple y fácil de leer y comprender para poder apli-carse a niños y niñas de diferentes edades y habilidades intelectuales.

Esta escala es valorada según cuatro criterios: «casi nunca», «aveces», «a menudo» y «casi siempre». Para elaborar esta escala setuvo en cuenta la construcción de todos los ítems y se determinó quelas dificultades de lectura del instrumento eran apropiadas a partirde ocho años.

Otro punto de interés del estudio hace referencia a la satisfacciónen el deporte, considerando que determinadas prácticas deportivasproporcionan un entorno positivo para la socialización de niños, ni-ñas y adolescentes, para el desarrollo de habilidades de cooperación,para el enfrentamiento del estrés, tolerancia a la frustración y retrasode las recompensas, así como para las conductas de juego limpio yhabilidades de interacción social (Bredemeier y col., 1986).

Taylor, Sallis y Needle (1985) afirmaron algunos posibles bene-ficios psicológicos del ejercicio físico, como por ejemplo, una me-jora en el rendimiento académico y funcionamiento intelectual, unamayor estabilidad emocional y autocontrol, una imagen corporal máspositiva y un mejor bienestar en general.

Por su parte, Williams y Campbell (1992) apoyan que el ejerciciofísico produce efectos psicológicos para el individuo, pero también

80

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (81)

manifiestan que en muchas ocasiones los mass-media han exage-rado este hecho (citados por Blasco, 1994).

Dentro de las actividades de ocio de la infancia, el deporteocupa un lugar de privilegio, ya que les proporciona diversión, re-lación social, aprendizaje de habilidades, etc. La frecuencia de lapráctica deportiva infantil va en aumento. Además, hay una tendenciahacia la práctica de más de un deporte y la pluralidad de ofertas seestá incrementando. El deporte de rendimiento va perdiendo terrenofrente a las prácticas lúdicas y recreativas.

Ante estas opiniones y otras más, nos planteamos este estudiopara poder obtener nuevas informaciones que nos ayuden a valorar sila satisfacción vital está relacionada con la satisfacción en el deporte.

Objetivos de la investigación

—Analizar las correlaciones entre los resultados de la escalaSLSS y la ESE (Escala de Satisfacció amb l’Esport).

—Comprobar si existe relación entre el grado de satisfacciónvital con la satisfacción obtenida en el deporte.

Hipótesis de la investigación

—Los y las adolescentes que obtienen puntuaciones altas en susatisfacción con el deporte obtendrán puntuaciones altas ensu satisfacción vital.

Esta hipótesis se basa en la presunción de que una práctica de-portiva positiva mejora habilidades sociales, físicas y personales.Por lo tanto, ayuda a mejorar la satisfacción vital de los y de las ado-lescentes.

Metodología

Muestra

La muestra de este estudio la forman 1.590 alumnos (806 chi-cos y 784 chicas) estudiantes de 1.º, 2.º y 3.º de ESO de centros pú-

81

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (82)

blicos y privados de Manresa, Barcelona. El intervalo de edad es de12 a 14 años, con un total de 404 alumnos de 12 años, 554 de 13 y632 de 14. La media de edad es de 13,14 años, con una desviaciónestándar de 0,79.

Gráfico 1Género y edad

Instrumentos de medida

Para hacer este estudio Alsinet y Rosich tradujeron al catalán y vali-daron la Escala de Satisfacción Vital de los y de las Estudiantes (SLSS)de Huebner (1991). Esta escala consta de 10 ítems y tiene como ob-jetivo medir la satisfacción vital que tienen los y las estudiantes.

Además, Rosich (1999) construyó la Escala de Satisfacció ambl’Esport (ESE) en lengua catalana, compuesta por 14 ítems, que sir-viera para valorar la satisfacción en el deporte de adolescentes en-tre 12 y 14 años, considerando el deporte como una actividad deocio que puede proporcionar e incrementar el bienestar psicológicode las personas, en este caso adolescentes.

Procedimiento

El primer paso para poder realizar este estudio fue establecercontacto con los centros escolares y obtener el permiso para poder

205

261

318

199

293314

50

100

150

200

250

300

350

doce trece catorce

género

chico

chican.º

de in

divi

duos

82

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (83)

pasar los cuestionarios a los alumnos de cada centro, reuniéndonoscon la persona responsable de la Dirección del centro.

Otro paso importante fue obtener el consentimiento de los pa-dres y madres debido a la minoría de edad del alumnado.

Pasamos los dos cuestionarios a los estudiantes durante unahora de tutoría, conjuntamente con el tutor o tutora de la clase.

Validez y fiabilidad de la escala ESE

Validez

Para validar la escala ESE se utilizó la técnica del panel de jue-ces desarrollada por 10 profesionales expertos en el ámbito del de-porte y la educación física (INEF, MEF, entrenadores y entrenado-ras de varios deportes...).

Tabla 1Puntuación del panel de jueces para la escala ESE

JutgesA B C D E F G H I J mitjana desviacióItems

SE1 5 5 3 5 5 3 4 5 5 4 4,4 0,84

SE2 3 5 5 2 2 5 5 5 5 4 4,1 1,29

SE3 4 5 5 5 5 4 5 5 5 5 4,8 0,42

SE4 4 5 5 5 5 4 5 5 5 2 4,5 0,97

SE5 2 3 5 4 3 3 5 5 4 5 3,9 1,10

SE6 2 5 5 2 2 5 5 3 5 5 3,9 1,45

SE7 2 3 3 1 3 4 4 4 5 5 3,4 1,26

SE8 4 3 5 1 3 5 5 4 5 4 3,9 1,29

SE9 4 3 5 2 3 4 5 5 4 4 3,9 0,99

SE10 1 5 5 3 4 5 5 5 4 4 4,1 1,29

SE11 4 3 5 1 3 2 4 3 3 4 3,2 1,14

SE12 2 5 5 5 3 4 5 5 4 3 4,1 1,10

SE13 1 5 5 5 5 4 5 4 4 4 4,2 1,23

SE14 5 5 5 5 2 5 5 5 4 5 4,6 0,97

83

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (84)

Tabla 2Tabla de univocidad de la escala ESE

Fiabilidad

El análisis del coeficiente de fiabilidad de la escala de satisfac-ción en el deporte da un resultado alpha = 0,82. Esta escala es ori-ginal y por lo tanto no se puede contrastar con otros resultados. Elcoeficiente es alto y presenta una alta consistencia interna entre lasvariables.

ITEMS DE LA ESE

11. Gaudeixo del temps lliure que tinc fent esport.12. Sento la necessitat de fer exercici físic.13. M’agrada practicar algun esport.14. M’avorreixo fent esport.15. L’esport millora les meves habilitats i qualitats físiques.

JutgesA B C D E F G H I J mitjanaItems

SE1 X 1

SE2

SE3

SE4

SE5 X X 2

SE6

SE7 X X X 3

SE8 X 1

SE9

SE10

SE11 X X 2

SE12

SE13 X 1

SE14

84

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (85)

16. Prenc part en competicions esportives.17. M’agrada competir i guanyar.18. Em sento en una bona forma física.19. L’esport m’ajuda a tenir més amics i amigues.10. L’esport em pren temps per a fer altres activitats més inte-

ressants.11. Fent esport guanyo autoconfiança i reconeixement social.12. M’agrada més ser espectador/a que practicant de l’esport.13. L’esport m’és indiferent.14. Necessito fer esport per sentir-me feliç.

Validez y fiabilidad de la escala SLSS

Validez

Para obtener la validez de la escala SLSS, Rosich utilizó, juntocon Alsinet (1998), la técnica del panel de jueces, con profesiona-les expertos en el ámbito de la infancia y la adolescencia, en meto-dología y en técnicas de investigación.

Tabla 3Puntuaciones del panel de jueces para la escala SLSS

JutgesA B C D E F G H I J mitjana desviacióItems

SV1 5 5 4 4 5 4 4 5 5 4 4,5 0,52

SV2 5 5 5 5 5 5 4 5 4 4 4,7 0,48

SV3 2 5 3 5 4 3 4 4 3 3 3,5 0,84

SV4 5 4 4 5 5 3 4 3 4 5 4,1 0,87

SV5 5 3 4 5 5 4 4 3 4 4 4,1 0,73

SV6 5 3 5 5 5 5 4 4 5 4 4,6 0,51

SV7 5 5 5 5 5 5 4 5 5 5 4,9 0,31

SV8 5 5 4 5 5 4 4 5 4 5 4,6 0,51

SV9 5 4 5 5 5 3 4 4 5 4 4,4 0,69

SV10 5 5 4 5 5 4 4 5 5 3 4,5 0,70

85

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (86)

Tabla 4Tabla de univocidad de la escala SLSS

Fiabilidad

El coeficiente de fiabilidad es de 0,88. Esta puntuación es con-siderada un coeficiente alto y con una relación intensa entre lasvariables. La puntuación del estudio original de Huebner fue de0,84.

ITEMS DE LA SLSS

11. M’agrada com em van les coses.12. La meva vida va bé.13. La meva vida és senzillament correcta.14. Voldria canviar moltes coses a la meva vida.15. Tant de bo tingués una vida diferent.16. Tinc una bona vida.17. Estic feliç amb la meva vida.18. Em sento satisfet/a amb el que m’està passant.19. Tinc el que vull a la vida.10. La meva vida és millor que la de molts nens i nenes.

JutgesA B C D E F G H I J mitjanaItems

SV1 X 1

SV2

SV3

SV4 X 1

SV5 X 1

SV6 X 1

SV7

SV8

SV9

SV10 X 1

86

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (87)

Resultados obtenidos

Mediante una prueba de comparación de medianas con datosapareados, observamos que la correlación entre ambos resultadoses de 0,244. Esta correlación es baja y por lo tanto, no podemosconfirmar la hipótesis que la satisfacción en el deporte está relacio-nada con la satisfacción con la vida.

Tabla 5Correlaciones ESE y SLSS

Escala ESE Escala SLSS

Escala ESE 1,0000 0,2440Escala SLSS 0,2440 1,0000

Lo que sí obtuvimos fue una alta puntuación de las respuestasde los sujetos de la muestra en cuanto satisfacción vital como po-demos comprobar en las gráficas que os presentamos a continua-ción:

Gráfico 2Satisfacción vital

50

100

150

200

250

300

350

25

154

269

201

342

194

115

1,50 2,00 2,25 2,50 2,75 3,00 3,25 3,50 3,75 4,001,00 1,25 1,75

57 64

130

Std. Dev = 60Mean = 3,11N = 1588,00

87

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (88)

Gráfico 3Satisfacción según género y edad

En general, podemos afirmar que los y las adolescentes estudia-dos están satisfechos con su vida, aunque hay diferencias significa-tivas entre el grupo de 12 años y los de 13 y 14. En referencia al gé-nero, no se observan diferencias importantes.

En cuanto a la satisfacción en el deporte también obtuvimosunas altas puntuaciones como podemos observar en los gráficosque presentamos a continuación. Lo que sí difiere de la satisfacciónvital es la diferencia que se encuentra entre los chicos y las chicas.

Gráfico 4Satisfacción en el deporte

Std. Dev = ,58Mean = 3,05N = 1574,00

1,13

28 5 3

1121 23 19

39

64

79

43

88

101

129

73

140 139147

68

147

126

75

25

20

40

60

80

100

120

140

160

1,38 1,63 1,88 2,13 2,38 2,63 2,88 3,13 3,38 3,63 3,88

1,00

1,50

2,00

2,50

3,00

3,50

4,00

199

Sexe

noi

noia

205 293 261 312 318dotze tretze catorze

Satis

facc

88

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (89)

Gráfico 5Satisfacción en el deporte según género y edad

Análisis de los resultados

Los resultados de este estudio nos demuestran la baja correlaciónentre la satisfacción vital y la satisfacción en el deporte de los ado-lescentes de entre 12 y 14 años. Pero este estudio puede aportar nue-vas informaciones a otros estudios que también demuestran que lapráctica y satisfacción en el deporte tiende a decrecer a medida quelos adolescentes se hacen mayores, principalmente lo comprobamosen las chicas de 14 años, que obtienen puntuaciones más bajas.

Según Rodríguez (2000), los chicos y chicas abandonan la prác-tica deportiva por distintas razones. Debemos darnos cuenta que larazón para abandonar el deporte varía según la edad, el sexo y quizáel deporte practicado. Por lo tanto, los estudios futuros deberían de-terminar si las razones para el abandono son generales a todos losdeportes o si hay razones que prevalecen en deportes determinados,y el porqué el deporte, llegada una edad, ya no es una actividad deocio satisfactoria.

Además, los estudios que intentan encontrar los factores psico-lógicos que intervienen en la práctica deportiva han identificado al-gunas variables con un poder explicativo fiable pero modesto. Lacapacidad limitada de las variables psicológicas para explicar lasvariaciones en la actividad física entre los niños implica que las in-tervenciones dirigidas a cambiar los conocimientos, las actitudes y

1,00

1,50

2,00

2,50

3,00

3,50

4,00

192

Sexe

noi

noia

200 291 261 313 317dotze tretze catorze

Espo

rt

Edat

89

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (90)

las creencias sobre la actividad física tendrán una utilidad limitada.Por lo tanto, hace falta un modelo más amplio de los determinantesde la actividad física, y dicho modelo debería incluir variables ex-ternas a la persona (Rodríguez, 2000).

Si se tienen en cuenta las variables ambientales, los estudios he-chos hasta ahora revelan que no hay una variable que pueda consi-derarse por sí sola como el determinante principal de la actividadfísica en los niños y niñas. Puesto que parece ser que hay múltiplesvariables de distintos campos que influyen en la actividad física,quizá sean necesarios enfoques globales de las intervenciones (Ro-dríguez, 2000).

Conclusiones

Aunque este estudio no nos reafirma la idea que el deporte ayudaa mejorar la satisfacción vital, creemos que se ha de seguir estu-diando este tema ya que muchos autores mencionan que el deportees un buen medio socializador e incluye un amplio abanico de va-lores e intereses imperantes en nuestra sociedad.

Considerando los elementos básicos de la práctica deportiva,ésta debería ser divertida y lúdica, debería permitir aprender nuevashabilidades, posibilitar estar con los amigos y amigas y hacer nuevasamistades y ayudar a favorecer el reto de la competición y el propioresultado, mejorar y ganar. Quizás si se tuviesen en cuenta estos va-lores encontraríamos a chicos y chicas más satisfechos tanto a nivelvital como en la actividad física desarrollada.

Tampoco podemos obviar la diferencia entre géneros, que nosobliga quizás a reconstruir el deporte actual y hacerlo desde unaperspectiva que profundice en los valores democráticos alejados deestereotipos sexistas y racistas.

Por último, se debería reflexionar sobre la escala utilizada paramedir la satisfacción en el deporte (ESE) y concretar, más específi-camente, los factores a tener en cuenta para un mayor conoci-miento de las actitudes deportivas en el período de la adolescencia.

También creemos que este estudio debería ampliarse con inves-tigaciones longitudinales y complementar los instrumentos de me-dida con otras metodologías. Consideramos preciso desarrollar pro-

90

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (91)

gramas de intervención en la familia, la escuela y la sociedad engeneral, para resaltar la importancia del logrode un alto nivel de sa-tisfacción vital y también de satisfacción con aquellas actividades,entre ellas, las deportivas, que puedan aportar elementos de satis-facción.

Bibliografía

ALONSO, C. & DEL BARRIO, V. (1994), «Empleo del tiempo libre y consumode drogas en escolares» en Revista de Psicología Social, 9, (1), 71-93.

BALAGUER, I.; PASTOR, Y. & GARCÍA, M.L. (1998), «Dimensiones del es-tilo de vida relacionado con la salud en la adolescencia: una revisión»en Revista de Psicología General y Aplicada, 51 (3-4), 469-483.

BERGER, K.S. & THOMPSON, R.A. (1997), The developing person. ThroughChildhood and Adolescence, Worth Publishers, Inc., New York (4.ª ed.).(Trad. cast.: Psicología del desarrollo: infancia y adolescencia, Ma-drid, Médica Panamericana, S.A.).

BLASCO, T. (1994), Actividad física y salud, Barcelona, Martínez Roca.CASAS, F. (1998), Infancia: perspectivas psicosociales, Barcelona, Paidós.CRUZ, J. & col. (1996), «¿Existe un deporte educativo?: papel de la com-

peticiones deportivas en el proceso de socialización del niño» en Re-vista de Psicología del deporte, 9-10, 111-132.

DIENER, E. (1984), «Subjective well-being» en Psychological Bulletin, 95,542-575. (Trad. Cat.: «El benestar subjectiu» en Intervención psicoso-cial, 8, 67-113).

FIERRO, A. (1984), «Desarrollo social y de la personalidad en la adoles-cencia» en CARRETERO, M.; PALACIOS, J. & MARCHESI, A. (comps.),Psicología evolutiva 3. Adolescencia, madurez y senectud, Madrid,Alianza.

FRISCH, M.B.(1994), Quality of Life Inventory, Minneapolis, ComputerNational Systems.

GARCÍA FERRANDO, M.; PUIG, N. & LAGARDERA, F. (comps.) (1998), So-ciología del deporte, Madrid, Alianza Editorial.

HUEBNER, E.S. (1991), «Correlates of life satisfaction in children» enSchool Psychology Quarterly, 6 (2), 103-111.

HUEBNER, E.S.(1991), «Initial development of the Student’s Life Satis-faction Scale» en School Psychology International, 12, 231-240.

HUEBNER, E.S.(1991), «Futher validation of student’s life satisfactionscale: The independence of satisfaction and affect ratings» en Journalof Psychoeducacional Assessment, 9, 363-368.

91

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (92)

HUEBNER, E.S. & ALDERMAN, G. (1993), «Convergent and discriminantvalidation of a children’s life satisfaction scale: its relationship to selfand teacher, reported psycological problems and school funcioning»en Social Indicators Research, 30, 71-82.

PETRUS, A. (1998), «Esport, educació i diversitat», Ponència al Congrésde l’Educació física i l’esport en edat escolar a la Ciutat de Barce-lona, Projecte educatiu de Ciutat.

PUIG, N. & ZARAGOZA, A. (1994), Lectures en sociologia de l’oci i del’esport, Barcelona, Universitat de Barcelona.

PUIG, N. (1996), Joves i esport, Barcelona, Secretaria General de l’Es-port.

ROBERTS, G.C. (1992), Motivation in sport and exercise, Human KineticsPublishers, Juc. (Trad. cast.: Motivación en el deporte y el ejercicio,Desclée De Brouwer, Bilbao, 1995).

RODRÍGUEZ, A. (2000), Adolescencia y Deporte, Oviedo, Ediciones Nobel.VEENHOVEN, R. (1984), Conditions of Happiness, Dordrecht, D. Reidel

Publ.VEENHOVEN, R. (1994), «El estudio de la satisfacción con la vida» en In-

tevención Psicosocial, 9, 87-116.ZARAGOZA, A. & PUIG, N. (1990), Oci, esport i societat, Barcelona, PPU.

92

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (93)

La necesidad de ocio en los trabajadoresBergamaschi, E.C. y Deutsch, S.

Introducción

En otras épocas, el trabajo se hacía a mano utilizando herra-mientas rudimentarias; de este modo, se apreciaban las múltiplescualidades de la mano obrera. Con la llegada de la Revolución In-dustrial, las máquinas, que habían sustituido este duro trabajo porgrandes industrias de producción en serie, acortaron el extenso aba-nico de actividades obreras, convirtiéndolas en actividades especia-lizadas repetitivas y monótonas. Dicho cambio tan brusco provocómuchos problemas psíquicos y físicos: Trauma Acumulativo y Re-petitivo (R.T.C.), estrés y fatiga (Fayol, 1964), entre otros.

Debido a esta transformación tecnológica, las industrias modifi-caron su punto de vista con respecto a la producción, confiriendo mu-cho más valor a los resultados económicos; por esta razón, reforzaronel trabajo diario de sus empleados mediante horas extraordinarias.Esta jornada laboral «ampliada» perjudica en gran medida a los tra-bajadores, ya que pierden su tiempo libre trabajando en demasía. Di-cho exceso de trabajo limita su tiempo de descanso «ideal» y acarrea,a su vez, un gran número de problemas de salud, como el estrés.

Así mismo, la vida moderna, con sus comodidades y facilida-des, conduce al hombre a una vida aún más sedentaria. El naci-miento de la televisión contribuyó a un descenso de la práctica de

93

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (94)

actividad física, surge la adicción al tabaco y al alcohol, dando lu-gar a una reducción de la calidad de vida y a un incremento de lasafecciones cardiorespiratorias.

Una buena forma de contrarrestar el estilo de vida sedentario yde lograr una mejora en el cuidado del cuerpo es el fomento osteo-muscular y cardiorespiratorio, que proporciona unos beneficios psí-quicos y mantiene al individuo física y emocionalmente sano.

Aún siendo conscientes de su importancia, los individuos siem-pre encuentran un óbice que les impide practicar actividades físicas:el tiempo.

Las extensas jornadas laborales no permiten ni ir a los clubs de-portivos ni a clases de gimnasia; ni siquiera a caminar un poco to-dos los días. Esta es la razón por la cual se ha de fomentar el ociomediante la actividad física. Empleados en Forma es un Plan deGimnasia que tiene su origen en Japón y en los países europeos.Consiste en ejercicios que se practican en el lugar de trabajo y tratade mover y estimular, a través de estiramientos, los músculos máscastigados durante la ejecución de las tareas diarias, y fortalecer losmúsculos menos utilizados en el transcurso de la jornada laboral.De igual modo, dicho programa trata de promover un tiempo de re-lax, con el objeto de fomentar las relaciones interpersonales, preve-nir enfermedades y mejorar el estilo de vida de los empleados.

Este tipo de programas que persigue una mejora de la calidad devida, ha experimentado, en la última década, una progresión real-mente espectacular. Su implantación se ha llevado a cabo en indus-trias de todo el mundo, sobre todo, en aquellas preocupadas por elbienestar de sus colaboradores. Estas aspiran a conseguir la ISO14000 referente a la calidad de vida y la concienciación medioam-biental.

Análisis bibliográfico

¿Qué es el ocio? El ocio se puede definir desde varios puntos devista. Puede significar un estilo de vida, una forma de trabajo quetoma como fundamento el placer y sus requisitos presentes en todaslas actividades, de suerte que la persona siempre tenga un sentimientode bienestar al llevar a cabo sus actividades (Dumazedier, 1975).

94

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (95)

Marx (Dumazedier, 1975) define el ocio como el tiempo fueradel trabajo, donde se incluyen las obligaciones familiares, socialesy religiosas y el tiempo inactivo. Camargo (1986) proporciona otraacepción de ocio. Cree que, para los trabajadores, el ocio es un ele-mento compensador, liberador de la fatiga que busca la renovaciónde la energía necesaria para trabajar el día siguiente.

En el presente estudio, el ocio se concibe como el tiempo librefuera del trabajo, que reporta al trabajador múltiples beneficios físi-cos y psíquicos para superar el desgaste sufrido en la jornada labo-ral. La práctica de actividades físicas es una forma muy sana y reco-mendable de ocupar el tiempo libre. Conforme a los resultados dealgunas investigaciones, cuanto más se mejore la condición física,más se demorarán los primeros síntomas de fatiga. Rossi (Cañete,1996) explica que la actividad física constituye un componenteesencial en la lucha contra el estrés, debido a la liberación extra deadrenalina provocada por la tensión que cada día se experimenta enlas actividades laborales. Por añadidura, la práctica de actividad fí-sica contribuye a reducir la ansiedad causada por el trabajo. Esto noquiere decir que sea obligatorio consagrar mucho tiempo a la prác-tica de ejercicio; según el autor, bastaría tan sólo con 20 minutos aldía para notar sus innumerables efectos beneficiosos.

Las investigaciones llevadas a cabo en Estados Unidos mues-tran que la actividad física produce los siguientes efectos: dismi-nuye la ansiedad, incrementa el buen humor y el bienestar, mejorala disposición y la moral, reduce la depresión, el estrés, el mal hu-mor y la tensión y favorece el desarrollo de la imaginación y forta-lecer la autoestima.

Empleados en Forma

Este programa se creó con el objeto de satisfacer la necesidadde actividad física de los empleados, sin que éstos se vieran obliga-dos a abandonar el lugar de trabajo. Para Ferreira (1997) Emplea-dos en Forma es un programa de ejercicios que se realiza diaria-mente en el lugar de trabajo y cuyo objetivo es tratar de normalizarla capacidad y las funciones corporales requeridas para desarrollarel trabajo, sin necesidad de llevar al cuerpo hasta el límite de sus

95

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (96)

posibilidades. Dicho programa aspira igualmente a conseguir laadaptación social y psicológica del trabajador a su entorno laboral(Basso, 1989).

Empleados en Forma comporta un elevado número de denomi-naciones con respecto a su significado:

—La preparación: un grupo de ejercicios realizados al comienzode la jornada, por medio de los cuales se prepara a la personapara sus necesidades laborales (fuerza, velocidad, precisión yresistencia) (Cañete, 1996).

—La pausa: ésta tiene lugar durante la jornada. Se trata de efec-tuar ejercicios relajantes, contar chistes o participar en dinámi-cas de grupo, tratando de evitar vicios posturales y conceder alos empleados un momento de distracción que imposibilite lamanifestación de estrés (Cañete, 1996).

—Los ejercicios compensatorios: se llevan a cabo al final deldía con la intención de relajar y estirar los músculos más uti-lizados a lo largo de la jornada laboral.

Sharcow (Cañete, 1996) concibe este Programa como una acti-vidad que los trabajadores pueden practicar de forma libre y espon-tánea, y que, más que actuar como un sistema de condicionamiento,ayuda a estimular el conocimiento de sí mismo, incrementando laautoestima y proporcionando, por tanto, una mejor relación consigomismo, con otros y con el entorno.

En el presente estudio se ha incluido una opinión adaptada delautor. El programa compensatorio para los empleados comprendíauna serie de ejercicios (fuerza, estiramientos, socialización, relaja-ción, movilización y compensación) que se hacía durante las horasde trabajo y que trataba de distraer al trabajador con actividades fí-sicas con las que conseguir una mejor calidad de vida en el entornolaboral.

Objetivo

El propósito de este trabajo consiste en identificar los benefi-cios que los trabajadores de una fábrica de preservativos obtuvie-ron con el programa denominado Empleados en Forma.

96

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (97)

Metodología

Sujetos: La muestra se compuso de 82 participantes (43 muje-res y 39 hombres, cuya media de edad era 28,36 y 27,26, respecti-vamente) divididos en dos grupos diferentes: uno, experimental yotro, de control. Todos ellos trabajaban en una fábrica ubicada enSão José dos Campos, São Paulo, Brasil.

Tabla 1Composición de la muestra

Grupo de Control Grupo Experimental

Mujeres 22 21Hombres 19 20

Total 41 41

Fuente: elaboración propia.

Material: Para la preparación del programa se usaron variosmateriales: palos, dogales, balones medicinales (fisioterapeúticos),gomas elásticas, colchones pequeños y un kilo de espinilleras. Latotalidad de las clases se desarrollaron al son de una música previa-mente escogida.

Elaboración de un cuestionario: Se elaboró un cuestionarioque abordaba tres aspectos diferentes: físicos, emocionales y socia-les; y que constaba de 34 preguntas de respuestas múltiples. Dichocuestionario iba dirigido a ambos grupos y se llevó a cabo despuésde que los trabajadores que conformaban el grupo experimental uti-lizaran durante 4 meses el programa de ejercicios Empleados enForma.

Para elaborar el cuestionario se realizó un exhaustivo análisisbibliográfico de documentos que pudieran reflejar las dudas másfrecuentes expresadas por los trabajadores industriales. Tras este aná-lisis, se redactó un cuestionario que se probó con los profesores yestudiantes del Departamento de Educación Física de la UNESP (Uni-

97

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (98)

versidad Estatal de São Paulo, situada en Río Claro, Brasil) a fin decomprobar su claridad y eficacia.

Al cabo de poco tiempo, se probó, a modo de evaluación diag-nóstica, con un grupo de empleados que habían formado parte delprograma Empleados en Forma. Después, se revisaron algunos apar-tados, y, por último, se elaboró un amplio programa de ejercicios.

Tabla 2Preguntas del cuestionario

Siempre A A Casi Nuncamenudo veces nunca

Aspectos Físicos

11. Sufro dolores de cabeza12. Sufro dolores de estómago13. No puedo dormir bien14. Me cuesta trabajar 15. Siempre estoy dispuesto a trabajar16. Trabajo horas extraordinarias17. Trabajo más de 8 horas al día18. Estoy dispuesto a participar

en actividades extralaborales19. Me canso con facilidad10. Voy con frecuencia al médico11. La consulta médica está lejos del trabajo12. Mantengo una postura correcta al andar,

sentarme y tumbarme13. Me suelen doler los brazos 14. Me suelen doler los hombros 15. Me suelen doler las manos 16. Me suele doler la espalda17. Me suelen doler las piernas 18. Me suelen doler los pies

Aspectos Psicológicos

19. Estoy deprimido20. Estoy enfadado21. Estoy indignado22. Estoy preocupado 23. Tengo cambios de humor bruscos 24. Me cuesta concentrarme25. Estoy preocupado por mi cuerpo

98

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (99)

Siempre A A Casi Nuncamenudo veces nunca

26. Soy feliz con mi trabajo27. Soy consciente de los cambios

de mi cuerpo 28. Estoy motivado para practicar

actividades físicas

Aspectos Sociales

29. Me cuesta relacionarme con mis compañeros de trabajo

30. Me cuesta relacionarme con mi familia 31. Estoy preocupado por mi tiempo libre

y mi familia 32. Participo en actividades que organiza

la empresa33. Participo en actividades extralaborales

con mis compañeros34. Participo en reuniones con mis amigos

y sus familias

Fuente: elaboración propia.

Procedimientos: El grupo experimental recibió clases en el lu-gar de trabajo. Cada clase se dividió en dos períodos de 10 minutoscada uno; cinco días a la semana. Al principio, la clase se compusode tres partes: ejercicios de estiramiento, calentamiento y fuerza di-námica de grupo; y ejercicios de compensación. Al final, la clase sefundamentó en los ejercicios de estiramiento. Cuatro meses después,el grupo de control tuvo que cumplimentar un cuestionario.

El análisis de los datos se llevó a cabo mediante un análisis des-criptivo de verificación de ambos grupos. A continuación, se mues-tran los resultados que se obtuvieron en dicho análisis.

Resultados

Los resultados del análisis de datos quedan reflejados en tres ta-blas correspondientes a los aspectos físicos, psicológicos y socialesde los trabajadores:

99

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (100)

Tabla 3Resultados porcentuales de las preguntas que evaluaron

los aspectos físicos

Grupo de Control Grupo Experimental

Preguntas Siempre A A Casi Nunca Siempre A A Casi Nuncamenudo veces nunca menudo veces nunca

11. Sufro dolores de cabeza 20,2 27,3 43,9 31,7 17,0 20,2 20,2 21,92 46,3 29,212. Sufro dolores de estómago 20,2 22,4 12,1 48,7 36,5 20,2 22,4 24,32 34,1 39,013. No puedo dormir bien 20,2 29,2 24,3 46,3 20,2 27,3 29,2 34,12 29,214. Me cuesta trabajar 22,4 20,2 29,7 34,1 53,6 20,2 19,5 19,52 26,8 34,115. Siempre estoy dispuesto

a trabajar 58,5 26,8 27,3 22,4 24,8 41,4 46,3 29,72 22,4 20,216. Trabajo horas extraordinarias 46,3 26,8 21,9 20,2 24,8 34,1 19,5 34,12 12,1 20,217. Trabajo más de 8 horas al día 29,7 27,3 31,7 26,8 24,3 24,8 14,6 21,92 36,5 21,918. Estoy dispuesto a participar

en actividades extralaborales 29,2 26,8 31,7 29,7 22,4 29,2 34,1 21,92 27,3 27,319. Me canso con facilidad 14,6 29,7 39,2 34,1 22,4 22,4 29,7 36,52 41,4 29,710. Voy con frecuencia al médico 20,2 20,2 19,5 51,2 29,2 20,2 20,2 17,22 75,6 27,311. La consulta médica está lejos

del trabajo 20,2 20,2 29,2 41,4 29,2 20,2 20,2 14,62 41,4 43,912. Mantengo una postura

correcta al andar, sentarme y tumbarme 21,9 19,5 46,3 29,7 22,4 29,7 36,5 39,22 12,1 22,4

13. Me suelen doler los brazos 20,2 22,4 26,8 43,9 26,8 24,8 17,2 31,72 31,7 14,614. Me suelen doler los hombros 22,4 14,6 26,8 41,4 14,6 27,3 12,1 39,22 26,8 14,615. Me suelen doler las manos 20,2 12,1 21,9 31,7 34,1 24,8 27,3 24,32 48,7 14,616. Me suele doler la espalda 24,8 22,4 43,9 27,3 14,6 27,3 17,2 29,21 34,1 12,117. Me suelen doler las piernas 20,2 20,2 19,5 51,2 29,2 22,4 24,8 29,22 41,4 21,918. Me suelen doler los pies 20,2 20,2 12,1 39,2 48,7 22,4 20,2 17,22 41,4 39,2

Fuente: elaboración propia.

Con relación al aspecto físico, se observan algunas diferenciasentre ambos grupos: tras la conclusión del programa, el grupo expe-rimental reflejó un número inferior de dolores de cabeza y un des-censo de las horas extraordinarias y de las jornadas laborales supe-riores a 8 horas; así mismo, mostró una mejor disposición frente alas actividades extralaborales, un número menor de visitas médicasa causa del estrés y una merma en los niveles de fatiga, RTC (TraumaRepetitivo y Acumulativo) y dolores derivados de los vicios postu-rales en horas de trabajo.

Con arreglo al aspecto psicológico, los beneficios se constatanen diferentes variables en el grupo experimental: un elevado nú-

100

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (101)

Tabla 4Resultados porcentuales de las preguntas que evaluaron

los aspectos psicológicos

Grupo de Control Grupo Experimental

Preguntas Siempre A A Casi Nunca Siempre A A Casi Nuncamenudo veces nunca menudo veces nunca

19. Estoy deprimido 20,2 24,8 19,5 46,32 29,2 20,2 24,8 34,12 29,2 31,720. Estoy enfadado 22,4 22,4 26,8 43,92 24,3 24,8 24,8 34,12 34,1 21,921. Estoy indignado 20,2 20,2 31,7 3922, 29,2 20,2 27,3 31,72 26,8 34,122. Estoy preocupado 12,1 29,7 43,9 24,32 29,7 27,3 12,1 46,32 26,8 27,323. Tengo cambios de humor

bruscos 20,2 12,1 31,7 36,52 19,5 22,4 27,3 29,22 41,4 19,524. Me cuesta concentrarme 20,2 12,1 43,9 41,42 22,4 20,2 29,7 31,72 392, 19,525. Estoy preocupado por mi

cuerpo 26,8 46,3 19,5 24,82 22,4 36,5 41,4 19,52 22,4 20,226. Soy feliz con mi trabajo 29,2 48,7 21,9 2022, 20,2 34,1 43,9 172,2 24,8 20,227. Soy consciente de los cambios

de mi cuerpo 39,2 39,2 14,6 27,32 20,2 34,1 29,2 31,72 24,8 20,228. Estoy motivado para la

práctica de actividades físicas 24,3 26,8 21,9 14,61 12,1 29,2 29,2 24,39 29,7 27,3

Fuente: elaboración propia.

Tabla 5Resultados porcentuales de las preguntas que evaluaron

los aspectos sociales

Grupo de Control Grupo Experimental

Preguntas Siempre A A Casi Nunca Siempre A A Casi Nuncamenudo veces nunca menudo veces nunca

29. Me cuesta relacionarme con los compañeros de trabajo 20,2 202, 12,1 43,9 43,9 22,4 202, 14,6 31,7 51,2

30. Me cuesta relacionarme con mi familia 20,2 202, 14,6 51,2 34,1 202, 22,4 14,6 29,2 53,6

31. Estoy preocupado por mi tiempo libre y mi familia 48,7 31,7 172, 22,4 202, 43,9 34,1 19,5 202, 22,4

32. Participo en actividades que organiza la empresa 24,3 29,2 34,1 27,3 24,8 21,9 26,8 34,1 27,3 29,7

33. Participo en actividades extralaborales con mis compañeros 14,6 172, 31,7 24,3 12,1 19,5 21,9 34,1 172, 27,3

34. Participo en reuniones con mis compañeros y sus familias 29,2 19,5 29,2 21,9 202, 29,2 21,9 41,4 24,8 22,4

Fuente: elaboración propia.

101

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (102)

mero de trabajadores con una gran capacidad de concentración enel trabajo, un incremento del número de trabajadores preocupadospor su cuerpo y un mayor interés por la felicidad y motivaciónfrente a la práctica de actividades físicas, en comparación con lostrabajadores que no participaron en ningún programa.

En relación con el aspecto social, cabe señalar que, tras la im-plantación del programa de ejercicios en uno de los grupos, se re-gistró un incremento en el número de trabajadores que participaronen actividades extralaborales con los compañeros de trabajo. Porotra parte, se produjo un aumento del nivel de participación de lostrabajadores en actividades extralaborales en compañía de sus ami-gos y sus familias.

Discusión y conclusión

El programa Empleados en Forma se implantó en esta fábricacon el propósito de prevenir las enfermedades provocadas por losesfuerzos repetitivos y las largas jornadas laborales. Gracias a lasclases impartidas en el grupo experimental, se pudo advertir unanotable mejora en los aspectos sociales, demostrando que 20 minu-tos al día practicando actividades físicas constituían un tiempo deocio para los trabajadores que, antes de la implantación del pro-grama, centraban todos sus esfuerzos en el manejo y control de lamaquinaria de la fábrica. Dicho grupo manifestó, de acuerdo conlas respuestas del cuestionario, un gran alivio de los dolores de ca-beza causados por el ruido y las presiones laborales, así como unadisminución del estrés sufrido en el trabajo, a diferencia de los em-pleados que no participaron en el programa, los cuales no experi-mentaron mejoría alguna.

Con la ayuda de los ejercicios específicos destinados a estimu-lar y fortalecer los músculos más castigados, y los no tan castiga-dos, en las actividades diarias, se registraron unos índices bajos devisitas médicas a causa de RTC (Trauma Acumulativo y Repetitivo),y un descenso considerable de los niveles de estrés físico y de fa-tiga de los trabajadores que tomaron parte en el programa. La ini-ciativa devolvió a muchos trabajadores el placer y la inquietud porpracticar actividades físicas, contribuyendo, de este modo, a dejar

102

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (103)

de lado la vida sedentaria e inactiva. Cuando se practica una activi-dad física, surge una preocupación por el cuerpo. En el programa,dicha preocupación se fomenta por medio de charlas y ejercicioseducativos con el fin de hacer que la persona adquiera mayorconsciencia e interés por sí misma y por su cuerpo, la alimentación,el peso ideal, la forma física, la salud, las posturas adquiridas enhoras de trabajo y la percepción de las necesidades corporales.

Los participantes en el programa comenzaron a mostrar ciertapreocupación por sus límites físicos y psicológicos, y, por consi-guiente, sus necesidades de ocio. Este puede ser el motivo de unareducción considerable del trabajo extralaboral y de las jornadassuperiores a 8 horas diarias por parte del grupo experimental, en con-traste con el grupo de control. Así, ulteriores investigaciones pro-baron que estos 20 minutos diarios de descanso alentaban a un grannúmero de trabajadores a practicar alguna actividad física en subreve tiempo libre, ayudándoles a llevar una vida más saludable.

Otra consecuencia importante que se deriva del programa com-pensatorio Empleados en Forma es la felicidad de los trabajadores.Esta se debe a la observación de una elevada predisposición frenteal trabajo después de la clase de gimnástica. Los trabajadores perci-bían que, a través del programa, la empresa se preocupaba muchomás por su bienestar y su calidad de vida.

Por añadidura, este sentimiento de felicidad estimula un buenambiente de trabajo, sin disputas ni malentendidos, puesto que ladinámica de grupo y las bromas en el curso de las clases fomentanmomentos de distracción y de diálogo con los trabajadores, durantelos cuales aprenden a conocerse entre sí. Además, este diálogo entretrabajadores, que resulta muy difícil de conseguir debido a la celeri-dad de la producción industrial, puede, incluso, llegar a promoverun incremento de las actividades extralaborales.

Todas las modificaciones percibidas tras la implantación de esteprograma están interconectadas, y, como cabía esperar, la familiase encuentra íntimamente conectada con las mismas. Esa es la ra-zón por la cual se produjo también un aumento de las actividadesde ocio con los amigos y sus familias.

Tomando como base la conducta mostrada por los trabajadoresdurante el período de implantación del programa Empleados enForma, con sólo 20 minutos diarios de actividad física y pausa re-

103

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (104)

creativa, resulta posible dedicar todos los días un poco de tiempo alocio, que, en definitiva, tiene el potencial de demorar la fatiga fí-sica, así como reducir la posibilidad de aparición de estrés psíquicoy, por tanto, mermar el desarrollo de las enfermedades.

No cabe duda de que las jornadas laborales extensas promuevenuna rutina desequilibrada que facilita la frecuencia de enfermeda-des. Por está razón, el ocio representa un factor fundamental en laconsecución de todos los beneficios reportados gracias a los pro-gramas gimnásticos de Empleados en Forma, en un intento por fo-mentar una mejor calidad de vida.

Bibliografía

BASSO, A.L. (1989), Ginástica laboral: perspectiva de difusão no poloindustrial de Piracicaba, Monografía presentada en UNESP de RíoClaro.

CAMARGO, L.O.L. (1986), O que é lazer, São Paulo, Brasiliense.CAÑETE, I. (1996), Humanização: desafio da empresa moderna-a ginás-

tica laboral como uma novo caminho, Porto Alegre, Foco editorial.DUMAZEDIER, J. (1975), Questionamento teórico do lazer, Porto Alegre,

Brasil. FERREIRA, E.P. (1997) (inédito), Projeto de trabalho em ginástica laboral

compensatória para empresas de São José dos Campos, São José dosCampos.

104

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (105)

Programas deportivos en el lugar de trabajo y sus beneficios para la salud de los empleadosTrigonis, I., Harahousou, Y., Kabitsis, C., Matsouka, O.

El interés que ha despertado el potencial de los programas de-portivos (programas de ejercicio) en el lugar de trabajo ha llevado amuchas empresas a realizar inversiones en beneficio de sus emplea-dos. Los directores de los programas deportivos se han dado cuentade que han de encontrar los factores que influyen en las decisionesde participación de los empleados a la hora de iniciar actividades fí-sicas. Numerosos estudios (Aldana, Sutton, Jacobson & Quirk, 1996;Baun, 1995; Bertera, 1990) han demostrado los beneficios que, parala salud de los empleados, reporta la participación en programas de-portivos. Las investigaciones sobre los factores que mueven a losempleados a participar resultan poco claras. Shephard (1992) afir-maba que las personas participan en actividades físicas por variasrazones: diversión, emoción, control del peso, control del estrés,compañerismo, prescripción médica, superación de un reto, aprendi-zaje y bienestar general. Por añadidura, algunos buscan la emocióndel vértigo, la catarsis y las experiencias estéticas y ascéticas (Kaman,1995; Mathes, Schneider & McGivern, 1992).

Hoy en día, multitud de expertos en medicina y en ámbitos direc-tamente relacionados con las ciencias sociales convienen en que el

105

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (106)

estilo de vida constituye el factor modificable más relevante que in-fluye en la salud y la enfermedad (Bertera, 1993; Blair, Smith, Co-llingwood, Reynolds, Prentice & Sterling, 1986; Feldman, 1989). Unnuevo área de interés científico se centra en cómo motivar a la gentepara que cambie sus hábitos y conductas desde el punto de vista de lasalud (Harris, 1991; Kaman, 1987; King, Taylor, Haskell & DeBusk,1990). De los muchos métodos existentes para reducir el estrés, haquedado demostrado que el ejercicio físico contribuye a reducir tantoel estrés fisiológico como el estrés psicológico autopercibido. Algu-nos análisis han probado que los sujetos que se mantienen en formason menos propensos a sufrir estrés fisiológico que un grupo de con-trol falto de forma (Sutherland & Cooper, 1990). La perspectivacientífica predominante acerca de la importancia de los factores in-fluyentes en el estilo de vida, y la necesidad de ayudar a las personasa cambiar sus hábitos de salud, ha conformado el telón de fondo parael desarrollo de programas de promoción de la salud en el lugar detrabajo, cuyo objetivo consiste en ayudar a las personas a cambiarsus hábitos negativos de salud con el fin de adoptar otros más positi-vos (Pronk, Boyle & O’Connor, 1998). El lugar de trabajo puede serun sitio muy efectivo donde fomentar el ejercicio generalizado, dadoque la mayoría de los adultos trabajan lejos de casa (Leslight, 1997).

Los programas de promoción de la salud crecen con celeridad,en parte, porque muchos empleados los eligen como ayuda física(Stevens, Paine & Francisco, 1996). Pese a que cada vez el interéses mayor, aún no existen estudios científicos rigurosos que hayanevaluado la viabilidad y eficacia de la utilización del lugar de tra-bajo para incrementar de forma significativa el número total deadultos que practiquen ejercicio con regularidad. Los pocos estudiosde los que se dispone en el lugar de trabajo quedan limitados a pe-queños grupos de trabajadores muy motivados que se hallan inscritosen programas de ejercicios supervisados (Dishman, Sallis & Orens-tein, 1985; Patton, Corry, Gettman & Graf, 1992). Estos esfuerzosresultan efectivos a la hora de producir cambios en la forma física yen otras variables asociadas; sin embargo, dichos programas de ejer-cicios requieren mucha mano de obra, son caros y llaman la atenciónde un bajo porcentaje de empleados (Pfeiffer, 1998).

Los resultados de una investigación reciente han demostrado queun diseño e implantación adecuados de los programas deportivos

106

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (107)

pueden representar un gran beneficio para los trabajadores (Feld-man, 1989). La mayoría de programas deportivos en entornos em-presariales se han centrado en los ejercicios aeróbicos (calistenia,pistas para practicar jogging, piscinas), aunque algunos de los pro-gramas de menor extensión han hecho hincapié en los estiramientosy la relajación (Ruskin, Halfon, Rosenfeld & Telenbaum, 1990). Sibien se ha comprobado que una serie de factores generales (edad,sexo, coste del programa para los empleados, proximidad del pro-grama, volumen de trabajo de los empleados) afectan de forma di-recta los índices de participación (Tsai, Bernacki & Baun, 1988), sinduda alguna, los lugares de trabajo difieren en los programas queofrecen. Existen pruebas de que los obreros manuales prefieren losdeportes de equipo al jogging o, incluso, a los programas profesio-nales de calistenia (Lovato & Green, 1990; Steinhardt & Carrier,1989). Otros beneficios que reportan los programas de promoción dela salud en el lugar de trabajo se pueden observar igualmente en lareducción del absentismo, las tasas de facturación y los costos médi-cos (Bertera, 1990; Cox, Shephard & Corey, 1987; Shephard, 1989).

La tendencia a definir la participación y los tasas de manteni-miento, de un 20 a un 40%, como un fracaso tiene que ver más conunas expectativas injustificadas, un exceso de promesas y unos ob-jetivos poco realistas que con cualquier estándar determinado demanera objetiva (Leslight, 1997). Puede darse el caso que algunosindividuos se autoseleccionen para una participación limitada porqueprecisen de instrucciones o apoyos menos controlados (Leslight,1997). Otros pueden considerar que un programa no satisface susnecesidades personales y, por tanto, elegir otro o continuar un régi-men por su cuenta (Shephard, 1990).

Ya no basta con aconsejar a los individuos que se alimenten me-jor o con incrementar la participación de los empleados en activida-des físicas, cuando no reciben apoyo alguno de parte de su familia osus amigos, o no tienen el dinero suficiente para entrar a formarparte de un programa y comprar alimentos nutritivos (Oklada &Iseki, 1990). En cuanto a las variables socioambientales, se ha ob-servado que el apoyo del o de la cónyuge influye de manera cohe-rente en la adhesión a programas clínicos deportivos (Melamed &Manfred, 1995). Ahora bien, se han encontrado resultados muy di-versos en las investigaciones que han examinado los efectos del so-

107

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (108)

porte social de la plantilla o de algún partícipe del programa. Exis-ten indicios de que el refuerzo social de la plantilla o de los compa-ñeros de los programas deportivos ejerce una influencia positivasobre la conducta de participación mostrada ante los mismos (Wan-zel, 1994); en cambio, otros estudios realizados no encontraronninguna influencia significante (King et al., 1990). La comodidadpercibida del entorno deportivo ha resultado ser un elemento indis-pensable en el mantenimiento de una participación inicial y conti-nuada en los programas clínicos (Dishman et al., 1985).

La finalidad de este estudio fue explorar las preferencias y ne-cesidades de los empleados respecto a la programación de activida-des físicas en un entorno laboral clave de Grecia. Se hizo hincapiéno sólo en el estudio de las variables demográficas y relativas a losprogramas deportivos, sino también en la gran variedad de factorespsicosociales, ambientales y conductistas de especial relevancia enla participación de estos programas, fundamentales para los esfuer-zos de intervención educativa y conductista realizados en esta área.

Metodología

Sujetos

Los participantes de este estudio fueron 171 trabajadores de unaplanta industrial manufacturera que rellenaron un cuestionario deforma voluntaria. Cerca de la mitad, el 52%, participaba en un pro-grama deportivo en el lugar de trabajo, organizado por la fábrica, y el48% restante no participaba en ninguna actividad. La muestra secomponía de 93 hombres (54,4%) y 78 mujeres (45,6%), de edadescomprendidas entre 18 y 65 años, con una media de 42,5. El cuestio-nario estuvo formado por escalas de medición con preguntas de res-puestas múltiples y con preguntas de respuestas dicotómicas (Sí/No).

Procedimiento

Una carta adjunta al cuestionario describía la finalidad de la en-cuesta y aseguraba que se mantendría la confidencialidad de los par-ticipantes, recogiendo únicamente los datos globales y codificando

108

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (109)

las respuestas por medio de un número, en lugar de un nombre. To-dos los datos fueron recogidos y registrados de manera que prote-gieran el anonimato de los sujetos. El cuestionario incluía: a) pre-guntas de identificación del perfil demográfico de los trabajadores;b) motivos que empujaban o no a participar en un programa deportivoen el entorno empresarial, medidos en una escala Likert de 5 puntosque oscilaba entre (1) «en absoluto importante» y (5) «muy impor-tante»; c) información alusiva a los hábitos de salud de los emplea-dos en las siguientes áreas: 1. nivel de ejercicio (tipo de actividad,frecuencia, duración e intensidad del ejercicio), 2. hábitos nutricio-nales, 3. estrés afrontamiento del estrés, 4. seguridad, y 5) cuidadosmédicos; d) necesidades, aspectos y preferencias de los empleadospor actividades de bienestar/actividades deportivas y tipos de pro-gramas; e) información relativa a la familia, al historial sanitariopersonal y a los factores sociodemográficos; f) su salud física y emo-cional en una escala Likert de 5 puntos que oscilaba entre (1) «muymala» y (5) «excelente»; g) el número de días laborables, en los úl-timos doce meses, que los empleados habían faltado al trabajo pormotivo de enfermedad; h) soporte social.

La consistencia interna de los ítems se computó utilizando el coe-ficiente de fiabilidad alfa de Cronbach. Los coeficientes alfa resul-tantes oscilaron entre ,73 y ,93, donde un coeficiente alfa de ,70 seconsidera por lo general el valor aceptable mínimo. Los factores delcuestionario se analizaron en un estudio previo (Trigonis, Harahou-sou, Kabitsis, Tzetzis & Matsouka, 2000).

Resultados

Las estadísticas descriptivas de la demografía indicaron que lamayoría de los usuarios (71,3%) tenían edades comprendidas entre26 y 44 años. Casi todos (72,7%) habían recibido una buena educa-ción y tenían el graduado escolar y el título universitario. Los in-gresos anuales de la gran mayoría (91,6%) se elevaban a más de12.500 dólares, que representan una cifra superior a los ingresosmedios anuales de la población trabajadora griega (aproximada-mente 10.000 dólares). Por último, cabe destacar que el 68,7% es-taban casados y el 58% tenían hijos.

109

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (110)

Tabla 1Características demográficas de los empleados (n = 171),

en porcentajes

Porcentaje Porcentaje % %

Sexo Título universitario 22,7Hombre 54,4 Estudios de posgrado 20,2Mujer 45,6 Salario

Edad $12.499 o menos 28,418-25 29,4 $12.500-$24,999 27,626-34 30,4 $25.000-$39,999 39,535-44 40,9 $40.000+ 24,445-54 12,3 Estado civil55-65 272, Casado, sin hijos 19,3

Educación Soltero, sin hijos 22,4Menos que el instituto 27,3 Casado, con hijos 49,4Algún año universitar. 29,8 Soltero, con hijos 28,9

Fuente: elaboración propia.

Con el objeto de explorar las razones por las que los adultosparticipan en programas deportivos en el entorno empresarial, seanalizó la importancia de las mismas. Tomando como base un valorpotencial máximo de 5,00, los valores medios oscilaron entre 1,19y 3,45. Las nueve razones recogidas como más importantes en fun-ción de sus valores medios fueron: la salud (M = 3,45), el control delpeso (M = 3,23), el ejercicio físico (M = 3,12), el disfrute (M = 3,10),el entorno social (M = 3,00), el alivio del estrés (M = 2,81) y elautoconcepto (M = 2,81). El dominio (M = 1,69) y el control del ta-baco (M = 1,19) fueron las razones menos importantes para tomarparte en actividades físicas.

Tras realizar un análisis de las respuestas del cuestionario, sellegó a la conclusión de que las razones principales por las que losempleados no participaban en los programas deportivos eran: res-tricciones de horarios, compromisos familiares, aburrimiento, parti-cipación en otros programas deportivos, demasía de gente y plazasde aparcamiento limitadas. La restricción de horarios constituyó larazón más frecuente (M = 3,67), seguida de los compromisos fami-

110

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (111)

liares (M = 3,45), el aburrimiento (M = 3,12), la práctica de deporteen otros centros (M = 3,00), el exceso de gente (M = 2,87), y lasplazas de aparcamiento limitadas (M = 2,76). Esta falta de partici-pación puede deberse a que los no-usuarios en las actividades físi-cas encuentran imposible superar dichas barreras. Por añadidura, el20% declaró que la recepción de información adicional al respectocontribuiría en gran manera a facilitar su participación en los pro-gramas deportivos. Una información adecuada debería incluir lostipos de actividades físicas que resultan más beneficiosos para me-jorar la salud, las distintas maneras de acoplar la práctica de ejercicioregular al plan laboral de cada empleado e información adicional de-tallada donde se les convenza de que los beneficios que reportan lasactividades físicas superan con creces los aspectos negativos de lasmismas.

Figura 1Las razones más importantes

por las que los empleados participan en programas deportivos en el entorno empresarial

Aunque no existieron diferencias significativas entre los sexos(t169 = 1,2, p > ,001) (M = 3,6 para las mujeres, M = 4,9 para loshombres) con respecto al número de horas semanales dedicadas ala práctica de actividades recreativas, sí que hubo una gran diferen-

1

2

3

Salud

Control peso

Ejercicio

Disfrute

Entorno social

Alivio estrés

Autoconcepto

Dominio

Supresión tabaco

0,5

1,5

2,5

3,5

111

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (112)

Figura 2Las principales razones

por las que los no-usuarios no participaron en programas deportivos

cia (t169 = 4,21, p < ,001) en relación con el tipo de actividades re-creativas en las que participaron. Las mujeres practicaban el aeróbiccon más asiduidad que los hombres (t169 = 4,40, p < ,001) y jugabanmás al softball recreativo (t169 = 4,34, p < ,05). En cambio, los hom-bres eran más dados a participar en deportes de equipo; a saber: elbaloncesto, el tenis y el voleibol. (t169 = 3,99, p < ,001). Cabe desta-car que no se observaron grandes diferencias (t169 = 2,36, p > ,001)entre los antecedentes deportivos de los usuarios y los no-usuariosen los programas de actividad física. Ambos grupos practicaban casilas mismas actividades (t169 = ,99, p > ,001) que creían esenciales enun programa deportivo desarrollado en el entorno empresarial. Losresultados medios mostraron que tanto los usuarios (M = 4,44)como los no-usuarios (M = 4,38) concedían una mayor importanciaal factor sanitario (reducción del estrés, gimnasia acuática, natación,aeróbic, pruebas físicas) que al deportivo (M = 2,40 y M = 2,73 res-pectivamente), que engloba los deportes de equipo (baloncesto,racquetball, voleibol). Según parece, en los programas deportivosen el entorno empresarial, las actividades individualizadas relacio-nadas directamente con el ejercicio físico se consideran más im-portantes que los deportes de equipo. En cuanto a las distintas cla-

Restricciónhorarios

Compromisosfamiliares

Aburrimiento

Ejercicio enotro lugar

Excesode gente

Aparcamientolimitado

Plazasaparcamientolimitadas2,3

2,7

3,1

3,5

2,5

2,9

3,3

3,7

112

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (113)

ses de ejercicios, el baile aeróbico resultó ser el más practicado,con una participación global del 35% de los encuestados, seguidode correr, caminar, nadar, jugar al tenis, al baloncesto y montar enbicicleta.

Tabla 2Las preferencias de los empleados respecto a los tipos

de programas deportivos en los que les gustaría participar

Variable Porcentaje Horas/semanade empleados (%)

Aeróbic 35 5,1Baile 32 4,7Jogging/caminar 30 5,4Natación 27 3,6Tenis 22 4,8Baloncesto 18 2,6Ciclismo 16 3,7Voleibol 14 3,1Fútbol 18 2,1

Fuente: elaboración propia.

La evaluación del absentismo se fundamentó en la comparaciónestablecida entre los usuarios y los no-usuarios. Se logró un mayorcontrol de dicha evaluación gracias a la utilización de los datos re-ferentes al absentismo laboral recogidos el año anterior. Los usua-rios (M = 4,96) de los programas deportivos en el entorno em-presarial registraron una media de 1,57 días menos de absentismo(t169 = 3,88, p < ,001) que los no-usuarios (M = 6,53), que, desdeun punto de vista estadístico, reflejó una diferencia bastante signifi-cativa.

Después de analizar los hábitos nutricionales de los trabajado-res, se contemplaron algunas diferencias en el consumo de pescado,pollo, verdura y fruta: alimentos todos ellos preferidos en mayormedida por los usuarios de los programas de ejercicios que por losno-usuarios. Con todo, no hubo ninguna diferencia respecto al con-sumo de carne roja y de postres.

113

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (114)

Tabla 3Diferencias en actitudes nutricionales entre los usuarios

y no usuarios de programas deportivos

Variable Usuarios No-usuarios Diferencia(Medias) (Medias)

Pescado 3,29 2,77 *Pollo 3,87 3,21 *Carne roja 2,97 3,75Verdura 3,82 3,55 *Fruta 3,22 3,25 *Postres 3,54 3,67Cereales 3,27 3,41Legumbres 3,38 3,07

Nota: Las puntuaciones más altas indican niveles superiores deconsumo.

* p < ,001.

Sí se apreciaron, por el contrario, diferencias significativas (χ2169 =

= 3,88, p < ,001) entre los usuarios de los programas de ejercicios(42%), que declararon que la familia, los amigos y los compañerosde trabajo mostraron una actitud positiva ante el ejercicio y el fo-mento de la salud. Por desgracia, sólo el 22% de los no-usuariosobtuvo la misma respuesta.

Discusión

Los resultados que ponían de manifiesto que los usuarios y losno-usuarios conferían casi la misma importancia a todas las áreasconceptuales, se obtuvieron de un estudio del que se ha concluidoque, tanto los empleados deportistas como los no deportistas,muestran una actitud positiva con respecto del ejercicio (Roberts &Brodie, 1992). Los programas deportivos han de provocar cambiosen la totalidad de la población trabajadora, así como fomentar undesarrollo hacia la adopción/continuación de conductas específicasde la promoción de la salud.

114

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (115)

Con relación a la población global, los usuarios que participanen los programas de ejercicios son, por lo general, jóvenes solteroscon un alto estatus socioeconómico que anteriormente ya habíanmostrado interés por el ejercicio y otras buenas costumbres sanita-rias. Los niveles más elevados de actividad física activa correspon-dieron a las personas más jóvenes, más cultas y con unos ingresoseconómicos superiores. Los trabajadores más adinerados, mejoreducados y con mayor prestigio empresarial gozaban de más posi-bilidades de incorporar actividades deportivas en sus estilos de vida.Cabe señalar que dichos perfiles demográficos son consecuentescon estudios que revelan que el 66% de los individuos entre 18 y29 años, y el 57% de los individuos entre 30 y 49 años, practicandeporte con frecuencia (Harris & Gurin, 1985). Por añadidura, elnivel educativo de los participantes de este estudio concuerda di-rectamente con análisis que demuestran que los programas deporti-vos resultan más populares entre los trabajadores con unos ingresosy un estatus laboral más elevados (Shephard, 1989). Muchos de loslibros existentes sobre la promoción de la salud reflejan niveles departicipación más altos, entre los ejecutivos y los empleados de ofi-cina, que entre los obreros manuales y los trabajadores mal remu-nerados (Kronenfeld, Jackson, Davis & Blair, 1988; Bertera 1990;Rost, Connell, Schechtman, Barzilai & Fisher, 1990; Nayer & Lee,1998). Así mismo, un gran número de programas consideran a losempleados con un estatus social inferior, a los hombres y a los tra-bajadores veteranos como los sujetos con mayores dificultades parallegar a participar en los programas de promoción de la salud (She-phard, 1992).

Otros estudios describen el perfil de los usuarios de los progra-mas deportivos como trabajadores premiados por su categoría, queregistran, desde el día de su contratación, bajos índices de absen-tismo y niveles de productividad por encima de la media. Bertera(1990) constató en sus investigaciones que existía una similitudconsiderable entre los estilos de vida de grupos de distinto estatussocioeconómico, en concreto, por lo que respecta a los siguientesfactores: aspecto físico, ejercicio, alimentación, tabaquismo y al-cohol; contradiciendo, de esta manera, estudios previos que indica-ban una clara correspondencia de la clase social con la partici-pación en actividades deportivas. Bertera (1990) declaró también

115

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (116)

que los usuarios de programas deportivos, a diferencia de los nousuarios, eran, por lo común, más jóvenes, no fumaban, cobrabanun mayor interés por su salud y eran más conscientes de los benefi-cios que el ejercicio reportaba para la salud. Además, tendían a uti-lizar menos servicios sanitarios y arrojaban bajos índices de absen-tismo y de facturación.

Conrad (1987) llevó a cabo un estudio de usuarios y no-usua-rios de programas de bienestar en el lugar de trabajo, cuyos resulta-dos complementaban en gran medida los obtenidos en análisis an-teriores. En dicho estudio, los usuarios mostraban más interés porsu salud y, en consecuencia, su estado físico era más saludable queel de los no usuarios y los fumadores. Recientes análisis (Leslight,1997; Pronk et al., 1998; Tzetzis & Costa, 1995), que examinaronlos indicadores de la participación, en general, corroboraron los re-sultados recogidos en el presente estudio. Leslight (1997), en su aná-lisis sobre la participación en los programas deportivos en el lugarde trabajo, destacó que los usuarios de tales programas tenían másprobabilidades de haber formado parte de actividades deportivas enel pasado, concebían el ejercicio físico como una prioridad de pri-mer grado y mostraban una actitud más positiva respecto a la prác-tica de deporte. En un estudio que analizaba la intención de partici-par en los programas deportivos (Tzetzis & Costa, 1995) se afirmóque los empleados que no tenían intención de participar en un pro-grama solían ser de mediana edad, veían su salud como «exce-lente» y pensaban que su trabajo y su satisfacción vital resultabanmás gratificantes que los de los trabajadores que sí accedían a par-ticipar. Los organizadores de los programas tenían la obligación deevaluar con detenimiento todas las características del perfil de lostrabajadores, con objeto de organizar programas más efectivos y lo-grar índices de participación elevados.

Los participantes registraron, como razones más importantespara participar en programas deportivos, ítems asociados con el fo-mento de la salud y el ejercicio, con la reducción del estrés y contécnicas de aprendizaje de relajación. Asimismo, los empleados hi-cieron hincapié en la necesidad de un calendario de programaciónadecuado, en el correcto estado de las instalaciones y en la disponi-bilidad de instrucción. Las mujeres, no obstante, estimaron que losmotivos de salud constituían el factor más relevante para practicar

116

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (117)

deporte, y aseguraron, en contraste con los hombres, que el controldel peso, el ejercicio, la reducción del estrés, la relajación y la su-presión del tabaco eran componentes indispensables en un programadeportivo. Por su parte, los antiguos usuarios explican que «la faltade tiempo» y «los compromisos familiares» son las razones princi-pales del descenso del índice de participación en los programas. To-das estas conclusiones coinciden con las del estudio de Shephard(1986), quien afirmaba que los futuros usuarios tienen que sabercómo derribar las barreras que circundan la participación en activi-dades físicas: la falta de tiempo libre, los conflictos familiares y lasobligaciones laborales. Para los habitantes de una gran ciudad, via-jar desde y hacia las instalaciones deportivas puede llegar a conver-tirse en un componente clave de los costes globales de oportunidad,debido a las horas invertidas en el viaje. Al mismo tiempo, viajar azonas rurales recreativas puede concebirse no como un coste adicio-nal, sino más bien como un componente positivo de la experienciaglobal recreativa (Zavela, Davis, Cottrell & Smith, 1988).

De igual modo, viajar unos pocos kilómetros hasta las instala-ciones deportivas puede suponer, para un padre o una madre que notengan coche, un coste de oportunidad excesivo. Además, en lasáreas con un alto índice de desempleo, el tiempo puede llegar aconvertirse en un artículo de consumo más barato, derivando enmétodos deportivos más «rudimentarios», por ejemplo, caminar(Zavela et al., 1988). Futuras investigaciones deberían traer con-sigo un análisis factorial confirmatorio con el objetivo de validar laestructura factorial que engloba las razones de participación recogi-das en el presente estudio.

Habida cuenta de los continuos estudios realizados en esta área,se ve cada vez más claro que ya no resulta apropiada la confianzadepositada en una única prescripción deportiva estándar para todoslos miembros de las instalaciones; los programas de actividadeshan de guardar una relación directa con los objetivos, con las pre-ferencias y con las necesidades de los participantes. Pese a que seobservaron mínimas diferencias (la preferencia femenina por pro-gramas deportivos aeróbicos) referentes a los gustos deportivos ex-presados por hombres y mujeres, aquéllas fueron suficientes parademostrar que las necesidades de programación pueden ser cubier-tas por multitud de grandes empresas, similares a las mencionadas

117

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (118)

en el presente estudio. Cabría la posibilidad de que un amplio aba-nico de actividades atrajera y conservara a un mayor número de in-dividuos. Ahora bien, el desafío al que se enfrentan los instructoresconsiste en crear programas instructivos sólidos que satisfa*gan lasnecesidades de varios grupos de participantes. Por consiguiente,una mayor comprensión de los motivos por los que los adultos par-ticipan en actividades físicas contribuiría en gran manera a lograrun resultado positivo, una experiencia positiva para los adultos físi-camente activos.

Los usuarios de los programas deportivos en el entorno empre-sarial registraron una media de 1,57 días menos de absentismo quelos no usuarios. Los resultados sugieren que una reducción del ab-sentismo, debida a la implantación de programas de promoción dela salud, pudo estar asociada directamente con la participación enlos programas deportivos del entorno empresarial. Cardinal et al.(1998) ya habían evaluado años antes, en un diseño de grupo testigopreanálisis y postanálisis, el impacto que provocaba el programa enel absentismo laboral por horas. Entre 41 escenarios de intervencióncon 29.315 empleados, el absentismo disminuyó en dos años un12%, en comparación con un descenso del 5,8% entre 14.573 em-pleados ubicados en 19 escenarios de control. Esto dio como resul-tado unos ahorros netos, durante dos años, de 11.726 empleados yuna merma de los días de incapacidad laboral en los escenarios deprogramación, comparado con los escenarios de control.

Las presentes conclusiones ponen de relieve que los individuosque pueden motivarse a sí mismos son también capaces de sostenerla práctica de comer correctamente. Se encontraron diferencias sig-nificativas en relación con el consumo de pescado, pollo, verdura yfruta; alimentos preferidos, sobre todo, por los usuarios de progra-mas deportivos. Sin embargo, entre los usuarios y los no usuarios,no se apreciaron diferencias en el consumo de carne roja y de pos-tres. Dichos resultados indicaron que los usuarios de los programasdeportivos y de salud mostraban unos hábitos nutricionales muchomás cuidados que los de los no usuarios. Por dicha razón, cabe laposibilidad de que la participación en programas deportivos los hu-biera sensibilizado respecto de otras actitudes sanitarias, por ejem-plo, la nutrición. Asimismo, cabe destacar que unas clases teóricassobre nutrición podrían despertar un gran interés en los empleados,

118

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (119)

convirtiéndose en un vehículo clave para la consecución de un cam-bio de comportamiento.

No cabe duda de que el refuerzo social ha resultado ser un factoresencial de influencia en la participación de programas deportivos,sobre todo, viniendo de la mano del cónyuge y de la familia (She-phard, 1990). En este estudio, los no usuarios declararon haber reci-bido poco apoyo por parte de la familia y del entorno laboral. Tal ycomo se ha dicho antes, es este segmento de la población el que po-dría obtener un sinfín de beneficios, caso de volverse físicamente ac-tivo. Durante muchos años, se les ha atribuido dichos beneficios alos programas deportivos en el lugar de trabajo; no obstante, los pro-gramas de apoyo familiar tienen la suficiente capacidad para alcan-zar a un elevado porcentaje de trabajadores. Se ha de intentar utilizarestrategias de intervención a fin de sacar el máximo provecho delsoporte social y de crear un entorno de apoyo dirigido a un cambioen el estilo de vida de los trabajadores. Dada la falta de fomento delejercicio, los empleados que no participaban en ninguna actividad,consideraban indispensable el apoyo de los amigos, la familia y loscompañeros de trabajo. Aparte de esto, el apoyo prestado por los ex-pertos en salud, bien dentro o fuera del contexto de una clase, bienen un grupo previamente formado, podría representar una alternativamuy provechosa. Así, la ayuda de clases extra puede adoptar la formade un contacto cercano cara a cara, o un contacto mantenido porcorreo y por teléfono que sea potencialmente más rentable. Dichasestrategias han resultado ser muy halagüeñas tanto en el ámbito delas actividades físicas como en otras áreas sanitarias; a saber: el con-trol del peso (Bertera, 1990; Sloan & Gruman, 1988).

Ni que decir tiene que un elevado número de preguntas quedanpendientes de respuesta: un análisis pormenorizado de los tipos deestrategias ambientales que pueden llegar a ser efectivas a la horade incrementar y mantener la actividad durante la jornada laboral;la viabilidad y rentabilidad de los diferentes enfoques dirigidos aun incremento del ejercicio de los empleados; los mejores métodosexistentes para fomentar un apoyo tangible e interpersonal de la ac-tividad regular, dentro y fuera del lugar de trabajo; y los factores dediferenciación de las preferencias y respuestas de estos trabajadoresrespecto de otros provenientes de entornos laborales más amplios ymás pequeños.

119

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (120)

Referencias

ALDANA, G.S.; SUTTON, D.L.; JACOBSON, H.B. & QUIRK, G.M. (1996),«Relationships between leisure time physical activity and perceivedstress» en Perceptual and Motor Skills, 82, 315-321.

BAUN, B.W. (1995), «The impact of Worksite Health Promotion Pro-grams on absenteeism» en KAMAN, R.L. (ed.), Worksite HealthPromotion Economics. Champaign IL: Human Kinetics Publishers,10-14.

BERTERA, L.R. (1990), «The effects of workplace health promotion onabsenteeism and employment costs in a large industrial population»en American Journal of Public Health, 80(9), 1101-1105.

BERTERA, L.R. (1991), «The effects of behavioral risks on absenteeismand health-care costs in the workplace» en Journal of OccupationalMedicine, 33(11), 1119-1124.

BERTERA, L.R. (1993), «Behavioral risk factor and illness day changeswith workplace health promotion: Two-year results» en AmericanJournal of Health Promotion, 7(5), 365-373.

BLAIR, N.S.; SMITH, M.; COLLINGWOOD, R.T.; REYNOLDS, R.; PRENTI-CE, C.M. & STERLING, L.C. (1986), «Health promotion for educators:Impact on absenteeism» en Preventive Medicine, 15, 166-175.

CARDINAL, B.J.; CARDINAL, M.K.; DRABBS, M.E.; KRAUSE, J.V.; MADDA-LOZZO, J.G.; MARTIN, J.J.; MELVILLE, D.S.; SINGLETON, S.P. (1998),«Preliminary development of a scale to measure regarding the impor-tance of role modeling in physical activity and fitness behaviorsamong health, physical education, recreation, and dance professionals»en Perceptual and motor skills, 86(2), 627-630.

CONRAD, P. (1987), «Who comes to work-site wellness programs? A pre-liminary review» en Journal Occupational Medicine, 29, 317-320.

COX, M.H.; SHEPHARD, R.J. & COREY, P. (1987), «Physical activity andalienation in the work place» en Journal of sport Medicine and Physi-cal Fitness, 27, 429-436.

DISHMAN, R.; SALLIS, J. & ORENSTEIN, D.C. (1985), «The determinants ofphysical activity and exercise» en Public Health Reports, 100(2),158-171.

FELDMAN, R.H. (1989), «Worksite health promotion, labor unions, andsocial support» en Health Education, 55-57.

HARRIS, G. & GURIN, J. (1985), «Look who’s getting it all together» enAmerican Health, 8, 42-47.

HARRIS, J. (1991), «Corporate Wellness Program for Hourly Workers» enJournal of Health Education, 22 (3), 200-205.

120

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (121)

KAMAN, L.R. (1987), «Costs and benefits of corporate health promotion»en Fitness in business, 2, 39-44.

KAMAN, L.R. (1995), Worksite health promotion economics. ChampaignIL: Human Kinetics Publishers.

KING, C.A.; TAYLOR, B.C.; HASKELL, L.W. & DEBUSK, F.R. (1990),«Identifying strategies for increasing employee physical activity le-vels: findings from the Stanford/Lockheed Exercise Survey» en HealthEducation Quarterly, 17(3), 269-285.

KRONENFELD, J.J.; JACKSON, L.K.; DAVIS, E.K. & BLAIR, N.S. (1988),«Changing health practices: The experience from A worksite healthpromotion project» en Social Science and Medicine, 26, 515-523.

LESLIGHT, R. (1997), «Factors affecting adherence and compliance to aworksite exercise program» en ACHPER-Active and Healthy Maga-zine, 4(3), 6-9.

LOVATO, Y.C.; GREEN, W.L. (1990), «Maintaining employee participationin workplace health promotion programs» en Health Education Quar-terly, 17, 73-88.

MATHES, A.S.; SCHNEIDER, M.C. & MCGIVERN, T.A. (1992), «The in-fluence of participation and gender on employees’ Motives for Invol-vement in a Corporate Exercise Program» en Journal of Sport Mana-gement, 6, 1-14.

MELAMED, S. & MANFRED, S.G. (1995), «Objective and subjective workmonotony: Effects on job satisfaction, psychological distress, and ab-senteeism in Blue-Collar Workers» en Journal Of Applied Psycho-logy, 80(1), 29-42.

NAYER, C.; LEE, J. (1998), «The causes and consequences of obesity: a firststep toward permanent change» en AWHP’S Worksite Health, 1(1),34-35.

OKLADA, K. & ISEKI, T. (1990), «Effects of a ten year corporate fitnessprogram on employees’ health» en KANEKO, M., Fitness for the ageddisabled and industrial worker. Human Kinetics: Champaign, IL,249-253.

PATTON, W.R.; CORRY, M.J.; GETTMAN, R.L. & GRAF, S.J. (1992), Imple-menting Health Fitness Programs. Human Kinetics: Champaign IL.

PFEIFFER, G. (1998), «Work promotion vs. health promotion: aligningyour services with the needs of the organization and its people» enAWHP’S Worksite Health, 1(1), 14-20.

PRONK, N.P.; BOYLE, R.B. & O’CONNOR, P.J. (1998), «The associationbetween physical fitness and diagnosed chronic disease in health main-tenance organization members» en American Journal of Health Pro-motion, 12(5), 300-306.

121

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (122)

ROBERTS, K. & BRODIE, A.D. (1992), Inner-city Sport: Who plays, and whatare the benefits? Stichting Uitgeverij Giordano Bruno, The Netherlands.

ROST, K.; CONNELL, C.; SCHECHTMAN, K.; BARZILAI, B. & FISHER, E.(1990), «Predictors of employee involvement in a worksite healthpromotion program» en Health Education Quarterly, 17, 395-407.

RUSKIN, H.; HALFON, S.T.; ROSENFELD, O. & TETENBAUM, G. (1990), enKANECO, M., Fitness for the aged disabled and industrial worker. Hu-man Kinetics: Champaign.

SHEPHARD, R.J. (1986), The economic benefits of enhanced fitness. Hu-man Kinetics Publishers. Champaign.

SHEPHARD, R.J. (1989), «Current perspectives on the economics of fit-ness and sport with particular reference to Worksite Programs» enSports Medicine, 7, 286-309.

SHEPHARD, R.J. (1990), «The costs and benefits of exercise: An industrialperspective» en KANECO, M., Fitness for the aged disabled and indus-trial worker. Human Kinetics: Champaign.

SHEPHARD, R.J. (1992), «A critical analysis of work-site fitness programsand their postulated economic benefits» en Medicine and science insports and exercise, 24, 354-370.

SLOAN, R.P. & GRUMAN, J.C. (1988), «Participation in workplace healthpromotion programs: The contribution of health and organizationalfactors» en Health Education Quarterly, 15, 269-288.

STEINHARDT, A.M. & CARRIER, M.K. (1989), «Early and continued parti-cipation in a work-site health and fitness program» en Research Quar-terly for exercise and sport, 60(2), 117-126.

STEVENS, M.M.; PAINE, A.A.; FRANCISCO, V.T. (1996), «Improving employeehealth and wellness: a pilot study of the employee-driven Perfect HealthProgram» en American Journal of Health Promotion, 11(1), 12-14.

SUTHERLAND, J.V. & COOPER, L.C. (1990), «Exercise and stress manage-ment: fit employees-Healthy organizations?» en International JournalSport Psychology, 21, 202-217.

TRIGONIS, I.; HARAHOUSOU, Y.; KABITSIS, C.; TZETZIS, G.; MATSOUKA, O.(2000), «The role of employers’ demographic and socio-economicalcharacteristics in their decision to introduce sports programmes intheir companies». Proceedings of the International Conference orga-nized by the Athens Institute for Education and Research, «BusinessEconomics-Marketing-Management: Past, Present and Future», Athens,Greece, 149-158.

TSAI, S.P.; BERNACKI, E.J. & BAUN, W.B. (1988), «Injury prevalence andassociated costs among participants of an employee fitness program»en Preventive Medicine, 17, 475-482.

122

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (123)

TZETZIS, G. & COSTA, G. (1995), The profile of the health fitness clubs’consumers. Proceedings of the 5th European Congress on Sport Mana-gement, Athens, Greece, 214-230.

WANZEL, S.R. (1994), «Decades of worksite fitness programs-Progress orRhetoric?» en Sports Medicine, 17, 324-337.

ZAVELA, K.J.; DAVIS, L.G.; COTTRELL, R.R. & SMITH, W.E. (1988), «Doonly the healthy intend to participate in working health promotion?»en Health Education Quarterly, 15, 269-288.

123

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (124)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (125)

La Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT): ¿Una oportunidad perdida?McGillivray, D.

Introducción

La presente comunicación examina el contexto en el que se de-sarrolla la Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT),prestando especial atención a un concepto significativo, la Provi-sión de Ejercicio Físico en el Lugar de Trabajo (PEFLT). Asi-mismo, contempla la «arqueología» de la promoción de la salud, y,en particular, el nacimiento de ésta en el entorno de trabajo y laprovisión de ejercicio físico en el mismo, dentro de la comunidadempresarial del Reino Unido. Por último, ofrece un análisis críticosobre los conflictos y contradicciones que se producen dentro de laPEFLT, tomando como base los datos recogidos en un reciente análi-sis empírico llevado a cabo por el autor. La comunicación concluyecon la discusión de que la PSLT, en forma de PEFLT, representa unaoportunidad perdida, y que, si bien pudiera proporcionar una oportu-nidad de «matrimonio» entre el ocio y la salud, los conflictos y con-tradicciones no les permitirían a ninguno de los dos maximizar susobjetivos.

125

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (126)

El nacimiento de la promoción de la salud en el Reino Unido

La promoción de la salud (HP) tiene sus orígenes en Norteamé-rica, concretamente, en Canadá, donde se han redactado varios in-formes que han sentado precedente y han acarreado importantesconsecuencias para el desarrollo de la promoción de la salud enotros países occidentales, incluyendo el Reino Unido. Desde el In-forme Lalonde (1974), pasando por el Informe Epp (1986), la Cartade Ottawa (1987), y, más recientemente, la Convención de Yakarta(1998), la visibilidad de la promoción de la salud ha logrado alcan-zar unos niveles tan altos que se ha convertido en un actor indis-pensable en la reorientación de los servicios sanitarios, quedandolejos de la dependencia de los poderosos grupos de presión de asis-tencia sanitaria.

El Informe Epp fue el primero que consideró la importancia delentorno en su sentido más amplio y el impacto positivo que ésteproduce sobre la salud, reconociendo a su vez las ventajas prácticasque comporta un enfoque de escenarios que, en la actualidad, cons-tituye un elemento fundamental de la política de promoción de lasalud en el Reino Unido. No obstante, hasta la firma de la Carta deOttawa (1987), la promoción de la salud no pudo gozar del recono-cimiento legítimo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).En la Carta de Ottawa, cuyo objetivo primordial era el fomento dela salud, se dio especial relevancia a los escenarios:

donde aprendemos, trabajamos, amamos y jugamos. (Organisa-tion, 1987).

Una frase similar queda hoy recogida en el nuevo informe depolítica sanitaria de Escocia: Por una Escocia más Saludable-ElLibro Blanco de la Salud (The Scottish Office, 1999). Como cadavez es más patente la influencia que la ideología de promoción dela salud norteamericana ejerce en el contexto donde se enmarca ellugar de trabajo británico, esta comunicación evalúa la idoneidadde ambos enfoques tan equiparables. La Carta de Ottawa estimulóigualmente un debate acerca del equilibrio existente entre la res-ponsabilidad personal para la salud y el papel determinante que losentornos influyentes en ella desempeñan a la hora de determinar las

126

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (127)

desigualdades sanitarias. La actitud del nuevo gobierno laboristabritánico se muestra a favor de un cambio en el discurso dominanteque abarca desde un énfasis en la responsabilidad individual paralos estilos de vida hasta una aceptación de las grandes influenciasambientales sobre nuestra salud; por ejemplo, el empleo, la educa-ción, la renta, la vivienda, etc. Desde un punto de vista teórico, di-cho cambio consiste en pasar de una conducta de estilo de vida in-dividual a un punto de vista sanitario de carácter ecológico y social(Glasgow; McCaul; Fisher, 1993). Además, estas influencias con-forman la base del enfoque de escenarios, fundamentado en la idea

Tabla 1Principales factores determinantes de la Promoción

de la Salud en el Lugar de Trabajo

Fuente: Labonte, 1995.

Factores externos

El dinamismo paraincrementar la pro-ductividad y cam-biar la estructuraempresarial.

Globalización.

Competencia eco-nómica.

Factores organizativos

Condiciones de em-pleo (nivel y méto-do de remuneracióny beneficios).

Trabajo por turnosfrente a horas há-biles.

Libertad y estruc-turas de la toma dedecisiones.

Compromiso con lahigiene y la seguri-dad.

Instalaciones inter-nas (ejemplo: ins-talaciones recreati-vas).

Factores laborales

Ritmo y valoracióndel trabajo.

Nivel de partici-pación del trabaja-dor en la toma dedecisiones.

Filosofía de ges-tión empresarial.

Reiteración de ta-reas y variedad dehabilidades reque-ridas.

Factores individuales

Características deltrabajador individual(sexo, fumador/nofumador, estatus so-cioeconómico).

Exigencias no labo-rales (cuidado de ni-ños o de ancianos).

Recursos personales(educación, familia,apoyo social).

127

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (128)

de que los entornos (por ejemplo, centros de trabajo, escuelas, ciuda-des y comunidades) ejercen un fuerte influjo sobre la salud. Labonte(1998) subraya la complejidad de los determinantes de la salud en ellugar de trabajo, reflejados en la Tabla 1, y es, este triple enfoque, afínal de la «red funcional» de Miller y Rose (1990), el que forma la es-tructura de esta comunicación. Conforme a la teoría de la red funcio-nal, extraída del estudio de excelencia (du Gay, 1996), se crea una redentre el gobierno, los propietarios, los directores y los individuos queviven bajo el dominio de la subjetividad; a saber: los trabajadores. Estacomunicación analizará el entorno en el que se desarrolla el lugar detrabajo, así como evaluará con ojo crítico las tensiones y contradiccio-nes relativas a la PSLT y la PEFLT, que ponen en peligro los intentosestatales y organizativos por controlar los estilos de vida individuales.A continuación, se representan los principales factores determinantesde la Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT):

El retraimiento del Estado-el cuidado de uno mismo

Desde hace tiempo, el Estado viene mostrando un creciente inte-rés por la intervención en los procesos orientados a la salud, el bie-nestar y el ocio de la nación. Una prueba fehaciente a este respectoes la promoción de la responsabilidad de la empresa por la salud yel estado físico de sus empleados. Hasta hace poco, había existidouna indiferencia ante la promoción de la salud en el lugar de trabajoen el Reino Unido (Griffiths, 1996), que reflejaba los planes de fi-nanciación de la atención sanitaria en dicho país. A diferencia delmodelo norteamericano, donde las empresas deben correr con los gas-tos de asistencia sanitaria de sus trabajadores, el Reino Unido cuentacon toda una historia de provisión estatal. Wynne (1997) afirma queel modelo europeo se preocupa más de la salud general de los traba-jadores que del énfasis norteamericano por reducir las primas delseguro de asistencia sanitaria. Sin embargo, la presión ejercida so-bre los fondos del Estado de bienestar social ha llevado a los gobier-nos a examinar detenidamente el potencial que el lugar de trabajotiene para mitigar «la carga de bienestar social». Estas cuestiones yahan sido contrastadas en recientes documentos de política guberna-mental, entre los que se incluyen La Salud de la Nación (1992) y

128

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (129)

Por una Escocia más Saludable-El Libro Blanco de la Salud (TheScottish Office, 1999). Los cambios promovidos por el Nuevo Go-bierno Conservador Derechista en la década de los ochenta, y prolon-gados hasta la década de los noventa, han transformado el conveniosocial establecido entre el Estado, los ciudadanos y las organizacio-nes (Donzelot, 1991). Se han experimentado grandes cambios en loque Conrad y otros (1992) describen como:

jurisdicción corporativa sobre la salud y la conducta de los tra-bajadores.

Con esta definición, Conrad y otros (1992) quieren destacar quelas organizaciones vuelven a tener responsabilidad social, y se esperaque carguen aún más con las responsabilidades de los trabajadores, y,por extensión, con la salud y el estado físico de los ciudadanos.Donzelot (1991) profundiza en este análisis, argumentando que elpapel que desempeñan las organizaciones puede extenderse más alládel cambio organizativo a fin de crear un fuerte impacto en la polí-tica social. Sostiene que:

las nuevas políticas sanitarias convierten el balance social delas empresas en instrumentos de movilización social de los indi-viduos hacia un ahorro en los costes de asistencia sanitaria, yde colaboración en su consecución (...) el traspaso de responsa-bilidades al individuo (p. 279).

De este modo, la salud en el lugar de trabajo se ubica en el con-texto de la ingeniería social, debido a que la empresa se concibecomo un vehículo que contribuye a reducir la carga social y a pro-vocar un cambio de conducta en el estilo de vida de cada individuo.Existen abundantes indicios de que se han ido borrando paulatina-mente los límites existentes entre los intereses y responsabilidadesacerca de la salud privada y laboral de los trabajadores, y la redefi-nición del concepto de ciudadanía. De acuerdo con unos análisis re-cientes, el concepto de derechos de ciudadanía ha sido sustituido, enla jerga gubernamental, por el de derechos y responsabilidades, opor el lema «no existen derechos sin obligaciones» (Giddens, 1998).Según sugiere Donzelot (1991) con relación a la salud:

es como si el clásico contrato entre médico y paciente se viese re-forzado por un segundo contrato entre el Estado y el individuo, con

129

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (130)

la finalidad de lograr una gestión económica conjunta de la saludy la enfermedad (...) en el antiguo contrato, la enfermedad confiereun derecho y reclama un remedio. En el nuevo, la enfermedad sólotiene sentido en cuanto a sus costas, mientras que la salud se con-vierte en una cuestión de responsabilidad cívica (p. 278).

La concepción de la salud como una cuestión de responsabilidadcívica parece atinada, si se tiene en cuenta que la política guberna-mental y la retórica de la promoción de la salud se muestran cada vezmás interesadas en la responsabilidad conjunta por la salud y el estadofísico, y por las obligaciones de los ciudadanos de mantener su cuerpoen plena forma. Los resultados obtenidos del trabajo de campo reali-zado (véase metodología) muestran que aproximadamente el 90% delas organizaciones que cuentan con instalaciones deportivas vieroncómo sus empresarios y trabajadores compartían la responsabilidadpor la salud y el estado físico de estos últimos. La cultura de depen-dencia concomitante con los sistemas de bienestar social (Du Gay,1996) se ha ido mermando, y el abuso de los derechos otorgados a losindividuos ha sido tildado de moralmente desdeñable. Watson y otros(1996) afirman que la sociedad procura imponer el dominio sobre losindividuos por medio de la promoción de conductas sanitarias espe-cíficas destinadas al control corporal. Esta opinión se correspondecon la teoría de Foucault sobre el sujeto controlado y compelido a ha-cer algo contra su voluntad, y que, al mismo tiempo, se controla a símismo con disciplina, tomando parte activa en su propia opresión.

Conrad y otros (1992) son también partidarios de esta postura ysostienen que los Programas de Ayuda a los Empleados (EAP’s),los Programas de Bienestar y los Programas Antidroga aseguran laprolongación de la vida privada de los trabajadores en un centro detrabajo legítimo. La Provisión de Ejercicio Físico en el Lugar deTrabajo es otro ejemplo de política de «gestión del estilo de vida»,según la cual los empresarios deciden cuándo un estilo de vida es«legítimo» o «ilegítimo», basándose, generalmente, en la norma-tiva moral del Estado enfocada a limitar y definir la corrección oincorrección de una actividad. Light (1991) advierte que la exten-sión natural de este enfoque depende en gran medida de si los em-presarios consideran el estilo de vida una condición de empleo, ode la marginalización de aquellos empleados que no adopten unaética sanitaria corporativa. Grundemann y Van Vuuren (1997), por

130

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (131)

su parte, argumentan que existe una línea muy fina entre el fomentode estilos de vida saludables y la contratación de trabajadores, deacuerdo con su nivel de riesgo de enfermedad.

El enfoque de red funcional que se aplica en este caso es tantodeductivo como inductivo, ya que, si bien la política gubernamen-tal se difunde con ayuda de la promoción de la salud entre las orga-nizaciones, hasta llegar, incluso, a los empleados, el propósito finalde dicho enfoque es fomentar la autonomía de los trabajadores.Con arreglo a las teorías de Foucault, el trabajador no sólo «está su-jeto a otro individuo que lo controla y del que depende, sino quetambién está atado a su propia identidad por consciencia o conoci-miento de sí mismo». Ambos significados implican una forma depoder que subyuga y hace subyugar (Foucault, 1977). Desde el puntode vista de Foucault, los individuos se controlan a sí mismos, sinnecesidad de que haya formas de poder represivas o impositivas.Por ejemplo, en el contexto de la PEFLT, los individuos controlan asus propios grupos paritarios, a sus familias y a sus comunidades, yles alientan a llevar un estilo de vida saludable.

La red funcional representa un concepto idealista. Se conocenvarios factores que restringen y limitan los propósitos gubernamen-tales por mejorar la salud pública. En particular, Fielding (1990) re-comienda prudencia al hablar del potencial que muestran las políticasde la PEFLT para lograr unos beneficios mayores de salud pública, yexplica que los llamados grupos de alto riesgo no siempre se sien-ten atraídos por los programas, lo cual hace que su eficacia resultecuestionable. Los siguientes apartados referentes a las tensiones or-ganizativas e individuales ponen más en duda, si cabe, los benefi-cios de la PEFLT en la salud pública.

La Provisión de Ejercicio Físico en el Lugar de Trabajo (PEFLT)

Antes de pasar a analizar los conflictos y contradicciones queconspiran para dar comienzo a la discusión sobre la oportunidadperdida, veamos un resumen de los aspectos más relevantes de laPromoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT), que a su vezconstituyen el fundamento de esta comunicación; a saber: la Provi-

131

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (132)

sión de Ejercicio Físico en el Lugar de Trabajo. La década de losnoventa ha sido testigo ocular de la tendencia por parte de los em-presarios hacia la provisión de instalaciones deportivas y sanitariaspara disfrute de sus trabajadores, mediante la cual se ha asistido auna fusión o «desdiferenciación» (Lash, 1990) del ocio y el trabajo.En un principio, todos estos cambios parecen indicar una reversiónal movimiento de Recreación Racional formado por los industrialesmás paternalistas y modernizados del siglo XIX (Bailey, 1978), en-tre los que destacaban Rowntrees, Robert Owen en New Lanark yCadbury’s. Estos pretendían dirigir el estilo de vida de sus emplea-dos brindándoles la posibilidad de aprender y divertirse al mismotiempo; por el contrario, desde finales del siglo XX hasta nuestrosdías, se han ido estableciendo unas bases mucho más coherentes yadecuadas para la provisión de dichos programas de diversión yaprendizaje. Según Kerr (1993), tanto las organizaciones públicascomo las privadas, primero en Norteamérica, y, más recientemente,en Europa, han implantado programas de ejercicios con el objetode: i) obtener beneficios económicos; ii) llevar una vida saludable;iii) combatir el estrés; iv) realizar ejercicio físico de manera obli-gada. Varios estudios documentan los beneficios de estos programas(Griffiths, 1996; Long, 1993; Kerr & Boss, 1993), a los que tambiénse conoce con el nombre de «fitness o gimnasia de mantenimiento»,«actividad física», «ejercicio» o «bienestar». En esta comunicaciónhemos optado por la terminología de «Provisión de Ejercicio Físicoen el Lugar de Trabajo» (PEFLT). Más allá de los beneficios poten-ciales organizativos de la PEFLT (por ejemplo, incremento de laasistencia, productividad, control del estrés, contratación y retención)(Kogan, 1996; IPD, 1995), se ha reconocido que dicha provisiónpuede actuar en beneficio de la salud pública. Como veremos a con-tinuación, el debate queda abierto a la crítica.

Hoy por hoy, la cifra de evaluaciones pormenorizadas de la PEFLTes bastante baja (O’Leary, 1994). Griffiths (1996) señala que los pro-gramas de ejercicio físico en el lugar de trabajo se consideran la ma-yoría de las veces simples «actos de fe», dado que vienen respaldadospor un escaso rigor científico, por lo que a supervisión y evaluaciónse refiere. Glasgow (1993) critica igualmente los bajos niveles de par-ticipación y la naturaleza autoselectiva de dichos programas. No cabeduda de que existen muy pocas pruebas del impacto que la PEFLT

132

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (133)

causa en los grupos diferenciales de usuarios; por ejemplo, mujeres,no participantes y aquéllos con un estatus socioeconómico inferior.Los estudios que se han llevado a cabo, principalmente, en Nortea-mérica, parecen indicar que, por lo general, el nivel de participaciónes bajo (Griffiths, 1996; Fielding, 1990; Grant & Brisbin, 1992), losparticipantes preocupados por su salud, a menudo, son autoselecti-vos y la mayoría de los programas no tienen en cuenta los senti-mientos del sector de la población trabajadora «desinteresada por susalud» (Grant & Brisbin, 1992; Springett & Dugdill, 1995).

Metodología

En un esfuerzo por clarificar estas afirmaciones y conocer lasconsecuencias gubernamentales, organizativas e individuales de laPEFLT, desde finales de 1997 hasta mediados de 1998, se llevó acabo un estudio a escala nacional de un elevado número de empre-sas del Reino Unido. Se seleccionaron siete prestigiosas industriasorientadas al sector servicios: ocio, hospitalidad, viajes, electrónica,suministro público, economía y venta al por menor. Una encuestapor correo (n = 500) constituyó el elemento central del trabajo decampo que fue complementado por exhaustivas evaluaciones de dosgrandes organizaciones escocesas. Es preciso decir que dichas eva-luaciones fueron realizadas mediante el estudio de casos extraídosde la muestra original. Asimismo, se empleó todo el material deanálisis recogido en el estudio de casos de los propios autores sobreSeagram Co. Ltd. Al final, se rellenaron 214 cuestionarios; un altoíndice de respuesta correspondiente al 43% de la población.

Tensiones organizativas

A partir del movimiento de Recreación Racional, algunos empre-sarios han optado por intervenir de forma más directa en el estilo devida de sus empleados a través de la edificación de instalaciones re-creativas, a veces ubicadas dentro de los límites del lugar de trabajo.Los marxistas consideran que esta provisión de edificios municipa-les y de centros recreativos para los trabajadores es, en realidad, un

133

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (134)

sistema de control social diseñado para apartar a éstos de sus raícespopulares y culturales (Malcolmson, 1973) y/o asegurar una mayorproductividad por medio de la reducción del absentismo y del fo-mento del ejercicio físico (Clarke & Critcher, 1985). No cabe dudade que los resultados de este estudio respaldan la discusión y aludenal uso de la PEFLT como una herramienta organizativa.

En cambio, sí parece haber una oportunidad perdida, ya que enmúltiples ocasiones los beneficios atribuidos a la PEFLT no resultantan eficaces. Según explica O’ Donnell (1986), muchos programasno tienen en cuenta el contexto local y confían demasiado en un mo-delo de provisión de instalaciones recreativas. La mayor parte de lasorganizaciones seleccionan lo que O’Donnell (1986) denomina «pro-gramas de nivel 3», que utilizan instalaciones deportivas profesiona-les, en sustitución de las intervenciones de nivel 1 y 2 que, desde supunto de vista, posiblemente resultarían más efectivas. Esta teoríaviene respaldada por el trabajo de campo llevado a cabo para elabo-rar esta comunicación, y que muestra que el 85% de las organizacio-nes que ofrecían la PEFLT disponían de un gimnasio (un 72% insitu). La eficacia de esta estrategia es cuestionada por Shephard(1992), quien aduce pruebas de que los empleados utilizan muy pocolos gimnasios instalados en el propio lugar de trabajo. Ashton (1993)también pone en duda las ventajas de los programas de ejercicio fí-sico que reportan beneficios para la salud con celeridad, más quegradualidad. Este hecho suscita debates análogos acerca de un enfo-que fundamentado en la calidad de las instalaciones y un enfoque deanimación (Mennel, 1979), orientado al desarrollo deportivo, consi-derado, en general, como más equitativo y razonable (O’Leary, 1994).Los grupos de presión de la promoción de la salud se muestran cadavez más convencidos de que el ejercicio moderado es más eficaz queel ejercicio excesivo. «Más actividad y menos ejercicio físico»: éstees el mensaje que se difunde con el objeto de fomentar «Una VidaActiva». De acuerdo con las ideas de Wimbush (1994):

los programas de ejercicio físico dirigidos a los no participan-tes han tenido siempre muy poco éxito a largo plazo, a causa delas altas expectativas de un nivel superior de actividad. Dentrode este contexto, se han producido multitud de renuncias, incum-plimientos de los programas e, incluso, algunas lesiones bastanteserias.

134

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (135)

Griffiths (1996), sin embargo, manifiesta que las actividades or-ganizativas abarcan desde una mera provisión de información, o unpequeño grupo de bicicletas estáticas, hasta llegar a un número re-ducido de socios de un club externo, o a la provisión interna de ins-talaciones deportivas. Los centros de medicina holística son cada vezmás numerosos (por ejemplo, Seagram, General Accident, ScottishPower). Ahora bien, aún queda un principio instrumental de la pro-visión que prioriza los propósitos organizativos por encima de lasnecesidades individuales.

Un buen ejemplo a este respecto es el uso de la PEFLT como unaherramienta de contratación y retención: una de las principales razo-nes por las que las organizaciones ofrecen dichas oportunidades. Másde la mitad (59%) de las organizaciones ofrecían sus instalacionesdeportivas como un beneficio derivado de la provisión. Por ejemplo,Cox et al. (1988) sostienen que los programas de ejercicio físico pue-den ser beneficiosos en los casos en que: i) se haya de proteger lasalud del personal «clave» o de los altos ejecutivos; ii) puedan fo-mentar el contacto y la comunicación entre todos los trabajadores;iii) promuevan un mayor compromiso de los trabajadores con la em-presa; iv) mejoren la imagen pública de la empresa. En cualquiera deestos casos, los principios comportan una naturaleza instrumental yorganizativa. Es muy posible que los beneficios que reporta la PEFLTdespierten gran interés en los ciudadanos de clase media que hayanllegado muy alto, porque es probable que concedan mayor valor a lasalud y al estado físico (Lupton, 1994). Según la opinión de este autor(1994), «la salud» para las clases medias constituye una mezcla deatractivo, mantenimiento del cuerpo en plena forma, moralidad, auto-disciplina y control. Por esta razón conceden gran importancia a te-ner una buena salud y poder gozar de ella.

Otro factor organizativo hace referencia a los conflictos departa-mentales existentes en el seno de las organizaciones. Con respectoa la salud en el lugar de trabajo, Labonte (1995) pone de relieve losdebates irresolutos entre los departamentos de Seguridad e HigieneLaboral (OHS), que fomentan lugares de trabajo higiénicos (porejemplo, eliminando todos los riesgos para la salud y creando unentorno seguro), y el personal de promoción de la salud, que pro-mueve trabajadores más sanos (por ejemplo, mediante el ejercicio,la comida sana y la supresión del tabaco). La PEFLT es, sobre todo,

135

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (136)

un reflejo de este último punto y ha provocado cierto resentimientopor parte de los departamentos de OHS, ya que piensan que la PEFLTes sólo una forma de reducir los gastos de seguridad y que obra asípara cuestionar su legitimidad profesional. No obstante, Wynne(1997) destaca las dificultades a las que se enfrenta de forma vo-luntaria la Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PSLT),en contraste con la base estatutaria de la actividad de los departa-mentos de Seguridad e Higiene Laboral (OHS). Aun así, Grunde-mann y Van Vuuren (1997) sostienen que la OHS debería cambiarsu base de conocimientos de «experto en medicina», con el fin depoder interpretar un papel destacado en la promoción de la salud enel lugar de trabajo.

Donzelot (1991) señala también que el uso instrumental que lasorganizaciones hacen de las políticas, como la PEFLT, con miras afomentar el compromiso, indica sencillamente un cambio de enfo-que hacia los continuos esfuerzos de los capitalistas por la acumu-lación de capital. Afirma que:

su ambición no estriba en transformar la organización de laproducción, sino en cambiar la relación de los individuos paracon su trabajo productivo (p. 251).

Y que durante este proceso, los problemas se mitiguen:

convirtiendo el propio trabajo en el territorio de lo social, comoel espacio privilegiado donde poder satisfacer nuestras necesi-dades sociales (p. 253).

De este modo, el trabajo se hace subjetivo e interesante y se trans-forma en un lugar de diversión y entretenimiento. Este razonamientose suscribe, en el contexto del fomento del placer en el trabajo, comoun buen modo de reducir los costes sociales que el mismo trabajogenera. La Promoción de la Salud y la PEFLT obran de acuerdo conla misma premisa: «si mejoramos nuestra opinión subjetiva sobre eltrabajo, habrá una mayor productividad debida al placer experimen-tado en el mismo». Pese a todo, es evidente que aún existen ciertastiranteces, dado que la promoción de la salud extiende su cometidomás allá de los propósitos comerciales estipulados. De hecho, la pro-moción de la salud, tal y como viene definida en la Carta de Ottawa

136

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (137)

y en otros prestigiosos documentos, se fundamenta en la inclusión,la acción comunitaria, la prevención, la facilitación, la responsabili-dad compartida y los entornos de apoyo a la salud (Organization,1987). Estos ideales chocan un poco con el espíritu empresarial, queconcede gran valor al rendimiento, los beneficios y los resultados.Los objetivos a los que apuntan estos improbables compañeros decama son a menudo contradictorios: trabajan en comandita, por losbeneficios mutuos que percibe cada uno por separado. La promo-ción de la salud considera el entorno laboral como una oportunidadde extender su «radio de alcance» a una población mucho más am-plia (pasamos una tercera parte de nuestro tiempo en el trabajo),permitiéndole así cumplir con su objetivo de promover la salud «don-de aprendemos, trabajamos, amamos y jugamos» (Carta de Ottawa,1987; Trabajando por una Escocia más Saludable). Así mismo, es-peran estimular un cambio de conducta en un contexto que elloscreen es transferible a otros entornos interrelacionados (por ejem-plo, el hogar, la familia, la comunidad). Por el contrario, las organi-zaciones son conscientes de los beneficios potenciales, probados ono, que reporta la promoción de un entorno laboral más higiénicodentro de un área de competencia más amplia de desarrollo organi-zativo. Estos beneficios potenciales son la reducción del absentismo,el incremento de la productividad, la reducción de los niveles de es-trés, la mejora del ambiente social, unos planes de contratación atrac-tivos y una mayor motivación laboral.

El riesgo que entraña dicha colaboración es que el afán de lucrotiende a suprimir el mensaje sanitario, reflejado en el uso de la PEFLTpara lograr los objetivos predeterminados. A título ilustrativo, elnuevo programa de premios a la PSLT en Escocia, los Premios Es-coceses a la PSLT (SHAW) se crearon como respuesta al interésdespertado por Locate, el organismo encargado de fomentar las in-versiones extranjeras en Escocia, teniendo en cuenta el deficientehistorial sanitario de este país. La ironía del «matrimonio» entre lapromoción de la salud y el comercio radica en que ninguna de lasdos partes puede maximizar sus beneficios. El mensaje de la pro-moción de la salud se ve a menudo comprometido por prácticas la-borales deletéreas y por la naturaleza potencialmente divisiva de laPEFLT, mientras que muchas veces las organizaciones no toman enconsideración los beneficios a largo plazo acumulados desde un

137

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (138)

compromiso sanitario contraído por todos los empleados. Kogan(1996) advierte que existen muy pocas pruebas que expliquen eléxito cosechado por la PEFLT, y señala que los negocios serían aúnmás rentables si derivaran sus finanzas a otra parte, con el fin demejorar el entorno laboral y la propia naturaleza del trabajo. Dichamejora se conseguiría por medio de un incremento de personal, mi-nimizando los riesgos laborales y reconociendo el impacto que lashoras hábiles y las expectativas de productividad causan en los ni-veles de estrés de los empleados. Fielding (1990) resume esta situa-ción de forma concisa poniendo de manifiesto que:

las determinaciones sobre el índice de beneficios de estas activi-dades se basan, comúnmente, en los informes anecdóticos de losempleados, los datos disponibles de participación, y la reacciónvisceral de los responsables de la gestión y financiación (p. 77).

Este párrafo implica una falta de evaluación objetiva y sistemá-tica del verdadero mérito de la PEFLT. Grant y Brisbin (1992) am-plían el razonamiento de Fielding añadiendo que:

aproximadamente el 20-30% de la población trabajadora estarádispuesta a tomar parte en los programas de bienestar que ofre-cen (...); estos individuos, por regla general, están preocupadospor su propia salud (...); por lo común, es este 70-80% de lapoblación trabajadora quien conoce los principales factores deriesgo para la salud (...); éstos son los individuos que evitaránparticipar en los programas de bienestar, a causa al miedo, lavergüenza o la falta de entendimiento (...); dichos individuosson los mayores usuarios de asistencia sanitaria dentro de lapoblación trabajadora (...) quienes elevan las reclamaciones decompensación de los trabajadores, quienes practican el absen-tismo con frecuencia, y, por tanto, los empleados menos produc-tivos (p. 106).

Las implicaciones de este pasaje se pueden dividir en tres gru-pos. En primer lugar, es discutible que tan sólo se requiera una baseeconómica para llevar a cabo las intervenciones en el lugar de tra-bajo, dada la plétora de factores que influyen en la participación deprogramas de salud y de ejercicio físico por parte de los trabajado-res de alto riesgo. En segundo lugar, las organizaciones han de ser

138

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (139)

conscientes de que la participación en sí misma no conlleva «eléxito asegurado» ni la probabilidad de una reducción de gastos sig-nificativa. Glasgow et al. (1993) proponen que las medidas de par-ticipación constituyen un reflejo inexacto del compromiso real, yaque miden la inscripción a los programas, más que la adhesión a di-cha participación. Asimismo, cabe la posibilidad de que los usuariosde los programas sean muy propensos a participar, y para éstos, laprovisión en el lugar de trabajo debería considerarse una alternativaeconómica a las instalaciones deportivas privadas. Estos beneficiosse ven incrementados debido a la vigente naturaleza exenta de im-puestos de la provisión de ocio en el lugar de trabajo, dirigida a lostrabajadores del Reino Unido. Por último, este pasaje ilustra la im-portancia de una supervisión y evaluación efectivas de los sistemaslaborales. Muchas organizaciones priorizan los criterios financierospara justificar la PEFLT; sin embargo, existen pruebas que demues-tran que los fondos infrautilizados resultarían unos objetivos máseficaces si: a). la evaluación de la plantilla se llevara a cabo antesde la introducción de un programa formalizado; b). se realizase unaevaluación del impacto de dicho programa en la participación. Aúnasí, las frecuencias simplistas de participación tienen poca utilidad,siempre que no vayan acompañadas de un análisis pormenorizado delas características de cada uno de los usuarios; a saber: edad, sexo,etnicidad e historial sanitario. Sólo en este caso, se pueden tomardecisiones mejor fundamentadas acerca de los métodos más ade-cuados para maximizar la participación dirigida a los llamados tra-bajadores de alto riesgo.

Conforme a lo dicho anteriormente, la reducción de los costes deasistencia sanitaria ha constituido una de las razones fundamentalespara el fomento de la PEFLT. No obstante, Shephard (1992) afirmaque es muy posible que los beneficios económicos a corto plazo(por ejemplo, reducción de bajas laborales a causa de una enferme-dad coronaria) tarden unos cuantos años en manifestarse. Además,los costes de pensiones pueden verse incrementados por motivo deun aumento de longevidad, de una empresa sobrecargada (hipotecada)o de unos planes de pensiones nacionales. Este hecho da a entenderque el problema existente en el análisis económico de la PEFLT y lasalud en el lugar de trabajo estriba en la naturaleza a largo plazo delos costes y beneficios de medición.

139

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (140)

Otro obstáculo que han de salvar los empresarios es conocer conexactitud el impacto de la PEFLT, aislado de otros factores que influ-yen en el absentismo laboral y que Labonte (1995) identifica comoestilo de gestión empresarial, nivel de seguridad en el trabajo, satis-facción laboral, factores psicosociales y un amplio abanico de varia-bles reflejadas en la Tabla 1. En el imperante clima económico decontención de costes organizativos, cuesta imaginarse a las organiza-ciones esperando indefinidamente el rendimiento del capital inver-tido en la PEFLT. Los datos recogidos de los estudios de casos refle-jan que las organizaciones valoran, cada vez más, las implicacionesque todos sus activos (instalaciones deportivas) tienen en los ingre-sos globales de la empresa. El director de Recursos Humanos de unaprestigiosa empresa declaró en una entrevista que las instalacionesdeportivas que tenían, representaban:

«un activo consumible (...) unos gastos financieros indirectos»y que la empresa buscaba el «valor añadido» de todas sus acti-vidades.

Ya ha quedado atrás la era de los industriales filantrópicos y pa-ternalistas, la época en que las organizaciones prestaban sus servi-cios y a cuyos empresarios se les consideraba personas bondadosas,humanitarias y todo un modelo a seguir (por ejemplo, Rowntrees,Owen, Cadbury’s). En la actualidad, las organizaciones son perfec-tamente conscientes de los costes y beneficios que suponen sus in-versiones, especialmente, las realizadas después de la recesión globalde principios de los años noventa. Este ejemplo sugiere que (La-bonte, 1995:217), sin duda alguna, el entorno externo constituye undeterminante crucial en la política interna de la empresa, y afectadirectamente al compromiso a largo plazo que las organizacionesasumen para con la PEFLT y la salud en el lugar de trabajo.

Una de las empresas que, en 1988, formó parte del estudio a es-cala nacional de un gran número de organizaciones (Foley, 1999),empleó también una terminología financiera para describir la maneraen que los empresarios esperaban que las instalaciones deportivasamortizaran el capital invertido y se mantuvieran sin ningún tipo desubsidio. Términos como «apalancamiento y maximización», «expan-sionismo económico», «costas de absentismo», «planes comercia-les», «recuperación económica» y «costo-beneficio» ponen de relieve

140

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (141)

la concepción de algunas empresas con respecto de la PEFLT. Dichoespíritu financiero ha venido acompañado de una profesionalizaciónde la provisión de la salud y del ejercicio físico en el lugar de tra-bajo. La presión por lograr el máximo rendimiento pone en tela dejuicio la necesidad de «aficionados entusiastas que consagraban sutiempo libre a dirigir un club deportivo o un comité social». Estatendencia queda demostrada por el ingreso de las organizaciones enel llamado «mercado empresarial o creado por las grandes empre-sas». Gardner Merchant, Bladerunner y Fitness for Industry son tresde las empresas líderes del Reino Unido dedicadas al mercado em-presarial de instalaciones deportivas. La gran ventaja que les llevana los aficionados se hace patente en su alto grado de experiencia.Fielding (1990) cita la falta de experiencia como el principal motivopor el que los empresarios tienen miedo a llevar a cabo una evalua-ción; pero este pretexto carece de sentido, si tomamos en considera-ción el elevado número de organizaciones profesionales que, hoy endía, existen con este mismo fin. Dichas organizaciones resultanatractivas para el mundo de los negocios, ya que garantizan resulta-dos, arrojan estadísticas para cada variable concebible y avalan laestabilidad de su historial. Muchas de estas organizaciones hacenhincapié en la contratación de científicos del deporte. Estos confie-ren a la empresa el sello de aprobación, basándose en los innumera-bles tratados sobre ciencia y medicina que garantizan la calidad delos servicios e instalaciones deportivos. En otras palabras: las em-presas tienen derechos de autoridad que les han sido concedidos porobservar las disciplinas profesionales esenciales.

Hasta ahora, la discusión ha puesto de relieve la falta de análisissistemático de la PEFLT y de la salud en el lugar de trabajo, sobretodo, en relación con los beneficios acumulados y con el principiode provisión empresarial. Fielding (1990), tras recoger sus experien-cias en Estados Unidos, declara que la coherencia de los registros,de los análisis y de los informes integrados, relativos a los resul-tados obtenidos en el estudio de los programas de la PSLT, suele serpropia de una tercera fase de evolución, y, por si fuera poco, un por-centaje muy bajo de empresarios llega a conseguir dicha coherencia.La mayor parte de éstos, según Fielding, se encuentran, bien en laprimera fase, donde se desarrollan actividades individuales e inco-nexas dentro del lugar de trabajo; bien en la segunda fase, donde di-

141

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (142)

chas actividades se someten a una administración conjunta y, a ve-ces, a un abanico presupuestario. La encuesta llevada a cabo para elpresente estudio reflejó que menos del 50% de las organizacionescon instalaciones deportivas (47%) controlaban el nivel de partici-pación de las mismas. Aún más asombroso fue que menos de laquinta parte (19%) de las organizaciones se molestaba en comprobarlas características de los usuarios, así como las pautas de utilización(22%). Habida cuenta de la anterior discusión, que indica que en laactualidad la mayoría de las empresas importantes requieren un ele-vado nivel de rentabilidad de sus actividades, la encuesta reflejóunos niveles muy bajos en la comprobación de ventajas detectadas.Este hecho significaría que las ventajas son detectadas, en lugar deser medidas. La Tabla 2 ilustra el grado de comprobación entre lasorganizaciones con instalaciones deportivas:

Tabla 2Grado de comprobación entre las organizaciones

con instalaciones deportivas

Variable ¿Una ventaja Ventajas de la PEFLT? comprobadas

Mejora de la imagen de la compañía 65% 24%Reducción del absentismo 37% 24%Mejora de la salud de los empleados 77% 19%Incremento del compromiso/motivación

de los empleados 68% 15%Incremento de la productividad 32% 13%Aumento de la tasa de retención 38% 13%Reducción del fomento de estructuras

jerárquicas 13% 22%Mejora en las prestaciones de redes 34% 24%Plan de contratación para atraer empleados 59% 15%Mejora en el trabajo en equipo 32% 23%Reducción del estrés 79% 13%

Fuente: elaboración propia.

Esta tabla refleja con claridad la falta de armonía existente en-tre la percepción de ciertas variables como ventajosas y el compro-

142

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (143)

miso de comprobación. La despreocupación por la comprobación yevaluación es síntoma evidente de que las organizaciones no pue-den alcanzar los objetivos que se han propuesto. Por añadidura, di-cho incumplimiento de objetivos pone en duda que se logren lospropósitos gubernamentales por mejorar la salud pública en el con-texto laboral.

Tensiones individuales

Con arreglo a las teorías referentes a la promoción de la salud,La Provisión de Ejercicio Físico en el Lugar de Trabajo muestra su-ficiente potencial para incrementar las tasas de participación de losindividuos en actividades de ocio, sobre todo, de las mujeres priva-das de ocio en el trabajo (McGillivray, 1999). No obstante, aún sealbergan dudas con respecto a si los empresarios utilizan eficaz-mente la provisión de ejercicio físico para todos sus empleados, ysi, en realidad, se pueden obtener los beneficios propuestos por elapoyo del gobierno y las organizaciones.

Como se ha podido comprobar, la retórica de la promoción dela salud para todos está reñida con el afán de lucro bajo el que semueven una extensa lista de organizaciones. La PEFLT es poten-cialmente divisiva en su adopción instrumental y organizativa, yconstituye un vehículo fundamental en la mejora del rendimiento.Asimismo, puede que se comprometan los amplios objetivos socia-les ligados estrechamente a la promoción de la salud en el lugar detrabajo. Los análisis demuestran que sólo aquellos deseosos de par-ticipar en actividades relacionadas con la promoción de la salud lo-gran, al final, un beneficio máximo de la PEFLT (Grant & Brisbin,1992; Fielding, 1990; Conrad & Walsh, 1992). Las desigualdadesexistentes en otros ámbitos del ocio adquieren mayor consistenciaen la PEFLT; a saber: los perfiles de usuarios corresponden, por locomún, a ejecutivos de raza blanca, clase media y con estudios su-periores. Por tanto, es muy probable que los individuos vinculadosal sector público del ocio hayan de sortear barreras similares en elentorno laboral.

Los resultados extraídos del trabajo de campo revelan que casitodas las empresas que disponen de instalaciones deportivas (98,5%)

143

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (144)

permiten el acceso a todos sus empleados. Existe, sin embargo, unamínima diferencia entre acceso y accesibilidad. Acceso implicaque muchos empleados pueden ser sistemáticamente excluidos dela participación por causa de las barreras sociales (mera presión,compromisos familiares, conveniencia, restricciones horarias, ver-güenza, falta de interés) o económicas (Labonte, 1995). La implica-ción es que la provisión no tiene por qué corresponderse con laparticipación. El dilema que se les presenta a las empresas que pro-porcionan la PEFLT es que, en lugar de abrazar un mensaje sanita-rio más amplio, refuerzan las dificultades que afrontan en el ámbitopúblico del ocio. Así mismo, la distribución de los beneficios resul-tantes de la mano de obra está abierta a la crítica. A diferencia delos seguros de salud privada, la PEFLT no se considera un «beneficiode cafetería», sino más bien uno universal. Sin embargo, no todos losempleados querrán o podrán formar parte de la PEFLT, poniendo derelieve el asunto de los paquetes de remuneración desproporcio-nada. A título ilustrativo, hacerse socio de un gimnasio ubicado enel centro de Londres puede llegar a costar más de 500 libras al año;en cambio, si dicho gimnasio estuviera situado en el lugar de tra-bajo, los empleados dispondrían de entrada libre o de entrada bajotarifa nominal. Discutiblemente, los participantes gozan de un be-neficio adicional de 500 libras, mientras que los no-participantesno obtienen beneficio alguno. En otras palabras: se marginaliza alos no-participantes y se pone en peligro su libertad de elección.McGillivray (1999) demostró que muchos empleados vinculados conla organización de estudios de casos habrían preferido la opción depercibir salarios superiores a tener que aceptar las inversiones querealizan las empresas en instalaciones deportivas.

La desigualdad en las necesidades expresadas en materia dePEFLT queda patente en sus índices de éxito bajos, cuando se mideen términos de participación (Fielding, 1990).

Así, pues, varios estudios demuestran que la PEFLT, si bien ofreceel potencial para incrementar el nivel de participación de las muje-res en deporte y recreación, puede, incluso, llegar a fomentar la ini-quidad. Según Griffiths (1996), esto es debido a las exigencias detiempo desiguales entre hombres y mujeres, la disponibilidad deinstalaciones deportivas y la cultura de las organizaciones. Foley etal. (Foley, 1999) descubrieron que las instalaciones deportivas en

144

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (145)

el lugar de trabajo no cubren el amplio abanico de necesidades deocio de las mujeres trabajadoras, y, en consecuencia, sufren unamarginalización indirecta en su provisión de instalaciones en el lu-gar de trabajo:

modelada sobre el «paradigma masculino» (...); lo peor es quelos empresarios pueden estar discriminando indirectamente alas mujeres al tratarlas, aunque sutilmente, de manera menosfavorable que a sus opuestos masculinos (p. 16).

Por otro lado, Springett y Dugdill (1995) afirmaban que se hade prestar más atención a las necesidades de grupos diferentes (porejemplo, mujeres), cuyas vidas laborales se ven afectadas por unincremento del estrés derivado de las exigencias de múltiples tareas,como el cuidado de niños y de parientes ancianos. El estudio sobrelas mujeres danesas llevado a cabo por Dean y Kickbush (1995),donde se examinaban sus múltiples tareas, reflejaba que tiene quehaber un mejoramiento de las condiciones de empleo y de los ser-vicios de apoyo familiares a fin de facilitar las actividades rutina-rias relacionadas directamente con la promoción de la salud.

Existen debates éticos acerca de la prominencia que se le con-fiere a los indicadores económicos del éxito. Estos ejercen un fuerteascendiente sobre la inclusión y exclusión en el lugar de trabajo. Lamayor parte de las investigaciones realizadas sobre los programasdeportivos en el lugar de trabajo muestran la posibilidad de que lostrabajadores procedentes de los sectores de población que luchancontra la exclusión sean igualmente excluidos, por razones cuales-quiera, de las actividades deportivas en el lugar de trabajo (Foley,1998; Fielding, 1990; Dean & Kickbush, 1995; Springett & Dugdill,1995). Así mismo, puede que los motivos comerciales contravenganlas normas éticas en el uso de la información derivada de la supervi-sión de los programas de empleados. Fielding (1990) subraya queresulta imprescindible que los empleados confíen en el manteni-miento de su confidencialidad, y vincula ésta con la preocupaciónpor la vigilancia de los empleados y con argumentos más tangiblessobre el derecho de privacidad. Dicha opinión guarda relación di-recta con la teoría de Conrad y Walsh sobre la ética del cuidado dela salud y la forma física. Las dificultades éticas surgen cuando losempresarios han de tomar decisiones entre alternativas económicas

145

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (146)

y humanísticas (por ejemplo, posible baja por enfermedad, nivel in-ferior de productividad, o si se da mayor prioridad al lado humano ymás amable). Los trabajadores pueden encontrarse en una complejasituación, donde exista una presión implícita con el fin de lograr unestilo de vida individual saludable.

El grado de libertad de los empleados en el lugar de trabajoconstituye un elemento fundamental para los críticos marxistas; pordicha razón, Grant y Brisbin (1992) hablan de dicha libertad y afir-man que:

debemos reflexionar sobre las objeciones anticipadas que pre-sentará el sector de la población trabajadora desinteresado porsu salud (p. 107).

Por el contrario, las pruebas demuestran que, por lo general, lasopiniones del sector desinteresado por su salud no se toman en con-sideración y representan una dificultad que requiere una pronta so-lución. El hecho de que los programas laborales establezcan unvínculo entre el éxito y la participación es meramente informativo.La falta de participación se convierte en un problema considerablea medida que el discurso de participación cobra una mayor relevan-cia. Cuando la comprobación y la evaluación tienen como objetivoidentificar la falta de participación y usar la información con indi-viduos, con objeto de diseñar nuevas técnicas con las que hacer frentea este «problema», entonces el «sector de población trabajadora de-sinteresado por su salud» entra en la categoría de atípico, debido asu abstinencia de actividad saludable. Dentro del amplio contextode la política gubernamental, se pone de manifiesto un discurso departicipación similar, ilustrado por el hincapié hecho en la Vida Ac-tiva que, hasta cierto punto, marginaliza aún más la diversión pasivadel ocio. En el sector público del ocio, la promoción del «Deportepara todos» es un buen ejemplo de esta lógica de participación, su-poniendo que todo el mundo quiera participar en actividades depor-tivas, o sea capaz de ello. Sin embargo, según declara Roche (Ro-che, 1993), el deporte ha llegado a crear, e, incluso, fomentar, lasdesigualdades y divisiones sociales con relación a la clase, sexo, et-nicidad, edad y discapacidad. Con frecuencia, dichas divisiones sepasan por alto mientras se fomentan y se dan por descontado, o senormalizan, los beneficios que se obtienen con la práctica del de-

146

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (147)

porte y el ocio. Fielding (1990) lanza una dura crítica contra los en-foques que se utilizan para medir la participación, resaltando que laasistencia a una única clase se incluye, generalmente, en las cifrasde participación, lo cual trastoca considerablemente los niveles rea-les de participación.

El interés que despierta la medición de la participación quedareflejado en la necesidad de las empresas por justificar sus instala-ciones. No obstante, aunque la comprobación pueda resultar efec-tiva a la hora de identificar a los no-participantes (por ejemplo,sólo un 20% de los empleados participan), carece de la capacidadde decidir si la participación per se es exclusivista. El discurso do-minante define los métodos utilizados en la identificación de lasnecesidades. Esto queda bien explicado en el estudio de Springett yDugdill (1995), donde se afirma que la evaluación tiende a reforzarla práctica existente por el uso de cuestionarios que responden a lasnecesidades. Ambos creen que las cuestiones ya están prejuzgadasy reflejan los puntos de vista de los empresarios en relación con es-tilos de vida adecuados y a la necesidad de un cambio de conducta.Por consiguiente, se produce un efecto devastador que desencadenaniveles muy bajos de respuesta, falta de compromiso de los trabaja-dores y parcialidad de la información, en absoluto representativa dela población trabajadora. Por ello, se tiende a reforzar las necesida-des de los trabajadores más sanos, en lugar de satisfacer las necesi-dades de los trabajadores de alto riesgo.

Así mismo, se presupone que «realizar una evaluación de lasnecesidades» confiere al empresario un mandato del programa la-boral. A dicho mandato se le concede una mayor autoridad, en vistade su interés implícito por las necesidades de los empleados, mi-nimizando, así, el escepticismo de las razones del empresario. Quizála prueba más fidedigna de que las evaluaciones de las necesidadesno siempre han resultado tan exitosas son las cifras de partici-pación presentadas por Fielding (1990). Springett y Dudgill (1995)ofrecen la alternativa de incrementar los grupos centrales y las in-vestigaciones, no sólo para cubrir «las necesidades», sino tambiénpara mejorar las fases de comprobación y evaluación que se extien-den más allá de meras frecuencias de participación, explicando porqué los empleados participan o no, y el significado que tiene paraellos la provisión de la salud y el ejercicio físico en el lugar de tra-

147

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (148)

bajo. Springett y Dudgill (1995) proponen que tan sólo la partici-pación de todos los grupos de interés y el historial de los emplea-dos pueden contribuir a superar las dificultades de evaluación de lasnecesidades.

La creación de comités sanitarios en el lugar de trabajo, quecuentan con representantes de los trabajadores, empresarios, sindi-catos, comercios y promoción de la salud, pone de relieve unanueva forma de pensar. Se trata de un movimiento positivo ideadohace poco en los Premios Escoceses a la PSLT (SHAW). Ahorabien, el juego de poder entre los distintos grupos de interés resultapotencialmente problemático. En el contexto de la promoción de lasalud en el lugar de trabajo, la organización anfitriona ostenta elpuesto de poder dominante, gracias al cual controla el acceso al lu-gar de trabajo y establece una agenda laboral. La promoción de lasalud se encuentra siempre en un segundo plano. Su argumento dedefensa destacaría que, en un principio, merece la pena pagar lasconcesiones, basándose en que las consecuencias a largo plazo be-nefician en gran manera a la salud pública. Desde el punto de vistaético, se trata de un argumento teleológico, dado que las conse-cuencias desencadenadas por la acción acaban siendo más relevan-tes que el proceso de lograrlas, confiriendo mayor primacía a los fi-nes que a los medios.

Resulta difícil considerar la discusión de la oportunidad perdidasin haber comprobado antes si la PEFLT satisface las necesidadesde los trabajadores. El término necesidad se acepta, por lo común,como un concepto nada problemático. A continuación, trataremosde ilustrar las graves deficiencias existentes en la concepción de lanecesidad como una entidad fija y predeterminada sita en el contextode la PEFLT y la salud en el lugar de trabajo.

En materia de provisión de la PEFLT, las organizaciones hansido, en multitud de ocasiones, intervencionistas, prescriptivas yfaltas de fundamento teórico, y han confiado siempre en solucio-nes prácticas y técnicas al «problema de la necesidad», definido eneste ejemplo como un nivel muy bajo de salud y ejercicio físico enel trabajo. En gran parte de la PEFLT, se aboga por un punto devista funcional del ocio y el ejercicio físico; a saber: uno en el quese conceda mayor preeminencia a los fines que a los medios (porejemplo, la contención de los costes de la salud sobre la calidad de

148

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (149)

la experiencia; el cambio organizativo funcional sobre el mejora-miento global de la salud). La necesidad de un personal más sanose objetiviza, y, consiguientemente, desaparece de la esfera polí-tica y crítica. Los «factores» que estructuran la necesidad de la sa-lud y el ejercicio físico en el lugar de trabajo se expresan en térmi-nos poco controvertidos, legitimando los derechos de la empresa aimplantar un tipo de programas que contribuyan a «solventar» elproblema. De este modo, se permite a la política del sector públicodel ocio «afrontar» las desventajas recreativas, pero se pasa por altoel discurso, la ideología, las creencias, los valores y las relacionesde poder que definen «el qué como un inconveniente para el quién»(Mishra, 1981). En el ámbito de la política social, el concepto denecesidad se ha tildado de relativo (Bradshaw, 1972), ya que loque una persona o un grupo concibe como una «necesidad», otrolo puede concebir como una «falta» o un «deseo». Duvanal (1972)afirma que:

las personas no tienen «necesidades culturales» que hayan sidofijadas y conferidas de manera innata, antes de su educación yexperiencia en la sociedad (...); la noción de necesidad en elámbito de la cultura y en otros campos resulta mucha más rela-tiva y fluida de lo que a menudo se cree.

El valor personal adscrito al ejercicio y a los usos alternativosdel tiempo libre varía de un individuo a otro. Para las personas quedisfrutan del ejercicio o comen de forma saludable, los costes deoportunidad son compensados por el dividendo personal. Sin em-bargo, éstos experimentan un rápido incremento, cuando el tiempolibre de una persona se agota por completo. Aquellos individuos queno participen en ninguna actividad deportiva reflejarán unos costesde oportunidad superiores a los de los participantes. Shephard(1996) advierte que los costes de los programas para la organiza-ción y los participantes requieren una mayor atención y considera-ción. Los participantes pueden, incluso, llegar a perder su tiempodiscrecional y verse en la obligación de comprar las cuotas, la ropa,el equipo y los viajes de los socios. La empresa puede incurrir encostes de promoción, instalaciones, equipamiento y liderazgo pro-fesional. Dichos costes pueden ser compensados con ayuda de unalto índice de participación (por ejemplo, Scottish Power); en cam-

149

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (150)

bio, si se registra un bajo consumo, los costes pueden llegar a serconsiderables. Asimismo, resulta preocupante que exista la posibi-lidad de que las instalaciones deportivas sean motivo de división,ya que muchos trabajadores pueden resolverse a no participar y po-drían considerar la provisión del ocio un derroche económico delos recursos de la empresa. En su lugar, pueden preferir un incre-mento de los niveles salariales y presupuestarios, dependiendo de lascircunstancias familiares y de la fase del ciclo vital (McGillivray,1999) en la que se encuentren. Es probable que un incremento sala-rial resulte más beneficioso que la provisión de ocio, habida cuentade las circunstancias domésticas. El ocio ha ocupado siempre unlugar desventajoso entre el bienestar social y el mercado, y le ha re-sultado difícil vincularse a los conceptos fundamentales de la nece-sidad, por representar los intereses de una minoría. Por dicho mo-tivo, se podría decir que la PEFLT es problemática a la hora defomentar la salud, y se considera, sobre todo, un paradigma de pa-ternalismo organizativo. Algunos empleados obtendrán más benefi-cios que otros, en función del tipo de provisión del que se dispongaen ese momento.

En el seno del lugar de trabajo, las necesidades vigentes puedenadquirir una mayor o menor relevancia en las distintas fases del ci-clo vital, de acuerdo con los objetivos profesionales, las circunstan-cias familiares, el interés por el ocio, el grado de ética laboral y losfactores ambientales (por ejemplo, las modificaciones societariasen la importancia del trabajo o del ocio). Así, resulta necesario re-lacionar las necesidades con la sociedad imperante: no se puedenconsiderar de forma aislada. Gouldner (1959) cree que los trabaja-dores llevan «modelos latentes» al lugar de trabajo, que les ayudana interpretar las diferentes situaciones. Estos podrían estar funda-mentados en el sexo, la edad o el origen étnico. En otras palabras:cualquier análisis de las necesidades del ocio en el trabajo se verábastante afectado por el escenario social extendido más allá de laorganización. De acuerdo con las teorías de Coates (1999):

la única certeza epistemológica es que la intención, y, por tanto,la actividad social negociada, proviene de la multitud de entor-nos que habitamos en el mundo social que nos rodea. La in-teracción de estas negociaciones entre los distintos entornosproporciona los medios, los propósitos y la estimulación sufi-

150

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (151)

cientes para progresar en nuestra interacción para con los de-más (p. 8).

Hasta que las evaluaciones de las necesidades y demás factoresno tomen en consideración la plétora de diversos ambientes de losque proceden los sujetos, resultará casi imposible alcanzar los obje-tivos establecidos. En el Programa de la Salud en el Lugar de Tra-bajo de Canadá, vienen recogidas las necesidades, preferencias yactitudes de los distintos grupos de participantes, además de las ne-cesidades especiales para cada modelo de lugar de trabajo. El Plande Premios Escoceses a la PSLT (SHAW) se ha adaptado a este re-querimiento, si bien no establece ninguna diferencia en la conce-sión de premios con relación a la magnitud de las empresas. Lasgrandes empresas que cuenten con recursos extensivos, tanto entiempo como en dinero, deberían satisfacer los criterios de los pre-mios de una manera más eficaz que las pequeñas empresas. Dochertyet al. (1999) respaldan dicho punto de vista en su estudio sobre lapromoción de la salud en el lugar de trabajo en Escocia. Mercer(1979) considera varios enfoques de la definición de la necesidad,que se extienden más allá de los conceptos simplistas que se handescrito en los párrafos anteriores. Aun analizando la necesidad derecreación en el contexto del sector público, se pueden trasladar es-tas necesidades al contexto del lugar de trabajo. Mercer clasifica a lasnecesidades en diversas categorías.

Necesidades normativas

Existen definiciones normativas de la necesidad elaboradas porlos expertos en el lugar de trabajo con respecto de la PEFLT (porejemplo, profesionales de la promoción de la salud, directores deRecursos Humanos), que, en última instancia, presentan alternati-vas para los trabajadores. Este enfoque se ha basado, principal-mente, en un discurso médico predominante manifestado mediantela provisión del ocio activo. El inconveniente de dicho enfoque es-triba en su falta de consideración de las condiciones locales especí-ficas y en el encubrimiento de los valores y opiniones subjetivos,reivindicando la objetividad y la neutralidad de valores. Este puntode vista podría asociarse directamente con el enfoque paternalista

151

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (152)

de las empresas a comienzos del siglo XX, en el que proporcionaban,de manera altruista, actividades y servicios bajo el lema «sabemoslo que más le conviene». Dicho enfoque refleja un inconveniente ala hora de lograr un mejoramiento global de la salud pública: ha re-sultado imposible ubicarlo dentro de la reinante cultura consumista(Lupton, 1994).

Necesidades experimentadas

Se refiere a la demanda latente. Esto significa que los indivi-duos participarían, si no fuese por las restricciones como la falta deingresos, las instalaciones adecuadas, la información y el trans-porte. Dicho de otra manera: los factores ambientales restringen laparticipación. En el lugar de trabajo, la respuesta a esta definiciónconsistiría en la creación de entornos de apoyo en los que la parti-cipación pudiera tener lugar (por ejemplo, descuentos en activida-des, tiempo libre para participar, acceso a todos los empleados, laprovisión de información referida a la salud y el ejercicio físico conel fin de fomentar el interés). De este modo, se esperan alcanzar ni-veles más altos de participación. Esta es una política que ha sidoincorporada al Plan de Premios Escoceses a la PSLT (SHAW) y aun gran número de prácticas de la promoción de la salud, desdela redacción de la Carta de Ottawa en 1987. No obstante, Mercer(1979) sostenía que las necesidades experimentadas, como su nom-bre bien indica, dependen por entero de la experiencia aprendida;que dichas necesidades representan un claro reflejo de aquello a loque los trabajadores han estado sujetos, de lo que perciben comoposible: conforme a las encuestas llevadas a cabo, las piscinas y loscentros deportivos constituyen las necesidades más solicitadas porlos empleados en el lugar de trabajo. Es decir, el suministro de ins-talaciones deportivas en otros sectores (sector público) ha trazadounos límites alrededor de lo que los empleados conciben como po-sible en el escenario laboral. Todo esto implica que las definicionesnormativas de cómo debiera ser el ocio dominan nuestra experien-cia (por ejemplo, participación activa). Dichas definiciones se eri-gen como construcciones históricas que, en muchos casos, perma-necen inalterables.

152

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (153)

Necesidades expresadas

Son las necesidades experimentadas puestas en práctica. Este esel perfil de la participación: preferencias exteriorizadas, lo quehace la gente exactamente. Es mensurable y, por lo tanto, funda-mental para los procesos de comprobación y evaluación. Las deci-siones acerca de la provisión se fundamentan en peticiones expre-sadas (por ejemplo, por los usuarios del centro deportivo en el lugarde trabajo). Ahora bien, una de sus limitaciones es que depende delconocimiento de la disponibilidad, el acceso, la oportunidad y lacapacidad. A título ilustrativo, cabría señalar que, en el caso de queun empleado trabajase en un lugar distinto de donde están ubicadaslas instalaciones deportivas, le resultaría más complicado poder ac-ceder a dicha provisión. Por otro lado, puede que las necesidadesexpresadas no destaquen sobremanera en cuanto a sus cifras de par-ticipación. Existe la costumbre de preguntar a los usuarios, en lugarde a los no usuarios, qué opinión les merece la provisión, confir-mando así la hipótesis de que la PEFLT hace hincapié en los traba-jadores sanos. Con todo, hay que decir que los programas fracasanen sus intentos por fomentar la salud pública y llegar hasta los tra-bajadores de alto riesgo.

Las definiciones de Mercer muestran que la necesidad consti-tuye un concepto complejo que no se puede entender con unamera definición. Sin embargo, esto es lo que hacen muchas orga-nizaciones cuando llevan a cabo las evaluaciones de las necesida-des. Con frecuencia elaboran encuestas de la población trabaja-dora que reflejan varias limitaciones. En primer lugar, esta clasede encuestas suele arrojar índices de respuesta bajos, lo que im-plica que la muestra sea poco representativa del conjunto globalde trabajadores. En segundo lugar, cabe la posibilidad de queaquellos que llevan a cabo la encuesta sean muy propensos a par-ticipar y ya hayan mostrado cierto interés por las actividades. Po-dría darse el caso de que estos individuos no formaran parte delos denominados grupos de alto riesgo, representando, de estamanera, un elevado coste para la organización. En tercer lugar, noexiste garantía alguna de que los empleados sean capaces de asu-mir un nivel de compromiso temporal y económico que sea simi-lar entre sí.

153

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (154)

Conclusiones

La presente comunicación ha puesto de relieve las tensionesinherentes que existen entre la retórica de la política gubernamen-tal y la realidad organizativa e individual dentro del ámbito de lapromoción de la salud en el lugar de trabajo, aunque sólo un ele-mento derivado de la PSLT, a saber, la PEFLT, constituye un áreade crecimiento de la actividad en el Reino Unido (Griffiths, 1996),principalmente, en el seno de las grandes empresas con recursossuficientes para invertir en instalaciones deportivas profesionales.Con todo, esta comunicación ha puesto en tela de juicio la eficaciadel enfoque de red funcional, que refleja un movimiento deductivoe inductivo del poder desde los gobiernos hasta los individuos y,en última instancia, desde los individuos hasta los gobiernos. Enprimer lugar, los objetivos gubernamentales del fomento de la sa-lud pública resultan desacertados, habida cuenta del enfoque ins-trumental de las organizaciones con respecto a la PEFLT. En lugarde fijar como principal objetivo a los trabajadores de alto riesgo,la PEFLT ha optado por reforzar las desigualdades existentes en elsector público del ocio en relación con los perfiles de los usuarios.Parte del problema es debido a que las organizaciones han imitadoel enfoque de estilos de vida apropiados, fundamentado en la nor-mativa moral universal del Estado. Por dicha razón, ha resultadoimposible ubicar la provisión en contextos locales y en la reinantecultura de consumo (Lupton, 1994). Los fallos cometidos a la horade fomentar la salud y el ejercicio físico en el sector público se es-tán volviendo a repetir en el entorno laboral. En segundo lugar, lasorganizaciones han perdido la oportunidad de alcanzar los objeti-vos que se han propuesto, por una falta de entendimiento del con-cepto de necesidad y de la importancia de la comprobación y laevaluación de los programas. La provisión se ha elaborado, gene-ralmente, tomando como base las necesidades de los trabajadores,pero las pruebas presentadas en esta comunicación aluden a la priori-zación de los objetivos organizativos. Por último, las tensionesexistentes entre los objetivos gubernamentales y organizativos porpromocionar la salud producen un efecto negativo sobre las expe-riencias individuales. Los resultados obtenidos de éste y otros es-tudios muestran que ciertos individuos son excluidos de la PEFLT,

154

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (155)

bien por su sexo, por su baja propensión a participar en activida-des de recreación, bien por miedo o vergüenza. Tanto los gobier-nos como las organizaciones han de concebir la PEFLT como unafuerza divisiva. Si existe una discriminación en el empleo porcausa de la falta de participación, entonces, la consecución de losobjetivos referentes a la salud pública, la reducción del absentismolaboral, o, incluso, la integración de los trabajadores gracias a laPEFLT seguirán siendo una utopía, y los partícipes de la promo-ción de la salud quedarán subsumidos bajo el peso del imperativocomercial.

Bibliografía

ASHTON, D. (1993), Exercise: health benefits and risks. European Occu-pational Health Series, 1993, World Health Organisation (RegionalOffice for Europe), Copenhagen.

BAILEY, P. (1978), Leisure and Class in Victorian England: Rational re-creation and the contest for control, 1830-1885, London, Routledgeand Kegan Paul.

BRADSHAW, I. (1972), The Concept of Social Need. New Society.CLARKE, J. & CRITCHER, C. (1985), The Devil Makes Work: Leisure in

Capitalist Britain, Basingstoke, MacMillan.COATES, G. (1999), «Motivating the Masses: Identity and the Self» en

The Journal of Urban Leisure and Labour, (1), 17.CONRAD, P. & WALSH, D.C. (1992), «The new corporate health ethic: li-

festyle and the social control of work» en International Journal ofHealth Services, 22(1), 89-111.

DEAN, K. & KICKBUSH, I. (1995), «Health-related behaviour in health pro-motion: utilising the concept of self-care» en Health Promotion In-ternational, 10(1), 35-40.

DEVELOPMENT, IPD. (1995), The IPD guide on occupational health andorganisational effectiveness, IPD, London, Centurian.

DONZELOT, J. (1991), «Pleasure in Work» en BURCHELL, G.; GORDON, C.& MILLER, P., The Foucault Effect: Studies in Governmentality, Lon-don, Harvester Wheatsheaf.

DOCHERTY, G.; FRASER, E. & HARDIN, J. (1999), «Health Promotion inthe Scottish Workplace: a case for moving the goalposts» en HealthEducation Research, 14(4), 565-573.

DU GAY, P. (1996), Consumption and Identity at Work, London, Sage.

155

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (156)

FIELDING, J.E. (1990), «Worksite health promotion programs in the Uni-ted States: progress, lessons and challenges» en Health Promotion In-ternational, 5(1), 75-84.

FOLEY, M. et al. (1998), «Organisational Growth through Human Re-source Management: The Case of Scottish Power» en ManagementLearning.

FOLEY, M.; MAXWELL, G. & MCGILLIVRAY, D. (1999), «Women at Lei-sure and in Work-Unequal Opportunities?» en Equal OpportunitiesInternational, 18(1), 8-18.

FOUCAULT, M. (1977), Discipline and Punish: The Birth of the Prison,Harmondsworth: Penguin.

GIDDENS, A. (1998), The Third Way: The Renewal of Social Democracy.1.ª ed., Cambridge, Polity Press, 166.

GLASGOW, R.; MCCAUL, K. & FISHER, K.J. (1993), «Participation inWorksite Health Promotion: A critique of the literature and recommen-dations for future practice» en Health Education Quarterly, 20(3),391-408.

GOULDNER, A.W. (1959), «Organisational Analysis» en MERTON, R.K. (edi-tor), Sociology Today: Problems and Prospects, New York, Harper Row.

GRANT, C.B. & BRISBIN, R.E. (1992), Workplace wellness: the key tohigher productivity and lower health costs 15, New York, Van Nos-trand Reinhold 155.

GRIFFITHS, A. (1996), «The benefits of employee exercise programmes: areview» en Work and Stress, 10(1), 5-23.

GRUNDEMANN, R.W.M. & VUUREN, C.V. (1997), Preventing absenteeismat the workplace, European Foundation for the Improvement of Li-ving and Working Consditions European Research Report, 1997.

KERR, J.H. (1993), «Exercise, stress and health» en Work & Stress, 7(2),105-107.

KERR, J.H. & VOS, M.C.H. (1993), «Employee fitness programmes, absen-teeism and general well-being» en Work & Stress, 7(2), 179-190.

KOGAN, H. (1996), Weighing up these programmes. Human Resources.LABONTE, R. (1995), «Population health and health promotion: What do

they have to say to each other?» en Canadian Journal of Public Health,86(3), 165-168.

LIGHT, D.W. (1991), «The ethics of corporate health insurance» en Busi-ness and Professional Ethics Journal, 10(2), 49-62.

LONG, B.C. & FLOOD, K.R. (1993), «Coping with work stress:psycholo-gical benefits of exercise» en Work & Stress, 7(2), 109-119.

LUPTON, D. (1994), «Consumerism, Commodity Culture and Health Pro-motion» en Health Promotion International, 9(2), 111-118.

156

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (157)

MALCOLMSON, R.W. (1973), Popular Recreations in English Society,1700-1850, Cambridge, Cambridge University Press.

MENNEL, S. (1979), «Theoretical Considerations in the study of CulturalNeeds» Sociology, 2(2).

MCGILLIVRAY, D. (1999), «Work and leisure-an evaluation of corporate pro-vision for employees» en Leisure Studies Association Newsletter, 52,(52), 20-39.

MERCER, D. (1979), «The Concept of Recreational “Need”» en Journalof Leisure Research, 5(1).

MISHRA, R. (1981), Society and Social Policy: theories and practice ofwelfare, London, MacMillan.

O’DONNELL, M.P. (1986), «Definition of health promotion: Part 11: Levelsof programs» en American Journal of Health Promotion, 1(2), 6-9.

ORGANISATION, W.H. (1987), «Ottawa Charter for Health Promotion» enHealth Promotion, 1(4): iii-v.

OFFICE, THE SCOTTISH (1999), Towards a Healthier Scotland-A White Pa-per on Health, The Scottish Office.

O’LEARY, L. (1994), «Fitness at Work-is it worth it?» en OccupationalHealth Review, 14-16.

ROCHE, M. (1993), «Sport and Community: Rhetoric and reality in thedevelopment of British Sports Policy» en BINFIELD, J.C. & STEVEN-SON, J. (eds.), Sport, Culture and Politics, Sheffield Academic Press:Sheffield, 192.

SHEPHARD, R. (1992), «A critical analysis of work-site fitness programsand their postulated economic benefits» en Medicine and Science inSports and Exercise, 24, 354-370.

SPRINGETT, J. & DUGDILL (1995), «Evaluation of Workplace Health Pro-motion Programmes» en Health Education Journal, 54, 88-98.

SHEPHARD, R. (1996), «Financial aspects of employee fitness programs»en KERR, J. et al., Workplace health: employee exercise and fitness,Taylor & Francis, London.

WYNNE, R. (1997), «The challenge of workplace health promotion: newroles are needed» en Work & Stress, 11(4), 301-303.

WATSON, J. et al. (1996), «Lay Theorising about “the body” and implica-tions for health promotion» en Health Education Research, 11(2),161-172.

WIMBUSH, E. (1994), «A moderate approach to promoting physical: the evi-dence and implications» en Health Education Journal, 53(3), 322-36.

157

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (158)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (159)

Parte IIContribuciones al análisis

y diagnóstico de la práctica deportivaa comienzos del tercer milenio

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (160)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (161)

Ejercicio físico en estudiantesuniversitarios: participación, motivos y obstáculosGonzález, A.M. y Fernández de Liger, I.

Introducción

Después de más de cuatro décadas de investigación epidemioló-gica, se ha acumulado evidencia suficiente sobre los beneficios físi-cos y psicológicos de adoptar estilos de vida activos. Sin embargo,debido a que el conocimiento de los múltiples efectos positivos delejercicio físico no impide que un porcentaje muy elevado de la po-blación permanezca sin implicarse en actividades físicas o deportivasde forma habitual (García Ferrando, 1986, 1990; Dishman, 1988), ac-tualmente, el mayor interés de los investigadores parece radicar enidentificar los factores que determinan que un individuo inicie ymantenga pautas de práctica física regular (Dishman, 1993; Rodrí-guez y González, 1997).

Con ese propósito, durante los últimos años se han llevado acabo en nuestro país numerosos estudios, muchos de ellos de carác-ter descriptivo, sobre las pautas de práctica física en diferentes gru-pos (Devís y Peiró, 1993; Gili y Ferrer-Pérez, 1994; Masachs, Puen-te y Blasco, 1994; Sánchez-Barrera, Pérez y Godoy, 1995). Esto ha

161

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (162)

sido muy conveniente dado el gran desconocimiento que tenemossobre los determinantes específicos para hacer ejercicio físico ydeporte en subgrupos de población, especialmente, cuando se pre-sentan cambios importantes en sus vidas (Dishman y Dunn, 1988).En este sentido, reviste una especial significación el caso de losestudiantes universitarios, dado que el paso de la enseñanza secun-daria a la universidad conduce a la adopción de estilos de vida mássedentarios que se van consolidando, e incluso acentuando, a lolargo de la carrera (Sallis y Hovell, 1990; Blasco, Capdevila, Pin-tanel, Valiente y Cruz, 1996). La única excepción conocida a estanorma general la representan los estudiantes universitarios de Edu-cación Física (González y Rodríguez, 1999), que incrementan suparticipación en actividades físico-deportivas al iniciar su carrera,y mantienen relativamente estable dicha participación hasta su gra-duación.

Los programas de actividades físicas que se articulan a travésde las clases de educación física a lo largo de todo el ciclo de edu-cación primaria y secundaria, teóricamente, están dirigidos, en granmedida, a la promoción de estilos de vida activos durante las poste-riores etapas de la vida. En la práctica, sin embargo, no parece quela participación en actividades físicas durante los años previos a laentrada en la universidad esté relacionada con los modelos de acti-vidad física que se adoptan luego (Dishman y Dunn, 1988).

Esta circunstancia, junto con nuestro interés por explorar laperspectiva de investigación basada en la relación recíproca entreidentidades de rol y conducta como fundamento para explicar laimplicación real en actividades físicas o deportivas, hace que el ob-jetivo de este estudio sea doble. Por una parte, se trata de determinarlas pautas de ejercicio, los motivos y obstáculos de los estudiantesuniversitarios para mantenerse físicamente activos, así como la evo-lución de tales aspectos a lo largo de la carrera. Por otra, interesacomprobar si existe relación entre la identidad con el ejercicio quepuedan tener y la implicación real en actividades físicas y deporti-vas. En esta misma línea, se pretende averiguar si la identidad comosujetos activos va cambiando significativamente de un curso a otroa lo largo de la carrera, y si los eventuales cambios en esa autoper-cepción están relacionados con indicadores conductuales de partici-pación física y deportiva.

162

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (163)

Metodología

Sujetos

La muestra estuvo compuesta por un total de 643 alumnos de laUniversidad del País Vasco (318 varones y 325 mujeres), perte-necientes a las diferentes facultades y escuelas universitarias delCampus de Alava (Farmacia, Filología, Empresariales, IngenieríaTécnica Industrial y Topografía, Magisterio, Trabajo Social y Edu-cación Física), con una media de edad de 21,56 años (DS = 3,18 yrango de 18-52 años).

Instrumentos

Se utilizó el Cuestionario de Identidad y Práctica de ActividadFísica (CIPAF), un cuestionario multicomponente que sirve paraevaluar los siguientes aspectos: 1. datos demográficos, 2. identidadde persona físicamente activa, 3. historia previa de ejercicio físico,y 4. pautas actuales de ejercicio físico. Además, se utilizaron doslistas de posibles motivos para hacer ejercicio físico y motivos parano hacer (o no hacer más) ejercicio físico, respectivamente. Paraestudiar el apartado referido a la identidad de persona físicamenteactiva se incluyó una versión española de la Exercise Identity Scale(Anderson y Cychosz, 1994), cuyas propiedades psicométricas hansido ya bien establecidas (González, 1999). Además de los nueveítems sobre identidad con el ejercicio, esta escala incluye datos deautoinforme sobre ejercicio físico referidos al número de semanasque llevan los sujetos ejercitándose una vez iniciado el curso aca-démico, las horas semanales de ejercicio, y la intensidad de ejerciciopercibida. Esta última valoración se obtuvo pidiendo a los estudian-tes que puntuasen en la escala de Borg (1970) el nivel de esfuerzo enuna sesión típica de ejercicio o de práctica deportiva. Finalmente,la recogida de datos sobre pautas de ejercicio se realizó incluyendoalgunas preguntas sobre patrones de actividad física en estudiantesuniversitarios, utilizadas en un estudio previo de Blasco et al.(1996). Las cuestiones sobre la historia previa de ejercicio físicosólo fueron planteadas a los alumnos de primer curso, dado que sepretendía evaluar los efectos de la transición de la enseñanza mediaa la universitaria y, en el caso de dichos alumnos, la información

163

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (164)

retrospectiva podía ser más fiable al ser reciente el fenómeno a es-tudiar.

En las instrucciones del cuestionario se enfatizaba la considera-ción de los términos actividad o ejercicio físico, no como sinóni-mos de «deporte», sino en un sentido más amplio, sin que conlle-ven necesariamente competición. Así, por ejemplo, el aeróbic, ladanza, el excursionismo, el ir en bicicleta, etc., también se enten-dían como actividad o ejercicio físico y se exhortaba a que fueraese el sentido que dieran a dichos términos cada vez que aparecie-ran en las preguntas que componían el cuestionario que se disponíana contestar.

Procedimiento

A los sujetos se les entregó un cuadernillo que incluía el Cues-tionario de Identidad y Práctica de Actividad Física (CIPAF), ade-más de los dos listados de posibles motivos para hacer y no hacer (ono hacer más) actividades físicas y deportivas, respectivamente. Loscuestionarios se administraron en días diferentes a los distintos cur-sos, siempre al finalizar las clases. En ese momento, los encuestado-res solicitaban la colaboración del alumnado y entregaban a cadauno el cuadernillo, cuya primera hoja detallaba los propósitos de lainvestigación y remarcaba el carácter voluntario de la participación.Tras firmar el consentimiento informado, se cumplimentaban loscuadernillos y eran inmediatamente recogidos por los encuestado-res. La totalidad del proceso duró, aproximadamente, 25 minutos.

Resultados

Por lo que se refiere a la puntuación total en identidad con el ejer-cicio, las grandes diferencias que aparecieron entre los estudiantes deEducación Física —en adelante, EF— (M = 71,72, SD = 11,23) y todaslas demás facultades y escuelas universitarias (M = 47,93, SD = 20,32)resultaron estadísticamente significativas (F = 98,30, p < ,0001). Simi-lares diferencias aparecieron en la práctica totalidad de las variablesrelacionadas con el ejercicio físico, indicando que, a este respecto, lasy los estudiantes de Educación Física constituyen un grupo clara-

164

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (165)

mente diferenciado del resto de la población universitaria. Por esarazón, en adelante se presentarán de forma separada los resultadosque corresponden a uno y otro grupo.

No aparecieron diferencias en identidad con el ejercicio entrehombres y mujeres estudiantes de Educación Física, pero sí entrehombres (M = 53,63, SD = 21,35) y mujeres (M = 44,01, SD = 18,63)del resto de facultades y escuelas universitarias (F = 5,19, p < ,05).Igualmente, no se observaron diferencias significativas entre losdistintos cursos de EF, pero sí en el resto de los centros universita-rios (F = 5,19, p < ,05). Las posteriores comparaciones múltiplesmediante la prueba de Tukey, revelaron que los alumnos de últimocurso tenían una identidad con el ejercicio significativamente me-nor que el resto de los cursos. No aparecieron más diferencias esta-dísticamente significativas entre los grupos.

Para analizar las intercorrelaciones entre la identidad con el ejer-cicio y la conducta de ejercicio real se utilizaron los datos de autoin-forme sobre práctica física. Todas las correlaciones, tanto en EF comoen el resto de centros universitarios, mostraron que la identidad con elejercicio tenía una significativa relación positiva (p > ,001) con cadauno de los tres indicadores conductuales de ejercicio físico (númerode semanas de ejercicio físico, horas por semana e intensidad perci-bida del esfuerzo).

Tabla 1Dedicación media (horas semanales) a actividades físicas

o deportivas durante el curso y el período vacacional en BUP y COU, y en la actualidad (Universidad)

Lic. Educación Resto Física de universitarios

M SD M SD

BUP curso 10,79 14,87 6,98 5,58BUP vacaciones 19,66 16,28 8,69 7,61COU curso 19,95 14,12 5,28 4,89COU vacaciones 19,87 16,51 8,05 6,88Universidad 21,54 10,99 4,18 4,40

Fuente: elaboración propia.

165

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (166)

Con respecto a la historia previa de ejercicio (Tabla 1), se cons-tató que mientras que los estudiantes de Educación Física no mos-traban diferencias en cuanto al número de horas de ejercicio du-rante el curso y durante las vacaciones de verano, ni en BUP ni enCOU, el resto de estudiantes habían realizado significativamente másejercicio en el período vacacional que durante el curso, tanto enBUP (t = 2,64, p < ,01) como en COU (t = 4,97, p < ,0001).

Resultados semejantes aparecen cuando se analizan los datos enfunción del sexo (Tabla 2), sin que aparezcan diferencias significa-tivas entre hombres y mujeres estudiantes de EF con respecto alnúmero de horas semanales de ejercicio realizado durante el curso yen las vacaciones, tanto en BUP y en COU. En el resto de los cen-tros, sin embargo, las diferencias entre hombres y mujeres son esta-dísticamente significativas en todos los casos (p < ,0001).

Tabla 2Dedicación media (horas semanales) de hombres y mujeres a actividades

físicas o deportivas durante el curso y durante el período vacacional en BUP y COU, y en la actualidad (Universidad)

Lic. Educación Resto

Sexo Física de universitarios

M SD M SD

BUP curso hombre 10,04 13,49 19,13 6,39mujer 12,23 16,73 14,35 2,65

BUP vacaciones hombre 19,24 15,24 11,03 8,19mujer 10,46 18,10 15,82 5,71

COU curso hombre 19,68 13,36 17,23 5,32mujer 10,46 15,41 12,98 2,98

COU vacaciones hombre 19,68 15,56 10,60 7,44mujer 10,23 18,28 14,98 4,58

Universidad hombre 22,65 11,11 15,16 4,63mujer 19,20 10,43 13,51 4,12

Fuente: elaboración propia.

Por su parte, el análisis de la práctica física actual reveló dife-rencias significativas (F = 21,88, p < ,0001) entre los alumnos de

166

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (167)

EF (M = 21,54, SD = 10,99) y los del resto de los centros universi-tarios (M = 4,18, SD = 4,40). Sin embargo, por lo que respecta a losestudiantes de EF, no se observaron diferencias significativas entrelos distintos cursos (incluyéndose, en el caso de este centro, tantola actividad física realizada en las clases de educación física y de-portes, como la externa y ajena a las actividades académicas), aunquesí entre hombres y mujeres (F = 4,53, p < ,05). Por el contrario, en elresto de las facultades y escuelas universitarias, las diferencias entrehombres (M = 5,16, SD = 4,63) y mujeres (M = 3,51, SD = 4,12) fue-ron estadísticamente significativas (F = 13,90, p < ,0001), e igual-mente significativas fueron las diferencias encontradas entre losdistintos cursos (F = 4,60, p < ,005), revelando las comparacionesmúltiples posteriores que el alumnado de 1.º (M = 3,14, SD = 3,12)realizaba significativamente menos horas de actividad física a la se-mana que el de 2.º (M = 4,28, SD = 4,08) y 3.º (M = 5,48, SD = 5,40).Más aún, la comparación entre la cantidad de actividad física rea-lizada en COU y la realizada en el primer curso de la carrera uni-versitaria mostró diferencias significativas, tanto en el caso de losestudiantes de EF (t = –8,98, p < ,0001), como en el de los demásestudiantes universitarios (t = 5,48, p < ,0001), si bien indicando enel primero de los casos un aumento muy significativo de la activi-dad física tras el acceso a la universidad y, por el contrario, la re-ducción muy importante de actividad física que se producía entre elresto de los estudiantes en la transición del último año de ense-ñanza media al primer curso de enseñanza universitaria. Estas sig-nificativas diferencias en la cantidad de actividad física realizadaantes y después del acceso a la universidad se repiten en todos loscasos cuando se analizan los datos en función de la variable sexo,salvo en el caso de las chicas no estudiantes de Educación Física,donde la reducción en el nivel de actividad física que experimen-tan de COU (M = 2,94, SD = 2,98) a primer curso universitario(M = 2,18, SD = 2,77). no llega a ser estadísticamente significativa(t = 1,67, p > ,05)

Al comparar a los sujetos que únicamente estudiaban con aquellosque simultaneaban estudios y trabajo, los resultados mostraron queentre el alumnado de Educación Física no había diferencias significa-tivas en las horas de actividad física semanal (F = 1,00, p > ,05), perosí entre el resto de estudiantes universitarios (F = 5,66, p < ,01),

167

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (168)

según se dedicasen sólo a estudiar (M = 3,91, SD = 4,16) o simulta-neasen estudios y trabajo (M = 5,19, SD = 5,14). Al tener en cuentala condición de fumador o no de los sujetos, no aparecieron diferen-cias en actividad física semanal, ni en estudiantes de Educación Fí-sica, ni en el resto de la población universitaria.

En cuanto a los motivos para ejercitarse, «porque me gusta»,«porque me divierte» y «para mantenerme en forma» fueron losmás destacados, tanto en estudiantes de Educación Física como enel resto del alumnado universitario. Sin embargo, aparecieron dife-rencias estadísticamente significativas en la mayoría de las razonespara hacer ejercicio o deporte cuando se compararon ambos gruposde estudiantes (Tabla 3). Cuando se analizaron los datos en funciónde la variable sexo, se comprobó que no existían diferencias signi-

Tabla 3Motivos para participar en actividades físicas o deportivas

Lic. Educación Resto de

Motivos Física universitarios

n % n %

Recomendación médica** 224 21,9 224 11,1Me gusta** 214 99,5 360 89,6Me animan familiares y amigos** 251 23,8 152 37,8Tengo tiempo libre** 162 75,7 235 58,0Acceso fácil a las instalaciones 134 63,2 238 59,1Tengo posibilidades económicas* 115 54,8 176 43,9Para hacer nuevas amistades** 104 48,4 136 33,6Conseguir un cuerpo atractivo 289 41,6 154 37,9Para modificar mi peso 261 28,9 147 36,4Para estar más ágil y flexible 166 77,6 332 81,8Porque me divierte* 206 96,3 354 88,1Para participar en competiciones** 104 48,8 280 19,9Para mantenerme en forma* 200 93,6 342 84,4Para combatir el estrés* 165 77,8 272 67,7Aprender/mejorar habilidades** 168 78,9 229 56,7

Los asteriscos representan el nivel de significación estadística de las diferencias en-tre estudiantes de EF y el resto del alumnado universitaria. *p < ,001; **p < ,0001.

Fuente: elaboración propia.

168

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (169)

ficativas entre hombres y mujeres estudiantes de Educación Física,mientras que en el resto de las facultades y escuelas universitariaslos hombres tan sólo diferían significativamente de las mujeres(F = 44,81 p < ,0001) en la mayor importancia que tenía para loshombres la realización de ejercicio físico o deporte para «poder par-ticipar en competiciones».

Finalmente, en la Tabla 4 se presentan las barreras para no ha-cer ejercicio físico o deporte. Como puede apreciarse, la razón adu-cida con una frecuencia muy superior al resto es «porque tengo queestudiar», si bien aparecen diferencias significativas entre variasbarreras al comparar las respuestas de estudiantes de Educación Fí-

Tabla 4Obstáculos o barreras para participar en actividades

físicas o deportivas

Lic. Educación Resto de

Obstáculos (barreras) Física universitarios

n % n %

No me gusta* 23 22,3 246 11,6Tengo que estudiar** 80 60,2 305 76,4Tengo que trabajar 35 26,7 279 20,3Tengo obligaciones familiares 24 18,8 284 21,4No me divierte, me aburre** 22 21,6 245 11,4Las instalaciones están lejos 21 15,9 279 19,9Las cuotas de acceso son caras 25 19,1 105 26,6El material depotivo es caro 22 16,9 278 19,8Porque estoy lesionado** 52 39,7 241 10,4Porque tengo problemas de salud 14 10,6 240 10,1Porque tengo sobrepeso 22 21,5 220 25,1Porque fumo* 24 23,1 252 13,2Me canso excesivamente** 25 23,8 104 26,3Sin apoyo de amigos y familiares* 23 22,3 230 27,6Malas condiciones climatológicas 29 22,1 293 23,7

Los asteriscos representan el nivel de significación estadística de las diferencias en-tre estudiantes de Educación Física y el resto del alumnado universitario. * p < ,001;**p < ,0001.

Fuente: elaboración propia.

169

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (170)

sica y del resto. Cuando las razones para no hacer actividad física odeporte se analizaron en función del sexo se observó que los estudian-tes de EF únicamente presentan diferencias estadísticamente signifi-cativamente con respecto a sus compañeras en la mayor frecuenciacon la que mencionan «estar lesionado» como barrera que les impidehacer ejercicio físico o deporte (F = 7,77, p < ,01). Por su parte, loshombres y mujeres del resto de centros universitarios muestran dife-rencias significativas en las siguientes razones para no hacer ejerciciofísico o deporte: las mujeres mencionan significativamente más «te-ner que estudiar» (F = 6,49, p < ,01), «tener obligaciones familiares»(F = 9,35, p < ,005), «la lejanía de las instalaciones que necesitaríanpara practicar actividades físicas o deportivas» (F = 5,62, p < ,05),y que «se cansan excesivamente» (F = 12,39, p < ,0001). En cam-bio, los hombres mencionan significativamente más que las mujeres(F = 5,05, p < ,05) la circunstancia de estar lesionado para explicarpor qué no hacen ejercicio físico o deporte.

Las diferencias de motivos y barreras para hacer ejercicio físicoy deporte fueron escasas al comparar los distintos cursos. Así, entrelos estudiantes de Educación Física no hubo ninguna diferencia sig-nificativa entre los cursos con respecto a las barreras, y sólo apare-cieron como motivos mencionados de manera significativamentedistinta «querer conseguir nuevas amistades o estar con los ami-gos» (F = 19,40, p < ,001), con valores muy superiores en el alum-nado de 1.er curso que en el resto; «para participar en competicio-nes» (F = 12,504, p < ,05), significativamente superior en loscursos 1.º y 2.º que en los demás; y «para aprender nuevas habili-dades o mejorar las que ya poseo» (F = 17,17, p < ,005), con valo-res progresiva y significativamente menores desde 1.º a 5.º curso.

Por su parte, el resto del alumnado universitario sólo mostró dife-rencias significativas intercurso en el motivo referido a «querer con-seguir nuevas amistades o estar con mis amigos» (F = 8,36, p < ,05),siendo mencionado significativamente más por los alumnos de1.er curso que por el resto. Del mismo modo, se observaron diferen-cias significativas únicamente en la barrera para no hacer ejercicio odeporte referida a que «las instalaciones que necesito para practicaractividades físicas o deportivas están lejos» (F = 8,13, p < ,05), conuna mención significativamente mayor del alumnado de 4.º cursoque del de cursos precedentes.

170

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (171)

Discusión

En conjunto, los resultados permiten constatar que los estudian-tes de Educación Física constituyen un grupo claramente diferen-ciado con respecto a la práctica totalidad de variables de ejerciciofísico y deporte. La cantidad de ejercicio semanal que realizan a lolargo de sus estudios universitarios, la implicación en este tipo deactividades durante los años previos a su entrada en la universidady su identificación con el ejercicio físico son significativamente su-periores a las del resto de estudiantes universitarios. Igualmente,resultan significativamente distintas sus motivaciones para tomarparte en actividades físicas e, incluso, los obstáculos que explicanque no las realicen o las realicen menos de lo que ellos desearían.Consiguientemente, dejando para una posterior ocasión la discu-sión de los resultados referidos a los estudiantes de Educación Fí-sica, de aquí en adelante nos centraremos en el análisis y discusiónde los datos que corresponden al resto de estudiantes universitarios.

En primer lugar, conviene destacar que, en la misma línea de al-gunos estudios previos (Sallis y Hovell, 1990; Blasco, Capdevila,Pintanel, Valiente y Cruz, 1996), los resultados de esta investigaciónmostraron que los estudiantes reducen de manera muy importante laactividad física al pasar de la enseñanza secundaria a la universita-ria, adoptando estilos de vida sedentarios que corren el riesgo demantenerse incluso una vez terminada la carrera (Dishman y Dunn,1988). El punto de inflexión en este proceso de reducción de activi-dad física parece corresponder, precisamente, al período en el que seinicia la transición de estudios, es decir, al primer curso en la uni-versidad. De hecho, los estudiantes de primero realizan una cantidadde ejercicio físico significativamente menor al que realizaban en COUy, además, en comparación con los alumnos de los cursos posterioresde la carrera universitaria, son también los que presentan los nivelesmás bajos de ejercicio. Blasco y colaboradores (1996) han especu-lado con la posibilidad de que el hecho de enfrenarse al conglome-rado de nuevas circunstancias que supone la entrada en la universi-dad sea el factor determinante de los bajos niveles de actividad físicaobservada en estudiantes universitarios de primer curso.

Por otra parte, los resultados encontrados constataron tambiénuna significativa diferencia en la cantidad de actividad física que

171

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (172)

realizan hombres y mujeres, tal y como ya se venía observando enaños anteriores y en diferentes ámbitos geográficos (Blasco y col.,1996). De hecho, la menor cantidad de actividad física que realizanlas estudiantes universitarias con respecto a sus compañeros ya sevenía dando en los años previos a su ingreso en la universidad.

En cuanto a la percepción que cada cual tiene de sí mismo comopersona activa y que realiza ejercicio físico, se encontró una signifi-cativa relación positiva entre la identidad con el ejercicio y todas ycada uno de los indicadores conductuales de ejercicio físico, es decir,horas semanales dedicadas a realizar ejercicio, número de semanas,desde el inicio del curso, durante las que se había realizado ejercicio,e intesidad percibia del esfuerzo invertido en estas actividades físi-cas. Así y todo, los valores más bajos de identidad con el ejercicio sedaban al finalizar los estudios universitarios, a pesar de que estosalumnos no son los que hacían menos actividad física, ni tampocopresentaban unas tasas mayores de actividad laboral que las de losalumnos de los cursos precedentes. Por su parte, las mujeres mostra-ron una identidad con el ejercicio significativamente menor que la delos hombres, en línea, por tanto, con los niveles también significati-vamente menores de actividad física anteriormente mencionados.

En conjunto, estos resultados parecen apoyar el modelo teóricoque se basa en la relación identidad de rol-conducta como funda-mento para explicar la participación en actividades físicas (Charng,Piliavin, y Callero, 1988; Kendzierski, 1994). Según el mismo, la re-lación recíproca entre la autodefinición como persona físicamenteactiva y su conducta real de ejercicio determina que para sentirseidentificado con el ejercicio se necesita, como prerrequisito, una im-plicación previa en esa actividad e, igualmente, que la identidad conel ejercicio tenga importantes consecuencias sobre la conducta fu-tura de ejercicio de la persona, de manera que, si se ve a sí mismocomo activo, hará más actividades física, o será más probable quecomience un programa de ejercicio en el caso de que no lo esté si-guiendo en ese momento.

En definitiva, este modelo teórico sugiere que una persona haceinferencias sobre su autoimagen como persona físicamente activa apartir de su conducta o de circ*ntancias en las que ésta se produce(Dendzierski, Furr, y Schiavoni (1998), y que la cantidad de esfuerzopercibido en sus actividades físicas constituye un factor «conduc-

172

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (173)

tual» determinante para su identidad con el ejercicio, tal y como yafue confirmado en un estudio previo (González, 1999). Igualmente,el modelo sugiere que la identidad con el ejercicio sólo se desarro-lla a partir de la implicación libremente elegida en actividades físi-cas y deportivas, y que la competencia percibida y el disfrute de laactividad afectarán a la motivación para implicarse en ella (Weiss yChaumeton, 1992) y, en última instancia, a la implicación real enesas actividades.

De acuerdo con estos planteamientos y con los datos de un estu-dio previo realizado con estudiantes universitarios de primer cicloimplicados a nivel recreativo en diferentes deportes (Kendzierski,Furr y Schiavoni, 1998), en el presente trabajo se observó una signi-ficativa relación entre la identidad con el ejercicio de los estudiantesuniversitarios y su grado de implicación en actividades físicas, asícomo con el nivel de esfuerzo percibido. Además, las principales ra-zones citadas para hacer ejercicio estuvieron, en efecto, referidas ala idea de disfrute y libre decisión («porque me gusta», «porque medivierte»), seguidas de motivos relacionados con las consecuenciasfísicas del ejercicio («para mantenerme en forma» y «para estarmás ágil y flexible»). En general, los motivos para hacer ejercicio nofueron distintos entre hombres y mujeres, excepción hecha del inte-rés significativamente mayor de los hombres en hacer ejercicio«para poder participar en competiciones deportivas». Según Duda yTappe (1989), los incentivos personales, como los que pueden supo-ner las competiciones, junto con la propia imagen personal y las op-ciones percibidas, son los tres componentes interrelacionados quecomponen la percepción subjetiva de la situación de ejercicio y, engran medida, determinan la conducta. De forma consistente con loencontrado por estos autores en personas de mediana edad y de edadavanzada, los resultados de nuestro estudio también han constatadoque los motivos y la identidad con el ejercicio en estudiantes univer-sitarios presentan diferencias en función de la edad y el sexo. Las«opciones percibidas» suponen el tercer componente de los mencio-nados y hacen referencia a las alternativas conductuales que, en elcontexto del ejercicio físico se ejemplifican en las barreras percibi-das para hacer ejercicio con regularidad (Duda y Tappe, 1989). Aeste respecto, habría que destacar que, mientras en las personas deedad más avanzada las barreras para hacer ejercicio suelen estar más

173

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (174)

relacionadas con aspectos de salud (Netz, Owen, Boot y Bauman,1997), en nuestro estudio las dos terceras partes de los estudiantesindicó que no hacían ejercicio físico —o no hacían tanto como que-rían— por razones de tiempo, concretamente porque tenían que es-tudiar. Sin duda, esa fue con extraordinaria diferencia la que más sedestaca entre las razones mencionadas por los estudiantes, pero tam-bién es cierto que las mujeres la mencionaron significativamente másque sus compañeros. Las diferencias de género en cuanto a barreraspercibidas aparecieron también referidas a las obligaciones familia-res, a la lejanía de las instalaciones deportivas y al excesivo cansan-cio que supone la práctica de ejercicio físico, revistiendo todas ellasuna mayor importancia en el caso de las mujeres. Unicamente la cir-cunstancia de estar lesionado fue el obstáculo que los universitariosvarones citaron significativamente más que sus compañeras, en ló-gica consonancia con la también mayor implicación de ellos en acti-vidades físicas y deportivas.

En resumen, los resultados de este estudio muestran la signifi-cativa reducción de ejercicio físico que se produce con el paso de laenseñanza secundaria a la universidad. Igualmente, se constata lafuerte relación positiva entre la propia imagen que una persona tienecomo persona físicamente activa y diversos indicadores conductua-les de ejercicio. A este respecto, se han puesto de manifiesto impor-tantes diferencias de género en cuanto a identidad con el ejercicio yparticipación en actividades físicas y deportivas entre los estudian-tes universitarios, y otro tanto ha ocurrido con respecto a los moti-vos y las barreras más relevantes para hacer ejercicio. En la medidaen la que todas las variables citadas constituyen importantes pre-dictores de la conducta de ejercicio y de patrones de vida activos(Anderson y Cychosz, 1994; Kendzierski, 1994; King et al., 1992),los resultados encontrados deberían ser tenidos en cuenta a la horade desarrollar programas para la promoción de actividades físicas ydeportivas entre los estudiantes universitarios.

Bibliografía

ANDERSON, D.F. & CYCHOSZ, C.M. (1994), «Development of an exerciseidentity scale» en Perceptual and Motor Skills, 78, 747-751.

174

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (175)

BLASCO, T.; CAPDEVILA, L.; PINTANEL, M.; VALIENTE, L. & CRUZ, J.(1996), «Evolución de los patrones de actividad física en estudiantesuniversitarios» en Revista de Psicología del Deporte, 9-10, 51-63.

BORG, G.A.V. (1970), «Perceived exertion as an indicator of somaticstress» en Scandinavian Journal of Rehabilitative Medicine, 2, 92-98.

CHARNG, H.W.; PILIAVIN, J.A. & CALLERO, P. (1988), «Role identity andreasoned action in the prediction of repeated behavior» en Social Psy-chology Quarterly, 51, 303-317.

DEVÍS, J. & PEIRÓ, C. (1993), «La actividad física y la promoción de lasalud en niños/as y jóvenes: la escuela y la educación física» en Re-vista de Psicología del Deporte, 4, 71-86.

DISHMAN, R.K. (1988), Exercise adherence. Champaign, IL: Human Kinetics.DISHMAN, R.K. (1993), «Exercise adherence» en SINGER, R.N.; MURPHEY, M.

& TENNANT, L.K. (eds.), Handbook of Research on Sport Psychology.New York, MacMillan Publ., 779-798.

DISHMAN, R.K. & DUNN, A.L. (1988), «Exercise adherence in children andyouth: Implications for adulthood» en DISHMAN, R.K. (ed.), Exercise ahe-rence. Its impact on public health. Champaign, Human Kinetics, 155-200.

DUDA, J.L. & TAPPE, M.K. (1989), «Personal investment in exerciseamong middle-aged and older adults» en OSTROW, A.C. (ed.), Agingand Motor Behaviour. Indianapolis, Indiana: Benchmark, 219-237.

GARCÍA FERRANDO, M. (1986), Hábitos deportivos de los españoles. So-ciología del comportamiento deportivo. Madrid: ICEFD.

GARCÍA FERRANDO, M. (1990), Aspectos sociales del deporte. Una re-flexión sociológica. Madrid: Alianza.

GILI, M. & FERRER-PÉREZ, B. (1994), «Práctica deportiva y estereotiposde género: un estudio de la Comunidad Autónoma de las Islas Balea-res» en Revista de Psicología del Deporte, 5, 81-88.

GONZÁLEZ, A. (1999), Relationship among exercise identity and exercisebehavior in Basque physical education studens. 10th European Con-gress of Sport Psychology. Praga, Charles University.

GONZÁLEZ, A. & RODRÍGUEZ, R. (1999), «Pautas de actividad física eidentidad con el ejercicio en estudiantes universitarios de EducaciónFísica» en I Congreso sobre la Actividad Física y el Deporte en laUniversidad. Valencia, Universidad de Valencia.

KENDZIERSKI, D. (1994), «Schema theory: An information processing fo-cus» en DISHMAN, R.K. (ed.), Advances in exercise adherence. Cham-paign, IL: Human Kinetics, 137-159.

KENDZIERSKI, D.; FURR, R.M. & SCHIAVONI, J. (1998), «Physical activityself-definitions: Correlates and perceived criteria» en Journal of Sportand Exercise Psychology, 20, 176-193.

175

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (176)

KING, A.C.; BLAIR, S.N.; BILD, D.E.; DISHMAN, R.K.; DUBBERT, P.M.;MARCUS, B.H.; OLDRIDGE, N.B.; PAFFENBARGER, R.S.; POWELL, K.E.& YEAGER, K.K. (1992), «Determinants of physical activity andintrventions in adults» en Medicine and Science in Sports and Exer-cise, 24(6), S221-S236.

MASACHS, M.; PUENTE, M. & BLASCO, T. (1994), «Evolución de los moti-vos para participar en programas de ejercicio físico» en Revista dePsicología del Deporte, 5, 71-80.

MIRANDA, J. (1991), «¿Salut, forma física, estética o benestar? ¿Qué portaa l’usuari al gimnás?» en Apunts. Educació Física, 61-70.

NETZ, Y.; OWEN, N.; BOOTH, M. & BAUMAN, A. (1997), «Perceived barriersto exercise among Australians» en LIDOR, R. & BAR-ELI, M. (eds.),Proceedings of the IX World Congress of Sport Psychology. Netanya,Israel, International Society of Sport Psychology (ISSP), 516-518.

RODRÍGUEZ, R. & GONZÁLEZ, A. (1997), «Estrategias de intervenciónpara aumentar la adherencia al ejercicio físico regular supervisado enmujeres» en Investigación y Deporte, 13, 3-14.

SALLIS, J.F. & HOVELL, M.F. (1990), «Determinants of exercise behavior»en HOLLOSZY, J.O. & PANDOLF, K.B. (eds.), Exercise and Sports Scien-ces Review, 18. Baltimore: Williams & Wilkins, 307-330.

SÁNCHEZ-BARRERA, M.; PÉREZ, M. & GODOY, J. (1995), «Patrones de ac-tividad física en una muestra española» en Revista de Psicología eldeporte, 7-8, 51-71.

WEISS, M.R. & CHAUMETON, N. (1992), «Motivational orientations insport» en HORN, T.S. (ed.), Advances in sport psychology. Champaign:Human Kinetics, 61-99.

176

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (177)

El sociotipo de practicante de actividades físico-deportivas en la sierra de Guara (Huesca)1

Lanuza Brosed, R. y Ponce de León Elizondo, A.

Introducción

Con el presente artículo se pretende dar una visión objetivaacerca de la frenética demanda de actividades físico deportivas enel medio natural que se ha venido produciendo en los últimos diezaños en el territorio español. Se trata de una forma de vivir un tiempode ocio por parte de un importante sector de la población, posible-mente como reacción a un tipo de vida urbana poco satisfactorio ya la mejora del poder adquisitivo de la población española que lespermite cierta autonomía y disponibilidad para los desplazamientosy estancias.

177

1 Algunos de los datos que se recogen en el presente artículo han sido obtenidosa partir de la investigación Las actividades físico-deportivas en el marco de la Sierrade Guara: aproximación sociológica llevada a cabo entre los años 1995 y 1996 ydirigida por el Dr. Francisco Lagardera Otero y por el siguiente equipo de investiga-dores: Susana Lapetra, Luis Cacho, Raúl Lanuza, Javier López, Enrique Borrás yAntoni Mora.

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (178)

La Sierra de Guara debido a la belleza y espectacularidad de suspaisajes, cuyo resultado se manifiesta en una compleja red hidrográ-fica de cañones, barrancos y gargantas, se ha constituido como unespacio privilegiado para la práctica de actividades físico-deporti-vas, que numerosos ciudadanos y ciudadanas llevan a cabo en buenaparte de su tiempo de ocio. De todas estas actividades, el descensode cañones o barranquismo es la más practicada, aunque in situ, alusuario se le ofrece la posibilidad de realizar otro tipo de activida-des de ocio deportivas —parapente, senderismo, paseos a caballo, ex-cursiones en bicicleta de montaña, escalada, rafting, espeleología—y culturales —visitas a cuevas con pinturas rupestres, paseos natura-listas, rutas por pueblos abandonados y museos costumbristas.

Este trabajo pretende dar a conocer la repercusión de este fenó-meno social de gran envergadura, las actividades físico-deportivasde ocio en el medio natural que tienen lugar en todo el Alto Aragóny más concretamente, en la Sierra de Guara —Huesca—. Se trata deconocer el sociotipo: origen, edad, género, estatus sociocultural ysocioeconómico de los que demandan y practican este tipo de acti-vidades durante la época estival, que es el período más frecuentado,especialmente por quienes acuden a practicar barranquismo. Al mismotiempo, se pretende conocer las tendencias respecto a sus actitudesy hábitos con el fin de configurar las características de la demandaen este sector.

El estudio se presenta en tres bloques. En el primero, se ubica yse delimita el Parque Natural de la Sierra de Guara y se describensus características geográficas físicas, en cuanto a clima, red hidro-gráfica, geografía y litografía y geográficas humanas (actividadeseconómicas y población).

En el segundo, se describen las actividades físico deportivasque se practican, centrándonos en la actividad predominante: el des-censo de cañones o barranquismo. Hablamos de la preparación dela actividad, material necesario para llevarla a cabo, niveles de difi-cultad, riesgos y precaución en la ejecución.

El tercer bloque se centra en la investigación propiamente di-cha. Se plantea el objeto de estudio, el diseño teórico y resultadosde la encuesta sociológica y el análisis de los datos mediante la dis-tribución de frecuencias. Se concluye el artículo con unas brevesconsideraciones finales.

178

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (179)

El parque natural de la Sierra de Guara

Está situada en la provincia de Huesca; concretamente, en la co-marca conocida como el Somontano de Barbastro. Constituye un ma-cizo, integrado por un conjunto de sierras, alineadas de norte a sur, quese sitúa como el nexo de unión entre el Pirineo y la Hoya de Huesca.

La ley del 27 de diciembre de 1990 declara a toda esta zonadescrita como Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Hi-drográficamente, toda la Sierra pertenece a la misma cuenca princi-pal, siendo atravesada por numerosos ríos, de los cuales, sólo algu-nos tienen su origen en ella (Flumen, Formiga, Calcón...) y otros,en el Serrablo (Alcanadre, Isuala, Vero...).

En esta red fluvial, existe un matiz que las divide en dos, geográ-ficamente hablando. Nos referimos a las poblaciones localizadas enlas proximidades de sus cuencas fluviales. Así, se comprueba cómolas poblaciones más habitadas del Parque Alquézar, Bierge, Colungo,Radiquero y Morrano se ubican en las cuencas de los ríos Vero,Isuela y Alcanadre, mientras que las poblaciones con escaso númerode habitantes se localizan próximas a los ríos Guatizalema y Flumen.

Esta situación se traduce en una desproporción abismal respectoa la afluencia de visitantes y de practicantes entre ambos grupos.Lógicamente, la creación de infraestructuras y empresas de servi-cios relacionadas con la práctica de actividades físico deportivas seha focalizado en las cuencas de los ríos Vero, Isuala y Alcanadre.

La riqueza paisajística, por lo variado de sus especies vegetalesy animales, sumado a la belleza y espectacularidad de su orografía,choca frontalmente con la desertización demográfica que caracte-riza a todo el Parque Natural de la Sierra de Guara.

La actividad económica prioritaria de la Sierra de Guara era la quecorresponde a una economía mixta de media montaña, combinaciónde la tradicional ganadero-forestal y la cerealista de llanura. El apro-vechamiento agrícola, sin embargo, se encontraba con frecuentesagravantes como las acusadas pendientes, la escasez de depresiones yde terrazas cultivables y un clima continental muy acusado. Ello,unido a la emigración y al despoblamiento demográfico, ha provo-cado que las zonas cultivables hayan ido devaluándose poco a poco.

La ganadería ha sido tradicionalmente la otra actividad económi-ca importante de la zona. El ganado lanar, en el pasado conformaba

179

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (180)

gran parte de la actividad comercial de este territorio, a través de laventa de la lana. Sin embargo, el abandono de las tierras y la consi-guiente degradación de los pastos ha provocado una fuerte regre-sión del sector ganadero.

En contraposición a todo este cuadro económico decadente, seestá asistiendo a un interesante incremento de la población durantelos meses de verano, principalmente. La atracción que ejerce esteparaje, en función de sus características geológicas, de sus ríos ycañones, ha comenzado a traducirse en un incremento del turismo.Esta situación coincide fortuitamente con la proliferación de las lla-madas actividades físico-deportivas en el medio natural o tambiéndenominadas de aventura.

De manera progresiva y debido a estos factores, las infraestruc-turas destinadas a albergar el turismo han ido creciendo, lo cual hafavorecido la mejora del sector servicios en diversos núcleos pobla-cionales. Quizás este sector, podría constituir, en un futuro próximo,la actividad económica que logre «revivir» el espacio geográfico dela Sierra de Guara. La creación, entre los años 1982 y 1992, de cam-pings como Lecina, Río Vero, El Puente, Altaoja, Mascún, Expedi-ciones, o empresas que operan en la zona como: Compañía deGuías Sierra de Guara, Escapadas, Milorcha, Compañía de Guíasde Lecina, etc., es un fiel reflejo de la tendencia al alza del sectorservicios al que se aludía anteriormente.

Las actividades físico deportivas en la Sierra de Guara

En la última década, las actividades físico deportivas en espa-cios naturales se han consolidado como una importante opción quela población española escoge a la hora de ocupar el tiempo de ocio.La utilización de espacios naturales con fines deportivos, turísticosy como fuente de ocio está aumentando de forma progresiva. ElParque Natural de la Sierra de Guara es un claro ejemplo de lo queacabamos de afirmar.

Si nos centramos en el entorno que nos ocupa, podemos dife-renciar claramente dos tipos de actividades físico deportivas:

a) Las que presentan una alta frecuencia en su práctica y creci-miento importante del número de sus practicantes, como el

180

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (181)

descenso de barrancos y cañones, la escalada, la bicicleta demontaña y el senderismo.

b) Las de baja frecuencia de práctica, proporción escasa depracticantes como la espeleología, el piragüismo, el submari-nismo, las excursiones a caballo, el puenting y el parapente.

De todas ellas, el descenso de barrancos y cañones es la quecentra la atención del equipo de investigadores por ser la actividadestrella del entorno de la Sierra de Guara.

Previamente, se hace necesario describir en qué consiste esta ac-tividad, materiales que utiliza, sus primeros practicantes, etc. Si aten-demos a la palabra cañón, desde un punto de vista geográfico, lo po-dríamos definir como un paso estrecho o garganta profunda entre dosmontañas por donde transcurre un río. La actividad físico-deportiva ala que se hace referencia consiste en descender por el cauce de un ríointernándose entre las gargantas y los cañones que éste ha ido provo-cando a través de la erosión con el paso de los años.

Las técnicas que se utilizan resultan ser una mezcla entre las que seutilizan en espeleología y alpinismo añadiendo la dificultad que ofreceel caudal de agua. La dificultad varía en función del tipo de descensoa realizar, del clima y del período del año en el que se practica.

Principalmente, las técnicas que se requieren son el descenso deverticales: técnica de rapel, los saltos a pozas o badinas de agua, laprogresión horizontal: marcha, destrepes y descenso por «toboga-nes», la progresión en el agua: técnicas básicas de natación y buceo.

La práctica del descenso de barrancos requiere un determinadomaterial, vestimenta (traje de neopreno, zapatillas de deporte o bo-tas de loneta, de trekking, de agua o pies de gato, mochila y bidónestanco, chaleco salvavidas, etc.) material técnico (arnés, descende-dor, bloqueador, cuerdas estáticas y/o dinámicas, cintas de 2-3 cm.,clavijas de escalada, tacos perforadores, martillo y burilador).

Durante los años ochenta es cuando esta actividad físico depor-tiva pasa de ser una actividad minoritaria a convertirse en una prác-tica asequible y masiva, incrementándose cada año el número degrupos de personas que llegan a estos parajes atraídos por sus es-pectaculares cañones y gargantas misteriosas y emocionantes.

Hoy en día, a la hora de ofertar la actividad del barranquismopor parte de las empresas asentadas en la zona, se ofrecen todo tipo

181

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (182)

de condiciones de seguridad. En primer lugar, los barrancos estánequipados con los anclajes necesarios y con las indicaciones del iti-nerario a seguir, los cuales son revisados periódicamente. Por otrolado, los cambios que se producen en la morfología de los cañonesdebido a las fuertes crecidas de los cauces en momentos muy pun-tuales, obligan a que se revisen todos los trayectos de forma perió-dica para tener en cuenta los posibles cambios y de esta manera,evitar al máximo los accidentes que se pudiesen producir.

Es muy recomendable realizar los descensos acompañados porguías profesionales que conocen perfectamente tanto el terreno comolas técnicas necesarias para desarrollar la actividad de acuerdo a unascondiciones de seguridad óptimas al mismo tiempo que dominan deforma precisa los mecanismos de actuación ante un accidente o im-previsto.

Los barrancos se clasifican en función de diferentes criterios.Según la ubicación dentro del Parque Natural agrupándolos en fun-ción del cauce fluvial en el que se encuentra cada barranco. Loscauces más importantes son Flumen, Guatizalema, Alcanadre, Isualay Vero. Según el criterio «duración del recorrido» que se refiere a laduración del descenso, su aproximación y su regreso.

Quizás el criterio más interesante es el referido al material téc-nico exigible (arnés, cuerda/s y descensor). Este criterio nos permiteclasificar los cañones según su dificultad.

Por último, otro criterio importante es el período de prácticaaconsejable. Este parámetro nos permite clasificar los barrancos enbase al período anual más adecuado para transitarlos.

Si se tienen en cuenta estos criterios de clasificación, se observaráque existe una oferta amplia y adecuada a los diferentes niveles depráctica del usuario. La época estival es el período del año elegido porlos usuarios que, preferentemente, se acercan a este espacio natural.

Practicantes de actividades físico-deportivas en la Sierra de Guara: aproximación sociológica

Se emplea el término de aproximación sociológica por la aper-tura a nuevas líneas de investigación que este estudio esboza y quenos darán acceso al conocimiento de un fenómeno social que puede

182

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (183)

tener, para la zona y por extensión, para todo el Alto Aragón, unaimportancia social, económica y cultural de relevantes dimen-siones.

Conocer con rigor el sociotipo de practicantes de actividadesfísico-deportivas en el ámbito de la Sierra de Guara resulta degran importancia, ya que este conocimiento hará posible cual-quier proyección sobre las características y tendencias que ha-brían de seguir los servicios deportivo turísticos en esta zona delAlto Aragón.

Como ya se ha dicho anteriormente, el propósito de la investi-gación es conocer el sociotipo (origen, edad, género, estatus socio-cultural y socieconómico) de las personas que practican actividadesfísico deportivas en la sierra de Guara durante la época estival, quees el período más frecuentado, especialmente para quienes acudena practicar barranquismo, que será la actividad en al que centramosla atención durante el estudio. Así mismo, se busca delimitar lastendencias respecto a sus actitudes y hábitos con el fin de configu-rar las características de la demanda en este sector.

Las dimensiones del problema a analizar incluyen la considera-ción de las siguientes cuestiones:

—El sociotipo.—Las actividades practicadas.—Las motivaciones.—La experiencia deportiva.—Las características de las prácticas realizadas.

Variables sometidas a estudio

En cuanto a las variables sometidas a estudio, hay que conside-rar como variables independientes, el sexo, la edad, el nivel de es-tudios, la situación laboral y la residencia. Como variables depen-dientes encontramos la experiencia deportiva, la motivación por elmedio natural, el tipo de prácticas realizadas, la frecuencia de prác-tica, los inicios en la práctica, los modos de realizar la práctica, lasmotivaciones para realizar cada práctica y el encuentro con otrospracticantes.

183

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (184)

Definición de la muestra

Ante el problema de contar con un registro fiable, aunquefuera aproximado al universo de trabajo consignado en esta in-vestigación, es decir, la totalidad de practicantes de actividades fí-sico deportivas en la sierra de Guara durante los meses de julio yagosto, optamos por definir una muestra estratificada al sexo y laedad, distribuida por cuotas mínimas de significación estadística(40 unidades o más), teniendo en cuenta que el estrato de la edadse distribuyó en tres grupos: menores de 25 años, entre 25 y 35 añosy mayores de 35 años, habida cuenta de la profusión de practican-tes jóvenes que pudimos constatar en los controles directos estable-cidos. Esto nos da un número de encuestas establecido en 240 uni-dades.

Aplicación de la muestra

El trabajo de campo se llevó a cabo durante los dos primeros fi-nes de semana del mes de agosto de 1994, escogiendo a los encues-tados de modo aleatorio (respetando los mínimos establecidos en elregistro muestral estratificado) en Rodellar, Alquézar y los campingsVero, el Puente y Altaoja.

En total, se han pasado 305 encuestas, ya que por derivaciónextensiva, al ser tremendamente problemático encontrar en los fo-cos de campo elegidos, personas atribuidas a algunas de las seg-mentaciones establecidas (mujeres en los tres segmentos y hombresmayores de 35 años), se optó por establecer una sobremuestra de65 casos, con el fin de que todos los estratos preestablecidos tuvie-ran suficiente representatividad estocástica.

Variables independientes

Si atendemos a la información que nos proporcionan los gráfi-cos, observamos que la población de practicantes que escogen elentorno natural de la Sierra de Guara, es, mayoritariamente, pobla-ción joven masculina, en torno a los 25 años.

184

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (185)

Fuente: LAGARDERA, F., Las actividades físico deportivas en el marco de la Sierrade Guara: aproximación sociológica.

Gráficos 1 y 2Distribución de Frecuencias

Si atendemos a la información que nos proporcionan los gráfi-cos, observamos que la población de practicantes que escogen elentorno natural de la Sierra de Guara, es, mayoritariamente, pobla-ción joven masculina, en torno a los 25 años.

La población de practicantes posee un elevado nivel de forma-ción en líneas generales; más de dos tercios del total de la muestra,el 75,4% estudian o han estudiado carreras universitarias, bachille-rato o formación profesional de segundo grado.

Fuente: LAGARDERA, F., Las actividades físico deportivas en elmarco de la Sierra de Guara: aproximación sociológica.

Gráfico 3Distribución según nivel de estudios

NS/NC0% Primarios

20%

FP5%

Bachillerato24%

Universitarios51%

Hombres64%

Mujeres36%

Distribución por sexo

< 25 años34%

> 35 años23%

25-35 años43%

Distribución por edad

185

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (186)

La muestra encuestada expresa mayoritariamente que se tratade una población estudiantil, lo que supone un 41,96% del total,siendo también muy importante el 33,11% que corresponde a traba-jadores por cuenta ajena. El resto de ítems de la variable socioeco-nómica es prácticamente insignificante, destacando tan sólo el6,88% que se dedica al ejercicio de profesiones liberales.

Fuente: LAGARDERA, F., Las actividades físico deportivas en el marco de la Sierrade Guara: aproximación sociológica.

Gráfico 4Distribución de los encuestados según situación laboral

Sociotipo

El análisis de estas cuatro variables: edad, sexo, nivel de estu-dios y situación laboral nos ofrece una clara tendencia en cuanto alperfil sociológico (sociotipo) de la población que frecuenta la Sierrade Guara en la época estival (julio y agosto preferentemente). Setrata de una población preferentemente masculina y joven, entre los20 y 30 años con un elevado nivel sociocultural y un estatus socio-económico alto.

Estamos, por tanto, ante una población que hace compatible lapráctica sistemática del deporte en su medio habitual de residenciacon las salidas durante las vacaciones y fines de semana al entornonatural, y con un probable sector de población de transición, que

NS/NC

Estudiante

parado

Ama de casa

Empresario pequeño

Empresario medio

Agricultor

trabajador autónomo

Trabajador cuenta propia

Profesión liberal

0 16,66 33,32 49,98

Número encuestados

1,53%

41,96%

5,24%

2,62%

2,29%

0,65%

0,65%

4,91%

33,11%

6,88%

186

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (187)

Gráfico 5Distribución de las personas encuestadas según la realización

de prácticas deportivas anteriores

alternando ambas prácticas parece decantarse por un tipo de activi-dad desrutinizadora.

Variables dependientes

a) Motivaciones hacia el entorno y la práctica deportiva

A la hora de justificar las motivaciones para desplazarse hasta laSierra de Guara, podemos apreciar una clara tendencia mayoritaria,el 57% busca en este enclave natural estar en contacto con la natura-leza con diversas matizaciones, pero que en todos los casos puedededucirse que se trata de una alternativa para salir de la rutina urbanahabitual, con una manifiesta sensibilidad hacia el entorno; mientrasque un importante 23% encuentra en el medio natural una forma deencontrar nuevas emociones mediante la superación de situacionescon fuerte riesgo u obstáculos poco habituales. El restante 19% quese desplaza a la zona con ánimo de divertirse jugando, puede formarindistintamente de las dos agrupaciones anteriormente establecidas.

b) Iniciación a la práctica y experiencia deportiva

En cuanto a la iniciación en la práctica de este tipo de activida-des se desprende de la encuesta que la forma mayoritaria es la rea-lizada a través de amigos o conocidos. Esto es así para el 67% de

NS/NC0% Primarios

20%

FP5%

Bachillerato24%

Universitarios51%

187

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (188)

los barranquistas, el 81% de los que dicen practica senderismo, el83% de los que practican bicicleta de montaña o el 70% de los quepractican escalada.

Tan sólo en los practicantes de espeleología, la iniciación fuepreferentemente a través de asociaciones o clubes, lo que significael 49% de los mismos, frente al 39% que lo hicieron con amigos.Aunque debemos consignar que tan sólo el 17% de la población to-tal encuestada afirma haber practicado esta modalidad alguna vez.

El 26% de los escaladores manifestaron haberse iniciado en elbarranquismo de esta forma, a través de los clubes; también co-menzaron así, el 18% de los iniciados al senderismo y en cuanto ala práctica de la bicicleta de montaña, tan sólo el 8% se introdujoen estas prácticas mediante asociaciones o clubes.

Merece la pena destacar el 12% de los barranquistas inducidosa iniciarse en este tipo de práctica a través de los medios de comu-nicación, o el insignificante 4% que se inician a través de empresasy agencias de viajes en esta modalidad estrella de la Sierra.

c) Frecuencia y tipo de prácticas realizadas

Tablas 1 y 2Frecuencia de práctica anual de las diferentes actividades

físico-deportivas

Barrancos Escalada Bicicleta Senderismo Caballomontaña

1 vez al año 46%33, 25,45% 34,83% 38,43% 40,53%2 a 5 veces al año 33,58% 28,18% 16,93% 27,1%3 35,08%6 a 10 veces al año 36,79% 10%33, 39,67% 22,2%3 38,7%3> 10 veces al año 13,58% 36,36% 68,54% 42,16% 15,78%

Piragüismo Submarinismo Parapente Puenting Espeleología

1 vez al año 63,63% 28,12% 54,54% 66,66% 44,23%2 a 5 veces al año 14,54% 28,12% — 22,22% 38,46%6 a 10 veces al año 39,09% 15,62% 34,54% — 31,92%> 10 veces al año 12,72% 28,12% 40,9%3 11,11% 15,38%

Fuente: LAGARDERA, F., Las actividades físico deportivas en el marco de la Sierra de Guara:aproximación sociológica.

188

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (189)

Lo más habitual suele ser realizar una práctica a lo largo de latemporada, esto es así para el 46% de los que realizan el descensode barrancos o para el 63% de los piraguistas, el 54% de los querealizan parapente o el 66% de los que ha hecho puenting, aunqueestas tres modalidades son claramente minoritarias.

d) Encuentro con otros participantes

Tablas 3 y 4Encuentros con los otros practicantes

Barrancos Escalada Bicicleta Senderismo Caballomontaña

Siempre 57,30% 40,90% 38,09% 42,77% 33,89%Frecuentemente 35,50% 31,81% 35,71% 31,92% 40,67%Esporádicamente 36,74% 22,72% 23,01% 24,69% 22,03%Nunca 30,37% 34,54% 33,17% 30,6%3 33,38%

Piragüismo Submarinismo Parapente Puenting Espeleología

Siempre 45,28% 43,75% 50,00% 42,30% 21,56%Frecuentemente 26,41% 18,75% 22,72% 37,69% 11,76%Esporádicamente 25,42% 28,12% 22,72% 34,60% 31,37%Nunca 33,77% 39,37% 34,54% 15,38% 35,29%

Esta variable tiene como finalidad la de vislumbrar hasta qué pun-to la realización de las diferentes modalidades se llevan a cabo en unmarco saturado o no de practicantes pues no debemos olvidar que eltrabajo de campo se realizó durante los meses de julio y agosto.

Un 57% de los practicantes de barranquismo manifiestan encon-trarse «siempre» con más personas durante el desarrollo de la activi-dad y un 35% se encuentran con otras personas. Es decir, un 92% delos practicantes se encuentran «siempre» o «frecuentemente» con otraspersonas, lo que nos puede dar idea de lo frecuentados que están losbarrancos más habituales durante los meses de julio y agosto.

Esta tendencia se manifiesta también en las otras prácticas máshabituales: senderismo, bicicleta de montaña y escalada, aunque conunos porcentajes menores comparados con el barranquismo.

189

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (190)

e) Formas o modos de llevar a cabo la práctica físico-deportiva

Todas las modalidades de prácticas físico-deportivas que hansurgido en la encuesta suelen realizarse a solas o bien con amigos,exceptuando el caso del parapente y el submarinismo pero cuyosdatos podemos desestimar a tenor del escaso número de poblaciónque lo realiza, tan sólo el 9% y el 12%, respectivamente.

En el caso del barranquismo, el 57% lo suelen realizar solos ocon amigos y el 30% lo hacen a través de la contratación de empre-sas que operan en el sector. En el resto de modalidades la contrata-ción de empresas que operan en el sector. En el resto de modalida-des la contratación de empresas supone un volumen insignificanteen relación al número de practicantes.

Consideraciones finales

El trabajo de campo para el análisis de la demanda de activida-des físico-deportivas en la zona, se realizó precisamente en la épocade mayor afluencia de deportistas, durante los meses de julio yagosto, y los datos han descubierto que el sociotipo medio de losvisitantes de la Sierra de Guara son preferentemente hombres jóve-nes, entre los veinte y treinta años, aunque resulta importante resal-tar la progresiva afluencia de mujeres, especialmente aquéllas conedad comprendida entre los veinte y los veinticinco años. Tantohombres (64%) como mujeres (36%), responden a un nivel socio-cultural medio-alto, puesto que el 52% sigue o ha finalizado estu-dios universitarios, contando el 23% con estudios de bachilleratofinalizados. Esto decanta la población de visitantes, en relación a suestatus socioprofesional, hacia el ámbito estudiantil (42%) seguidopor la población trabajadora por cuenta ajena (33%). Se trata asímismo de deportistas activos, ya que un 80,3% afirma practicar deforma sistemática algún deporte o actividad física.

Por lo general, la sierra de Guara es punto de destino último ycasi exclusivo de sus visitantes, ya que la inmensa mayoría de ellosacuden ahí por el reclamo del barranquismo. Cerca del 40% pasaen la zona, preferentemente en campings (50%), de dos a cuatro días,siendo mucho menor el número de aquéllos que se quedan en lazona una semana o más días (18,3%); especialmente significativo

190

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (191)

es el 16,2% que llega y abandona la Sierra en la misma jornada,después de haber realizado la actividad preferida.

Los visitantes encuestados acuden a la Sierra a realizar algunaactividad relacionada con el barranquismo (89,2%), realizando laactividad preferentemente con grupos de amigos (50%) o a travésde servicios contratados por empresas que cuentan con guías y so-porte de material (26,5%). La mayoría de ellos acuden estimuladospor las experiencias anteriores narradas por amigos y conocidos, entorno al 58%, sólo un 10,2% se han informado a través de revistas,un 8,2% mediante asociaciones y clubes, y apenas un 3,5% a travésde agencias de viajes; sin embargo, el 61,2% repiten viaje una vezsatisfecha la primera experiencia que suele ser valorada muy positi-vamente.

Los visitantes acuden a la zona como un modo de utilizar elmedio natural como diversión y goce (18,4%), como una forma dedescubrir lugares insólitos (16,7%), con la intención de enfrentarsea situaciones de cierto riesgo e incertidumbre (15,1%) o como unmodo de acercarse y conocer el medio natural (14,4%).

La inmensa mayoría de los practicantes se han iniciado, encualquiera de las actividades que se han reseñado, a través de ami-gos y conocidos, a excepción hecha de aquellos que dicen tambiénpracticar la escalada, aunque se trata de un grupo minoritario.

Además del barranquismo, los visitantes de la Sierra de Guaramanifiestan sus preferencias por el senderismo, las excursiones conbicicleta de montaña y la escalada; siendo las otras actividades fí-sico deportivas mucho menos demandadas. Esta variable indica quecomo actividad complementaria a la del descenso de barrancos, quecuenta con una demanda satisfecha en torno al 57,8%, existe unacuota del 32% que define una demanda potencial en torno al sende-rismo, el BTT y la escalada, lo que resulta de indudable importan-cia a la hora de establecer variaciones en la oferta de servicios de-portivo turísticos, de forma que ésta aumente progresivamente sudiversificación. En el caso del senderismo y de la escalada, esta di-versificación supone la existencia de itinerarios y lugares adecua-dos para formalizar ofertas concretas y atractivas; en relación conla BTT, la solución como alternativa es mucho más compleja, yaque la realización habitual de ésta práctica no requiere de un espa-cio específico, como es la sierra, y por otra parte, no resulta ser la

191

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (192)

época estival la más adecuada para realizar esta actividad en unámbito geográfico extremadamente duro durante los meses de julioy agosto.

Para la información de las empresas de servicios, será de im-portancia constatar que son las mujeres y hombres más jóvenes losque tienden a contratar el servicio de guías y empresas para llevar acabo sus actividades. A partir de los treinta años, los usuarios po-tenciales buscan el contacto y el goce con la naturaleza; las mujeresy los hombres menores de 25 años buscan la excitación a través delriesgo y el vértigo que proporcionan las actividades físico deporti-vas que desean practicar.

Bibliografía

BIARGE, F. & SALAMERO, E. (1991), Huesca, cañones y barrancos. Tomo 1-Sierras. Huesca.

GÓMEZ SAMITIER, D. (1988), «Guara, aula de la naturaleza» en CuadernosAltoaragoneses de trabajo, 9. Huesca, Instituto de Estudios Altoarago-neses. Diputación Provincial de Huesca.

GÓMEZ SAMITIER, D. (1993), El parque de la Sierra y los cañones deGuara. Rutas, descensos, naturaleza. Huesca, Editorial Pirineo.

LE BRUN, D. (1995), Deportes de aventura. Gerona, Ed. Tikal.V.V.A.A. (1996) (inédito), Las actividades físico-deportivas en el marco de

la Sierra de Guara: aproximación sociológica.VILA, R.; VALENZUELA, C. & PÉREZ, P. (1989), Sierra de Guara I. Gar-

gantas, cañones, desfiladeros. Granollers, Editorial Alpina.VILA, R.; VALENZUELA, C. & PÉREZ, P. (1989), Sierra de Guara II. Gar-

gantas, cañones, desfiladeros. Granollers, Editorial Alpina.

192

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (193)

Parte IIILa dimensión humana y educativa

del deporte como experiencia de ocio

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (194)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (195)

Actividad física, ocio y educación: el valorde las actividades físicas recreativasArribas Cubero, H.

Introducción

Desde estas líneas, pretendemos destacar el enfoque recreativo dela Actividad Física y su valor como recurso para la educación delocio. Nuestro propósito es revisar los diferentes modelos de prácticade Actividad Física y proponer un modelo enfocado hacia la partici-pación, que posibilite una Actividad Física más contextualizada yacorde con los intereses y capacidades de las personas. Pensamos quela Actividad Física Recreativa se puede convertir en una alternativa alos modelos competitivos que no satisfacen ciertas necesidades, ni es-tán al alcance de gran parte de la población. Reflexionando en tornoal triángulo ocio, educación y actividad física desde un planteamientosistémico, trataremos de llegar a propuestas de promoción, difusión ydesarrollo de Actividad Física Recreativa-Participativa.

El ocio como punto de partida

Consideramos el ocio como ámbito valioso de intervención edu-cativa, la Actividad Física (AF) como forma privilegiada de parti-

195

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (196)

cipación y la Actividad Física Recreativa (AFR), como modo depráctica más abierto e integrador.

Cuando hablamos de ocio, nos referimos no sólo a un espaciotemporal liberado, sino también, y en mayor medida, a una predis-posición favorable, una actitud de búsqueda, de valores, relaciones,vivencias y a un deseo explícito de práctica de determinadas activi-dades que nos aportan algo especial. No en vano, la idea del ocio esdefinida, en diversos estudios con algún matiz diferenciador(Henry, 1993; Cuenca, 1995; Puig y Trilla, 1996 y San Salvador delValle, 2000), por tres variables fundamentales: el tiempo, las activi-dades y la experiencia subjetiva (de libertad). Hablamos de expe-riencias personales y colectivas en un tiempo y contexto sociocul-tural determinado (Arribas y Sánchez, 1999), entediendo el ociocomo una percepción personal, que no depende estrictamente de laactividad ni del tiempo, considerándose más bien como una expe-riencia subjetiva de libertad, una actitud. Esto tiene que ver con elsentido que le otorga quien la experimenta, con lo esperado, lo que-rido, lo deseado. Se convierte en una percepción personal, condi-cionada por diversos factores: la edad; el contexto socioeducativo,cultural, económico, político; las posibilidades de acceso a infraes-tructuras, espacios, actividades; la (in)formación; los intereses, tra-diciones e ideologías hegemónicas, etc. Trilla (1999) nos dice quepara poder definir las experiencias de ocio como tales, deben cum-plirse al menos tres requisitos: libertad de elección y realización,motivación intrínseca en su desarrollo y que resulte placentera.Analizaremos estos requisitos para ahondar en nuestro estudio: elanálisis de las AFR.

Libertad y autonomía en la elección-realización. La búsquedade espacios de libertad en la práctica de AF y la selección de una ac-tividad dentro de diversas opciones, son procesos, ya de entrada,gratificantes y enriquecedores para la persona. La valoración previay posterior de la satisfacción que nos aporta, por ejemplo, un paseoen bicicleta, es, sin duda, un paso adelante para sentirnos plenos,deseosos de volver a realizar una actividad similar, más aún, si de-cidimos libremente con nuestro/a compañero/a de viaje la forma derealizarlo, facilitándonos de esta forma experiencias inéditas y sen-timiento de que somos capaces de decidir hacia donde dirigimosnuestros pasos. Esto es fácil de decir sobre el papel, pero en la rea-

196

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (197)

lidad tendremos que ser capaces de despegarnos de los condicio-nantes contextuales, económicos, educogénicos y de estereotipos ytópicos sociales que nos impiden tomar decisiones realmente autó-nomas, algo nada sencillo. Profundicemos en ello y veamos lo quepodemos aportar como educadores y educadoras, revisando condi-cionantes, limitaciones e impedimentos que no nos permiten serverdaderos y verdaderas protagonistas de nuestras propias experien-cias de ocio.

Motivación intrínseca (autotelismo), en aquellas experienciasque tienen fin en sí mismas. Las motivaciones puramente intrínse-cas son difíciles de conseguir, nos referiremos entonces al grado deénfasis que la experiencia autotélica tiene en la práctica de AF(Monteagudo, 1996). No es lo mismo, por ejemplo, subir a una mon-taña al precio que sea, para ser famoso en nuestro entorno social,que hacerlo para disfrutar del paisaje, respirar aire puro y/o sentirla compañía de otros/as. La primera será casi una experiencia pro-ductiva, y la segunda, se acercará a una experiencia autotélica.

El placer, la satisfacción y el disfrute experimentado en el ociosupone una sensación de bienestar. El ocio no sólo puede suponerdiversión, sino que dentro de esta dimensión también cabe el es-fuerzo automotivado, ligado a la propia libertad personal en lapráctica. Por ejemplo, puede deparar sensaciones placenteras pare-cidas, tanto disfrutar de la emoción que provoca descender por unapendiente con la bicicleta sintiendo como dominas el vehículo,como ascender por una rampa empinada con el reto de no poner elpie en el suelo, consiste sólo en desear asumir cualquiera de los dosretos.

La experiencia recreativa

Es importante revisar el término recreación según la visión di-ferentes autores, para llegar así hasta nuestra propia conceptualiza-ción y sus relaciones con la AF. Así, Margaret Mead (1952), nos ha-bla de «un tiempo, una disposición, una actitud diferente ante la vida»y Gray (1972) nos dice que la recreación es «el resultado de la par-ticipación en una actividad, una emoción que proviene de un senti-miento de bienestar y satisfacción».

197

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (198)

Estos conceptos se relacionan y completan al entender la recrea-ción como una disposición personal diferente, que nos haga sentirmás implicados y protagonistas de nuestro ocio personal y/o colec-tivo donde se comparten espacios, tiempos y propósitos (Camerino,2000). Se puede entrever que nos interesa la recreación desde elámbito de la participación compartida y consciente, buscando máscalidad de la participación que la cantidad: una apropiación cons-ciente de la realidad, un elevado nivel de autogestión y de protago-nismo en el proceso (Waichman, 2000b).

Características y funciones de la recreación participativa

No debe consistir sólo en el desarrollo de prácticas concretas,es un estado de ánimo, causado por la tendencia humana hacia elocio, el juego, el disfrute y las experiencias positivas. Se identificacon el juego y posee gran parte de sus elementos: reglas libre-mente aceptadas, espíritu propio, tensión, alegría, sensación de serde otro modo, espontaneidad, creatividad y «educación informal»(re)creada desde la propia actividad (Arribas, 2000). Cumpliendofunciones de bienestar, desarrollo de la expresión y creatividad, mo-tivando y facilitando «flujo» (flow) y experiencias óptimas (Csiks-zentmihalyi, 1996).

Esta última función, en la que nos detendremos unos instan-tes, consiste en el sentimiento que emerge de una actividad reali-zada con fin en sí misma. Cuando se tiene una experiencia óp-tima, las personas deseamos seguir experimentándola o tener otraparecida, pero para que la experiencia sea positiva, los desafíosque la actividad supone y el disfrute que proporciona, deben estarequilibrados. Este «flow» tiene muchos puntos comunes con la ex-periencia autotélica de ocio (Cuenca, 1999), supone una pérdidadel sentido del tiempo y la experimentación de sensaciones gra-tas. Las características más habituales de estas experiencias son:pérdida de conciencia del tiempo, equilibrio entre desafíos y habi-lidades, feedback inmediato, ganancia de conciencia y compro-miso en la actividad desempeñada. Es una de las más elaboradasformas de placer, satisfacción y disfrute, estas experiencias ópti-mas pueden ser educadas y se encuentran muy relacionadas con larecreación.

198

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (199)

La formación a través del ocio y la actividad física (AF)

Hace ya algún tiempo que desde el campo de la Actividad Físicaeducativa se reclama prestar atención a las demandas socioeducati-vas, que surgen con relación a la cultura del ocio. Esta requiere de laatención de los diferentes agentes educativos y cuenta con la AFcomo un recurso privilegiado para desarrollar procesos educativosen la ocupación y vivencia del tiempo libre de forma constructiva ysaludable. El ocio como espacio de formación debe ser tomado enconsideración tanto por los educadores en el ámbito no formal,como por los docentes de Educación Física en Primaria, Secundariay Bachillerato con el fin de preparar al alumnado para vivenciarlo,disfrutarlo y obtener en él experiencias formativas, críticas y com-prometidas con su realidad social que le permitan desenvolverse enlos tiempos actuales con suficientes recursos y autonomía (Arribas,2002). La labor educativa debe favorecer el conocimiento, partici-pación y disfrute de la actividad para incorporarla a hábitos de vidasaludables, en este contexto la AF es un referente básico en la cul-tura del ocio, ocupando un lugar preferente, no con carácter único,pero si muy poderoso (González de Mesa y Fernández Río, 2000).

Demandas contemporáneas en torno a la práctica de Actividad Física

En la actualidad, ante la creciente demanda social, las institu-ciones públicas y privadas han multiplicado la oferta de AF, creandonuevos espacios deportivos e intentando buscar diferentes formaspráctica para llegar al mayor número posible de ciudadanos. Deesta forma, aparecen los conceptos de Actividad Física Recreativa,Animación Deportiva, Deporte para todos; muy ligados al fenó-meno del ocio activo. La explosión del «hecho deportivo» comoelemento potenciador de la calidad de vida y como forma de ocuparel ocio de forma activa, nos presenta una forma diferente de enten-der la AF, asociada al concepto recreación, juego, emoción, partici-pación activa; donde a la vez de divertirnos y disfrutar podemosformarnos y aprender. La AF adquiere nueva identidad, frente alconcepto de deporte tradicional y restringido, aparece otro más am-plio y diversificado donde aparece una mayor heterogeneidad de

199

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (200)

practicantes y diversos intereses que orientan las cada día más nu-merosas prácticas deportivas (Torres, 1999b).

Según Miranda y Camerino (1996), éstas son algunas de las ex-pectativas de la población que los agentes socioeducativos debe-mos considerar:

—Necesidad de moverse, entrar en acción, por el creciente se-dentarismo y la falta de espacios donde recrearse en los ám-bitos urbanos.

—Necesidad de relacionarse, entrar en contacto con otros, enciudades deshumanizadas y en una sociedad excesivamenteindividualista y narcisista.

—Necesidad de heterodoxia, mezcla y unión colectiva.—Necesidad de contacto con la naturaleza, por la pérdida de

espacios libres y la presión vivida en las ciudades. Buscamosel valor de la naturaleza y la AF como acceso a nuevas viven-cias, relaciones, espacios y prácticas.

—Necesidad educativa y cultural de adaptarse a códigos flexi-bles e intercambiables. Adaptación a los cambios sociocultu-rales: segmentación, heterogeneización e intercambio de lasprácticas deportivas.

Diversidad de prácticas: Actividad Física participativa versus Actividad Física rendimiento

Dentro del universo de la AF han existido desde siempre múlti-ples modelos de práctica,que tratan de responder a diversas expec-tativas personales y sociales. Existen prácticas hegemónicas, colo-nizadoras en mayor o menor medida del inconsciente personal ycolectivo a la hora de practicar AF, esta hegemonía se ve más o me-nos acentuada en función del contexto donde dichas prácticas seproducen (Arribas y Sánchez, 1999). También existen prácticas al-ternativas, propugnadas por aquellas personas no conformes con elstatus quo establecido. Nuevas prácticas, más diversificadas en lomotriz, en lo espacial, en sus propósitos y en su organización (Mar-tínez del Castillo, 1986).

Los llamados estilos de vida de ocio, no son otra cosa que con-juntos de actitudes, hábitos y conductas que diferencian a distintas

200

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (201)

comunidades humanas y determinan sus modelos de vida; en lostiempos que corren, frente al planteamiento hom*ogéneo y comúndel fenómeno deportivo y los tilos de ocio ligados a la AF, apareceun proceso de segmentación de las prácticas, debido a la crecienteliberalización, diversificación e individualización de preferenciasy formas de práctica. Este proceso de heterogeneización internaafecta al perfil de los participantes y al propio sistema de prácticas(Torres, 1999a).

Una forma de entender este fenómeno aparece ilustrada en la de-finición de Sistema Abierto (Puig y Heinemann, 1991), un fenómenocada vez más difícil de acotar por su creciente diversificación, alque se van incorporando nuevas prácticas y nuevas concepciones.Vemos que dichas actividades al formar parte de la sociedad de con-sumo en la que vivimos, están quizás supeditadas a los vaivenes dela moda y al servicio de intereses políticos, ideológicos, económi-cos, ajenos a la propia práctica, por lo tanto, el análisis del fenó-meno Actividad Física y ocio no es simple. Es necesario planificarnuevas políticas educativas, sociales, culturales, ambientales a tra-vés de las cuales se logre la tan deseable democratización de lasprácticas fisicodeportivas (Martínez del Castillo, 1986). Con estoproponemos que las instituciones educativas faciliten que las perso-nas obtengan experiencias positivas en el desarrollo de AF, donde seposibilite la práctica y se creen programas, recursos, espacios e in-fraestructuras idóneas para que todos/as puedan tener cabida en acti-vidades formativas, saludables e integradoras, donde la igualdad deoportunidades pueda ser real. Para ello, la oferta de AF no debe cen-trarse en la tradición (entendiendo ésta como rutina), ni en la satis-facción de demandas de los colectivos hegemónicos, minoritarios ytradicionalmente favorecidos, sino que se debe posibilitar un tejidosocial donde la práctica de AF esté al alcance de todos/as y satisfa*ganecesidades personales y comunitarias (Arribas y Sánchez, 1999).

Para profundizar más en el análisis nos basamos en (Tinning,1996) que nos habla de los dos discursos que orientan el campo dela AF: el del rendimiento y el de la participación.

—Rendimiento: que implica la búsqueda sistemática de un pro-ducto final, la selección de los más dotados, con el consi-guiente veto a la mayoría de la población. La competición, el

201

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (202)

espectáculo, el interés mediático, son aspectos inherentes aestas prácticas, en las que se intuye una concepción del cuerpocomo máquina, donde la persona se debe adaptar a la activi-dad, perfectamente reglada y estructurada y no a la inversa.Este modelo se escapa a la concepción de ocio educativo yautotélico y se enmarca en una experiencia productiva, pro-fesional y elitista.

—Participación: donde el propósito principal consiste en incre-mentar la participación en la cultura de la AF, con todos losvalores educativos que pueden derivarse de la misma. Se va-lora más el proceso y sus prácticas se estructuran en torno a lainclusión, igualdad, adaptación de la actividad a los interesesde la persona o grupo, disfrute, satisfacción, vivencia, libertad,autonomía, continuidad en la práctica y creación de hábitosduraderos. Experiencias de ocio más autotélicas y relevantes.

Cuadro 1Comparativa entre el Modelo Rendimiento y Participación

Modelo rendimiento vs. Modelo participativo

Producto ProcesoAbandono ContinuidadSelección InclusiónEntrenador EducadorAdaptación a la actividad Adaptación a la personaCuerpo máquina Cuerpo disfrute

Fuente: elaboración propia.

Como podemos ver, las diferencias entre ambos modelos sonsustanciales. En la literatura especializada encontramos otras com-parativas como la de Moreno (1997: 521-522), que toma como ele-mentos de análisis: los objetivos y motivaciones de cada modo depráctica, sus formas y estructuras de organización, sus modelos y ma-neras de práctica, las consecuencias en el practicante y en su vidacotidiana y las implicaciones socioculturales y económicas de cadauno de los modelos.

202

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (203)

Nosotros apostamos por un modelo participativo que facilita elacercamiento a la AF de un mayor número de gente, siendo el másidóneo para dotar a las personas de recursos válidos para la ocupa-ción activa del ocio. Siendo conscientes de las resistencias que nosvamos a encontrar, incluso en ámbitos supuestamente educativos,para poder llevarlo a cabo, pretendemos defender este modelo aun-que sólo sea para que la ratio espectadores/actores de AF1 se em-piece a inclinar más por estos últimos. Ni que decir tiene que en larealidad encontramos posicionamientos más centrados, pero nuestratarea será la de dedicarnos a hacer hincapié en las potencialidadesde la AF participativa-recreativa, un buen referente para orientar nues-tras prácticas hacia vertientes más integradoras y educativas.

Características de la Actividad física recreativa-participativa (AFRP)

La AFRP (así es como nos gusta denominarla) se caracterizapor una vivencia personal y colectiva desde la libertad, la aperturay la adaptación, donde los procesos comunicativos y de relación através de la actividad física se convierten junto a la participaciónconsciente y abierta en los puntos clave de este modelo y/o formade práctica (Arribas, 2000). En las actividades recreativas, el res-peto por la satisfacción emocional, en forma más o menos públicay al mismo tiempo aprobada socialmente, puede tener prioridad so-bre las demás consideraciones (Elías y Dunning, 1992). Nosotroscuando aplicamos el concepto de actividad recreativa a la AF, pen-samos en una práctica más emocional que racional, más vivida quedirigida, consciente y participativa, realizada por placer y que nosaporta experiencias corporales positivas y compartidas con nuestroentorno social, cultural y natural.

Según Moreno (1997), la aportación más significativa del de-porte recreativo a la oferta deportiva actual radica en la introducción

203

1 Existen investigaciones que demuestran, a pesar de que el pensamiento colec-tivo y las instituciones digan los contrario, que los espectáculos deportivos de masasno fomentan en las audiencias una predisposición explícita hacia la práctica (Serranoy Cabrera, 1998).

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (204)

de elementos metodológicos basados en el juego, lo que enriqueceel proceso pedagógico global, a la vez que hace más agradable lapráctica física. La recreación unida al juego, se caracteriza por sugran abanico de posibilidades, entendida desde una perspectiva glo-bal, interdisciplinaria e integradora de prácticas socioculturales.

Para aclarar aún más nuestras intenciones, debemos volver a revi-sar los diferentes enfoques de la recreación en función de la implica-ción de la persona: recreación pasiva donde la persona tiene una acti-tud receptiva, normalmente como espectador y recreación activa: lapersona tiene una actitud ejecutiva, como actor. Esta última es en laque nos vamos a centrar, valorando la participación desde un punto devista más cualitativo que cuantitativo, buscando más la calidad que lacantidad de participación, ya que no es lo mismo participar de formaconsciente, siendo protagonista activo en la toma de decisiones y enla forma de llevar a cabo las actividades (ej.: decidir como vamos aplantear una AF colectiva o como vamos a preparar una salida enbici, ...), que participar de forma más automática y dirigida, llevandoa cabo prácticas que por su configuración, espacios o materiales dejanpoco margen de maniobra a la autonomía personal (ej.: el plantea-miento de algunos gimnasios, losparques de atracciones, temáticosy/o actividades excesivamente dirigidas por el animador/monitor, ...).

Siguiendo con el concepto de autonomía, entendemos ésta en lalínea de Marina (2000) como inteligencia creadora y compartidaque permite que la realización de un fin común colme los fines par-ticulares de los componentes.

Aspectos que definen este modo de práctica

Nos vamos a centrar en la enumeración de aspectos básicos, quea nuestro modo de ver, poseen implícitamente las AFRP. Estas ca-racterísticas brotan de una minuciosa revisión bibliográfica (Pérez,1986; Martínez del Castillo, 1986; Soria y Cañellas, 1991; Hernán-dez Vázquez y Gallardo, 1994; Trigo, 1994; Monteagudo, 1996;Moreno, 1997; Arribas y Sánchez, 1999 y Arribas, 2000) y desdenuestra experiencia como practicantes habituales de AF y educado-res, tanto desde el ámbito de la Educación física como de la Educa-ción social.

204

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (205)

Hemos seleccionado las siguientes características básicas:

—Actividades libremente elegidas y realizadas, tanto en formacomo en implicación, donde existe una voluntariedad explí-cita de la persona.

—Motivación y disposición hacia una actividad corporal con-textualizada, en la que podamos obtener experiencias ópti-mas, posibilitando el acercamiento a la AF a sectores de lapoblación tradicionalmente alejados de ella.

—Satisfacción de las necesidades de AF, de emoción y de rela-ción con otros/as, con la propia práctica y con los espaciosdonde ésta se realiza.

—Posibilidad de manifestar el espíritu lúdico, la creatividad, laautoexpresión (Nash en Miranda y Camerino, 1996), donde laactividad se adapte las personas y no a la inversa.

—Alternativa a las prácticas tradicionales, con carácter más in-clusivo y accesible a todos/as. Buscando espacios, materiales,códigos y procesos motrices más creativos donde el protago-nismo está centrado en los propios participantes.

—Incentiva la experiencia social compartida, la AF se con-vierte así en punto de encuentro donde convergen aficiones,intereses, ilusiones, retos y sentimientos de pertenencia a ungrupo. Debe ser una puerta para la comunicación e integra-ción a través de la práctica.

—Todo el mundo debe tener cabida, sin que el sexo, la edad, lascapacidades físicas o técnicas sean factores limitantes, dondeparticipar con los demás es más importante que contra los de-más. Existe flexibilidad en su desarrollo, los grupos formadospueden ser heterogéneos y las reglas, técnica, táctica y organi-zación de la práctica pueden ser creadas, modificadas y adap-tadas por los propios participantes. Las normas deben surgircomo elemento natural que facilita el desarrollo de la actividad.

—La autoridad se difumina y emerge el educoanimador comoun facilitador de aprendizajes, siendo uno más dentro del grupoevitando que las personas participantes sean meras recepto-ras de técnicas cerradas. El educoanimador propone, impulsay es una fuente de recursos para los participantes, siempre queestos lo soliciten. Se busca la autogestión.

205

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (206)

—Actividades sencillas cuyo desarrollo no debe suponer grancoste, ni sofisticados materiales y espacios, caracterizadas porsu accesibilidad.

—La importancia de las actividades se centra en lo que puedensuponer para la formación de la persona. La práctica nosdebe invitar a la reflexión del por qué, para qué y cómo lle-vamos a cabo dichas actividades.

El ámbito de la animación y la promoción de AFRP

Una vez revisados los presupuestos teóricos de las AFRP y lasexpectativas personales, debemos buscar los procedimientos ade-cuados para aplicarla en diferentes ámbitos. Vemos la posibilidad deincluir las AFRP como recurso para la iniciación deportiva, comoprograma continuado, como evento puntual y también, sin duda,como medio y fin en programas de Educación formal e informal. Larepercusión de los programas recreativos va a depender en gran me-dida de la planificación que políticos, técnicos, educadores y otrosagentes sociales lleven a cabo. Para iniciar un programa recreativodebemos analizar los factores del contexto: tradiciones deportivas,espacios para la práctica, intereses y necesidades, formación del co-lectivo y recursos económicos, humanos y de infraestructura con losque se cuentan. Las instituciones, clubes, asociaciones, entidadesprivadas y la comunidad educativa en general, deben velar para quelas personas obtengan experiencias positivas en el desarrollo de laAF, creando programas e infraestructuras idóneos para todos.

En 1975 el Consejo de Europa elaboró la Carta Europea de De-porte para todos, con intención de plasmar los principales derechosde los ciudadanos con respecto a la práctica físico deportiva (Fraile,1986; Soria y Cañellas, 1991). En la actualidad, las demandas ex-plícitas e implícitas de dicha Carta distan mucho de haberse conse-guido; por lo tanto, debemos seguir trabajando para que:

—La práctica deportiva sea un derecho real de todos, con inde-pendencia de la capacidad física, edad, sexo, nivel social, cul-tural, económico...

—La AF sea entendida desde una amplia visión sociocultural yeducativa, incidiéndose desde este prisma, protegiendo al ciu-

206

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (207)

dadano de la explotación política y económica que en ocasio-nes lleva implícita la práctica de AF.

—Se propicie la colaboración entre todos los agentes socialesimplicados: centros escolares, familias, asociaciones, clubesy entidades públicas.

—Se construyan, habiliten y potencien espacios recreativos enfunción de la demanda social y se asegure el uso racional delos mismos, haciendo especial hincapié en el medio natural,tan amenazado por su uso indebido.

—Se asegure y potencie la formación de los técnicos encarga-dos de la promoción y organización de AFR.

Es visible la necesidad de (in)formación, que requiere ajustarsea las nuevas demandas de práctica de AF, ya que la responsabilidadde dinamizar, promover y planificar está en manos muchos agentessociales:

—Administración Pública: Estatal, autonómica, provincial y mu-nicipal.

—Iniciativa privada: empresas de servicios deportivos.—Clubes y asociaciones: actividades de ocio, formación, cursos...—Entidades surgidas como reivindicación de la práctica depor-

tiva para todos: iniciación deportiva, centros recreativos.—Grupos de práctica informales: amigos/as.—Practicante individual.

Espacios y contenidos y de práctica de AFRP

Por último, debemos considerar la multiplicidad de espaciosexistentes para la AFR, la reconfiguración de la función de los cen-tros escolares, los equipamientos del barrio, la ciudad, el entornopróximo y lejano para su acceso, promoción, difusión y práctica.

El espacio debe entenderse como un elemento heterogéneo ymultifuncional: patios, aulas, gimnasios, salas polivalentes escola-res; deben sugerir nuevas posibilidades de emoción, comunicación,acción. La apertura del espacio deportivo a la calle, al parque, alcentro cívico, a la instalación pública y privada, convencional y noconvencional, al medio rural y a los espacios naturales, nos permi-

207

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (208)

tirá mayores y más diversas posibilidades de práctica de AF y ocu-pación del ocio.

Por otro lado, para poner en práctica propuestas recreativas, de-bemos tener claro qué contenidos son valiosos para cumplir nuestrospropósitos. Miranda y Camerino (1996) hablan de cinco bloques te-máticos de recursos recreativos: condición física y mantenimientorecreativo, iniciación deportiva recreativa, juegos recreativos paraestimular la expresión, terrenos de aventuras y posibilidades en lanaturaleza y la fantasía recreativa: un ejercicio para la interdiscipli-nariedad, donde lo motriz y emocional se une a lo creativo.

Torres (1999), relacionando sus propuestas con los contenidoscurriculares de Secundaria, nos habla de más contenidos: aprendi-zaje recreativo de juegos y deportes tradicionales, nuevos juegos(new games), juegos sin fronteras, grandes juegos, juegos temáticos,juegos cooperativos, deportes alternativos, deportes ludificados, ac-tividad recreativa en el medio natural, juegos dramáticos expresivosy actividades expresivas rítmicas, condición física y mantenimientorecreativo.

Los agentes de promoción podemos, desde estos espacios ycontenidos, realizar actividades tales como: escuelas de iniciacióndeportiva, programas continuados de AFR, salidas al medio natu-ral, campamentos de verano, AF de carácter publico y privado paradiferentes colectivos y etapas del ciclo vital, jornadas de AF multi-tudinaria donde se pueden incluir torneos deportivos, actividadestemáticas, jornadas de difusión y encuentros recreativos, ferias deljuego y fiestas recreativas, gymkanas, carreras populares, etc. y so-bre todo, los medios y fórmulas para facilitar la práctica más autó-noma y comunitaria Un crisol de posibilidades que pasa por valorarel ocio y la AF como experiencia formativa para una nueva ciuda-danía.

Bibliografía

ARRIBAS, H. (1998), «La formación del especialista en EF en relación ala educación del ocio» en MARTÍNEZ DEL CASTILLO, J. (comp.), De-porte y calidad de vida, Madrid, Esteban-Sánz, 445-454.

ARRIBAS, H. y SÁNCHEZ, I. (1999), «La actividad física como educacióndel ocio» en Actas del Congreso Internacional de Educación Física.

208

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (209)

La educación física en el Siglo XXI, Jerez, Fondo editorial de ense-ñanza, 511-518.

ARRIBAS, H. (2000), «Actividad física, ocio y educación: el valor de lasactividades físicas recreativas». Comunicaciones 6.º Congreso Mun-dial de Ocio, Bilbao. Soporte informático, CD-Rom.

ARRIBAS, H. (2002), «Abriendo las puertas de la Educación física: ocioy actividad física en la formación del/la maestro/a especialista» enTámdem, 6, 18-31.

CAMERINO, O. (2000), Deporte recreativo. Barcelona, Inde.CSIKSZENTMIHALYI, M. (1996), Fluir (flow). Una psicología de la felici-

dad. Barcelona, Kairós.CUENCA, M. (1995), Temas de Pedagogía del Ocio. Bilbao, Universidad

de Deusto.CUENCA, M. (1999), «El fenómeno del ocio: importancia y nuevas pers-

pectivas» en Revista Proyecto Hombre, 32, 59-74.ELÍAS, N. y DUNNING, E. (1992), Deporte y ocio en el progreso de la civi-

lización. Madrid, Fondo de Cultura Económica.FRAILE, A. (1986), «Las campañas de deporte para todos» en Relevo, 9,

30-32.GONZÁLEZ DE MESA, C. y FERNÁNDEZ RÍO, J. (2000), «La formación del

profesorado en educación física y deportes para la cultura del ocio»en CONTRERAS, O. (coord.), La formación inicial y permanente delprofesorado de Educación física. Actas del XVIII Congreso Nacionalde Educación Física. Ciudad Real, septiembre, 625-636.

HENRY, I. (1993), The politics of leisure Policy. Londres, MacMillan.HERNÁNDEZ VÁZQUEZ, M. y GALLARDO, L. (1994), «Marco conceptual:

las actividades deportivas recreativas» en Apunts, 37, 58-67.MARINA, J.A. (2000), Crónicas de la ultramodernidad. Barcelona, Anagrama.MARTÍNEZ DEL CASTILLO, J. (1986), «Actividades físicas de recreación»

en Apunts, 4, 2-5. (Cuadernillo central en castellano).MIRANDA, J. y CAMERINO, O. (1996), La recreación y la animación de-

portiva. Salamanca, Amarú.MONTEAGUDO, M.ªJ. (1996), «El deporte como experiencia de ocio» en

Actas del IV Congreso de la AEISAD, Barcelona, 73-85. MORENO, A. (1997); «Las actividades físicas y recreativas para el tiempo

libre y el ocio» en HERNÁNDEZ MORENO, J. (dir.), Salud, Deporte yeducación, Editores Las Palmas, Icepss, 515-525.

PÉREZ, M. (1986), «El deporte en el tiempo libre» en Apunts, 4, 1-2.(Cuadernillo central en castellano).

PUIG, J.M. y TRILLA, J. (1996), Pedagogía del ocio. Barcelona, Laertes.2.ª edición.

209

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (210)

PUIG, N. y HEINEMANN, K. (1991), «El deporte en la perspectiva del año2000» en Papers de sociología, 38. Universidad Autónoma de Barce-lona.

SAN SALVADOR DEL VALLE, R. (2000), Políticas de ocio. Documentos deEstudios de Ocio, n.º 17, Bilbao, Universidad de Deusto.

SERRANO, J.A. y CABRERA, D. (1998), «Un estudio sobre los componen-tes centrales y sociales de la participación deportiva desde un enfoqueholístico» en MARTÍNEZ DEL CASTILLO, J. (comp.), Deporte y calidadde vida, Madrid, Esteban Sánz, 37-58.

SORIA, M.A. y CAÑELLAS, A. (1991), La animación deportiva. Barcelona,Inde.

TINNING, R. (1996), «Discursos que orientan el campo del movimientohumano y el problema de formación del profesorado» en Revista deEducación, 311, 123-134.

TORRES, J. (1999ª), «La actividad física recreativa para la ocupaciónconstructiva del ocio» en Actas del Congreso Internacional de Educa-ción Física. La educación física en el Siglo XXI, Jerez, Fondo editorialde enseñanza, 43-62.

TORRES, J. (1999b), La Actividad Física Recreativa para el ocio y eltiempo libre. Granada, Proyecto Sur.

TRILLA, J. (1999), «Perspectivas educativas del ocio para el siglo XXI» enRevista Proyecto Hombre, 32, 8-13.

WAITCHMAN, P. (2000), «La calidad de la participación en la recreación».Comunicaciones 6.º Congreso Mundial de Ocio, Bilbao. Soporte in-formático, CD-Rom.

210

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (211)

El deporte recreativo dentro y fuera de la escuelaCamerino Foguet, C.

En los avatares de la civilización occidental estamos viviendo unaetapa de cambio y desconcierto; un tiempo definido como la experi-mentación de actividades nuevas, que se expresan sobre diferentesórdenes de nuestra vida y que generan un gran cúmulo de posibilida-des de acción y sensación. Estos tiempos han sido definidos como:

Retroprogresivos, reciclables, renovables, reposados, redimi-dos de sentimientos de culpa. Tiempos de RECREACION, de sen-tir, experimentar, explorar, de dejarse ir, de gozar, saborear, vivirlas enormes posibilidades legitimadas, autorrealizantes, diverti-das, sensacionales, enriquecedoras, saludables que invaden todoslos órdenes de la vida: la escuela, el ocio, el deporte, las mani-festaciones festivas, las fiestas populares, los talleres de vaca-ciones, las reuniones familiares, los parques temáticos, los jue-gos tradicionales recuperados, las nuevas actividades físicas, losnuevos materiales lúdicos, las instituciones, las empresas, la vida.Para todas las gentes, edades y etnias. Para todos los presupues-tos (Miranda y Camerino, 1996: 13).

¿Es posible reorientar el currículum escolar y nuestras interven-ciones educativas en el ocio atendiendo estas demandas? ¿Podemos

211

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (212)

transmitir este sentir a nuestros alumnos durante la realización delas actividades de la educación física escolar o en las actividadesorganizadas en los ámbitos educativos no formales promocionadosdesde la escuela?

Intentaremos dar algunas respuestas, ofreciendo a los docentespautas para el desarrollo, dentro y fuera de la escuela, del deporte re-creativo.

Recreación espontánea versus recreación dirigida

Cuando proponemos una educación del tiempo libre orientado anuestro alumnado no queremos que prevalezca la idea de la diver-sión sin esfuerzo como compensación de la rutina; así, la recrea-ción tiende a confundirse con el entretenimiento, entendido comoel placer que no requiere un compromiso ni participación creadora.Esta modalidad de ocio, denominada recreación espontánea, acen-túa exclusivamente la evasión y el divertimento sin requerir de-masiado esfuerzo personal; por ejemplo, ir a un parque temático o deatracciones.

212

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (213)

Otra acepción, más interesante, señala una tendencia encami-nada a la regeneración de nuestras capacidades humanas, mediantela implicación lúdica en actividades grupales orientadas por profe-sionales de la animación. Bajo este nuevo concepto, se desarrolla elconcepto de recreación dirigida, que debe cumplir las condición de«re-crear», «volver a crear» o de «regenerar» divirtiendo medianteuna actitud activa y participativa, aparte de que se deriven otros re-sultados o consecuencias apreciables como la solidaridad y coope-ración entre iguales (Camerino, 2000; García Montes, 2001); porejemplo, participar en un grupo de deportes alternativos extraesco-lar o en unas colonias de aventura en verano organizadas por laasociación de padres y madres de la escuela.

Una vez dibujado el contexto de las diferentes manifestacionesrecreativas podemos asegurar que el deporte recreativo posee lascondiciones para estar dentro de esta última acepción de recreaciónintencionada. A continuación, descubriremos su verdadera utilidadeducativa.

213

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (214)

¿Qué es el deporte recreativo?

Si queremos entender el deporte recreativo en toda su exten-sión, no nos basta con proponer actividades deportivas divertidas;primero, tenemos que comprender y experimentar en nosotros mis-mos los estados de ánimo, de placer y de satisfacción que producenel juego y, segundo, ser capaces de programarlo y ofrecerlo al alum-nado de forma coherente.

Los objetivos educativos que perseguimos se pueden sintetizaren las necesidades de trabajar y de satisfacer los siguientes valoresque van de los más biológico y personal a lo más social:

—promover un ejercicio físico permanente para un desarrolloevolutivo saludable,

—recuperar el sentido lúdico de las prácticas deportivas, —despertar la autonomía en la toma de decisiones, —orientar el impulso hacia la aventura y la vivencia de expe-

riencias nuevas,—encontrar la aceptación y reconocimiento de los demás.—fomentar la participación y la solidaridad propias de la inte-

gración grupal y social.

Para los y las docentes, la condición para poder defender estosobjetivos no sólo radica en identificarlos sino en ser permeable aellos mediante nuestra propia actitud a la hora de promover estas ac-tividades.

El sistema educativo formal persigue, prioritariamente, el aprendi-zaje de las destrezas y de los conocimientos fundamentales de losalumnos dentro de unas actitudes. El deporte recreativo puede ayudaral desarrollo de estos valores; tanto en ámbitos educativos formales, in-troduciéndose en la educación física escolar, como no formales en lasactividades extraescolares que pueden complementar la acción del sis-tema educativo así como el mejor aprovechamiento del tiempo libre.

Veamos cómo podemos promocionar deporte recreativo en es-tos dos ámbitos:

El deporte recreativo en el currículum

La concepción de la educación física ha evolucionado; en losúltimos años se ha producido una importante transformación de sus

214

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (215)

orientaciones que la han liberado definitivamente de viejas y rígi-das estructuras para desembocar de lleno en el dinamismo y cam-bio continuo de la contemporaneidad (Santos y Sicilia, 1998).

Esto se puede traducir en una diversidad de bloques de conteni-dos que el diseño curricular tiene estipulado para el área de la edu-cación física. En el siguiente cuadro (Fig. 1), destacamos los blo-ques que tienen más relación con nuestro proyecto de recreacióndeportiva en cada uno de los dos tramos educativos: la EnseñanzaPrimaria y la Enseñanza Secundaria:

Enseñanza primaria Enseñanza secundaria

1. El cuerpo: Imagen y percepción 1. Condición Física

2. El cuerpo: habilidades y destrezas 2. Cualidades motrices

3. El cuerpo: expresión y comunicación 3. Juegos y deportes

4. Salud corporal 4. Expresión corporal

5. Los juegos 5. Actividades en el medio natural

Fuente: elaboración propia.

Figura 1Bloques de contenidos en la enseñanza primaria y secundaria

Podemos encontrar en Primaria, los bloques: expresión y comu-nicación, salud corporal y los juegos; y en Secundaria, los bloques:juegos y deportes, expresión corporal y actividades en el medio na-tural, los que más cerca se encuentra relacionados con nuestro pro-yecto.

El deporte recreativo se convierte, en este ámbito educativo for-mal, en un recurso y modelo de desarrollo de las sesiones; así comoen un incentivo para un cambio metodológico ya que todo lo que sepone en común en las actividades de marcado carácter lúdico, re-quiere alimentarse de las capacidades de creatividad. El juego, lafantasía y la imaginación, son el fruto de la interacción existenteentre el mundo interior de la persona y aquello que sucede en el mun-do exterior que le rodea.

215

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (216)

Esta idea se traduce, a nuestro entender, en no concebir unarelación unívoca entre la educación física y aquel desarrollo exclu-sivamente «muscular» y con el modelo mecanicista o «geometri-zante» del movimiento; sino que es necesario experimentar múlti-ples posibilidades del lenguaje que nos proporciona el propio cuerpoy el movimiento que éste es capaz de generar. (Castañer y Came-rino, 1996).

Por tanto y en resumen, los programas de educación física de-ben dosificar la carga recreativa de las actividades que se ofrecenen los diversos bloques de contenidos en todos los niveles y etapaseducativas.

Las actividades extraescolares y el deporte recreativo

En el entorno de la institución escolar se desarrollan gran canti-dad de actividades sociales, algunas pueden ser una oferta educativacomplementaria al currículum. Aunque el término extraescolar noes el más apropiado debido a su naturaleza excluyente del ámbitoorganizativo de la escuela, parece que es el que todos entendemos.

216

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (217)

Dado de que el sistema educativo formal se reduce a la escola-rización y al aprendizaje de las destrezas básicas fundamentalespara el desempeño de la vida laboral de los individuos, el deporterecreativo en el ámbito extraescolar puede aportar los hábitos quepueden conducir al mejor aprovechamiento del tiempo libre.

Por tanto, es imprescindible no dejar de lado la aproximaciónrecreativa del deporte paraescolar y de cualquiera de sus manifesta-ciones para propiciar ciertas acciones educadoras, pues el deporterecreativo:

—debe despertar, fuera del horario lectivo, el interés de los alum-nos hacia la práctica de las actividades físicas en el ocio,

—debe ayudar al alumnado a tomar interés en todas las ofertasy manifestaciones de las asociaciones deportivas y culturalesde su entorno (clubes, agrupaciones sociales y programas mu-nicipales, etc.),

—puede posibilitar a los alumnos a identificar sus propias posi-bilidades y capacidades motrices singulares a cada uno deellos y ellas,

—fomenta la participación y la solidaridad propias de la inte-gración grupal y social,

—posibilita actitudes y hábitos de un estilo de vida saludable quese inscribe en la cotidianidad.

No podemos dejar que nuestros escolares, que día a día asistena las actividades organizadas por la asociación de padres y madresde la escuela, estén a merced de personas voluntarias que no tenganla intención de vincular la promoción de sus actividades deportivasa intenciones educativas.

Así lo expresan Santos y Sicilia (1998):

con esta concepción, creemos que las actividades extraescolaresson una forma diferente de entender la enseñanza que se vislum-bra al alumnado como un ser motivado que busca a través de laorientación del profesor su propia identidad y autonomía social.Por último, la institucionalización de su práctica en el centroeducativo supondría una posibilidad de coordinación e interdis-ciplinariedad, favoreciendo encontrar una coherencia y sentidoal esfuerzo colectivo del profesorado. (Santos y Sicilia, 1998:41)

217

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (218)

Para concluir, el deporte recreativo extraescolar debe tener unasgarantías de calidad y ser concebido como una práctica alternativa,innovadora y complementaria al trabajo educativo de la educaciónfísica.

¿Cuáles son las características del deporte recreativo?

El deporte recreativo se presenta como una práctica abierta ylúdica que tiene dos características fundamentales: la apertura de lainterpretación de los participantes y la existencia de cambios de lasreglas de juego.

De ellas se pueden derivar las características del deporte recrea-tivo:

—actitud predispuesta de los participantes,—los cambios incesantes de las reglas y normas de funciona-

miento,—acondicionamiento de los espacios útiles para la diversidad de

prácticas que se pueden ir generando,—adaptación de las propias prácticas a los materiales disponibles.

Esto permite poner en marcha: una continua incorporación denovedades sobre el funcionamiento y la estructura de las propues-tas, cambios de roles en el transcurso de la actividad, constituciónde equipos mixtos y heterogéneos de edad y sexo, gran importanciade los procesos interactivos y de empatía que se van generando,aplicación de un tratamiento pedagógico no directivo, y rechazo dela especialización técnica al no buscar unos aprendizajes concretos.

Las variables sobre las que incidiremos para generar modalida-des de deporte recreativo son:

—adaptación de los materiales de juego disponibles a las con-diciones de cada grupo,

—adecuación al espacio y a las necesidades de los practicantes,—posibilidad, por parte de los participantes, de cambiar las reglas.

¿Cuál puede ser el mejor criterio de organización del deporterecreativo? Partiremos de estas tres variables —material, reglas yespacio— para proponer una clasificación de deporte recreativo.

218

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (219)

Figura 2Clasificación de actividades y deportes recreativos

a) Fórmulas jugadas y actividades recreativas con materiales

Actividades recreativas en las que experimentamos con el mate-rial sin llegar a estructuras determinadas, un espacio o terreno dejuego variado y unas reglas no establecidas. Aquí desarrollamosexperimentaciones como fórmulas jugadas y actividades recreati-vas según las exigencias de los diferentes tipos de materiales. Losmateriales pueden ser muy diversos: material alternativo y materialespecífico y convencional para la recreación.

b) Actividades y deportes recreativos de adaptación a otros entornos

Especialidades que pueden desembocar en deportes recreativosy que se desarrollan en entornos diversos y variados; piscina, su-perficies deslizantes, naturaleza y con materiales de adaptación aellos como patines, bicicletas de montaña y otros artilugios.

Fórmulas jugadas y actividades recreativas conmateriales diversos

Material

Actividades y deportes recreativos de adaptacióna otros entornos

Espacio

Deporte recreativo reglamentadoReglas

219

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (220)

c) Deportes recreativos reglamentados

Expresiones recreativas que tienen una estructura determinada,unas estrategias y normas de funcionamiento establecidas. Son lasfórmulas más elaboradas ya que suponen un elevado nivel de com-plejidad por su especificidad en el uso del material, el acondiciona-miento del espacio y la estipulación de reglas de funcionamientopactadas por los participantes.

Síntesis

La inquietud de movimiento y diversión de nuestros alumnos yalumnas puede tener configuraciones educativas mediante activida-des que estimulen valores y hábitos en la cotidianidad. Así, hemosintentado descubrir el deporte recreativo a partir de la exploraciónde materiales, la adaptación a entornos diferentes y la adaptación aun reglamento.

Defendemos el deporte recreativo como una de las expresionesen las que se pueden manifestar mejor la capacidad lúdica medianteel desarrollo de gran variedad de actividades físicas organizadasdentro y fuera de la escuela.

220

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (221)

Referencias bibliográficas

CAMERINO, O. (2000), Deporte recreativo, Barcelona, Inde.CAMERINO, O. y CASTAÑER, M. (1990), 1.001 ejercicios y juegos de re-

creación, Barcelona, Paidotribo.GARCÍA MONTES, M.E. (2001), «Recreación de materiales y materializa-

ción espacio-temporal de la recreación física» en Reflexiones y pers-pectivas de la enseñanza física y el deporte escolar en el nuevo mile-nio, Oviedo, Universidad de Oviedo.

MIRANDA, J. y CAMERINO, O. (1996), La recreación y la animación de-portiva, sonrisa y esencia de nuestros días, Salamanca, Amarú.

SANTOS, M. y SICILIA, A. (1998), Actividades físicas extraescolares, Bar-celona, Inde.

221

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (222)

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (223)

El deporte de ocio en la escuelaHernández Vázquez, M.

Existe una tendencia universal hacia el ocio que conlleva lógi-camente a todas las personas a buscar como objetivos trabajar me-nos, conseguir el máximo de salario y disponer del mayor tiempoposible para uno mismo. Aunque algunos teóricos modernos aso-cian el ocio con nuestro siglo (podemos citar el caso de Dumaze-dier), con la reducción de la jornada laboral, mayor bienestar, segu-ridad económica, esperanza y calidad de vida, la realidad es que elocio ha ido aparejado a la evolución cultural humana y precisa-mente, los grandes logros de la humanidad se han conseguido a tra-vés del uso libre de ese tiempo ocioso y no, precisamente, duranteel tiempo del trabajo como piensan algunos (Munné, 1992). «Deeste esfuerzo obligado, para la estricta satisfacción de una necesi-dad, el ejemplo más claro es el deporte. Esto nos lleva a destruir lajerarquía secular y a considerar la actividad deportiva como pri-mordial y creadora, la más elevada, la más seria, y la más impor-tante de la vida, y la actividad laboral, como derivada de la pri-mera, como simple destilación y precipitado de aquella» (Ortega yGasset, 1967). Aquí Ortega y Gasset destaca, precisamente, a travésdel deporte, la importancia que han tenido las actividades ociosas parael desarrollo cultural.

Ya en los albores de la humanidad, podemos constatar la exis-tencia del ocio entre los primeros hombres. Aunque, en los prime-

223

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (224)

ros intentos de comprender la transición al neolítico, se fraguó laidea de que todos los cazadores recolectores llevaban una vida de-sagradable, vil y embrutecida que transcurría en una búsqueda grise interminable de caza de sustancias alimenticias. Sin embargo, enlos últimos años, los estudios más recientes nos indican que los ca-zadores y recolectores gozaban de niveles altos de salud y nutricióny de mucho más ocio que la mayoría de los pueblos agrícolas deformación posterior (Sahlins, 1972), gracias a que consiguieron ungrado de opulencia, que hizo posible mantener el equilibrio demo-gráfico y en la medida en que las condiciones climáticas y ecológi-cas fueron favorables la supervivencia y reproducción de plantas yanimales comestibles se mantuvo constante. Se extiende la idea en-tre los antropólogos modernos de que gracias a este equilibrio, seconsiguió una adaptación perfecta entre los primeros hombres y suentorno que hizo que, a pesar de que el cerebro humano era muyparecido al actual, no se sintiera la necesidad de cambio y durantecasi dos millones de años los primeros homínidos vivieran prácti-camente de la misma forma (Harris, 1974). Se puede pensar, que deacuerdo con esa teoría, las civilizaciones prehistóricas tuvieron mu-cho tiempo libre, tiempo que dedicaron como indican diversos auto-res a crear los primeros atisbos culturales. Así, Huizinga en 1950,nos señala que: «Ha habido un factor de competición lúdica más an-tigua que la propia cultura que impregna toda la vida a la manerade un fermento cultural, por lo que podemos decir que el juego fueparte integrante de la civilización en sus primeras fases. La civili-zación surge con el juego y como juego para no volver a separarsenunca más de él.» (Huizinga, 1990). Este autor defiende la idea deque durante el tiempo de ocio y a través del juego, la humanidadinicia el despegue cultural en todas sus manifestaciones. Fue en esosmomentos cuando a través de un impulso lúdico, las sociedadesprimitivas fueron creando todo tipo de manifestaciones culturales,cada vez más complejas: conocimientos, creencias, arte, moral, dere-cho, costumbres y cualesquiera otras capacidades y hábitos adquiri-dos por el hombre en tanto miembro de una sociedad. A partir de lainformación dispuesta sobre sociedades primitivas, podemos seña-lar que los juegos y competiciones han estado estrechamente relacio-nados con todo lo mágico y lo sagrado. Las competiciones deporti-vas de casi todas las sociedades anteriores a las nuestras eran parte

224

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (225)

integral o anexos de las creencias religiosas: los juegos y las com-peticiones formales, eran asimiladas a la danza y al teatro. De he-cho, una descripción histórica del deporte que lo deslinde del ritual,de la danza y del teatro sería una falsa interpretación de este hechocultural.

Otra cuestión reconocida en ese tipo de sociedades es que lasactividades lúdicas o la educación física informal, cumplieron fun-ciones selectivas y evolutivas entre los animales y por supuesto, elhombre. Los mejores corredores, nadadores, saltadores o luchado-res eran el producto normal de la necesidad de defenderse, atacar oluchar contra los enemigos naturales. El juego y el deporte puedenconsiderarse como una institución evolutiva y como un importantecomponente del desarrollo de la cultura humana. Las fuerzas im-pulsoras básicas de la evolución deportiva incluyen variables sub-sistenciales, socio-políticas y geográficas (Blanchard y Cheska,1986). Las raíces prehistóricas del deporte se manifiestan en los ni-veles más simples de las sociedades humanas y desde los comien-zos del tiempo cultural, donde se observa mejor es en los juegos.De acuerdo con Huizinga, dado que el juego es un rasgo universalde la vida de los mamíferos, podemos decir que antecede al hechocultural, posiblemente a través de él o gracias a su contribución, haido desarrollándose desde los principios de los tiempos prehistóri-cos la cultura humana en todas sus manifestaciones. El hombre pri-mitivo veía todo aquello, que no era necesario para subsistir, comoalgo irreal que no podía entender y por ello, enseguida lo asociabacon lo mágico y lo sagrado. Así pasó con el juego que fue desde elprincipio objeto de culto, un símbolo de vida. Todos los ejercicioscorporales fueron, al principio, actos de culto, incluidas por supuesto,las danzas. Con la danza se comunica al hombre el poder de los dio-ses. Ejerce fuerza y poder mágico, aleja a los enemigos, dispersa lasenfermedades y envía lluvia y fertilidad (Diem, 1966).

El nacimiento de todas las grandes estructuras de vida social, hadependido siempre, según nos cuenta Huizinga, de un impulso lú-dico, de la mayor eficacia y fecundidad. La competición lúdica,como impulso social más vieja que la cultura misma, llenaba todala vida de las sociedades primitivas y actuó como levadura para eldesarrollo de la cultura. El culto se da a conocer como un juego sa-cro. La danza y la música fueron en sus inicios, puro juego. La sabi-

225

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (226)

duría encuentra su expresión verbal en competiciones sagradas. Elderecho surge de la costumbre de un juego social. La conclusión debeser, por tanto, que la cultura en sus fases primordiales «se juega», sedesarrolla en el juego y como juego (Huizinga, 1990). El juego sepuede considerar como una fuerza instintiva, anterior a la apariciónde la cultura y que es, después de la alimentación, la forma más an-tigua de la actividad de los hombres. Es natural que el hombre porinstinto de conservación se complaciera en ejercitar su fuerza física;esto le permitía con más eficacia, conseguir alimentación y vencer asus enemigos y animales.

Frederic Munné (1992), señala cinco etapas o hitos en la histo-ria del ocio y que inciden en las distintas formas de ver el tiempolibre y el ocio a lo largo los siglos. El caso histórico más conocidode apuesta por la cultura del ocio, fue la que se originó en la Greciaantigua. El profundo sentido cultural griego dio una importanciafundamental a la contemplación de los supremos valores de sumundo: la verdad, la belleza, la bondad y que resumían como con-templación de la sabiduría. Esta forma de entender la vida, exigíauna vida de ocio. En este sentido, tenemos que señalar la «Skholé»,como ideal griego. La vida griega exigía una vida de ocio, de Skholé.Etimológicamente, esta voz griega significa, «cesar o parar». Coin-cide con el sentido literal que damos a la expresión de «tiempo li-bre». Su sentido originario era estar desocupado y, por tanto, disponerde tiempo para uno mismo. La Skholé no era un simple no hacernada, sino su antítesis: un estado de paz y de contemplación crea-dora. Para conseguir ese estado, necesariamente uno debía estar de-socupado, es decir, no sujeto al trabajo. Los griegos consiguieronese estado ideal, gracia a una división del trabajo, donde unos po-cos, los ciudadanos libres, tenían todo el tiempo para la vida con-templativa, mientras que el resto que eran los esclavos, debían de-dicar todo su tiempo al trabajo. Gracias a la esclavitud, unos pocosciudadanos pudieron ser libres y dedicar su tiempo a llevar una vidaociosa. De acuerdo con esto, los griegos pensaban que sólo el hom-bre que posee ocio es libre.

En Roma no prosperó, según Munné (1992), la visión griegasobre el ocio. Cicerón habla del «otium», como tiempo de descansodel cuerpo y recreación del espíritu, necesario para volver a dedi-carse, tras la recuperación, de nuevo al trabajo. El trabajo no tiene

226

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (227)

como en Grecia un significado negativo. El ocio pasa a ser un me-dio y el trabajo un fin. Interpretaron la manera de entender el ocio,como algo necesario para el descanso del cuerpo y del espíritu. Elocio, como lo entendían los griegos, ha sido invertido. El ocio cice-roriano, no es un tiempo de ociosidad, sino de descanso y de recreotanto como de meditación. El ocio romano, también introduce porprimera vez, el ocio de masas organizado por el Estado y dirigido alas clases populares, ocio que las clases dirigentes menospreciabanpero que, sin embargo, utilizaban como medio de dominación so-cial. Munné, nos dice que sólo hay una excepción en la forma dever el ocio en la época romana. Es Séneca que mantiene un con-cepto similar al de Aristóteles y Epicuro, señalando que es necesa-rio liberar su tiempo, robado por los negocios y las ocupacionespara dedicarlo al descanso, condición sine qua non para adquirir lasabiduría, la virtud y la felicidad a través del cultivo del espíritu yde la contemplación desinteresada de la propia alma. Ocio y nego-cio forman parte constitutiva del hombre completo. Pero en el casode Roma, sólo en las clases altas se integra plenamente el conceptode ocio de Cicerón. Para el resto del pueblo se redujo a descansos ysobre todo, a diversión organizada. A través de los ludi y los mu-nera y todo tipo de espectáculos organizados por el Estado en losdías de fiesta que ocupaban casi la mitad del calendario, el ocio po-pular se separa y distingue, en una clara dicotomía, del ocio de lasélites. El carácter de ocio dirigido se manifiesta claramente en elfamoso dicho de «panem et circenses»; la sociedad romana no po-día vivir sin los juegos, constituyéndose en el fundamento de suexistencia. El circo no sólo es el marco donde se celebran las carre-ras sino también donde se manipula al pueblo y donde los partidospolíticos entablan sus luchas y defienden su posición en el Estado.El legado de Roma al patrimonio histórico del ocio es, en este sen-tido, contradictorio (Munné, 1992).

El concepto de ocio romano, ha sobrevivido; no así el conceptode la skholé, y podemos señalar que, en la actualidad, en las socie-dades industriales, se encuentra nuevamente vigente. Es ocio utili-zado como medio de descanso para recuperar el esfuerzo del trabajoo como simple medio de evasión social. El ideal del ocio griego,está considerado como algo imposible, a no ser que en un futuropróximo, las máquinas pudieran sustituir el tiempo del trabajo hu-

227

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (228)

mano. En este sentido, se desenvuelve la obra de Luis Racionero«Del paro al ocio». El derecho al paro de Racionero, viene a signifi-car, el derecho al ocio heleno, es decir, al no trabajo, a la vida ociosaque lleva consigo un «otium cum dignitate». Derecho al ocio, dere-cho a la salud, a la belleza, a la verdad, al estudio, a la intimidad, aviajar, a la satisfacción sexual, a la paz, a ser únicos, diferentes, a serautónomos (Racionero, 1992).

En la época medieval, el ideal contemplativo griego se refugia enlos monasterios. La vida contemplativa pasa a ser uno de los idealesde vida, mientras que en ciertos aspectos el trabajo pasa a ser algoque se hace en los ratos libres. Tomás de Aquino asume el conceptode vida ociosa de Aristóteles, dándole una dimensión cristiana. Elocio popular, consiste básicamente en un tiempo de descanso y di-versión, normalmente controlado por la iglesia y por el señor feudal.A partir de la Baja Edad Media y comienzos del Renacimiento, surgeun nuevo concepto del ocio. Es el ocio, como ideal caballeresco, ins-pirado en un espíritu lúdico clasista y que consiste en liberarse deltrabajo para dedicarse a actividades libremente elegidas, como laguerra, la política, el deporte, la ciencia o la religión. La vida ociosa,se convierte en un indicador de posición social, de riqueza y de po-der. Esta forma de emplear el tiempo de ocio se convierte poco apoco en un signo exterior de nobleza cada vez más opuesto al tiemposervil del trabajo. El ocio caballeresco que empezó siendo un medio,pasó con el transcurrir del tiempo a adquirir un valor en sí mismo. Sellega así al derroche y a un nuevo concepto del ocio: el del ocio comoociosidad. El principal enemigo del señor feudal, cuando abandonabael campo de batalla, era el aburrimiento, entonces para llenar su ociose dedicaba a una serie de actividades que Michel Massian, en su li-bro La caballería, enumera así: 1. Competir en los torneos; 2. Salirde cacería; 3. Practicar la pesca en agua dulce o salada; 4. Pasear;Durante el invierno, calentarse al amor de la chimenea; 5. Durante elverano, refrescarse en el huerto; 6. Acoger a los jugadores de paso;7. Aprender y enseñar esgrima; 8. Organizar peleas de animales;9. Jugar al ajedrez o a los dados; 10. Comer y beber; 11. Recibir in-vitados; 12. Cortejar doncellas; 13. Hacerse sangrías con sanguijue-las y 14. Mirar por las ventanas (Gete Alonso, 1987).

A partir del siglo XVIII, esta forma de vida ociosa, tiene queadaptarse a las nuevas ideas puritanas. Los hombres de negocio, se

228

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (229)

ven obligados al trabajo y el ocio se disfraza de trabajo, mientrasque el sentido del ocio anterior, pasa a la esposa y a los sirvientes(clase ociosa vicaria). Con una fuerte reacción a la idea del ocio ca-balleresco, aparece la ética protestante que condenará a la conductaociosa como el vicio madre de todos los vicios. Es el ocio enten-dido como ociosidad en el sentido peyorativo, como algo antinatu-ral, improductivo. El ocio es visto como ausencia de esfuerzo y portanto, entendido como «no hacer nada». Al ocio negador de la li-bertad, se opone el trabajo, fuente de ella. En esta etapa, como ve-mos, el ocio ha pasado de ser un ideal a algo pernicioso y condena-ble. El puritanismo protestante suprimió el culto a los santos y, porsupuesto, todos los días de fiesta se convirtieron en días producti-vos. El movimiento protestante limitó todo tipo de distracciones,incluso la educación física y los deportes sufrieron fuertes prohibi-ciones (Munné, 1992). La interpretación del ocio según las ideaspuritanas, se ha mantenido hasta nuestros días y por ello, cuando sehabla de este término, la mayoría de las personas, mantienen unconcepto negativo del mismo. Incluso el deporte moderno, está im-buido en esta idea al contemplarlo solamente como una actividadagonística, donde lo único importante es el resultado y su sentidoutilitario. Al deporte, como al resto de las manifestaciones cultura-les, se les quitó su sentido ocioso, olvidando totalmente el sentidohelenístico heredado de los griegos. A partir de los años 60, se ini-cia un movimiento que intenta recuperar el concepto perdido delocio, incluido, por supuesto, el deporte. Es el deporte para todos,cuya expresión más avanzada la podemos observar en los deportescalifornianos. En España, el primero que intenta hacer un estudioserio, sobre el tema, fue José María Cagigal que ya en 1971, escri-bió un ensayo titulado Ocio y deporte, sobre la base de la teoría deDumazedier. Actualmente, estamos viviendo el nacimiento de nue-vos deportes que tienen como denominador común la búsqueda,nuevamente, de la ociosidad dentro del deporte.

Durante el Renacimiento, la vida activa se opone a la vida con-templativa y, más tarde, en la Ilustración, el ideal se racionaliza yadquiere una dimensión humana. La Encyclopédie (1751) se refiereal ocio como: «El tiempo vacío que nuestras obligaciones nos de-jan y del que podemos disponer de manera agradable y honesta; si,nuestra educación ha sido adecuada y se nos ha inspirado un vivo

229

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (230)

deseo hacia la virtud, la historia de nuestras actividades libresserá la parte de nuestra vida que más nos honrará después de lamuerte y que recordaremos con el mayor consuelo una vez llegadoel momento de tener que abandonar la vida: la parte de las buenasacciones realizadas por gusto y con sensibilidad, sólo determina-das por nuestro propio beneficio».

Con la llegada de la Revolución Industrial, la jornada laboral,en lugar de reducirse se va incrementando, hasta que la situacióncreada es insostenible y surgen los movimientos sociales en busca,básicamente, de dos reivindicaciones: la reducción de la jornadalaboral y el aumento de los salarios. Y poco a poco, va surgiendoun tiempo nuevo, sustraído al tiempo de trabajo que el liberalismoimperante no sujetará a norma alguna, dejándolo a libre disposi-ción individual. Este tiempo libre es distinto al que hemos obser-vado en los casos anteriores, pues surge del trabajo y, en principio,se empieza a llenar con actividades relacionas casi siempre con elconsumo de masas y que los dirigentes modernos van a utilizarpara sus propios intereses económicos. No importa tanto el ocio,sino trabajar menos. El ocio burgués, nos da una imagen nueva delsentido ocioso; mientras que en Grecia y Roma o durante la EdadMedia y el Renacimiento, se le da al ocio un sentido positivo o ne-gativo a ese tiempo, en el ocio moderno lo que se valora, segúnMunné, es el tiempo que se quita al trabajo ya que al principio eltiempo libre disponible, es un tiempo en blanco, sin ningún con-tenido.

El límite que marca la diferencia entre una actividad recreativacon la que no lo es, es la intencionalidad. Podemos hacer deportecon la intención primaria de divertirnos, pero si, por cualquier ra-zón, en un momento determinado convertimos ese tiempo lúdico,realizado libremente, y con un fin en sí mismo, en algo obligatorio,se pierde su carácter voluntario y deja de ser una actividad autocrea-da. Bajo mi punto de vista, y después de haber analizado anterior-mente el concepto del ocio, si en lugar de utilizar la palabra juego,se utilizara la palabra ocio, lo que ahora parece una exageración encuanto a la capacidad del juego para el desarrollo de la cultura hu-mana sería un hecho más aceptable y asumible como teoría o hi-pótesis de trabajo en cuanto a la credibilidad del juego como causaprimaria de la evolución de la cultura humana.

230

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (231)

Tabla 1Características del ocio y del juego

Características del ocio Características del juego

El ocio es liberatorio El juego es libreEl ocio es gratuito El fin del juego termina en sí mismoEl ocio es hedonístico El juego es divertidoEl ocio es creativo El juego permite la expresión creativaEl ocio es regenerador El juego sirve de descansoEl ocio es posible dentro El juego se hace dentro de unos límites del tiempo libre de tiempo y espacio

Fuente: elaboración propia.

Existe una tendencia moderna, a resaltar en exceso, la caracterís-tica del juego, como función compensadora del trabajo, de la tensióno de la vida rutinaria. En cierto modo, es posible que sea así, peroesa forma de ver el problema, es la típica que ya señalamos al hablardel concepto de ocio: la oposición entre el trabajo y el ocio, o entreel trabajo, y en éste caso, el juego. Veo, más al juego como una acti-vidad que transcurre dentro de sí misma y se practica por la única sa-tisfacción que produce su realización. En el caso de que practicára-mos el juego como descanso reparador a nuestro trabajo, pienso quese rompería una de las principales características del juego, y dejaríade ser juego para convertirse, en una actividad del tipo psicobioló-gico y no, una actividad ociosa. Por ejemplo, si una persona corre to-das las mañanas, durante un cierto tiempo, para mantenerse en buenaforma, pero sin que la actividad la haga con gusto, no se puede con-siderar que esa persona, esté haciendo una acción lúdica. En primerlugar, porque no la hace con placer o con gusto y por tanto, al no seruna actividad placentera no se le puede considerar como juego; se-gundo, porque la finalidad última, no es la actividad en sí misma,como tal, sino que tiene una finalidad, en éste caso, biológica, es de-cir, que lo que busca es conservar o mantener una buena salud. Otrocaso similar, pero por otro motivo, sería la persona que se prepara fí-sicamente para pasar un examen. Tampoco podemos considerar comoocio o como juego, esta actividad y, tendríamos que encuadrarla enla categoría de tiempo socioeconómico o tiempo de trabajo.

231

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (232)

Con el deporte, en los últimos años, está ocurriendo algo similara lo que sucedió con el juego anteriormente. Al ser, en estos mo-mentos, una manifestación de la cultura humana en expansión, esdifícil delimitar su contenido con precisión, al tiempo que la com-presión de su significado ha estado siempre sometida a modifica-ciones históricas, por lo que algunas veces resulta laborioso deter-minarlo en su conjunto. La forma práctica de mostrarse el deporte,es a través de las modalidades o disciplinas deportivas promovidaspor los clubes y según su nivel de implantación por las agrupacio-nes y federaciones de clubes. Para los que pensamos que el juegoes el origen del deporte, una primera definición de éste, podría seraquélla que nos mostrase el deporte como un juego más o menosinstitucionalizado. Por ello, encontramos distintas acepciones a lahora de definir su forma de organización: deporte amateur, deporteprofesional, deporte para todos, deporte escolar, deporte universita-rio, deporte de compensación, deporte de puesta a punto, deporterecreativo, deporte de ocio, deporte de por vida, deporte de masas,deporte de familia, deporte de empresas, deporte de las fuerzas ar-madas, deporte de la policía, deporte penitenciario, deporte feme-nino, deporte para minusválidos, deporte para la tercera edad. Aun-que más adelante, entraremos en el detalle de su definición y suscontenidos, hay algo que es interesante resaltar al principio de suexposición de acuerdo con lo que nos dice el Diccionario de las Cien-cias del Deporte (1992): «El deporte resulta de la transformaciónde los contextos de la realidad en términos de ritualización y desimbolización de acciones reales. Las acciones deportivas (sobretodo las actividades motrices) son en cierto sentido acciones libe-radas, acciones sustraídas a las finalidades determinadas delmundo cotidiano y del mundo del trabajo, lo cual no significa quecarezcan de objeto, pero hace que no estén sometidas exclusiva-mente a consideraciones tradicionales de utilidad. La caza o lapesca son dos ejemplos claros de como una actividad, en principioutilitaria, se han convertido en disciplinas deportivas, establecién-dose reglas y procedimientos, que debemos interpretar, comparán-dolas con la acción original, como formas de acción ritualizadas».

Las actividades motrices y las interacciones sociales son dos desus características más importantes. Aquellas actividades no motri-ces, consideradas dentro del ámbito del deporte, suelen encontrarse

232

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (233)

en esa situación debido a razones tradicionales (como por ejemplo,el ajedrez). Sus rasgos fundamentales son el perfeccionamiento, lacompetición y las reglas (Cagigal, 1996). El teórico español del de-porte más importante a lo largo del presente siglo ha sido José Ma-ría Cagigal y a él nos vamos a referir en este apartado del trabajo,al considerar que a lo largo de todos sus escritos, intentó constante-mente dar a conocer el verdadero sentido del deporte y su lugar enla sociedad. Para empezar y entre las muchas definiciones que ire-mos vertiendo, he elegido la suya, al igual que hizo Juan José Ló-pez Ibor en el prólogo que hizo de su libro titulado Deporte, Peda-gogía y Humanismo. Esta dice así: «Diversión liberal, espontánea,desinteresada, expansión del espíritu y del cuerpo, generalmenteen forma de lucha, por medio de ejercicios físicos, más o menos su-jetos a reglas».

Podemos distinguir el deporte a lo largo de la historia de unaforma cambiante, como cualquier otra manifestación humana, adap-tándose a las condiciones y exigencias culturales de cada momento.De hecho, su denominación no ha sido siempre la misma, como po-demos comprobar por ejemplo, en Jovellanos, que a la hora de defi-nir la caza o los juegos de pelota, se refiere a ellos como pasatiem-pos o diversiones. Contrastando las diferentes explicaciones que nosdan los diccionarios modernos, veremos que existen una serie decoincidencias en todos ellos: el deporte es, ante todo juego, diver-sión, pasatiempo. También casi siempre se concibe al deporte comoalgo que se realiza a través de ejercicios físicos y con un sentidocompetitivo (Huizinga, 1990). Si observamos el estudio etimoló-gico de la palabra deporte, recordaremos que dos de los caracteresque más se repetían eran el de la diversión y una marcada tendenciaal ejercicio físico. Sin embargo, en los últimos años en nuestro paísse ha intentado definir el deporte quitándole su carácter lúdico, inci-diendo de una manera exagerada en su aspecto competitivo. De estaforma, se difundió la imagen de que el deporte estaba reservado so-lamente para los más dotados y por tanto, muchas de las políticasque se llevaron a cabo, estuvieron marcadas por ésta idea. A nivelescolar, se trabajaba únicamente el deporte de selección mientras elresto de los escolares no recibían ningún tipo de formación física, osi nos fijamos en la mayoría de las instalaciones deportivas que sehan construido en nuestro país en los últimos 30 años, comprobare-

233

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (234)

mos que se han hecho más para el deporte de alto nivel o deporteespectáculo que para el deporte recreativo. Todos hemos sufrido,las adaptaciones que, a a, se han realizado en la mayoría de las ins-talaciones convencionales a la hora de adaptarlas al deporte escolaro recreativo (pistas polideportivas, piscinas, salas cubiertas etc.).Este hecho que ha marcado el deporte hasta hace muy poco, ha em-pezado a cambiar, al asumir los Estados modernos un nuevo con-cepto de deporte, que sin enfrentarse a la realidad del deporte dealto rendimiento, nos señala que existe otro deporte, al que puedenacceder toda clase de individuos y que es un medio valioso de ocu-pación del tiempo libre y donde se resalta, constantemente, el carác-ter recreativo y lúdico del deporte (Manifiestos sobre EducaciónFísica y Deportes por Organismos Internacionales, 1971). Es el de-porte recreativo, formativo, integrador; el deporte eminentementeocioso o, como popularmente se le conoce, deporte para todos. Ca-gigal nos hizo un análisis del deporte, desde la perspectiva de la de-finición de ocio de Dumazedier (Cagigal, 1996):

a) Ocupación voluntaria y nunca obligatoria: el deporte exige,generalmente, una dedicación que dependerá del nivel en elque se practica. La diferencia entre una actividad voluntariay otra obligatoria, estriba, como ya vimos en el estudio delocio, en la intencionalidad. En el deporte ocio, la intenciónes siempre recreativa y por tanto, se realiza mientras nos pro-duzca satisfacción y placer, siendo el objetivo del juego, eljuego en sí mismo.

b) Descanso: Cagigal lo entiende básicamente para restablecerel equilibrio perdido por una vida sedentaria, de mucha ten-sión o de mucha rutina. Nos habla, principalmente, del des-canso activo, que realmente es una forma de recreación.

c) Diversión: El deporte según Cagigal, constituye una gran posi-bilidad de disfrute emocional o pasional, a través de su aspectocompetitivo, o mediante el ejercicio físico para conseguir tran-quilidad y sosiego. De la misma manera que consideramos eljuego como una de las manifestaciones más importantes de ladiversión, así el deporte moderno, como juego deportivo, esuna de las formas más importantes de las que disponen las so-ciedades modernas para cubrir el tiempo libre.

234

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (235)

d) Formación e información: una deficiente formación ociosa, seacusa tanto como una insuficiente formación académica. Elpropio deporte ofrece posibilidades formativas a través de suentrenamiento, contrarrestando el sedentarismo, mejorando lasalud, la relación con los demás, la iniciativa la creatividad yel conocimiento del límite de nuestras propias posibilidades.

e) Participación social: la soledad individual de las grandes urbesy el trabajo personal, casi siempre diluido en la obra colectiva,hacen que las personas sientan la necesidad de realizarse y pa-liar su soledad. Los clubes y asociaciones deportivas hacen po-sible que se formen, de una manera natural, grupos sociales, sinprejuicios, donde funcionan todos los parámetros propios de ladinámica de grupos y donde todo el mundo puede expresar ycrear de acuerdo con su papel dentro del mismo (aceptación delas reglas, intereses del grupo, roles, figura del líder, etc.).

f) Desarrollo de la capacidad creadora: el deporte ofrece la po-sibilidad de poner en juego la personalidad, tomar decisiones,discurrir sobre situaciones diversas o solucionar problemasvarios. Frente al anonimato de la masificación, en el deporte,el sujeto puede sentirse protagonista, activo.

g) Recuperación: ésta función, no es de Dumazedier, pero Ca-gigal lo incluye en su estudio, preocupado como estaba porel efecto recuperador del deporte de los estragos producidospor el sedentarismo. La prevención y la recuperación se pue-den hacer con eficacia a través del deporte, que debe adap-tarse siempre a las condiciones y necesidades del individuo.

El deporte en la escuela debe ser parte integrante de la educa-ción, no sólo para el desarrollo físico armonioso, sino también comopreparación para el empleo, tras sus ocios de joven, de adulto y du-rante la tercera edad. Entre un tercio y un sexto del horario total,debe dedicarse a la actividad física. Aparte de las actividades lecti-vas, el curriculum escolar debe incluir actividades de tiempo libre,hechas preferentemente en el propio centro escolar pero, fuera delhorario. Los jóvenes, deberían poder elegir libremente alguna de lasactividades que se le oferten. Programas apropiados, que cubran to-das las posibilidades deportivas actuales. Merecen especial atenciónaquellas actividades que puedan desarrollarse a lo largo de toda la

235

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (236)

vida. Deberemos tener en cuenta a la hora de diseñar un programadeportivo para la escuela, los intereses de los alumnos y los mediose instalaciones deportivas disponibles. La forma más adecuada parael desarrollo del deporte de tiempo libre en la escuela es a través dela creación de los clubes deportivos escolares, requisito imprescin-dible para que este tipo de deporte se consolide en el mundo de laescuela y pueda perpetuarse a lo largo de toda la vida. El deportecomo ocio debe entrar en un futuro proyecto curricular dentro de loscentros escolares, donde el 50% del tiempo en la escuela se dediquea formar para el trabajo y el otro 50%, a formar para el tiempo libreo tiempo de ocio. Para esta segunda tarea, se necesitan educadorescualificados que sean capaces de transmitir al alumnado ese tipo deactividad. Es un error de graves consecuencias delegar esa funciónen personal voluntario o no especializado, como suele ocurrir ennuestro país. Instalaciones y equipos apropiados, adaptados a losobjetivos del deporte educativo. Las instalaciones deportivas que,en los últimos años, se han construido en las escuelas españolas, noson, de acuerdo con los objetivos educativos, las más adecuadas.

El deporte, desde el punto de vista del ocio, tiene como objetivogeneral conseguir que todas las personas, sin importar la edad ni elsexo, puedan conservar sus capacidades físicas y psíquicas en el me-jor estado posible. El deporte como ocio está dirigido a la pobla-ción en general, a jóvenes y mayores, incluidas las personas de latercera edad. Es el deporte recreativo cuyas características hemosanalizado detenidamente. La diferencia básica con el deporte edu-cativo es que en éste caso, existe siempre voluntariedad y el de-porte educativo es siempre obligatorio, al estar dentro del curricu-lum escolar. El término deporte, en el sentido moderno, es decir, elde actividad libre, espontánea, practicada en las horas de ocio y en-globando deportes propiamente dichos y actividades físicas diversas,supone una política deportiva que busca un máximo de posibilida-des, en un máximo de personas, fijándose como objetivo estimular laparticipación en todos los niveles. Estas actividades podemos clasifi-carlas en tres categorías:

—Juegos y deportes. Caracterizados por la aceptación de re-glas y el hecho de enfrentarse a otros. En este grupo, entra-rían los juegos y deportes tradicionales, los juegos y deportes

236

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (237)

colectivos e individuales, los juegos y deportes alternativos yel deporte al aire libre. Es un una categoría que abarca todoslos deportes donde se juega siempre contra otros o contra elmedio (mar, tierra o aire).

—Actividades estéticas. En cuya ejecución el individuo, envez de mirar más allá de sí mismo y de responder a los retosartificiales o naturales, dirige su atención sobre sí mismo yreacciona ante el placer del movimiento corporal coordinado,como por ejemplo, en el baile, patinaje artístico, ciertas for-mas de gimnasia rítmica.

—Actividades de mantenimiento de la condición física. Sonciertas formas de ejercicios que tienen como finalidad man-tener una buena condición física. Aquí la finalidad, no es elplacer o la satisfacción por el ejercicio, sino más bien el he-cho de beneficiarse de sus efectos. En esta categoría se en-cuentran, todos los movimientos relacionados con la gimna-sia de mantenimiento, trabajo con pesas, aerobic etc. Sonmuchos los motivos por los que las personas hacen deporte;para muchos, el sólo hecho de participar, constituye un pla-cer sencillo y agradable. Para otros puede ser, la búsqueda deun mejor funcionamiento fisiológico, una forma de liberarseemocionalmente o descubrir un pasatiempo para cubrir sutiempo de ocio. También se utiliza para establecer relacionessociales y participar en actividades de grupo. Su especial sig-nificación proviene de que pueda tener un sentido diferentepara distintas personas o para la misma persona en diferentesmomentos de su vida.

El ideal de perfeccionamiento y de superación que anima al de-portista, lo lleva inevitablemente al deporte de alto rendimiento, yde ahí al deporte espectáculo y al deporte profesional. A estos nive-les el deporte deja de ser un juego y se convierte en trabajo duro ydisciplinado. El deportista profesional es utilizado tanto por el pro-pio estado como por las empresas, para dar publicidad e imagen asu país de origen como a la empresa que le patrocina. Los deportis-tas de alta competición representan un número muy reducido, com-parándolo con la población en general, pero actúan como líderes deopinión de cara a promocionar y dar a conocer el deporte. De he-

237

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (238)

cho, los resultados de unos JJOO, se han convertido, según mi opi-nión, de forma errónea, en un indicador que marca el nivel socio-económico de un país. El deportista de alto nivel, se convierte enun fórmula 1, de forma que lo que prima son los resultados y losrécords, por encima de todo.

Según hemos visto, uno de las corrientes más modernas del de-porte lo concibe, cuando éste se realiza de manera desinteresada ylibre y en él predomina su componente lúdico, como una actividaddentro del concepto de ocio, entendido éste como una manifesta-ción de nuestro tiempo libre. En éste sentido, podemos observar enautores modernos como Blanchard y Cheska, que dentro de la tradi-ción culturalista americana, establecen la diferencia entre deporte,juego, ocio y recreación: «El deporte se define como un comporta-miento susceptible de estar relacionado con otros comportamientostales como el trabajo, el juego, el recreo ritual y el conflicto. Eljuego es un tipo inclusivo de actividad deleitable y voluntaria mar-cada por límites temporales y que ofrece cierto contenido de fic-ción. El ocio, aunque afín del juego, es más bien pasivo y puededefinirse como un estado en el que la actividad se desarrolla desin-teresadamente y no reviste otra finalidad que la de su propio de-sarrollo [...]. El recreo es la utilización activa y de preferencia física,del tiempo libre y al aire libre». (Blanchard & Cheska, 1996).

Partiendo de la base de que, la educación moderna debe, ade-más de preparar a los jóvenes para el empleo de sus ocios como jo-ven y como adulto y de que para que la persona adquiera hábitosdeportivos que duren toda la vida es preciso que en la infancia, ad-quiera la costumbre de hacerlo, adaptar sus programas de formaque dicho hábito quede arraigado para siempre. De acuerdo con elManifiesto sobre el Deporte, entre un tercio y un sexto del horariototal debe dedicarse a la actividad física. Para poder cubrir esos mí-nimos es necesario además de utilizar las horas previstas en losprogramas escolares, que todos los centros organicen el deporte,como una actividad fuera del horario lectivo (Manifiestos sobre laEducación Física y Deportes, 1971).

También es necesario señalar que la existencia de un equipa-miento adecuado es necesario, para poder planificar la actividaddeportiva escolar. Hay que insistir en el sentido, en que la escuelamoderna debe disponer de todas aquellas instalaciones deportivas

238

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (239)

necesarias que hagan viable los programas aprobados en el curricu-lum del centro (salas polideportivas cubiertas y al aire libre, sufi-cientemente grandes para poder trabajar con grupos de 25 a 30 alum-nos como mínimo). Además deben estar concebidas para que puedanser utilizadas en los programas de deporte para todos, no sólo paralos jóvenes del centro sino también para el resto de la comunidad.Otro aspecto necesario para el buen funcionamiento del ocio depor-tivo en los centros escolares es la promoción del asociacionismodeportivo, entidad que debe responsabilizarse de la organización ydesarrollo de todos los programas que pudiesen llevarse a cabo enlos mismos, de acuerdo con sus intereses y condiciones materiales.Asimismo, hay que señalar también la necesidad de contar con diri-gentes y personal técnico especializado que junto al personal vo-luntario, hagan posible el desarrollo de todas las actividades. Desdeprofesores del centro y técnicos cualificados que deben colaboraractivamente en la organización de la asociación deportiva y susprogramas, hasta las asociaciones de padres de alumnos y los pro-pios alumnos de los cursos superiores que participarán como vo-luntarios a distintos niveles. La práctica deportiva escolar, enten-dida como deporte ocio o deporte para todos y organizada a travésde la asociación deportiva del centro, debe ser una actividad inte-grada en el mundo escolar de forma que pase a cubrir la gran la-guna existente en el sistema educativo español. La escuela actual,es una escuela que sólo se preocupa de instruir para el trabajo, olvi-dándose totalmente de la preparación para la vida. Si entendemosque en la vida de una persona existen otros aspectos, además delprofesional, es necesario que en el período educativo de la escuela,se incorporen, de una manera institucional, el mayor número de ac-tividades de ocio, entendiendo éstas en el sentido griego, es decir,como actividades culturales que llenen todas las posibilidades crea-tivas y recreativas del alumnado del centro. Entre ellas, ocupan unlugar importante, las actividades deportivas. Así, para paliar el graveerror del sistema educativo actual, que ha venido obviando todo lorelacionado con el ocio, deberíamos luchar por una escuela, dondeel 50% de su tiempo se dedicase a instruir para el trabajo y el otro50% a educar para la vida, procurando establecer unos horarios yactividades donde esto pudiese desarrollarse. En la práctica, supon-dría que la mitad del tiempo de permanencia en el centro, se segui-

239

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (240)

ría con la enseñanza tradicional, instruir para el trabajo y la otra,supondría una verdadera revolución en las aulas, donde los centrosse convertirían en pequeños centros culturales donde los jóvenesadquirirían hábitos deportivos bien arraigados, al tiempo que ten-drían cubierto su tiempo libre de forma selectiva y su formaciónmás adecuada y completa. El deporte como parte importante de laeducación, además de contribuir a un armonioso desarrollo físico,preparación psicológica para el esfuerzo, adaptación social y for-mación de la voluntad y el carácter, prepara al joven para el empleode sus ocios como joven y adulto.

La Educación física deportiva utiliza de manera sistemática lasactividades físicas y la influencia de los agentes naturales. La ac-ción física se considera como un medio educativo privilegiado,porque compromete al ser en su totalidad. No obstante podemos ci-tar como objetivos particulares los siguientes (Manifiestos sobre laEducación Física y Deportes, 1971):

—Cuerpo sano y equilibrado.—Aptitud para la acción: cualidades perceptivas; cualidades

motrices y cualidades de dominio de si mismo y de juicio. Elconjunto de estas cualidades debe facilitar la adaptación a lasactividades de la vida ordinaria, de la vida profesional y delas actividades físicas de tiempo libre (ocio deportivo).

En principio y como norma general, se debe prestar un interéspreferente hacia aquellas actividades deportivas que puedan prac-ticarse a lo largo de toda la vida y aquellas que se practican engrupo. Además, esta escuela nueva, a través de sus actividadesociosas, debe ser la que establezca las relaciones del centro escolarcon la comunidad, de manera que en el desarrollo de sus programas,participen activamente en la consecución de los mismos. Corres-ponde, por tanto, a la escuela, a las instituciones y a la sociedad engeneral, promover programas deportivos fuera del horario escolarque permitan el desarrollo del deporte para todos en el ámbito es-colar de forma que el hábito deportivo quede, para toda la vida,profundamente arraigado en los jóvenes españoles. El deporte paratodos en la escuela, deporte ocio o deporte de tiempo libre se debedesarrollar de forma obligatoria en todos los centros escolares e in-tegrado en el curriculum del centro, incidiendo en que para su buen

240

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (241)

funcionamiento y eficaz cometido, se necesita la colaboración deprofesores, técnicos y voluntarios, instalaciones adecuadas en el in-terior de la escuela o en sus proximidades, así como el apoyo a to-dos los niveles de las instituciones públicas y privadas. La activi-dad deportiva que se realiza fuera del horario lectivo escolar, seenmarca dentro del campo complementario de actividades que elalumnado puede realizar eligiendo libremente, es decir, de formavoluntaria, sea para descansar o para divertirse o para su formacióne información, su voluntaria participación social o su libre capaci-dad creadora. Las nuevas formas de la vida moderna y del trabajo,acrecientan la duración y la importancia de los períodos de ocio. Enlo que se refiere al ocio deportivo es preciso que todas las personas,encuentren condiciones óptimas, que les permitan practicar activi-dades físicas adaptadas a sus posibilidades. Para ello, el deportepara todos en la escuela deberá elaborar un programa, teniendo encuenta que el joven evoluciona y cambia sus intereses según suedad cronológica y su situación dentro de la sociedad. Deberáaprender habilidades propias de su edad pero también otras que enun futuro pueda utilizar (de adulto o ya durante la tercera edad). Elprograma que fundamentalmente debe desarrollarse en el propio cen-tro escolar, abarcará no solamente las competiciones o torneos clási-cos sino todo el abanico de posibilidades que nos ofrecen las activi-dades lúdicas-deportivas y que van desde la escuela de aprendizajey desarrollo motor para los más pequeños hasta los campamentos ocolonias de verano. En este sentido y para que los programas dise-ñados puedan llevarse a cabo, debemos exigir al Estado, a través desus distintas instituciones, que elaboren una política de equipamien-tos deportivos, dirigida a que en los centros escolares, exista un mí-nimo de condiciones para que los programas de Educación Física yde Deporte para Todos puedan realizarse. En líneas generales, las ca-racterísticas de esta política de equipamientos, deberían seguir lossiguientes pasos:

—Las instalaciones que tengan que construirse en un futuro, de-berán hacerse, en la medida de lo posible, dentro de los esta-blecimientos escolares o en sus proximidades.

—Deben ser adecuadas y concebidas de tal modo que, fuera delos horarios escolares, puedan ser utilizadas por el resto de la

241

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (242)

comunidad. Asimismo, las instalaciones destinadas a la comu-nidad deben estar, en parte, a disposición de los centros esco-lares, durante el tiempo lectivo. Las instalaciones deportivasescolares deben ser sencillas pero lo suficientemente ampliasy confortables para que permitan la práctica deportiva con gru-pos numerosos (tanto en instalaciones cubiertas como al airelibre). Aprovechar, los espacios tanto urbanos como naturalespara uso deportivo (parques, playas, grandes plazas, etc.). Lasinstalaciones deportivas escolares, deben estar diseñadas paradesarrollar los programas de educación física y de deportepara todos (no como ocurre actualmente; su diseño está pen-sado desde el punto de vista del deporte federado).

El centro debe ser el pilar básico del deporte para todos ya quelos jóvenes pasan gran parte del día en él, y cualquier iniciativa quese realice, tendrá, así, más posibilidades de éxito que si se planteafuera. Las actividades deportivas que planifiquemos y organicemosdeben salir del propio centro, estar abiertas a la colaboración conotros centros y entidades ciudadanas. Para ello, habrá que prestaruna atención especial, sobre todo a principio de cada curso escolar,para que, a través del consejo escolar, claustro de profesores, aso-ciación de padres de alumnos y departamento de educación física,se tome la iniciativa de promover la agrupación deportiva escolarque será la responsable del diseño del plan del programa deportivo.Una vez hecho el diseño es imprescindible que profesores, padres yalumnos se responsabilicen del desarrollo de todas las actividades,asumiendo cada uno las funciones que le correspondan, teniendo encuenta que, aunque el voluntariado es necesario, determinadas acti-vidades no se deben dejar a personas sin cualificar. Por ello, es im-prescindible el apoyo de personal técnico que haga posible sacaradelante todo el programa. De esta forma, la dirección de las activi-dades programadas, estará, siempre que sea posible, en manos delprofesorado del centro o de personas cualificadas en gestión y ani-mación deportiva. Las actividades que impliquen la enseñanza dealguna modalidad deportiva, estarán dirigidas por personal especia-lizado (entrenadores, animadores de deporte para todos, personal téc-nico). Las competiciones escolares internas del centro pueden serorganizadas y dirigidas por jóvenes voluntarios con una cierta for-

242

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (243)

mación. Este tipo de voluntariado, se debe promover a todos los ni-veles, dándoles, a través de cursos de formación, los recursos nece-sarios para que puedan desarrollar con soltura las funciones que seles asignen. (técnicas de animación, organización de competicio-nes, técnicas de arbitraje, iniciación deportiva, etc.).

Ya hemos dicho que el núcleo básico del deporte para todos en laescuela debe ser la Agrupación Deportiva Escolar. La estructura deesta entidad deportiva debe estar concebida para que tenga una repre-sentación de todos los órganos colegiales en cuanto a las funcionesde gobierno y un cuadro técnico en cuanto a la responsabilidad dellevar adelante todo el programa de actividades. El perfil de las per-sonas que trabajan y colaboran con la Agrupación Deportiva Escolar,debe adecuarse, como ya hemos dicho, a la función que correspondaa cada una. La coordinación de las actividades entre las distintasAgrupaciones Deportivas Escolares, las realizará una asociación anivel local, que agrupe a todos los colegios, quién informará a travésde reuniones y boletines informativos de todas las actividades pro-gramadas a nivel local y que se desarrollen conjuntamente. Para elbuen funcionamiento de las Agrupaciones Deportivas Escolares, esnecesario disponer de unos recursos mínimos para poder afrontar conéxito el programa diseñado. Al tiempo que se elabora el diseño delprograma, hay que presentar un presupuesto de gastos y de ingresos.Los medios más asequibles para conseguir la financiación de las Agru-paciones Deportivas Escolares sería:

—Los propios del centro escolar: a través del presupuesto delcentro, de la Asociación de Padres o de tasas que se cobrenpor la participación en actividades.

—Los que aporte el Ayuntamiento a través del Servicio Muni-cipal de Deportes que pueden ser económicos, humanos o deequipamiento. Las ayudas que se consiguen a través de pro-yectos presentados a las Direcciones Generales de Deportes,Diputaciones o Cabildos. Los originados por el patrocinio aescala local, de casas comerciales y empresas.

—Como a pesar de todo, los recursos son muy escasos, se debe-ría llegar a una propuesta a nivel de Estado, para que se inclu-yera en la declaración de la renta y en el llamado Impuestopara Asuntos Sociales un apartado donde se especificara «Para

243

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (244)

deporte para todos en edad escolar» o bien buscar un sistemasimilar a los juegos de apuestas de la ONCE.

En cuanto a la forma de seleccionar el programa de actividadesdel DpT en la escuela, son muchos los aspectos que hay que teneren cuenta, por lo que es un error señalar para todos los centros unprograma generalizado. De acuerdo con los criterios que expongo acontinuación cada centro deberá estudiar cuál es su programa másadecuado:

—Como principio general, debemos seleccionar las actividadesde acuerdo con los intereses y necesidades de los jóvenes: engeneral, los jóvenes están interesados en conocer actividadesde equipo que facilitan las relaciones y la convivencia, asícomo el papel que cada uno de ellos tiene que ir asumiendo enel grupo. Hay que ofrecer a los jóvenes el mayor número deposibilidades lúdicas para que puedan elegir libremente aque-llas que más puedan interesarles. También es importante parasu formación que haya actividades de cierto riesgo y otrasque, posteriormente, puedan ser utilizadas a lo largo de toda lavida, como el turismo deportivo. Analizar las instalacionesdisponibles en la escuela o próximas a ella. Habrá que obser-var no solamente las instalaciones convencionales construidaspor el hombre, sino también los espacios naturales suscepti-bles de uso deportivo (playas, campo, parques, y jardines,ríos, pantanos, paredes rocosas, naves abandonadas etc.).

—Promover aquellas modalidades deportivas que no necesiteninfraestructura deportiva. Modalidades que podemos denomi-nar de «Campo y playa», pues su práctica se puede hacer encualquier parte y por tanto, su adaptación es fácil y no suponeun coste adicional en cuanto a instalaciones. Debemos mante-ner una atención especial a todas aquellas actividades en lasque no sea necesario separar a chicos y chicas y en las quepredominen los juegos de equipo, aunque sin olvidar los juegosindividuales. Asimismo y en cualquier caso, hay que concien-ciar a todos los jóvenes sobre la necesidad de mantener siem-pre dos tipos de programas, si queremos que el deporte, tengaun efecto favorable para la salud: un programa básico dirigidoal desarrollo y mantenimiento de una buena condición física

244

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (245)

(capacidad cardiorrespiratoria y mejora de la flexibilidad y delos músculos responsables de una buena postura y del movi-miento) y un programa complementario que cubra el aspectorecreativo y de relación entre las personas.

—Al realizar un programa deportivo, hay que tener en cuenta laexistencia de diferentes clases de ocio deportivo, según sutiempo de ocupación y a su periodicidad: actividades diarias,alternas, de fin de semana, semanas deportivas, colonias devacaciones, campamentos.

El deporte para todos en la escuela debe desarrollarse fuera delhorario lectivo de forma continuada a lo largo de todo el curso ytiene que ser rico en posibilidades lúdicas para que todos sin excep-ción, según sus intereses y aficiones, puedan elegir aquello que másles guste. Una vez diseñado y aprobado por el centro el programageneral, se debe llevar a la práctica y para ello, se establecerán dis-tintos grupos de edades o categorías:

1.er nivel (4 a 10 años): el objetivo en estas edades es conseguirque los niños adquieran habilidades básicas como, andar, correr,saltar, lanzar, trepar, luchar, y todo ello a través del juego. La acti-vidad debe realizarse con un mínimo de dos sesiones semanales al-ternas. El material que se use debe ser muy variado y el lugar detrabajo preferentemente en sala cubierta en invierno y al aire libre,en otoño y primavera o con buen tiempo. La dirección de las activi-dades estará a cargo de personal muy especializado en motricidad yexpresión corporal. Los grupos de trabajo no deben ser superiores a20 alumnos y predominarán los juegos de grupo sobre los indivi-duales. El programa se desarrolla íntegramente en el centro escolara través de la escuela de aprendizaje y desarrollo motor.

2.º nivel (11 a 13 años): edad de iniciación y desarrollo de ha-bilidades básicas específicas, por lo que hay que buscar la mayoroferta posible de actividades lúdicas. La escuela polideportiva, dondeel niño, de forma rotativa, pasa por el mayor número de modalidadesdeportivas, sería una forma adecuada de organización del programa.Como acciones concretas, deben aparecer los juegos y deportes decompetición, las actividades en la naturaleza y las actividades deexpresión corporal. El ámbito de aplicación de todas las activida-des señaladas será el local, provincial y territorial.

245

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (246)

3.er nivel (14 a 17 años): edad de elección libre de una o variasactividades así como de su perfeccionamiento. La actividad deja deser polideportiva y se convierte en algo exclusivo y en la que sebusca el máximo desarrollo en todos sus aspectos. El objetivo esafianzar los hábitos deportivos de forma que puedan perdurar unavez finalizado su ciclo escolar obligatorio. Las acciones a seguir seencuentran entre: juegos y deportes de competición, actividades enla naturaleza, actividades de acondicionamiento físico y activida-des de expresión corporal. Su ámbito de aplicación sería local, pro-vincial, territorial, nacional e incluso internacional.

4.º nivel (18 y 19 años): es el eslabón de enlace entre el mundoescolar, el universitario y/o el laboral. En esta edad deben estar fi-jados los hábitos y el gusto por el deporte. A través de las Agrupa-ciones Deportivas Escolares o clubes deportivos se canalizarán to-das las iniciativas de asociacionismo deportivo y de participación adistintos niveles de voluntariado deportivo. Es, en estas edades,cuando se debe recoger todo el personal voluntario necesario paralos cuadros dirigentes de las Agrupaciones Deportivas Escolares.Las actividades propias de esta edad serían las siguientes: de direc-ción y gestión de las agrupaciones deportivas, de dirección y ani-mación de actividades, juegos y deportes de competición, activida-des en la naturaleza, actividades de acondicionamiento, actividadesde expresión corporal. Su ámbito de aplicación es general, realizán-dose tanto a nivel interno del centro como a nivel local, provincial,territorial, nacional e internacional.

Como principio básico para todos los niveles, hay que terminardiciendo que la actividad principal de todo el proceso, se desarrollaen el centro. Si queremos que el deporte para todos, llegue al ma-yor número de jóvenes, es necesario que la mayor parte del pro-grama se realice utilizando las instalaciones del propio centro o, ensu defecto, en instalaciones próximas a él. Es en el centro donde secrea el ambiente que hace posible que el ocio deportivo se genera-lice y arraigue entre la mayoría de los alumnos. Sin un programa dedeporte para todos nivel interno, no deberían acometerse nunca, ac-tividades inter-colegiales o a extramuros del centro escolar, que li-mita la participación y hace que la actividad se realice de maneramuy selectiva y por tanto, la mayoría de las veces discriminatoria.Antes de llegar a ese tipo de actividades, hay que conseguir que en

246

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (247)

el centro, exista un rico programa de deporte para todos, dirigido atodos los alumnos, sin exclusión de ningún tipo, de forma que cadauno de ellos pueda elegir libremente la modalidad o modalidadesdeportivas que más le interesen.

Bibliografía

BLANCHARD, K. y CHESKA, A. (1986), Antropología del Deporte, Barce-lona, Ediciones Bellaterra.

CAGIGAL, J.M. (1996), Obras selectas, Madrid, Edit. COE. Diccionario de las Ciencias del Deporte (1992), Málaga, Edit. Unisport.DIEM, C. (1966), Historia de los deportes, volumen I, Barcelona.GETE ALONSO, E.L. (1987), Tiempo de ocio, Barcelona, Plaza y Janés

Editores.HARRIS, M. (1994), Nuestra especie, Madrid, Alianza Editorial.HUIZINGA, J. (1990), hom*o Ludens, Madrid, Alba.Manifiestos sobre educación física y deportes por organismos interna-

cionales (1971), Ed. Coplef.MUNNÉ, F. (1992), Psicosociología del tiempo libre: un enfoque crítico,

México, Edt. Trillas.ORTEGA Y GASSET, J. (1967), Origen deportivo del Estado, Madrid, Ci-

tius, Altius, Fortius.RACIONERO, L. (1992), Del paro al ocio, Barcelona, Anagrama, Colec-

ción Argumentos.SAHLINS, M. (1972), La economía de la Edad de Piedra, Madrid, Akal.

247

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-454-1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar· Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (248)

Documentos de Estudios de OcioEste libro tiene como principal objetivo incitar al lector a una reflexión en torno aldeporte entendido como una de las manifestaciones más relevantes del ociocontemporáneo. Reflexiones que surgen de cada una de las aportaciones queconforman esta publicación y que son muestra de algunas de las preocupaciones queocupan al universo académico en torno a este tema. El 6.º Congreso Mundial de Ocioque el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto organizó en Julio de2000 sirvió como marco para la observación internacional y el análisis interdisciplinardel ocio en sus diferentes manifestaciones. El libro es, en buena medida, el resultadode una selección de las intervenciones más interesantes que tuvieron lugar en el Areadel Congreso dedicada al deporte, a la que se han incorporado otras reflexiones deprestigiosos autores y autoras dedicadas al estudio de este fenómeno. Acoge unavisión representativa del significado, importancia y potencialidades de las prácticasdeportivas contemporáneas y su problemática, entendidas como experiencias vitales y subjetivas de ocio.

María Jesús Monteagudo y Núria Puig (editoras)

Ocio y deporte. Un análisismultidisciplinarDocumentos de Estudios de Ocio, núm. 27

Universidad de Deusto

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Instituto de Estudios de Ocio

Do

cum

ento

s d

e Es

tud

ios

de

Oci

o

27

Otros títulos de la serie Documentos de Estudios de Ocio

Ocio y deporte escolar, Concha Maiztegui,Visitación Pereda (coordinadoras)El arte como vivencia de ocio, M.ª Luisa Amigo Fernández de ArroyabeOcio y salud mental, Susana Gorbeña Etxebarria (editora)Ideas prácticas para la educación del ocio: fiestas y clubes,Manuel Cuenca CabezaOcio humanista. Dimensiones y manifestaciones actuales del ocio,Manuel Cuenca CabezaOcio y Desarrollo. Potencialidades del Ocio para el desarrollo humano,M. Csikszentmihalyi, M. Cuencia, C. Buarque, V. Trigo y otrosMujeres y Ocio. Nuevas redes de espacios y tiempos,M. Luisa Setién Santamaría y Arantza López Marugán (editoras)Propuestas alternativas de Investigación sobre Ocio,M.ª Jesús Cava Mesa (editora)Ocio y voluntariado social. Búsquedas para un equilibrio integrador,J.A. Caride y J.F. López (editores)Protocolo de evaluación de las condiciones de inclusión enequipamientos de Ocio, S. Gorbeña, A. Madariaga y M. RodríguezEducación del Ocio, Cristina de la Cruz Ayuso (editora)Ocio para todos, M. García, A. Madariaga (editores)Experiencias y Técnicas en la Gestión del Ocio, Amaia Apraiz y M.a Felisa Iribar (editora)Los retos del ocio y la discapacidad en el siglo XXI, Cristina de la Cruz (editora)

Este volumen es uno de los doce que el Instituto de Estudios de Ocio, enun esfuerzo editorial importante, publica con la intención de recoger lasaportaciones más relevantes que tuvieron lugar en cada una de las áreastemáticas del 6.o Congreso Mundial de Ocio: Mujer y Género,Accesibilidad e Inclusión, Turismo y Medio Ambiente, Políticas de Ocio,Gestión, Educación, Ocio en la Tercera Edad, Voluntariado, Investigación,Infancia y Juventud, Deporte y Salud, Espacio y Ciudad.La publicación del libro Ocio y Desarrollo (Documentos de Ocio, núm. 18),en donde se recogen las actas generales del Congreso, se ve ahoraenriquecida con estas doce aportaciones temáticas. Todas ellas, en suconjunto, contribuyen notablemente al enriquecimiento de la literatura encastellano sobre el estudio del fenómeno del ocio en la actualidad.La edición de estos volúmenes ha sido posible gracias al respaldo y lacolaboración de distintas instituciones y personas comprometidas con lalabor del Instituto de Estudios de Ocio, a los que, en nombre del ComitéOrganizador, esta institución quiere agradecer su apoyo y esfuerzo.

Universidad deDeusto• • • • • • • •

Considerado este evento por UNESCO AcontecimientoEmblemático del Año Internacional de la Cultura de Paz

27 Cub Ocio (17mm) 23/7/09 10:33 Página 1

Ocio y deporte. Un análisis multidisciplinar · Búsquedas para un equilibrio integrador, J.A. Caride y J.F. López (editores) ... castellano sobre el estudio del fenómeno del ocio - [PDF Document] (2024)

References

Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Sen. Ignacio Ratke

Last Updated:

Views: 5490

Rating: 4.6 / 5 (76 voted)

Reviews: 91% of readers found this page helpful

Author information

Name: Sen. Ignacio Ratke

Birthday: 1999-05-27

Address: Apt. 171 8116 Bailey Via, Roberthaven, GA 58289

Phone: +2585395768220

Job: Lead Liaison

Hobby: Lockpicking, LARPing, Lego building, Lapidary, Macrame, Book restoration, Bodybuilding

Introduction: My name is Sen. Ignacio Ratke, I am a adventurous, zealous, outstanding, agreeable, precious, excited, gifted person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.